Avanzan en la futura ley de lucha contra los incendios forestales y en la de montes vecinales de Galicia

Medio Rural presenta en el Consejo Forestal las directrices de la nueva norma contra incendios que quiere aprobar este año. Pide la colaboración del sector forestal para abordar la reforma de la ley de montes vecinales. El 2021 se cierra con 138 incendios forestales, la mejor cifra hasta momento

Publicidade
Avanzan en la futura ley de lucha contra los incendios forestales y en la de montes vecinales de Galicia

Los directores generales de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez, y de Planificación y Ordenación Forestal, José Luis Chan, participan de forma telemática en la reunión del Consejo Forestal de Galicia. // Foto. Conchi Paz.

Los fuegos forestales fueron el eje central de la primera reunión del año del Consejo Forestal, celebrada este martes y presidida, de manera telemática, por el conselleiro de Medio Rural José González, y en la que también participaron el director general de Planificación y Ordenación Forestal, José Luis Chan, y el de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez. El encuentro sirvió para poner de relieve tanto el balance de los incendios del 2021 como las directrices que se emplearán en la elaboración de la nueva ley antiincendios en la que trabaja el ejecutivo gallego y que quieren tener aprobada en este 2022.

El de 2021 pasa por ser el año con menos incendios forestales desde que se llevan a cabo registros históricos, tal y como se detalló en el Consejo. Así, se contabilizaron un total de 138 incendios, entendiendo como tal los fuegos que afecten a una superficie arbolada mayor de 0,5 hectáreas o más de 1 hectárea de monte raso. En concreto, el total de estos incendios afectaron a una superficie de 4.405.68 hectáreas. Aunque el número total de fuegos forestales contabilizados el año pasado en los montes gallegos asciende a cerca de 1.000.

Con todo, pese a estar reduciéndose el número de fuegos forestales en los últimos años está incrementándose su peligrosidad debido en gran medida por la acumulación de biomasa de los montes, tal y como señaló José Antonio de Vega, ex-investigador del Centro de Investigaciones Forestal de Lourizán y que que ahora coordina los grupos de trabajo creados para la elaboración de la ley de lucha contra los incendios.

Otro de los ejes que centraron la reunión del Consejo fueron las directrices para la nueva Ley de lucha integral contra los incendios forestales, que fueron avaladas tanto por el Servicio de Prevención y Defensa contra el fuego como por las universidades. De hecho, son fruto de un proceso participativo coordinado por la Universidad Vigo en el que intervinieron más de 200 personas.

Estas directrices establecen, entre otros principios, la distribución competencial en la lucha contra el fuego. Asimismo, fundamentan que el sistema gallego de lucha integral contra los incendios debe basarse en una estructura profesionalizada, compuesta principalmente por personal propio de la Consellería de Medio Rural complementado con nuevas brigadas municipales también profesionales, con un mecanismo de selección uniforme a nivel autonómico y con un tiempo de contratación mínima de seis meses. Además, se marca la necesidad de configurar equipos especializados específicos para la intervención en los grandes incendios y en su análisis posterior, así como de una definición más pormenorizada de la figura del director técnico de extinción, que debe contar con un equipo de apoyo.

Del mismo modo, las directrices que definen el sistema deben distinguir entre la planificación preventiva y la ejecución de las tareas de prevención en sentido estricto, y también deben contemplar la extinción y la restauración y recuperación de los terrenos afectados por los fuegos.

A mayores, esta norma debe también reconocer el papel fundamental de las brigadas específicas dedicadas a la investigación, avalando de este modo la creación de la UIFO, y que tiene que coordinar sus contenidos con los de las leyes de montes y de recuperación de la tierra agraria, tomando como concepto clave el de la gestión del territorio, para alcanzar esa efectiva anticipación a los incendios.

Las directrices de la ley integral frente al fuego definen figuras como los paisajes cortafuegos que buscan la generación de discontinuidades en la biomasa y que incluyen las áreas y polígonos cortfuego de la Ley de recuperación, así como las agrupaciones forestales de gestión conjunta o las redes de fajas de gestión de la biomasa. También se contempla el concepto de paisaje en mosaico. Asimismo, hace falta apuntar que la norma busca dar un impulso decidido a la gestión de las fajas secundarias mediante la actividad agroganadera y la plantación de frondosas.

Futura ley de los montes vecinales

La Xunta también sometió a la consideración del Consejo Forestal de Galicia las previsiones relativas a la revisión del marco normativo que regula los montes vecinales en mano común ( MVMC). Desde la Consellería de Medio Rural solicitaron la colaboración de todos los entes que integran dicho Consejo Forestal para definir los aspectos en los que hace falta ahondar en esta revisión de la norma.

«El anuncio de un proceso participativo para mejorar la ley de montes vecinales y que se continúe avanzando en la ley contra incendios que ya contó con la colaboración de las entidades del sector es muy importante», valora Francisco Dans, director de la Asociación Forestal de Galicia. En esta misma línea, desde la Asociación Sectorial Forestal Gallega ( Asefoga) su presidente Jacobo Feijoo apuntaba a que «estaremos muy atentos a esta revisión de la ley de montes vecinales por el importante abandono que sufren estos montes y las oportunidades que pueden ofrecer para incrementar la base territorial de las explotaciones para extensificar la producción gallega de carne y leche, ya que es también una manera de contribuir a la prevención de incendios», destaca.

Como indican desde Medio Rural, esta mejora se prevé dentro de los contenidos del Plan Forestal de Galicia, en ejes como los del desarrollo legislativo y las iniciativas de activación de la gestión forestal privada. Así, en este último apartado se establece un programa de dinamización de la gestión en montes vecinales en mano común que tiene por objeto evaluar su situación administrativa y dinamismo de gestión, identificando los puntos clave que la dificultan y estableciendo medidas que promuevan la reactivación de la gestión de las tierras.

Así, en la recientemente aprobada actualización del Plan Forestal se entiende, entre otras muchas consideraciones, que se debe revisar la Ley 13/1989, de 10 de octubre , de montes vecinales en mano común. Esto, en especial, en aspectos como el desarrollo de criterios para declarar el estado de grave abandono en la gestión del monte y de la figura de extinción de la comunidad vecinal en la gestión del monte, en el régimen jurídico de las comunidades y de los montes vecinales y su organización y funcionamiento.

También se propone reconsiderar la figura actual de los jurados provinciales de clasificación de montes vecinales en mano común y su composición y ahondar, asimismo, en la regulación de los actos de disposición y acuerdos asamblearios para el reparto de lotes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información