Apicultores gallegos perfeccionan el arpa eléctrica como método eficaz para luchar contra la Avispa Asiática

El Grupo Operativo de Innovación de la Asociación Galega de Apicultura (Aga) presenta importantes mejoras en el arpa eléctrica, un dispositivo que protege los colmenares de la Vespa Velutina durante el verano. Aga enviará un manual a los apicultores para que lo construyan ellos mismos.

Publicidade
Apicultores gallegos perfeccionan el arpa eléctrica como método eficaz para luchar contra la Avispa Asiática

Grupo Operativo de Innovación de Aga presentando las mejoras del arpa eléctrica en Arzúa

El Grupo Operativo de Innovación de la Asociación Galega de Apicultura (Aga) presentó este sábado en Arzúa sus avances en el diseño del arpa eléctrica, un dispositivo que protege de forma eficaz y más selectiva los colmenares de los ataques de la Vespa Velutina durante el verano.

Hasta ahora no existía un sistema de protección eficaz, selectivo (las trampas con líquido atrayente capturaban hasta un 90% de insectos de otras especies) y asequible para los apicultores que protegiese a las colmenas de los ataques de la Vespa Velutina durante el verano. Y es que entre los meses de julio y septiembre la avispa asiática diezma los colmenares, con pérdidas de hasta el 40%, para cazar abejas con las que proporcionará proteína a sus larvas.

El arpa eléctrica se presentó como una solución eficaz, a partir de un estudio realizado por la Asociación Galega de Apicultura (Aga), reduciendo a niveles muy bajos los ataques del tártago asiático. El principio técnico es el de un arpa rectangular, de unos 1,60 metros de alto por 0,8 de ancho, cuyos hilos de metal llevan una carga eléctrica. La separación entre los mismos, de 2 centímetros, permite pasar a las abejas pero no a la Vespa Velutina, que recibe una descarga que la deja aturdida, cayendo a un recipiente con agua situado por debajo del arpa en el que ahogará .

Sin embargo, el precio de las que se venden comercialmente (unos 600 euros) y el hecho de que precisen de un enchufe de corriente cerca limitaba notablemente su uso en Galicia.

En este sentido, Aga decidió el pasado mes de febrero financiar con sus propios fondos la creación de un Grupo Operativo de Innovación para estudiar y mejorar el uso del arpa eléctrica para la protección de las colmenas frente a la Vespa velutina. Solicitaron también una subvención de la Consellería do Medio Rural para innovación agraria.

Sus conclusiones fueron presentadas este sábado en Arzúa en el marco de la Muestra Gallega de Apicultura.

A grandes rasgos los principales avances son:

-Uno de los aspectos más importantes es que se diseñó un sistema de alimentación autónomo con placas solares que alimenta con una corriente eléctrica de entre 600 y 1000 voltios al harpa eléctrica, suficiente para aturdir a la velutina, pero que no supone un riesgo de generar chispas, y por lo tanto de incendios. Aunque puede suministrar electricidad a hasta 20 harpas, se recomienda no conectar al mismo más de 5 harpas, para evitar que se desactive todo el sistema de protección en caso de cortocircuito (por ejemplo si una avispa se queda atrapada en el arpa haciendo masa). Este sistema de alimentación es estanco, con lo que puede esta a la intemperie, y se puede separar mediante un cable del colmenar para garantizar que recibe la mayor cantidad de luz solar posible.

Además, al tener disposición de 180 grados, las placas solares garantizan el suministro de corriente solamente desde el amanecer hasta el anochecer, cuando está activa la Vespa Velutina, evitando que durante la noche caigan en arpa eléctrica insectos nocturnos.

-Precio asequible: Se estima que el material para construir la estructura del harpa puede rondar los 23 euros (pvc de los tubos, hilo, tuercas y barras de acero inoxidable en las que se enrollan los hilos).

La parte de la fuente de alimentación por placa solar es más cara (alrededor de unos 50 euros), mucho menos en todo caso que los 600 euros del modelo comercial. El grupo de innovación de Aga considera que encargando los materiales en conjunto a China saldrían mucho más asequibles y, con la ayuda de una red de informáticos repartida por Galicia, se podrían construir las fuentes de alimentación a un precio asumible.

-Hilado individual: Con respecto al harpa comercial, otro avance es que cada línea de hilos del arpa es individual, mejorando el tensado de la estructura, al tiempo que facilita el cambio de hilos rotos y se garantiza la misma tensión eléctrica en toda la superficie del harpa.

-Para la construcción de la estructura utilizan tubos de PVC, más manejables para su transporte, de menor coste y resistentes a las inclemencias del tiempo.

-Se puede hacer en casa: El objetivo de Aga es que “cada apicultor pueda construir su arpa en su casa”. En este sentido, este sábado ya impartió en Arzúa un taller para la construcción del arpa eléctrica.

A lo largo de ese mes de junio, Aga enviará a los apicultores un manual con instrucciones técnicas detalladas para que la construyan ellos mismos, así como información sobre como hacerse con las placas solares y los dispositivos electrónicos de la fuente de alimentación.

El objetivo es extender este verano su uso en los colmenares gallegos

Tras haber sido testado con éxito el modelo comercial el pasado verano por varios apicultores de Aga, el objetivo es que con esta versión perfeccionada y mucho más asequible su uso se extienda este año a un mayor número de colmenares que sufren los ataques de la Velutina.

Por otra parte, los miembros del Grupo Operativo de Innovación de Aga reconocen que es necesario avanzar en el estudio de la mejor disposición del arpa y de su número en el colmenar. De momento, las conclusiones preliminares indican que se deben instalar 1 arpa por cada 5 o 10 colmenas, en fila delante y en perpendicular a las filas de colmenas. Se deben colocar unos 50 centímetros por delante de la piquera y a una altura de unos 40 centímetros por encima de la misma.

Por último, los investigadores de Aga también aclararon que el uso de harpa eléctrica se desaconseja totalmente para proteger cajas de fecundación de reinas, pues por su tamaño las atraparía al realizar el vuelo.

He aquí un vídeo de uno de los miembros del Grupo Operativo de Innovación de Aga que participó en la mejora del arpa eléctrica:

4 ideas sobre “Apicultores gallegos perfeccionan el arpa eléctrica como método eficaz para luchar contra la Avispa Asiática

  1. Teresa

    Quisiera dar una idea para acabar con la invasora velutina:
    Seria colocar en una de ellas un microchip para saber donde se encuentra su nido.
    Habria que contactar con empresas de fabricacion de microchips,como los microchips de los perros pero a escala reducida,con subvenciones de la conselleria de medio ambiente se podrian localizar los nidos y acabar con la invasión.
    Es una idea porque veo que cada vez hay más nidos y menos abejas y no deberian desaparecer.
    Gracias por su trabajo y espero que algun dia se pueda llevar a cabo la idea.

    Contestar
    • Carlos

      Me parece una buena idea,lo que ocurre tambien es que aunque esten localizados los nidos
      la mayoría de las veces por falta de efectivos (como por mi propia experiencia) se han tardado
      hasta 2 meses despues de avisar al 112 en neutralizar los nidos,con la consiguiente merma de
      los colmenares y de muchos arboles frutales.
      hay que seguir trabajando en ser efectivos en neutralizar las reinas antes de que puedan formar
      las colonias.Un saludo

      Contestar
  2. jonatan

    hola
    has pensado en poner debajo de el arpa en vez de agua, algo de alcohol con el agua?

    Contestar
  3. alfonso rodriguez

    soy de Gijón Asturias estoy interesado en construir mi propia arpa solar me podrían facilitar planos de montaje

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información