Colaboración entre productores de castañas y cazadores por los daños del jabalí

Las sociedades cinegéticas de Ourense comprometen batidas preventivas en los sotos de castaños para reducir las pérdidas provocadas por la fauna salvaje

Publicidade
Colaboración entre productores de castañas y cazadores por los daños del jabalí

El jabalí provoca pérdidas en la recogida de castañas.

Representantes de los propietarios de sotos de castaños y colectivos de cazadores de Ourense han llegado a un acuerdo para reducir las pérdidas que provoca el jabalí cada otoño en los sotos. El compromiso de colaboración de los cazadores se centra en priorizar la realización de las batidas en las zonas de sotos, a fin de que la caza sirva para prevenir los daños antes de la recogida de la castaña.

El acuerdo se cerró en un reciente encuentro en el Concello de Riós en el que participaron sociedades de cazadores de las comarcas de Monterrei y Conso-Frieiras, representantes de la Unión de Tecores de Galicia (Unitega), el Servicio de Conservación de la Naturaleza de Ourense, propietarios de sotos y otras entidades.

Desde Unitega recuerdan que la cosecha de castañas se realiza en plena temporada de caza, por lo que no es preciso solicitar permisos especiales para ejecutar las batidas preventivas en los sotos. Sólo es preciso que los propietarios de los sotos contacten con las sociedades de cazadores locales para solicitarles que escojan sus sotos como lugar en el que priorizar las próximas batidas. De este modo, se reduce la presión de los animales sobre la castaña durante la época de recogida.

Unitega considera que este tipo de actuaciones contribuirán a reducir la conflictividad que genera el jabalí entre productores de castañas y cazadores a causa de las reclamaciones por daños.

Nuevas propuestas en prevención de daños
Los colectivos presentes en el encuentro aprovecharon la presencia de la jefa territorial de Medio Ambiente, Victoria Núñez, así como de los técnicos de la Consellería, para trasladarles otras propuestas de prevención de daños agrícolas. En concreto, se planteó si tiene sentido mantener vedado para la caza mayor el 10% del territorio de los tecores, pues en la práctica se le ofrecen territorios tranquilos al jabalí durante dos años. Unitega propone que los vedados sólo sean de aplicación para la caza menor.

Los cazadores también sugirieron la realización de métodos de prevención antes de la detección de daños. Entre los posibles métodos, apuntaron al uso de pequeños grupos de perros, sueltos o atraillados, para desplazar el jabalí de zona. También se puso sobre la mesa la posibilidad de realizar batidas sin armas. La cuestión es buscar maneras de prevenir los daños de primavera -verano antes de que se produzcan y en unas épocas que están fuera de la temporada de caza.

Unitega apunta que el nivel de daños obliga a cambiar el chip y a intensificar el diálogo entre las distintas partes en la busca de soluciones idóneas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información