Agromuralla advierte de importantes daños provocados «por la plaga de los jabalíes» en las tierras del maíz

La asociación de ganaderos emplaza a la Xunta a "que asuma sus responsabilidades y adopte medidas contundentes para minimizar las pérdidas millonarias que sufren las explotaciones". Los destrozos causan una menor producción de forraje y una merma de su calidad, obligando a comprar más materias primas a las ganaderías y agravando el encarecimiento de los costes de producción, dicen

Publicidade
Danos provocados polos xabaríns en terras labradas estes días con millo na zona de Palas de Rei

Daños provocados por los jabalíes en tierras sembradas estos días con maíz en la zona de Palas de Rei

La asociación de ganaderas y ganaderos Agromuralla exige a la Xunta de Galicia que, «en el ejercicio de sus competencias y responsabilidades», adopte «medidas contundentes y definitivas para acabar con la plaga de los jabalíes». Agromuralla, que considera al jabalí «una auténtica plaga», pide a la Xunta que así la declare y actúe contra ella «al igual que lo hace contra otras plagas, como la de la avispa velutina, la polilla guatemalteca de la patata o la avispilla del castaño».

Agromuralla asegura que «la invasión es bestial y ya se están produciendo daños en las tierras recién labradas de maíz». «El número de jabalíes es tal que no esperan ni siquiera a que el maíz esté nacido para ir a él, sino que siguen los surcos para desenterrar los granos justo después de la siembra», denuncian. «Lo que los ganaderos labramos por el día lo desentierran los jabalíes por la noche; perdemos la semilla, el abono y el trabajo. Si ya estamos teniendo esta cantidad de daños a estas alturas no quiero ni pensar lo que ocurrirá cuando el maíz eche la espiga y se acerque al momento de la recogida», asegura Roberto López, presidente de Agromuralla.

Levantando la siembra

Numerosos ganaderos de las provincias de Lugo y de A Coruña que han comenzado en las últimas semanas a labrar el maíz en sus tierras están sufriendo los «ataques» del jabalí a los cultivos, obligando en muchos casos a volver la resembrar las fincas y provocando cuantiosos daños y pérdidas económicas a las explotaciones, denuncia Agromuralla, que recuerda que el cultivo de una hectárea de maíz cuesta de media unos 1.200 euros.

Lo que los ganaderos labramos por el día lo desentierran los jabalíes por la noche; perdemos la semilla, el abono y el trabajo

En Galicia se siembran unas 70.000 hectáreas de maíz forrajero cada año, lo que representa el 60% de este cultivo en el conjunto del Estado. El maíz es, junto con la hierba, la principal fuente para la alimentación del ganado, siendo la producción de forrajes propias para autoabastecimiento de las granjas una de las vías para el incremento de la rentabilidad de las explotaciones.

La única manera que tenemos de abaratar los costes de producción las ganaderías de leche es produciendo nuestros propios forrajes, pero el jabalí es un obstáculo importantísimo

«La única manera que tenemos de abaratar los costes de producción las ganaderías de leche es produciendo nuestros propios forrajes, pero el jabalí es un obstáculo importantísimo. Provoca daños gravísimos en los cultivos y ensilados de peor calidad, lo que nos obliga a comprar insumos, multiplicando así los gastos, más aún en un año de subidas en los costes de los cereales y las materias primas, que se ha materializado en una escalada del 40% del precio del maíz y un 30% el de la soja», detalla Roberto López.

Las medidas actuales son insuficientes

La asociación de ganaderas y ganaderos acusa a la Xunta de «no tomarse en serio el problema» y llevar años «no haciendo caso a las quejas del sector agroganadero ante unos daños que van a más cada año». «Le pedimos a la Xunta que actúe porque las medidas establecidas en este momento son claramente insuficientes para el control de la plaga. No puede quedar exclusivamente en manos de los cazadores la responsabilidad, la Administración también tiene que implicarse», defiende Agromuralla.

Las batidas que se hacen no llegan y las cantidades indeminizatorias son ridículas

«La Xunta hizo caso omiso a las advertencias de los ganaderos, no actuó a tiempo y ahora el problema está descontrolado. Medio Rural tira balones fuera hacia Medio Ambiente y tanto una como la otra consellería se lavan las manos», asegura Roberto López, que considera que «no se trata solo de un problema de los ganaderos, sino de una plaga que afecta al conjunto de la sociedad tanto porque los jabalíes provocan accidentes de tráfico y son uno de los principales factores de siniestralidad vial en las carreteras como por el riesgo de transmisión de enfermedades, como la peste porcina africana», indica.

Fondo de Compensación de Daños

La Ley de Caza de Galicia, Ley 13/2013, establece la responsabilidad compartida de Tecores y Administración autonómica en los daños que causa la fauna salvaje. El protocolo actual fija dos vías de actuación: por un lado la autorización de esperas y batidas por parte de los Cotos de Caza en aquellas zonas con daños recurrentes y, por otro, las indemnizaciones por daños en base a la convocatoria abierta hasta final de año (Orden de 17 de diciembre de 2020 por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas para paliar los daños producidos por el jabalí en los cultivos agrícolas).

Sin embargo, estima Agromuralla, «las batidas que se hacen son claramente insuficientes y las cantidades indeminizatorias son ridículas, debiendo tener una cantidad mínima de superficie dañada para que te reconozcan el derecho», explican. El protocolo consiste en avisar al 012 para que vengan los técnicos de Medio Ambiente a levantar acta pero muchas veces los destrozos se siguen produciendo una vez valorada el acta de inspección de daños.

Si ya estamos teniendo esta cantidad de daños a estas alturas no quiero ni pensar lo que ocurrirá cuando el maíz eche la espiga y se acerque al momento de la recogida

La Administración gallega tiene el deber de compensar los daños a los ganaderos, ya que el artículo 62.4 de la Ley establece que «la Xunta de Galicia, en el ejercicio de las competencias que le son propias, constituirá un Fondo de Corresponsabilidad para contribuir a la prevención y compensación de los daños que causan las especies cinegéticas en las explotaciones agrarias» y detalla que «este fondo se nutrirá con las aportaciones de la Administración autonómica».

Comederos en los montes y ordenación del territorio

Más allá de estas ayudas por daños, Agromuralla solicita que se adopten medidas preventivas, a las que la propia Ley hace referencia, como por ejemplo la creación de comederos en los montes para reducir la bajada de jabalíes a las zonas de cultivo, u otras de carácter estructural que tienen que ver con la ordenación del territorio y el abandono de fincas agrarias, lo que provoca en este momento que los jabalíes dispongan de lugares donde esconderse cerca de las casas y las parcelas.

Le pedimos a la Xunta para que actúe, no puede quedar exclusivamente en manos de los cazadores la responsabilidad de controlar la plaga

Agromuralla acusa además a la Xunta de «provocar con su inacción el enfrentamiento entre ganaderos y cazadores». «La sociedad rural ya está suficientemente fragmentada, y cuestiones como esta provocan el enfrentamiento de los vecinos, ya que obligan a las explotaciones a reclamar contra los Tecores, es decir, reclamar contra los vecinos, o incluso en muchos casos, cuando los ganaderos son también miembros de los cotos de caza, a reclamar contra sí mismos. No se les puede trasladar la responsabilidad de control de una plaga como es hoy el jabalí exclusivamente a los cotos de caza», considera Roberto López.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información