Cinco interrogantes que abre la suspensión de nuevas plantaciones de eucalipto

El sector forestal se mueve entre la aceptación de la moratoria, con condiciones, o su rechazo, al considerarla injusta para el propietario. Analizamos el escenario

Publicidade
Cinco interrogantes que abre la suspensión de nuevas plantaciones de eucalipto

La suspensión de nuevas plantaciones de eucalipto que proyecta la Xunta genera debate en el sector forestal. La cuestión no es menor, pues el Gobierno gallego propone una moratoria por cuatro años, desde esta primavera hasta diciembre del 2025. Con esa medida, se aspira a frenar la expansión de superficie del eucalipto y a incentivar, de manera paralela, las plantaciones de pinos y frondosas caducifolias.

Repasamos pros y contras de la medida a partir de la óptica de propietarios y empresas forestales.

¿Es preciso limitar la expansión del eucalipto?

Desde la perspectiva de las organizaciones ecologistas y de la ciudadanía que comparte esa misma mirada ambiental sobre el monte, la respuesta es clara. Si la pregunta se le traslada al sector forestal, el análisis es más amplio y se abre otra pregunta. Si es preciso limitar la expansión del eucalipto, ¿cómo hay que hacerlo?.

«Como propietario forestal, me molesta la prohibición a nuevas plantaciones de eucalipto» -valora en principio el secretario general de la Asociación Sectorial Forestal Galega (Asefoga), Jacobo Feijoo-. «El debate no es sobre la protección de las masas de frondosas caducifolias, que ya está prohibido sustituír por eucaliptos, o sobre la protección de las tierras agrarias, en las que tampoco se puede plantar eucalipto, ni sobre la protección de espacios naturales. La Xunta lo que quiere regular es cómo se organiza el monte productivo, que es una cuestión en la que el propietario debería tener libertad de decidir», defiende Jacobo Feijoo.

«Es igual que si al propietario de una finca agraria la Xunta le dice si tiene que plantar maíz o cebollas» -compara el responsable de Asefoga-. «Otra cuestión es que se entre en el cómo hay que hacer las cosas».

El aumento de las restricciones sobre las parcelas de monte no gusta a ninguna asociación de propietarios forestales, si bien parte de ellas aceptan, con condiciones, la moratoria a nuevas plantaciones de eucalipto. Ramón Reimunde, el presidente de Promagal, el colectivo que agrupa a las asociaciones de productores de eucalipto del norte gallego, apoyó estos días públicamente la moratoria.

Entre los argumentos de Reimunde para aceptar la suspensión de nuevas plantaciones, se destaca el temor a una posible sobreoferta futura de eucalipto nitens que haga caer el mercado y los precios. Se subraya también que por parte de los propietarios puede haber una aceptación de la moratoria si va acompañada de apoyos para las plantaciones de coníferas y frondosas caducifolias, a fin de compensar su menor atractivo económico y de favorecer la biodiversidad.

¿Puede haber una sobreoferta de madera de eucalipto a corto plazo?

La posibilidad de una sobreoferta de madera de eucalipto en pocos años es una cuestión que preocupa a los propietarios forestales del norte gallego y que genera debate en el sector.

«Puedo estar de acuerdo en que quizás haya una sobreexplotación de eucalipto, que tiene sus riesgos, ya que puede bajar el precio o llegar una plaga que genere un fuerte impacto, ¿pero qué es mejor, esta sobreexplotación o que el monte quede abandonado?» -se pregunta Miguel Vázquez, de Maderista Souto, una empresa forestal de Lugo que trabaja en la tala de todas las especies forestales.-. «Si yo tengo una finca de eucaliptos y me dicen que en 12 años el precio baja un 50%, plantaría igual porque seguiría teniendo beneficio», analiza.

A la espera de un inventario forestal actualizado que aclare las existencias reales de eucalipto en monte, Jacobo Feijoo cuestiona la posibilidad de una sobreoferta. «Toda materia prima es precisa a nivel mundial, en un contexto de aumento de población y demanda. Si no hay demanda en Galicia, existirá fuera» -opina-. «Quizás también los aserradoiros gallegos tengan que plantearse de cara al futuro trabajar con madera de eucalipto nitens», plantea.

¿Cómo afrontar la escasez de pino para aserraderos y fábricas de tablero?

Desde hace años, la cadena de la madera de Galicia advierte de la escasez de pino que se avecina. La progresiva sustitución de pinos por eucaliptos, primero en la costa y ahora en el interior de A Coruña y Lugo, reduce las coníferas disponibles para la cadena del pino, una cadena que aglutina en Galicia a alrededor de doscientos aserraderos y a fábricas de tablero y madera técnica.

Los colectivos de propietarios forestales que, como Promagal, apoyan la moratoria del eucalipto, lo hacen con la condición de que la Xunta establezca apoyos para las plantaciones de pinos y de frondosas caducifolias, de forma que la menor rentabilidad económica de estas plantaciones sea compensada por las ayudas de la Administración para plantación y tratamientos silvícolas.

Esos futuros apoyos son bien recibidos por todo el sector, aunque hay quien aboga por desvincular el apoyo al pino de la prohibición del eucalipto. «Estoy a favor de los incentivos al pino para el propietario, pero en contra de la prohibición del eucalipto», sopesa Jacobo Feijoo.

El éxito que puedan tener las ayudas para los pinares es otra cuestión que genera escepticismo entre profesionales del sector. «El problema del pino es que antiguamente se plantaba con la idea de que quedara para los que venían atrás. Ahora el propietario forestal, que en su mayoría supera los 60 años, ya no tiene esa idea. Si no puede plantar eucalipto, para mí el riesgo es que haya mucho terreno que quede abandonado» -valora el maderero Miguél Vázquez-. «Yo el pino lo veo como una especie para potenciar en montes vecinales, en especial en los conveniados por la Xunta», señala.

¿Qué alternativas puede haber a la suspensión genérica de nuevas plantaciones de eucalipto?

«Estoy todos los días en el monte y no me atrevo a decir una solución porque no la veo. Es verdad que ya hay suficiente eucalipto en el monte para la industria, pero creo que hay que ser justo con el propietario. ¿Cómo le dices a un propietario que tiene 5 hectáreas de pino que no puede plantar nada de eucalipto mientras un vecino suyo tiene todo a eucalipto?, inquire Miguel Vázquez.

Es un punto de vista compartido por otros profesionales del sector. «A una prohibición genérica no le veo lógica ni es lo más justo para los propietarios porque puede suceder que un propietario tenga todas las parcelas a eucalipto y otro tenga todo a pinos. La prohibición le impediría al propietario de los pinares plantar nada de eucalipto, lo cual no es muy justo» -explica Luis Diaz, de Forestal Diaz Casariego (Xove, Lugo)-. «Una posibilidad es que en el monte productivo los propietarios tuvieran que reservar una parte para pino. Sería una forma de limitar el eucalipto y de ayudar a regular el mercado», valora.

La idea de cupos de plantación por propietario es una opción que también expone Miguel Vázquez. «Pongamos un propietario medio en Galicia, con 4 hectáreas de monte. Podría tener 2 hectáreas a pinos, media con robles y otra hectárea y media con eucaliptos que le proporcionarían rendimientos en el corto plazo y que compensarían las otras parcelas, con rendimientos a más largo plazo», valora.

«Con una prohibición genérica, tienes propietarios forestales que ganan mucho y empobreces a los demás. Otra posibilidad, si se quiere aumentar la superficie de pinos, podría ser que cuando un propietario tala x hectáreas de eucalipto se le pida replantar una parte de pino», valora Miguel Vázquez.

¿Y hay posibilidades de aumentar el aprovechamiento maderero de las frondosas caducifolias?

Las frondosas caducifolias, como roble, rebollo o castaño, tienen un aprovechamiento residual en la industria de la madera de Galicia. Se calcula que las talas de frondosas con destino industrial representan alrededor del 3% del total, en tanto el otro 97% corresponde a eucaliptos y pinos. El uso principal de las frondosas son las leñas domésticas.

«Podría haberse invertido en mejora genética y en apoyo a la silvicultura de frondosas, pero no se hizo. A día de hoy, un propietario que tenga en su finca una carballeira o rebollos o abedules no tiene perspectivas de obtener de esa finca ningún rendimiento. Tampoco tiene posibilidad de cambiar a otra especie productiva porque no lo permite la legislación» -explica el secretario general de Asefoga, Jacobo Feijoo-. «Coloquialmente, podemos decir que el propietario que tiene una carballeira percibe que le tocó una maldición», concluye.

Desde las empresas de aprovechamiento forestal, coinciden en el escaso interés de las frondosas. «No hay madera de frondosas buena en monte. El roble gallego no das hecho bueno de el. Se destina principalmente para leña, pero con el aumento de los pellets, que son de pino, este uso va a menos» -explica Miguel Vázquez-. «Otra cosa sería el roble americano, que tiene infinitamente mejor genética y calidades finales», compara.

El maderista tampoco ve grandes perspectivas en otras especies de frondosas caducifolias habituales en el monte, como la madera de castaño, «que tiene menos salida que antes», o en los abedules. «El abedul es una madera de poca calidad y resistencia. Tampoco hay en el monte plantaciones cuidadas y con pies gordos, que sí que podrían tener salida. En general, el abedul se destina a moler, para tablero, y ni para ese uso es una madera preferente en las fábricas», lamenta.

Otro factor a tener en cuenta en las frondosas es su exigencia de suelos de calidad. «El eucalipto lo plantas en cualquier lado, y el pino casi también, pero un roble americano precisa un buen suelo, profundo e idóneo, y un castaño aun más», apunta Miguel Vázquez.

Las restricciones de talas en masas de frondosas caducifolias es una última cuestión que Miguel considera que es necesario valorar. «Es habitual que en muchas parcelas de frondosas caducifolias sólo dejen cortar un 30% de los pies, lo que es un problema para lo propietario y reduce mucho el rendimiento de la finca», concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información