Agroxaqui, una ganadería donde priman las rutinas de higiene y la calidad del agua

En esta granja de vacuno de leche de Rodeiro la contaminación puntual del agua estaba siendo una preocupación recurrente hasta que comenzaron la clorarla, con lo que mejoraron la salud del ganado y redujeron gastos. Conocemos cómo trabaja

Agroxaqui, una ganadería donde priman las rutinas de higiene y la calidad del agua

Luis Fernández y Adrián Rielo, de la firma Proquideza, en las instalaciones de la ganadería.

En la Ganadería Agroxaqui, situada en la parroquia de Pedroso (Rodeiro), una zona con una gran actividad agroganadera, Luis Fernández tiene claro que las rutinas de limpieza y higiene en una granja de vacuno de leche en intensivo son uno de los aspectos que hay que cuidar en el día a día, ya que contribuyen tanto al bienestar de los animales como de los ganaderos. «Es preferible esmerarse y hacerlo bien todos los días a irlo dejando pasar», apunta.

Bajo esta filosofía también optó hace ya casi 2 años por prevenir problemas derivados de la contaminación puntual del agua que registraba en la granja, dada la importancia que tiene disponer de un caudal de agua con garantías sanitarias para el ganado. «Cada cierto tiempo alguna de las analíticas que se venían haciendo salían contaminadas y decidimos atajar esos problemas», comenta el ganadero.

Agroxaqui-agua-bebedeiro-

Decidieron comenzar a potabilizar el auga con Acuadex C para garantizar un suministro estable.

Para potabilizar el agua emplean una solución propuesta por la empresa Proquideza, Acuadex C, un tratamiento de agua a base de cloro con el que reducen la posible contaminación y garantizan un suministro potable. «Es un tratamiento preventivo con el que además ahorras gastos y problemas. Son muchas las ventajas que proporciona con un costo muy asumible en la ganadería», concreta. Además de garantizar el suministro de agua potable para el ganado, Luis detalla que esta medida fue una de las claves para reducir el incidente de mamitis en la ganadería.

Luis también utiliza en la granja otros productos de la firma lalinense como el limpiador Derman, con el que consigue garantizar la limpieza y la higiene en la sala de ordeño. «Me gusta trabajar en un ambiente limpio para mí y para los animales, por eso la sala de ordeño es uno de los espacios que más cuidamos», explica. Con las 50 vacas que tiene en producción, consigue un promedio de entre 35 y 40 litros por vaca, con unas calidades de 3,6% de grasa y 3,20% de proteína.

Sala-muxido-Agroxaqui-

En la limpieza de la sala de ordeño utilizan Derman, una solución para la higiene en superficies.

En la rutina de ordeño, es otro de los ámbitos en los que el ganadero opta por utilizar productos de Proquideza como la espuma higienizante Hygi-Foam, previa al ordeño, o el baño de pezones Lactox, a base de dióxido de cloro, dermoprotectores y aloe vera. En los meses de invierno suele utilizar el selador de pezones Yodesp, elaborado principalmente de yodo y con el que consigue una prolongada protección contra los gérmenes entre cada ordeño. «Los productos de Proquideza nos ofrecen unos buenos resultados con precios módicos, por eso estamos trabajando con ellos», reconoce el ganadero, que además valora el hecho de que sea una empresa local, que crea puestos de empleo en la zona.

Otro de los aspectos que Luis tiene en cuenta para garantizar el confort de los animales es la limpieza diaria de las camas del ganado, que tienen en colchoneta con una capa a base de carbonato cálcico y serrín. «Somos muy conscientes de la importancia de que las camas estén limpias y secas, aunque con la colchoneta es difícil conseguirlo», comenta.

Camas-Agroxaqui-Rodeiro-

En las camas del ganado cuentan con colchonetas con una mezcla de carbonato cálcico y serrín.

En la granja también intentan cuidar al máximo las condiciones del pasillo de alimentación. «Siempre procuramos tener esta zona lo más limpia posible, para garantizar las condiciones de la alimentación de las vacas», concreta. En su caso, este mantenimiento diario cobra vital importancia en invierno, ya que esta zona está en la entrada principal de la granja y cuenta con un amplio espacio abierto en todo el lateral de la granja. «Cuando construimos la granja teníamos claro que queríamos un espacio abierto, pero también tiene sus inconvenientes», reconoce.

Bagazo en vez de maíz

En la alimentación del ganado, Luis dispone, desde hace 4 años, de carro mezclador propio. «Ya llevábamos 11 años trabajando con un carro comunitario, pero adquirir un carro propio marcó un antes y un después en la granja», apunta. Ahora la ración la preparan por las tardes, antes de ordeñar y la echan por la noche. «Procuramos hacer bastantes arrimados de la comida por el día para que esté en las mejores condiciones para el ganado», concreta.

agroxaqui-pasillo-alimentacion-

La granja dispone de amplios espacios abiertos en los laterales para permitir una mayor ventilación y la entrada de luz.

La ración para las vacas en producción está compuesta a base de 30 kilos de silo de hierba, 11 kilos de bagazo, 12 kilos de pienso y 1,2 kilos de paja. «La ración la complementamos punteando para aquellas vacas con mayor producción», indica el ganadero. Tanto el silo como la hierba seca la producen en las fincas de la granja, mientras que el bagazo lo compran procedente de Oporto (Portugal).

Decidieron abandonar la producción de forraje de maíz y centrar la ración en el silo de hierba, el bagazo y el pienso

Hace años que optaron por abandonar la producción de forraje de maíz. «En esta zona es difícil conseguir buenas producciones de maíz, estábamos en los 25.000 kilos por hectárea, y echamos cuenta que nos salía más rentable optar por el pienso y el bagazo», concreta el ganadero.

En las 35 hectáreas que gestiona la ganadería, la mitad de ellas alquiladas, producen tanto los forrajes para el rebaño como excedentes de hierba seca que acaban vendiendo a otras ganaderías de la zona. Han sembrado Ray Grass inglés por los buenos resultados que les ofrece este tipo de hierba, en vez de otras variedades con las que trabajaron hace años como Westerwold. «Renovamos mucho menos las praderas y conseguimos forrajes de calidad», indica el ganadero. Precisamente para garantizar la calidad de los silos, Luis emplea Aciensil S, un conservante específico para mantener las condiciones del frontal del silo.

La recría siempre fuera

Junto a las vacas en producción, tienen alrededor de unas 10 vacas secas y otras 40 novillas. La recría la tienen en las antiguas instalaciones, situadas a unos 2 kilómetros, con lo que durante los 3 primeros días las alimentan con calostro pero luego pasan a leche en polvo.

Recria-Agroxaqui-Rodeiro-

La recría está en una parcela próxima a las antiguas instalaciones.

Cuando las terneras consiguen entre 110 y 115 kilos, alrededor de los 90 días, las destetan y pasan a alimentarlas a base de pienso y paja hasta los 9 meses. En este tiempo ya están todo el día fuera, en una parcela colindante con la antigua granja y que tiene una superficie de unas 2 hectáreas, con zonas de pasto y arbolado.

La novillas comienzan a inseminalas cuando alcanzan los 400 kilos, alrededor de los 14 meses, y dependiendo de la disponibilidad que tengan en la granja las trasladan ya para esas instalaciones o esperan a los días previos al parto.

El porcino como garantía

Al margen de la ganadería de vacuno de leche, Luis tiene varias granjas de cebo de porcino, una actividad que ya realizaban sus padres junto con la ganadería de vacuno de leche, pero que nos últimos años fue transformando. Antes las granjas estaban dedicadas a la cría de madres y ahora las tres están dispuestas como cebaderos con unas 2.200 plazas.

Además de la ganadería de vacuno, tienen 3 naves dedicadas al cebo de cerdos.

En el último año afrontó la renovación de una de las granjas de porcino, que ahora cuenta con techos de madera, mayor ventilación y entradas de luz, entre otras mejoras, para proporcionar un mayor confort a los animales. En estas granjas uno de los aspectos que cuidan es la calidad del agua, para lo cual emplean una solución de peróxido, que también le proporciona Proquideza, y con la que garantizar la desinfección del agua y evitar percances en la cría de los animales.

«Para nosotros el porcino es fundamental, porque la granja de las vacas sola no da»

«Para nosotros el porcino es fundamental, porque la granja de vacas sola no da. Tal y como está el precio de la leche y los costos de producción yo no creo que pueda llegar a jubilarme con la granja de las vacas», recrimina el ganadero. Junto con los bajos precios de la leche y las estrategias abusivas de las industrias, Luis responsabiliza también a la administración de la situación de abandono que atraviesa el campo gallego. «Son muchas las trabas que te ponen las distintas administraciones en vez de brindar apoyo a las pequeñas explotaciones que son las que fijamos población y mantenemos vivo el rural», reivindica el ganadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información