La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

¿Cómo calcular los costes en una ganadería de vacas de carne y detectar los puntos de mejora?

¿Cómo calcular los costes en una ganadería de vacas de carne y detectar los puntos de mejora?

Pocas actividades reúnen en sí mismas dos aspectos tan apasionantes y de realización del ser humano como la del ganadero de vacas nodrizas:

1.- Por un lado, por su contribución al cuidado del medio ambiente, con el aprovechamiento de los pastos y rastrojos, colaborando en la prevención de incendios y la lucha contra el abandono de nuestras zonas rurales.

2.- Por otro lado, por la realización de una actividad empresarial, buscando la eficiencia y rentabilidad para su negocio.

Es en este segundo aspecto en el que nos centraremos en este artículo. En los últimos datos publicados por el MAPA, el censo de vacas nodrizas del 2020 en Galicia fue 219.263 animales, de las cuales casi el 50% se encuentra en la provincia de Lugo, el 25% en A Coruña, el 15% en Ourense y el 10% en Pontevedra. En los últimos años, este censo ha tenido una evolución ligeramente positiva, con una disminución importante en el número de explotaciones.

En cuanto al sistema de producción conviven dos tipos de ganaderías de vacas nodrizas:

1- Ganadería Extensiva: La estancia del animal en los pastizales se da prácticamente durante todo el año, sin apenas instalaciones y con suplementación solo en las épocas de escasez de verano e invierno. Predominan las razas autóctonas, especialmente en la montaña de Ourense y norte de Lugo. En este sistema, los terneros pasteros suelen venderse a cebaderos para rematarlos hasta el sacrificio.

2- Ganadería Semi-intensiva: Con instalaciones para dar cobijo a los animales la mayor parte del tiempo, excepto en los momentos del día que salen a aprovechar los pastos. Las vacas son suplementadas a diario con henos y ensilados de hierba y a veces de maíz. Los terneros se ceban en la propia granja, aprovechando la leche de sus madres y suplementados con concentrados hasta los 8-9 meses de vida. Suelen ser ganaderías de raza Rubia Gallega, que abundan en la zona centro-sur de Lugo y A Coruña.

En cualquier caso, conviene resaltar que gran parte de las ganaderías de vacas nodrizas que hay en Galicia son una combinación en mayor o menor medida de estos dos sistemas y los principales costes en las granjas van a variar mucho en función del sistema de explotación.

En las explotaciones ganaderas semi-intensivas, el peso de las instalaciones va a influir mucho más en los costes fijos que en el caso de las ganaderías extensivas. Lo mismo ocurre con el coste de la alimentación.

Podemos ver el desglose de los costes de una ganadería de vacuno extensivo en el siguiente gráfico:

Distribución en porcentaje de costes en una ganadería de vacas nodrizas:

DE HEUS Distribucion en % de costes en una ganadería de vacas nodrizas

Como podemos observar en el gráfico, el coste de la alimentación supone casi el 50% de los costes totales de la explotación ganadera, mientras que la mano de obra, bien propia o asalariada, supone el 30% de los costes totales.

En ambos casos, se tratan de gastos ligados directamente con la situación de mercado y evolución de los precios de materias primas. Esto implica buscar puntos de mejora dentro de cada ganadería y aprovechar al máximo los recursos disponibles en granja, algo que conseguiremos con el análisis de forrajes y la utilización de piensos complementarios a medida, para así optimizar al máximo la eficiencia alimentaria de los animales.

Objetivos productivos en una ganadería para que sea los más rentable posible:

Por otro lado, es necesario definir unos objetivos productivos en nuestra ganadería para que sea los más rentable posible:

1.- Edad al primer parto a los 24 meses:

Mediante un buen manejo y nivel de alimentación, trataremos de conseguir que las novillas alcancen un desarrollo corporal adecuado para poder cubrirlas en torno a los 14-18 meses. De esta forma, alcanzarán el primer parto a los dos años, con buena viabilidad y mayor productividad que si el parto se retrasa a los 3 años como suele ser habitual.

Las novillas que paren jóvenes, con buena condición corporal, suelen vivir más en el rebaño, tener intervalos entre partos más cortos y mayor prolificidad. Es importante diferenciar bien entre la condición corporal adecuada y el peso vivo alto.

El número de novillas y terneras tiene que garantizar tanto la reposición como una selección constante de animales, de forma que garanticen la mejora continua del rebaño.

Es necesario conseguir una tasa de reposición mínima del 10%, y en las condiciones actuales del mercado serían recomendables tasas que alcancen un 15%, aumentando la eliminación de vacas adultas poco productoras. Esto nos permitiría tener una edad media del rebaño entre 6-8 años.

Para conseguir este objetivo, debemos instaurar programas de alimentación específicos para la recría, comenzando por garantizar un buen encalostramiento en las primeras horas tras el nacimiento. Además, debemos suplementar con concentrados adecuados a las terneras, con los que lograremos maximizar su potencial de crecimiento sin engordarlas.

Con una alimentación adecuada, podemos conseguir crecimientos diarios de 1 kg por día en los primeros meses de vida de las novillas, sin engrasamiento. El objetivo es que a la cubrición tengan un 65% de su peso adulto y que en el momento del parto cuenten con un 85% del peso adulto, sin excesivo engrasamiento.

Desarrollo corporal adecuado para la cubrición de novillas:

DE HEUS Desarrollo corporal adecuado para la cubrición de novillas

2.- Un parto por vaca y año:

Para conseguir este objetivo tendremos que mejorar la fertilidad de nuestro rebaño. Con un manejo adecuado de la alimentación, podemos conseguirlo.

Un estudio sobre 549 vacas pirenaicas y pardas de la montaña, con restricciones de hasta un 15% en la dieta exclusivamente durante el último tercio de gestación, afirma que el factor más determinante para el intervalo parto-gestación y, en consecuencia, el intervalo entrepartos, es la alimentación y condición corporal en preparto.

En De Heus utilizamos una herramienta que nos permite la valoración de la condición corporal de cada animal, utilizando la escala de 1 a 5, donde el 1 son vacas extremadamente delgadas y 5 vacas muy gordas. En base a ella, adaptamos los planes de alimentación.

Puntuación de la condición corporal en vacuno de carne:

DE HEUS Puntuación de la condición corporal en vacuno de carne

Los periodos más críticos para la alimentación de las vacas son los 2-3 meses previos al parto y los 2-3 posteriores. Pérdidas de condición corporal durante este periodo van a generar una bajada de la productividad al aumentar la duración del intervalo parto-gestación.

Lo recomendable sería:

– Condición corporal superior a 2,5 puntos desde 2 meses antes del parto hasta el momento de la cubrición o inseminación artificial (IA).

– Controlar que la condición corporal no baje de 2 en ningún momento del ciclo productivo.

– En caso de suplementar a las vacas, no hacerlo nunca cuando la condición corporal supere 3,5.

– Para poder hacer estos ajustes, en rebaños grandes se hace necesario el manejo por lotes.

Módulo de formulación de raciones en FeedExpert para vacas nodrizas: 

DE HEUS Módulo de formulación de raciones en FeedExpert para vacas nodrizas (1) DE HEUS Módulo de formulación de raciones en FeedExpert para vacas nodrizas (2)

En De Heus hemos desarrollado nuestro programa de formulación FeedExpert, que nos permite formular raciones lo más equilibradas y rentables posibles para cada lote, una vez analizados los forrajes de los que disponemos en granja.

Otro elemento importante para garantizar la fertilidad del rebaño en monta natural, va a ser el manejo del semental. Con toros jóvenes, necesitaremos un toro para cada 25 vacas y, con toros adultos, hasta 35 vacas por toro.

Es importante vigilar la calidad seminal del semental y la actitud para la monta. También es importante controlar las principales enfermedades de transmisión venérea como Trichomonosis y Campylobacteriosis mediante raspados prepuciales.

Sobre el rebaño en general debemos hacer un buen control de las enfermedades que más nos van influir en la fertilidad como virus del BVDos, Rinotraqueitis infecciosa bovina (IBR) y Neospora caninum.

3.- Maximizar el número de terneros destetados por vaca:

Empezaremos por hacer una buena selección de los sementales, para evitar, en la medida de lo posible, los partos distócicos y una buena prevención y control de diarreas neonatales provocadas por patógenos (Echerichia coli enterotoxigénico, Clostridium perfringens tipos A,B y C y Coccidios).

Realizar un correcto encalostrado tiene una repercusión fundamental en la cría de terneros. Las vacunaciones más importantes para la salud posterior de las crías se deben realizar con plazo suficiente antes de que empiece la paridera para que la carga inmunológica que presente el calostro sea máxima. Debemos de disponer siempre de calostro congelado de buena calidad para cuando sea necesario.

En cuanto a las enfermedades parasitarias, debido a la ubicuidad de los parásitos en todas las zonas de extensivo, aplicaremos metafilaxia cada 6 meses. Se deben variar los fármacos para evitar resistencias y realizaremos análisis coprológicos una vez al año. En resumen, trataremos de controlar tanto parásitos externos como internos.

Instauraremos medidas de bioseguridad en la granja: todos los animales que se introduzcan en la granja tienen que ir acompañados de las pruebas y analíticas necesarias que garanticen que están libres de todas las enfermedades que estamos combatiendo en la explotación.

4.- Maximizar los kg de ternero destetado por vaca nodriza:

Además de todo lo señalado en el punto anterior, en extensivo recomendamos el uso de comederos selectivos para terneros en los que no puedan entrar las vacas, para conseguir que crezcan rápido y que se acostumbren a ingerir pienso, adaptando progresivamente el rumen y permitiendo todo el desarrollo de su potencial de crecimiento.

Tal como se encuentra la situación actual de mercado, es necesario que los ganaderos pongan mayor empeño en mejorar su sistema de producción en la granja, buscando apoyo en los técnicos especialistas que les asesorarán en la prevención sanitaria y en la gestión de una alimentación a medida en función del momento productivo de sus vacas nodrizas para conseguir que su negocio sea viable y lo más rentable posible.

*Este artículo ha sido redactado por Xosé Lois García Saco – Gerente de Zona de Galicia de De Heus.

Xosé Lois García Saco - Gerente de Zona de Galicia de De Heus.

Xosé Lois García Saco – Gerente de Zona de Galicia de De Heus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información