Acruga defiende una «buena gestión», con ventajas para sus granjas socias

La Asociación de Criadores de Rubia Gallega sale al paso de las críticas lanzadas por uno de sus socios, que presentó hoy un escrito de quejas en la sede del colectivo

Acruga defiende una «buena gestión», con ventajas para sus granjas socias

César Dorado, presidente de Acruga. / Archivo.

Las aguas bajan revueltas en las ganaderías de vacuno de carne, pues la caída de precios de los últimos meses, provocada por el coronavirus, aumenta el descontento que venían ya manifestando de forma tradicional una parte de las ganaderías con las entidades del sector, principalmente con Acruga y con Ternera Gallega.

Esta mañana, un socio de Acruga presentó un escrito en la sede de la Asociación pidiendo la dimisión de la directiva por lo que considera errores de gestión. Desde la Asociación salen al paso de tales críticas, que consideran «individuales de un único socio», y defienden la gestión de la actual directiva, encabezada por César Dorado.

Acruga recuerda las ventajas que logran los ganaderos de la raza Rubia Gallega que son socios de la entidad, en comparación con las granjas que están al margen de la Asociación. Así, la directiva destaca que recientemente se alcanzó un convenio con la Deputación de Lugo para apoyar a los socios en la recría de novillas.

«Siempre hubo buena sintonía con la Deputación de Lugo, con la que llevamos colaborando desde hace años en el centro de recría de la granja Gayoso Castro», explican, para después señalar que también se le remitieron propuestas y se mantuvieron reuniones con los responsables de otras diputaciones gallegas, pero «lamentablemente no se pudo llegar a acuerdos similares».

Situación de mercado
Sobre la bajada del precio de la carne, Acruga recuerda que es una cuestión de mercado que afecta a todo el sector, pero aun en el actual contexto, la Asociación «continuó garantizando la recogida de los animales y consiguiendo precios de mercado para nuestros ganaderos».

La entidad dispone desde hace años de un servicio de recogida y traslado de los animales al matadero, ocupándose Acruga de negociar con el matadero «para que el ganadero obtenga siempre el máximo beneficio, con independencia de la situación externa», subrayan.

Otra posible salida que tienen las novillas de los socios de Acruga es su venta para vida al centro de recría de la granja Gayoso Castro, «lo que depara mayores beneficios que su sacrificio».

Asamblea general
En cualquier caso, desde Acruga recuerdan que está sobre la mesa la convocatoria de la asamblea general anual, «que tuvo que ser aplazada por el coronavirus». «Es una asamblea en la que los socios podrán exponer sus propuestas y quejas», señala la actual directiva, que también presentará un balance de los distintos aspectos de su labor, incluida la «política laboral y los cambios hechos en la secretaría técnica para mejorar la gestión», concluyen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información