La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Beneficios de las calizas para las praderas

Repasamos de la mano de Calfensa aspectos a considerar sobre la aplicación de calizas agrícolas en la campaña de otoño

Beneficios de las calizas para las praderas

Cuando el suelo tiene un pH ácido, como el habitual en Galicia, los cultivos tienen mayor dificultad para aprovechar los nutrientes, lo que supone un handicap para su desarrollo. «Con frecuencia, nos encontramos con análisis de suelos que tienen una presencia alta de nutrientes, hasta el punto de estar sobreabonados, pero esos nutrientes están poco disponibles para los cultivos por tener el suelo un pH ácido» -explica Alberte Momán, ingeniero técnico agrícola de Calfensa.- «Para lograr un abonado eficaz, es preciso cuidar la corrección del pH del suelo», subraya.

Para la aplicación de las calizas agrícolas, la recomendación habitual es aportalas con antelación suficiente al abonado, a fin de evitar reacciones indeseables. Lo ideal sería dejar pasar un mínimo de 3 semanas, si bien también habrá que tener en cuenta los condicionantes meteorológicos y de tiempo disponible.

Dado que la acción de los productos encalantes es por contacto directo, deberemos hacer un esparcido homogéneo por toda la superficie, mirando de incorporarlo de inmediato en el caso de trabajos de fondo, para que sus beneficios afecten a la superficie que colonizará el sistema radicular de las plantas.

También podremos aplicar sobre cubierta, en cultivos pratenses, después de haber realizado una siega.

Beneficios del encalado en suelos ácidos
Las condiciones geológicas y climáticas habituales en Galicia deparan suelos ácidos en los que las plantas suelen tener a disposición grandes concentraciones de aluminio y manganeso, que en porcentajes altos repercuten en un pobre desarrollo de las plantas. El aluminio tiene un impacto directo sobre las raíces, que aparecerán cortas y frágiles, en tanto el manganeso causa un menor crecimiento del tallo.

La acidez del suelo limita además la disponibilidad de los nutrientes principales, nitrógeno, fósforo y potasio. Así las cosas, el encalado le aportará a los cultivos importantes beneficios:

– Bloquea parte de los iones de aluminio, hierro y manganeso, que pueden estar en concentraciones muy tóxicas para algunos cultivos.

– Evita el bloqueo y fijación de los fosfatos.

– En caso de que esté presente en el suelo, aumenta la accesibilidad del Molidbeno, un elemento fundamental.

– Mejora la estructura del suelo. Estabiliza los humatos y aporta calcio.

– Estimula la actividad de los microorganismos, lo que repercute en una mejor humificación y mineralización de la materia orgánica.

– En el caso de las leguminosas en praderas polifitas, el encalado puede aumentar la cantidad de proteína del forraje, al incentivar el crecimiento de las leguminosas.

– Contribuye a un mejor desarrollo del sistema radicular de las plantas, aumentando la superficie explorada por estas, siendo capaces de recoger mejor el agua y los nutrientes.

Gama de productos encalantes

Caliza agrícola
El carbonato cálcico, la caliza agrícola tradicional, es un producto muy empleado y no caústico. El grado de finura del producto determinará su tiempo de reacción en el suelo.

Otra cuestión a tener en cuenta es la capacidad de la caliza para corregir la acidez del suelo, que se mide por su valor neutralizante. La caliza agrícola de Calfensa presenta un valor neutralizante de 50, por lo que para la mayoría de suelos agrícolas gallegos, caracterizados por su acidez, serán precisas dosis de aplicación de 2.000 – 2.500 Kg. / hectárea.

A la hora de consultar el valor neutralizante de un producto, hay que tener también en cuenta que en Portugal cuentan con un sistema de medición diferente, por lo que productos portugueses con un valor neutralizante de 85 son equivalentes a los que en Galicia tienen 40.

Caliza magnesiana (Caliza agrícola + óxido de magnesio)
Los suelos agrícolas gallegos suelen presentar carencias de magnesio, por lo que Calfensa ofrece una caliza agrícola que incorpora un 20% de óxido de magnesio. Así se corrigen las deficiencias en calcio y magnesio, dos elementos importantes para mejorar la nutrición de los cultivos.

La incorporación del óxido de magnesio eleva el valor neutralizante del producto a 60, por lo que la dosis será ligeramente inferior a la del carbonato cálcico.

Para responder al aumento de la demanda de esta gama de producto, Calfensa lanzó una caliza magnesiana granulada. La mayoría de las explotaciones continúan aplicando la caliza agrícola tradicional, conformada por carbonato cálcico (calcita), pero en los últimos años está creciendo el consumo de la caliza magnesiana.

«Las analíticas de suelo en las explotaciones son cada vez más habituales y con frecuencia suelen revelar carencias de magnesio, que es un elemento importante para mejorar la nutrición de los cultivos», explica Alberte Momán, ingeniero técnico agrícola del departamento comercial de Calfensa. «Con la creación de un granulado de caliza magnesiana buscamos un producto de buena calidad que cubra las necesidades en el campo. En el mercado ya hay muchos productos granulados, pero sin magnesio», señala.

Caliza Magnesiana Granulada
Con la misma riqueza de la Caliza Magnesiana en polvo, pero en un grado esférico como el del abono.

Óxido de calcio y óxido de magnesio
Son los productos que presentan una mayor velocidad de reacción, aunque su costo también es más alto.

El valor neutralizante del óxido de calcio está en 92 y el del óxido magnesiano en 92,8. Esos valores determinan la aplicación de dosis medias en Galicia de 1.200 – 1.600 kg. / hectárea. El producto comercializado por Calfensa se presenta granulado, a modo de gravilla, y puede ser esparcido por el propio ganadero por medio de abonadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información