Campaña de maíz: retraso en el crecimiento por el frío y la lluvia y problemas con las malas hierbas

El cultivo acumula un déficit de horas de sol que ha afectado al desarrollo fenológico de la planta y que la hará llegar a la época del ensilado con un menor tamaño del habitual. "Las tres o cuatro semanas de retraso que lleva va a ser ya muy difícil que pueda recuperarlas de aquí al momento de recogerlo", consideran algunos de los técnicos consultados

millo herbicida pouco efectivo2

Finaliza un mes de junio marcado por las bajas temperaturas y por unas precipitaciones abundantes, sobre todo en las zonas de costa, que han afectado de manera importante al crecimiento del maíz forrajero, esencial para asegurar la alimentación del ganado durante todo el año en las explotaciones de leche gallegas.

Tras semanas de tiempo frío e inestable, más propio de comienzos de la primavera que del inicio del verano, la imagen que se puede ver en las tierras labradas hace más de un mes no se corresponde con el que debería haber a estas alturas del ciclo natural del cultivo.

El cultivo está acusando la humedad y las bajas temperaturas de todo el mes de junio

El maíz se ha quedado atrás, aletargado, con su crecimiento parado por el frío, mientras que las malas hierbas han seguido avanzando, aprovechándose de la humedad y del hecho de que el maíz, al no crecer, tampoco ha cubierto todavía las líneas de siembra. A esto se han añadido las dificultades para entrar en las tierras y aplicar los herbicidas, que con la lluvia y el mayor tamaño de las hierbas han tenido además una menor efectividad, obligando a hacer segundas pasadas en muchas parcelas y castigando en algunos casos a una planta de maíz ya debilitada y con el ojo amarillo.

Es una situación que se repite este año por toda Galicia y también en Asturias, y que tiene carácter generalizado tanto en áreas de costa, como la comarca de Bergantiños, como de interior, en las principales zonas de cultivo de las provincias de A Coruña y Lugo.

Aunque las plagas están teniendo menor incidencia este año, está habiendo mayores dificultades para el control de las malas hierbas

Aunque hay explotaciones que no han tenido problemas para el control de las malas hierbas en las parcelas y las plagas están teniendo una menor afectación este año, la cosecha final será seguramente sensiblemente menor a la de campañas anteriores, ya que, por mucho que mejore y se estabilice a partir de ahora la climatología, el tiempo perdido por la planta en su crecimiento inicial difícilmente será ya recuperable.

Hablamos con algunos técnicos para analizar la situación y dar algunos consejos y recomendaciones para tratar de corregir los problemas detectados en las tierras.

«Se puede estimular a la planta con correctores a base de aminoácidos o moléculas como la glicina betaína»

Plantas amarillentas polo efecto do frío e o exceso de humidade

Plantas amarillentas por el efecto del frío y el exceso de humedad

«Hemos detectado problemas generalizados este año con el crecimiento del maíz, con retrasos importantes de desarrollo. Debido a las bajas temperaturas, el maíz no ha podido acumular los grados/día necesarios para ir avanzando en los distintos estados fenológicos. Esto ha hecho que los maíces estén pequeños y no hayan estirado, algo que no es normal estando en julio, donde deberían estar ya apuntando ahora entre 8-10 hojas e inicio de la floración para espigado. Pero esto no se está produciendo, hai una demora importante, un retraso cercano a 3-4 semanas», calcula Manolo Cano, técnico comercial de Kenogard para Galicia y la cornisa cantábrica.

Con tan poca temperatura el maíz está sufriendo. Maíces que llevan mes y medio en campo tienen un tamaño muy pequeño

Es de los que cree que «si se estabiliza el buen tiempo podrá recuperar algo y acortar ese retraso porque el maíz es muy agradecido en cuanto viene temperatura» pero añade que «ahora debería venir calor, no podemos continuar así porque entonces el maíz sí que lo va a acusar sobremanera».

Aunque asegura que el problema de este año es generalizado y se está dando, con circunstancias parecidas, en A Coruña, Lugo y Asturias en todas las fincas labradas con maíz, considera que «las siembras de mediados de mayo son las que mejor están funcionando», mientras, dice, «está habiendo verdaderos problemas en el arranque del maíz sobre todo en las siembras más tempranas».

El maíz necesita calor y su crecimiento está condicionado por eso. La falta de temperatura en un momento crucial para el maíz como es entre la cuarta y la quinta hoja al final afecta a la mazorca y a todo

Recomienda «estimular un poco la planta para ayudarla» a través de aplicaciones de correctores a base de aminoácidos, para adelantar la planta y sacarla del estado de letargo motivado por tanta agua, o de moléculas como la glicina betaína, que ayudan cuando hace frío para que la planta no sufra de estrés. «Cuando se dan años como este hay que buscar soluciones de este tipo», asegura.

Estos tratamientos estimulantes se pueden mezclar con los herbicidas de postemergencia y resultan efectivos, indica. Con todo, aclara que «todas las plantas tienen su ciclo y hay unas etapas muy cruciales del maíz, entre la cuarta y la quinta hoja, que es donde decide que va a ser de mayor, y este año ha pasado una mala etapa en esa fase que afectará a su crecimiento y desarrollo final».

En Galicia se busca sobre todo un buen tamaño de la planta para silo y este año no se alcanzarán los rendimientos que se pretendían

«El maíz necesita calor y su crecimiento está condicionado por eso; la falta de temperatura al final afecta a la mazorca y a todo», afirma. Por eso pronostica que de cara al final de la campaña «veremos maíces con entrenudos más cortos y menos altura».

Mayores concentraciones de herbicida y aplicación más despacio

millo herbicida pouco efectivoOtro problema añadido este año a la falta de crecimiento del maíz es la mayor dificultad para el control de las malas hierbas. Aunque los tratamientos de preemergencia han funcionado bien por lo general porque cuando se aplican, después de la siembra, necesitan humedad en el suelo para ser efectivas, «después lo que se necesita es temperatura para que el maíz crezca y cierre rápidamente las líneas de cultivo, de esta forma las hierbas no salen porque las hojas del maíz les tapan el sol, pero este año eso no se ha producido», argumenta.

Las hierbas se han disparado y el control no va a ser tan bueno

Por eso, y debido a que en las fincas más mojadas no se ha podido en muchos casos entrar a tratar en postemergencia hasta ahora, «la hierba está lanzada y la eficacia no va a ser la misma seguramente», augura. Por eso, recomienda hacer estos tratamientos con «volúmenes de caldo muy superiores e ir más despacio en la aplicación, para de este modo asegurar una buena cobertura, ya que hai más densidad de hierba».

Aunque en Galicia es habitual que siempre haya que repasar algunas zonas de la parcela, Manolo reconoce que este año muchas ganaderías han tenido en muchos casos que tratar dos veces las fincas enteras con el herbicida de postemergencia. «Debemos aprender de la cultura de los herbicidas, en post es bueno que maten poco a poco, que no sean muy rápidos para que no provoquen una reinfectación de hierba, sobre todo en años húmedos como este. Si tratas y rápidamente seca estás dejando sitio a que salga otra hierba, sobre todo si el maíz no ha cubierto la tierra; mientras que una hierba que se seca poco a poco evita que salga otra en su sitio», argumenta.

En postemergencia es bueno que los herbicidas maten poco a poco para que no se produzca una reinfectación

Además de mayor coste, el doble tratamiento en muchos casos puede suponer un castigo también para la planta, aunque el responsable de Kenogard en Galicia descarta que en la mayoría de casos el color amarillento que este año presentan las hojas centrales del maíz se deba al efecto de los tratamientos.

«No hemos visto fitotoxicidad en el maíz. Es cierto que cuando hay lluvia varios días tras la aplicación, el herbicida puede afectar también a la planta y los ganaderos cuando veían que las zonas centrales y de brotación se ponían muy amarillas tenían la sensación de que era que le había afectado el herbicida, pero no, era efecto de la baja temperatura», asegura.

Plagas no se están produciendo, no hay grandes problemas de rosquilla como en otros años más secos

Quizás el único efecto positivo del frío mes de junio haya sido una menor proliferación de las plagas habituales del maíz. «Plagas no se están produciendo, no hay grandes problemas como en otros años más secos, donde hay más ataque de rosquilla. Sólo hemos visto que en la zona de Muxía está habiendo algo de taladro del maíz, por ostrimia nubialis o sexania nonagrioides, una de las dos», explica.

«Lo que recomendamos es esperar dos o tres días a que el maíz enverdezca para dar el herbicida y no castigarlo más en ese estado»

Efectos dunha mala aplicación de herbicida sobre plantas débiles polo efecto da baixa temperatura e o mal tempo

Efectos de una mala aplicación de herbicida sobre plantas débiles por el efecto del mal tiempo

La comarca de Bergantiños ha sido quizás una de las más afectadas de Galicia por los efectos de la bajada de temperaturas y los días continuados de lluvia, aunque Francisco Gónzález, técnico comercial de Progando en esta zona de la provincia de A Coruña, considera que la situación ha cambiado para mejor en los últimos días. «Hay una semana los maíces estaban muy amarillos en el ojo, pero a día de hoy ya ha cambiado. Le han venido bien estos días en los que no ha llovido y ha mejorado mucho», asegura.

«En el mes de junio el maíz cogió mucho agua, no hizo la fotosíntesis como debería y le faltaba lignina en esa parte central. Es algo que nunca había pasado a estas alturas del año, pero ese problema ya no existe. El panorama ha cambiado y el maíz ha mejorado y crecido en estos días, la semana pasada te daba por el tobillo pero ahora en pocos días ya te da por la rodilla en muchos sitios, así que si la previsión del tiempo se estabiliza va a estar resuelto el problema», considera.

Este año el segundo corte de hierba se retrasó también por el mal tiempo y el maíz se sembró más tarde de lo que se debería y ya llevaba retraso, así que a perro flaco todo son pulgas

Fran recuerda que «en esta campaña el segundo corte de hierba se retrasó también por el mal tiempo y el maíz se sembró más tarde de lo que se debería», por lo que «a perro flaco todo son pulgas», dice, porque «ya llevaba retraso a mayores por eso y luego la climatología tampoco le ayudó».

Ahora, dice, «lo que necesita este mes es sol y calor, porque ya tiene agua suficiente hasta el mes de agosto con la humedad que hay en el terreno». Si esas condiciones se dan, espera que las explotaciones puedan minimizar las pérdidas de kilos por hectárea de cosecha.

Los herbicidas tardaron más en actuar, porque al llover son más lentos

En relación al control de las malas hierbas, reconoce que «los herbicidas tardaron más en actuar, porque al llover son más lentos, y los ganaderos empezaban ya a preocuparse, pero ahora que el tiempo mejoró están actuando y están siendo efectivos», dice.

En el caso de sus clientes, Progando recomendó no aplicar el herbicida de postemergencia mientras el tiempo no mejorase. «Lo que se recomendó es que esperasen dos o tres días a que enverdeciera algo para dar el herbicida, para no castigar más al maíz en ese estado. La gente que hizo eso, logró buenos resultados», asegura.

«El maíz va a tirar mucho en cuanto venga calor porque tiene humedad»

Finca de millo na comarca da Mariña, onde o cultivo acumula retraso malia ser labrado cedo

Finca de maíz en A Mariña, donde el cultivo acumula retraso a pesar de haber sido labrado temprano

En otras zonas de costa, como es el caso de A Mariña en la provincia de Lugo, el maíz también acumula cierto retraso en su crecimiento, pero el hecho de ser una de las comarcas gallegas que más madruga a la hora de hacer la siembra le ha ayudado a pasar mejor la situación de inestabilidad meteorológica que vino después.

«Aquí estaba ya todo sembrado cuando vino el mal tiempo y comenzó a llover tanto, las últimas fincas sueltas de algunos clientes las echamos a mediados del mes de junio, pero lo gordo ya estaba todo sembrado de comienzos de junio», cuenta José Portela, técnico de la empresa Comercial Agropres, asentada en Barres pero que tiene clientes tanto en la zona oriental de A Mariña como en el occidente de Asturias.

En nuestra zona los herbicidas funcionaron bastante bien en general porque cuando comenzó a llover ya estaba todo sembrado y el tratamiento de preemergencia ya estaba aplicado

En las 1.400 hectáreas sembradas por ellos, 900 de ellas para sus instalaciones de mezcla húmeda, «evidentemente el maíz por el tema del frío no va tan apurado como otros años en crecimiento y en fincas más mojadas tiene un color entre violeta y morado por efecto del frío y del exceso de humedad, pero no hay otro tipo problemas», indica.

«Los herbicidas aquí en esta zona funcionaron bien en general, porque el de preemergencia ya estaba aplicado de antes y funcionó bien», asegura. En el caso del de postemergencia, explica que «la entrada se retrasó en fincas más mojadas». En estos casos, dice, «al pillar la hierba grande no sé como va a ser».

Las malas hierbas avanzan igual con el frío, mientras el maíz estaba parado

Sin embargo, recomienda hacer solo una pasada de herbicida, sin repetir el tratamiento, ya que «el maíz también va a cerrar en cuanto venga algo de calor, porque tiene humedad y va a tirar mucho», opina. «Es cierto que también crecen las malas hierbas, que con el frío avanzan igual mientras el maíz estaba parado», argumenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información