Adega Valderello, el primer viñedo de Godello de Monterrei

Las cepas de José Luis Gómez, que tienen ahora más de 30 años, fueron las primeras del municipio de Monterrei en injertase de esta variedad y han servido también como patrones para numerosas plantaciones de esa denonimación y del Ribeiro. Conocemos esta bodega de cosechero

Publicidade
Adega Valderello, el primer viñedo de Godello de Monterrei

José Luis comparte con su hija Alba la pasión por el viñedo. Ella colabora de un forma activa en la bodega preparándose para tomar el relevo de sus padres.

La pasión de José Luis Gómez por el viñedo, las cepas y la elaboración del vino le viene desde chaval, cuando acompañaba a su padre a la antigua cooperativa vitivinícola de Monterrei, ya desaparecida. «Siempre que podía iba con mi padre, que era el bodeguero encargado de la cooperativa. Salía de la escuela y ya iba para allí y echaba las horas con el enólogo viendo cómo se hacía el vino. Ya me gustaba ese mundo», recuerda.

A lo largo de los años, José Luis mantuvo la ilusión por la vitivinicultura, pese a que no fue su primera actividad profesional. Su viñedo es uno de los emblemáticos de la Denominación de Origen Monterrei, puesto que fueron las primeras cepas injertadas con Godello en el Concello de Monterrei. Hoy, en la pequeña bodega familiar sigue primando la calidad y el cuidado de las cepas y de la elaboración del vino frente a grandes cantidades. Ahora, ya jubilado, el bodeguero se centra en el viñedo, involucrado tanto en el cuidado de las cepas como en la elaboración de los vinos.

Pionero en apostar por el Godello

El cierre de la cooperativa hizo que José Luis se encontrase con un viñedo con poco más de 10 años y sin perspectivas de continuar vendiendo las uvas como había hecho en un principio. Sus planes para el viñedo distaban ya de continuar en la línea que estaban marcando en los últimos tiempos de la cooperativa. «En los últimos años se hacía un vino elaborado con muchas mezclas al que yo ya no le veía mucho futuro. Luego la gente joven fue emigrando y la cooperativa cerró», explica el cosechero.

«Mis abuelos ya tenían algunas cepas sueltas de Godello, con las que hacían un vino muy bueno y que empleaban para testar las pipas del vino»

Un encuentro casual con uno de los ingenieros agrícolas que trabajaba en la Estación de Viticultura y Enología de Galicia (Evega) ubicada en Leiro, hizo que encontrase el asesoramiento enológico que procuraba. «Por aquel entonces había poca gente que te pudiera orientar sobre qué variedades plantar», rememora. El interés que ya tenía José Luis por esta casta y los consejos del experto hicieron que se decidiese a injertar las cepas con Godello. «Mis abuelos ya tenían algunas cepas sueltas de Godello, con las que hacían un vino muy bueno y que empleaban para testar las pipas del vino, que antes eran todas de madera. Recuerdo que era un vino bárbaro, pero solo había unas cuantas cepas en medio de las otras, por lo que sólo hacían unas 10 ollas de vino», explica.

Adega-Valderello-vides--

El viñedo se sitúa en la zona de Amporadela, en la parte baja de las laderas del monte de San Salvador.

En aquellos momentos, en la Evega estaban realizando pruebas con 20 tipos de Godello para ver cuáles resultaban mejores y el interés de José Luis por esta variedad llegó cuando ya tenían tres variedades seleccionadas por sus resultados. Así optó por injertar buena parte de las viñas nuevas que había plantado. «Me trajeron el clon desinfectado e injerté casi todo el viñedo», indica.

Envió unas 160.000 púas para viñedos de la Cooperativa del Ribeiro

Además, a lo largo de casi 12 años, su viñedo fue un punto de referencia y suministro de púas de Godello. «Desde la Evega me mandaban mucha gente aquí a por púas cuando ellos no tenían todas las que le pedían», comenta. De hecho, muchos de los viñedos de Godello del Ribeiro proceden de las sus viñas. «Para la Cooperativa Vitivinícola estuve enviando durante 4 años unas 40.000 púas al año», apunta.

En el viñedo y en la bodega

José Luis fue también de los primeros en incrementar el marco de plantación del viñedo, y las cepas las plantó ya con una separación de 2,40 metros. «Yo precisaba trabajar el viñedo con el tractor, porque tenía menos tiempo disponible al tener otra actividad profesional como principal», comenta. Así, mientras otros cosecheros siguieron trabajando la tierra de los viñedos con los caballos, él optó por el tractor.

Hoy, tiene unas 2 hectáreas de viñedo donde prima el Godello, acompañado de algunas cepas de Treixadura. «El Godello es más del 95% de las viñas que tengo de blanco», explica. Tiene una producción de unos 17.000 litros con el que elabora Valderello Godello.

Elabora unos 17.000 litros de blanco y unos 4.500 de tinto

Se reconoce un apasionado también de los tintos, así es que cuenta con una pequeña parte del viñedo plantada con Mencía y Tempranillo, de la que logra unos 4.500 litros y que comercializa bajo el nombre Valderello Mencía.

Adega-Valderello-venid-

La mayor parte del viñedo son cepas de Godello, aunque también tiene Treixadura, Mencía y Arauxa.

La viña está situada en la Amporadela, zona con una honda tradición de viñedos y que se enclava en la parte baja de las laderas del monte San Salvador, en el corazón del valle de Monterrei. Es una localización privilegiada para el cultivo de la uva, puesto que las viñas se encuentran protegidas de las inclemencias meteorológicas. «Es una tierra muy buena para el viñedo, para otros cultivos no se presta, pero para el vino tiene muy buenas calidades», argumenta.

A sus 71 años, José Luis se encarga de los cuidados del viñedo y puntualmente para labores como la poda o la vendimia contrata personal. «A mí me gusta seguir trabajando en el viñedo, soy feliz en el viñedo y en la bodega», reconoce.

La primera cosecha, ya con premio

Con el cierre de la cooperativa, José Luis también buscó la manera de recuperar la antigua bodega que su abuelo tenía en Albarellos. «Mi padre, al trabajar para Cooperativa, no la estaba empleando y la tuve que rehabilitar cuándo quise elaborar mi vino», comenta. Las obras las acometió en el 1999 y sólo un año después, en el 2000 elaboró en ella los primeros vinos.

Logró el Racimo de Oro en el 2003 y 2009 como mejor cosechero de blanco

Aquella primera cosecha fue ya un éxito, ya que obtuvo el Racimo de Bronce al mejor cosechero de blanco en la XIII Cata de los Vinos de Galicia en el 2001. «El premio no hizo más que meterme más el «gusanillo» de la viticultura y del vino», comenta. No fueron los únicos premios que logró. En esa misma cata, en los años 2003 y 2009, se haría con el Racimo de Oro por su Valderello Godello. Tras varios años sin presentarse, este año espera volver a concurrir.

Valderello-lo vine-

Comercializa su vino bajo la marca Valderello.

«Al ser cosechero trabajas con una cantidad muy reducida de vino y algunos años ya había vendido todo el vino antes de poder presentarme», detalla. Este año, las limitaciones por la pandemia del coronavirus hicieron que las ventas fueran más graduales, por lo que decidió presentarse de nuevo.

El cuidado en la bodega

La vendimia este año estima realizarla alrededor del 10 de septiembre. Tanto en la recogida de la uva como en la elaboración del vino, José Luis cuida los detalles. «La elaboración del vino es un proceso muy delicado, hace falta ser cuidadoso», valora.

Una vez recogida la uva, José Luis opta por controlar el proceso de elaboración del vino blanco con el empleo del frío, con el que evita la fermentación inicial. «Dejándolo así unas 30 horas, consigo que decante todo. Es la primera limpieza que le doy al vino», comenta. Luego de esta primera decantación, también continúa a emplear el frío para mantener controlada la fermentación del vino, moviéndose entre los 18 y 16 grados. «De este modo logro una fermentación más lenta y unos mejores aromas del vino», indica.

valderello-etiquetado-

Reformó la antigua bodega familiar para comenzar a producir su propio vino.

El bodeguero también gusta de depurar al máximo sus vinos para reducir la cantidad de azúcares presentes. «Me gusta controlarle la densidad del vino al máximo que me permita, quemarle todos los azúcares que puedo», comenta. Entre trasiegos y filtraciones remata la elaboración de sus vinos.

En un comienzo, optó por emplear pipas de madera para sus vinos, pero poco a poco fue sustituyéndolas. «La gente no valoraba que fuera envejecido en barricas de madera, por lo que dejamos de hacerlo en ellas», explica.

Comercialización directa

Teresa Giraldo, la mujer de José Luis, es también un pilar fundamental de la bodega Valderello. Ella participa de una manera muy activa, sobre todo en la comercialización del vino, ya que se encargan personalmente de su venta al carecer de representante. La mayor parte de sus vinos los comercializan en Galicia, principalmente en tiendas especializadas en ciudades como A Coruña, Santiago o Vigo.

En sus comienzos exportaban a Estados Unidos buena parte de su cosecha, ahora se centran en el mercado gallego y nacional

También distribuyen a algunas ciudades del resto de España como Bilbao y han tenido clientes también en la capital estatal. «Al ser cosecheros la clientela va variando, porque a veces no puedes garantizar toda la cantidad de vino que te demandan», explican. Así les aconteció, por ejemplo, con algunos clientes en años pasados después de que el granizo redujera su producción.

Tuvieron un tiempo, en sus comienzos, donde exportaban a Estados Unidos buena parte de su cosecha. Una empresa de Washington se interesó por sus vinos y les compraba el 50% de la producción. «Vinieron a propósito para ver la viña y probar nuestros vinos», recuerdan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información