Balance de Agaca en su asamblea anual

Agaca presenta en su asamblea general un balance global negativo para los productores debido al incremento de los costes de producción. El actual director general de Cooperativas Campo-alimentarias de España, Agustín Herrero, próximo a jubilarse, se despide de los cooperativistas gallegos

Publicidade
Balance de Agaca en su asamblea anual

Instante de la celebración de la asamblea general celebrada este viernes en Compostela.

La Asociación Galega de Cooperativas Agro-alimentarias (Agaca) celebró esta mañana, en Santiago de Compostela, la 34 edición de su Asamblea General en la que participaron como invitados, el actual director general de Cooperativas Campo-alimentarias de España, Agustín Herrero, que está a punto de jubilarse y su sucesor en el cargo, Gabriel Trenzado que informó sobre los Ecoesquemas de la PAC.

La asamblea transcurrió en la normalidad en cuanto a la aprobación de las cuentas anuales y resultados del ejercicio del 2021, pero el resumen de la Memoria de Actividades muestra que fue un año de recesión para el campo gallego por la escalada de precios de los costes de producción.Tal y como indican desde Agaca, a los productores les está resultando imposible trasladar este incremento de los precios a la cadena alimentaria, debido a la posición oligopolista de la gran distribución, pese a que los productores fueron calificados como esenciales durante la pandemia.

Sector ganadero

La leche y las carnes en general, sufrieron un pésimo año de rendimientos económicos soportando una situación inflacionista espectacular donde cada partida de gastos se vio incrementada (en el caso de los fertilizantes más que duplicada).

Todo ha incrementado su valor: las materias primas de alimentación animal y los piensos; en consecuencia, la luz, los carburantes, el hierro y los materiales básicos de las instalaciones a reponer, los fertilizantes, incluso los salarios del personal contratado, los servicios técnicos, el transporte…

Hacia finales del año 2021 algunos de los precios de alimentos comercializados por los ganaderos comenzaron una leve recuperación, desigual, con dientes de sierra y nada estable a medio plazo. Desde Agaca alertan que la leche y las carnes siguen siendo, junto con algún productos de huerta como las lechugas, productos reclamo de la gran distribución, para los que desarrollan estrategias de banalización de los productos consentidas por las autoridades.

«Un año más hubo pérdidas claras de rentas por la política económica impuesta por los oligopolios de la distribución, que provocó una caída de rentas y de márgenes económicos netos, mientras se sigue esperando por una legislación efectiva que impida la tradicional destrucción de valor que practican los últimos eslabones de la cadena», valoran en Agaca.

El porcino fue el subsector que proporcionalmente más renta perdió, siendo duramente castigado por las caídas de las exportaciones a China, además de la carestía brutal de los costes de producción.

La carne de pollo y la avicultura en general tuvieron un año malo con más valles que picos, que la inflación de los piensos acabó de castigar. Más estable se comportó la carne de conejo, pero con unos costes de producción desbocados que terminaron de penalizar las rentas en relación con el año anterior.

El vacuno de carne comenzó a recuperar precios prepandemia lentamente en el segundo semestre del año, sin lograr compensar la elevación de los costes de producción. «El vacuno de carne de Galicia es un sector que necesita de urgencia cambiar, pues son varios años en declive continuo, con precios que no acaban de despegar», indican. Además, preocupa que los precios de los animales de la IGP Ternera Gallega han reducido la aportación de valor al resto de animales. «Urge generar valor para frenar el declive productivo del sector», apuntan.

Sector agrícola

El sector agrícola resultó sustancialmente mejor que el ganadero. La producción y comercialización de vino se vio inicialmente afectada por la pandemia a causa de las caídas de ventas en la restauración. Con todo, el 2021 pasará globalmente como uno de los mejores años del sector de vino de Galicia: hubo agilidad comercial en la respuesta a la crisis que pronto encontró en la alimentación, e incluso en la exportación una vía de escape que redujo los efectos económicos de la pandemia. A mediados de año comenzaba a escasear el vino gallego en los mercados nacionales e internacionales, lo que animó los precios de venta.

«Al final, para el sector del vino (con gran presencia de cooperativas) podemos afirmar que fue un buen año donde mejoraron los precios de comercialización, tanto de la uva como del vino. Subieron los costes (laborales, de los fertilizantes, la reparación de parras, luz…), sin embargo, la mejora de los precios de venta del individuo viticultor y de la bodega compensaron suficientemente el incremento de los costes», valoran en Agaca. Además, 2021 fue un año de buenas cosechas, por lo que globalmente el crecimiento de las rentas medias del sector fue importante.

En la producción de huerta, que lleva varios años en cifras globales positivas, el 2021 también fue favorable: mejoraron ligeramente los precios medios (alrededor del 4%) y las producciones, provocando una compensación con la escalada de costes de producción. De media se estabilizaron las rentas de explotaciones productoras, lo que supone un buen resultado si se compara con el de otros sectores.

El subsector de flor y planta viva, que tuvo un año 2020 tan malo como los sectores ganaderos más afectados, mejoró sustancialmente en el año 2021, alcanzando los niveles previos a la pandemia. Aunque los costes subieron, las entidades productoras pudieron acercarse a las rentas del año 2019, después de un año 2020 totalmente desastroso en términos económicos.

La miel manifestó un comportamiento globalmente positivo en el ejercicio, pero sigue estando atacado y perseguido por las diferentes plagas de difícil control (vespa velutina…) y que reduce los volúmenes esperados.

Agaca también destacó ‘el excelente trabajo’ desarrollado por las cooperativas de suministro y servicios: fábricas de pienso, almacenes de venta de alimentación, fertilizantes, plásticos…, así como las cooperativas con prestación de servicios a las personas socias: servicios veterinarios, agronómicos, secciones de crédito, de maquinaria etc. «Estas cooperativas, siempre vinculadas con los sectores productivos, tuvieron una actividad y un ejercicio difíciles pues debieron afrontar la escalada de precios internacionales. Hoy, el sector agroalimentario gallego es conocedor de la importancia que supone disponer de una red de empresas al servicio de ganaderos y ganaderas que fomentan la competitividad y la reducción de los costes de producción. Sin esta red de empresas cooperativas los costes de producción nunca serían los más reducidos del Estado», valoran en Agaca. También apuntaron que la buena campaña forrajera del 2021, con incremento de producciones y de calidad, resultó clave para contener, aunque fuera mínimamente, la escalada de los costes de producción en las granjas, especialmente las de vacuno.

Como señalaron durante la asamble general, el año 2021 ha sido un año de recesión global de rentas en el campo gallego, ante la fuerte escalada de los costes de producción. Con relación a la evolución de la renta media de profesionales de la agricultura y de la ganadería gallega, esta ha sido claramente negativa en relación a la media de los del resto de España donde hay mucha más presencia agraria que ganadera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información