Calculan que cada granja de pollos perderá unos 5300 euros a causa de la crisis del Covid 19

Calculan que cada granja de pollos perderá unos 5300 euros a causa de la crisis del Covid 19

Unións Agrarias insta a la Xunta de Galicia a dar un paso al frente y a ponerse a trabajar sin demora en el diseño de fórmulas que permitan paliar las graves pérdidas que el sector del pollo prevé para este año. La organización agraria anima al gobierno gallego a actuar con la anticipación precisa para compensar la bajada de la actividad que podría darse en los próximos meses.

«Sin una actuación adecuada, se traduciría en 3,5 millones de euros de pérdidas para las 670 granjas gallegas de avicultura de carne que hay en Galicia», advierten desde la organización agraria. Son, según Unións, las estimaciones que el propio sector ya tiene sobre la mesa, en vista de los hábitos de consumo que, en un año normal, se traducirían en un aumento del consumo de carne de pollo durante los meses del verano.

El consumo de carne de pollo está muy ligado al turismo y a la actividad hostelera. Y suele repuntar durante la época de mayor afluencia de visitantes. Es por eso que las granjas gallegas miran con temor hacia la tormenta que se les viene encima; a consecuencia del descenso del flujo turístico previsto para esta temporada.

«Las granjas deben hacer frente a una serie de gastos fijos de insumos, energía o seguros que no se reducirán a pesar del coronavirus. Sin embargo, la crisis sanitaria sí podría obligar a las explotaciones a mermar su habitual número de crianzas anuales. Una reducción de la producción que supondría un duro golpe para las rentas de estos productores», explican desde el sindicato. En concreto, calculan que podría significar la pérdida de 5.300 euros por explotación.

Así las cosas, Unións Agrarias demanda anticipación e insta a la Xunta de Galicia a buscar fórmulas que permitan compensar el bajón de la actividad debido a la reducción del turismo. La organización recuerda que a causa de la estructura del propio sector, que trabaja de manera integrada, no caben soluciones parciales que se apliquen únicamente en la comunidad. Y anima al gobierno gallego a buscar apoyos y a liderar la búsqueda de un consenso a nivel nacional que evite que el sector avícola se convierta en una nueva víctima de la Covid-19. Advierten también de la tentación de abaratar la producción por parte de esas empresas integradoras ante la previsible bajada de la demanda de esta carne.

Así las cosas, Unións Agrarias urge un plan estatal que permita adaptar la producción anual a las necesidades de consumo estimadas para este 2020, y que compense la pérdida de ingresos de los productores derivada de ese parón. Una especie de ERTE que, igual que ya se hizo en otros sectores, permita atajar los problemas de ingresos de los productores de pollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información