Cinco proyectos forestales de la Xunta aspiran a fondos del plan europeo de recuperación

La iniciativa estrella consiste en una factoría de fabricación de viscosa, una fibra textil elaborada a base de madera. El Gobierno gallego solicita 950 millones de euros para esa planta y otros 38 para apoyar la construcción en madera, crear un centro piloto de nuevos materiales y afrontar retos de digitalización y descarbonización

Publicidade
Cinco proyectos forestales de la Xunta aspiran a fondos del plan europeo de recuperación

Presentación de los proyectos forestales de la Xunta que aspiran a fondos Next Generation.

La Xunta le ha presentado hoy al sector forestal cinco proyectos que pretende impulsar con fondos europeos del plan de recuperación económica, conocido como ‘ Next Generation’. El más ambicioso es la construcción de una planta de viscosa, que precisaría de una inversión aproximada de 950 millones de euros, según los cálculos del Gobierno gallego.

La viscosa es una fibra textil derivada de la madera que está ganando mercado en los últimos años, pues al obtenerse de los árboles, es percibida por el mercado como más sostenible que las fibras sintéticas, derivadas del petróleo, o incluso que el algodón, un cultivo cuestionado por su impacto ambiental.

El objetivo de la Xunta es crear una planta que produciría 250.000 toneladas de viscosa al año, para lo cual precisaría alrededor de 1,5 millones de toneladas de madera. El proyecto del Gobierno gallego encuentra una iniciativa gemela en la línea de viscosa planificada por Ence Navia (Asturias), que aspira a ampliar su planta en los próximos años para producir al menos 100.000 toneladas de viscosa anuales, así como una nueva gama de productos higiénicos absorbentes ( pañais, compresas, etc.). Ence paralizó su iniciativa a comienzos de este año por problemas financieros, pero la compañía ha asegurado en los últimos meses que pondrá en marcha en breve las ampliaciones previstas en Navia.

Si las iniciativas de Ence Navia y de la Xunta van adelante, una duda que surge es hasta que punto hay capacidad forestal en Galicia y en la Cornisa Cantábrica para ofertar madera suficiente, pues la demanda adicional de ambos proyectos superaría los 2 millones de toneladas de madera. En el caso de Ence Navia, la ampliación de capacidad se cubrirá en exclusiva con madera de eucalipto, según las previsiones iniciales, si bien en el caso de la factoría proyectada por la Xunta esa cuestión está por definir.

Las perspectivas apuntan a que la principal materia prima que emplee la planta promovida por la Xunta sea eucalipto, pero podrían entrar otras especies forestales e incluso papel y cartón para reciclar, segundo anunció hoy el presidente de la Xunta en la presentación del proyecto. El objetivo de la Administración es que toda la madera que entre en la nueva planta proceda de aprovechamientos sostenibles, realizados bajo sellos de certificación forestal.

El Gobierno gallego por el momento no aclara cómo acometería la puesta en marcha de la planta de viscosa, que asegura que crearía 1.000 empleos, pero desde las distintas organizaciones del sector se da por seguro que se buscaría una vía de colaboración público – privada.

Planta piloto de nuevos materiales
Otro polo de innovación proyectado por la Xunta pasa por la puesta en marcha de una planta piloto de nuevos materiales derivados de la madera. El objetivo es trabajar en la obtención de nuevos materiales que puedan tener uso en las “industrias gallegas estratégicas”, según avanza la Xunta. Esta planta piloto estaría ligada al actual centro tecnológico de la madera, el CIS Madera. Para este proyecto la Xunta solicita 4 millones de euros.

Apoyo a la construcción estructural en madera

Entre los nuevos espacios que está ganando la madera, figura el de la construcción estructural, que ya cuenta con una primera planta de fabricación en la comunidad, en Coirós, dedicada al CLT ( Cross Laminated Timber), una madera contralaminada apta para muros de carga, tabiques y forjados de entreplantas y cubiertas. El CLT está ganando mercado a pasos agigantados en Europa, si bien su uso en Galicia y en el resto de España se encuentra en una etapa inicial.

Para incentivar su empleo, la Xunta proyecta destinar 26 millones de euros a apoyar proyectos públicos y privados de construcción en madera estructural. Con esos fondos, se espera impulsar la construcción de cientos de viviendas con madera estructural, así como de edificios de uso público, comercial e industrial.

Digitalización y descarbonización
Los fondos del plan de recuperación ‘ Next Generation’ se enfocan a dos cuestiones fundamentales, que la Comisión Europea considera prioritarias: una economía más verde y el apoyo a la digitalización.

El sentido de fondo de los proyectos que presenta la Xunta para optar a los fondos se enfoca principalmente a promover iniciativas forestales que contribuyan a mitigar el cambio climático, pues como es sabido, los árboles captan dióxido de carbono de la atmósfera, que queda después almacenado en la madera y en los distintos productos en los que se convierte. Esa capacidad de ser una de las pocas materias primas con una huella de carbono negativa le abre grandes perspectivas de uso para las próximas décadas.

Los otros dos proyectos diseñados por la Xunta para optar a los fondos europeos, ambos presupuestados en 4 millones de euros, se orientan precisamente en las dos grandes líneas de los fondos Next Generation: la descarbonización de la economía (reducción de la huella de carbono, promoción de la economía circular, etc.) y la digitalización del sector forestal, de cara a mejorar procesos productivos y trazabilidad de la madera.

Valoraciones del sector
Desde las industrias forestales y de la madera, que asistieron hoy virtualmente a la presentación realizada por el presidente de la Xunta, se reciben con ilusión los proyectos. En concreto, la Asociación de Empresarios de Primera Transformación de la Madera de Lugo subraya que estas iniciativas demuestran que “el aprovechamiento de la madera es una oportunidad para Galicia y para el rural, convertiéndose en una punta de lanza de la economía”.

Sobre la posiblidad de que Galicia y la Cornisa Cantábrica puedan suministrar madera suficiente para los dos proyectos de viscosa que hay sobre la mesa, el de Ence Navia y el de la Xunta, en la Asociación lo dan por seguro, puesto que el Plan Forestal de Galicia prevé aumentar las talas sostenibles de madera en 3 millones de metros cúbicos en los próximos 20 años, pasando de 9 a 12 millones de metros cúbicos de madera cortada anualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información