Como proteger el trabajo de los veterinarios en las ganaderías de vacuno

Publicidade

El Instituto de Seguridad y Salud Laboral de Galicia (ISSGA), dependiente de la Consellería de Empleo e Igualdad, presentó recientemente la campaña “Protege el trabajo del personal veterinario en tu explotación de ganado vacuno”, una acción con la que se pretende reducir los accidentes laborales del personal veterinario que accede a las explotaciones de ganado vacuno.

La iniciativa, que se desarrolla en colaboración con la Consellería de Medio Rural, incluye material divulgativo para informar tanto a ganaderos como a veterinarios, y para su elaboración se tuvo en cuenta tanto la tipología y las causas de los accidentes recogidos en los partes de comunicación de accidente, como en las encuestas en las que el personal veterinario, que suele acudir las explotación, indicó cuáles son los riesgos que ellos perciben cómo mas importantes.

La campaña tendrá una duración plurianual con el objetivo de hacer llegar la documentación a casi 25.000 explotación de ganado vacuno gallegas. Este año se visitarán unas 9.000 explotaciones a través de la campaña de saneamiento de la Consellería do Medio Rural y en las que los técnicos harán entrega personalmente de dicha documentación.

Estas son las claves para proteger el trabajo del personal veterinario en la explotación ganadera:

-Evitar o minimizar los riesgos:

Muchos de los accidentes en las explotaciones ganaderas se producen cuándo hay cercanía o contacto con los animales, y para evitarlos es preciso tener en cuenta sus reacciones, mantener en buen estado las instalaciones y disponer de los medios adecuados para hacer los trabajos de forma segura.

-Coordinar las actividades que concurran en la explotación:

Acoger adecuadamente las personas que acudan a la explotación ayudará a crear un buen ambiente de trabajo. Es obligado y necesario coordinarse con todos los profesionales y empresas que lleven a cabo actividades en la explotación. Deben ser informadas de los trabajos que se estén desarrollando y les puedan influir y de los riesgos y medidas preventivas que sea preciso adoptar, mediante la correspondiente gestión preventiva.

-Prevención en el manejo de los animales:

• Manejar los animales con prudencia, son imprevisibles.

• Acercarse a ellos por delante o lateralmente, en su ángulo de visión y hablando suavemente.

• No asustarlos voceando o haciendo aspavientos.

• Acostumbrar los animales al manejo y al contacto con las personas.

• No quedar cerrado en una zona reducida junto a animales de gran tamaño.

• Conducirlos en grupo por un lateral, ayudado de una vara, sin asustar o agredir el ganado.

• Extremar las precauciones en situaciones que pueden agravar los riesgos (celo, postparto, animales enfermos o especialmente agresivos…)

• Tratar de sustituir lo antes posible los animales especialmente agresivos.

-Recuerda que la normativa de sanidad animal determina que:

• Establece el deber de las personas responsables de los animales de poner los medios necesarios para que se puedan aplicar las medidas sanitarias con las debidas garantías de seguridad, tanto para los animales como para el personal que las ejecute.

• Señala que el ganado que presente dificultades de manejo debe ser inmovilizado por sus dueños, propietarios o poseedores con el objeto de que puedan realizarse con las debidas garantías las pruebas diagnósticas, de tal manera que no se ponga en peligro la integridad física de las personas y de los animales.

• Indica que el ganado que paste en libertad estará reunido e inmovilizado en mangas, corrales o explotaciones en el momento de realizar las pruebas.

-Seguridad en las actuaciones del personal veterinario:

• Se debe procurar que las instalaciones sean seguras tanto para el ganadero como para el personal veterinario y hacer un manejo adecuado de los animales.

• Las instalaciones deben estar lo más limpias posible y sin excrementos. Las superficies del suelo debe ser lisas, no resbaladizas, sin escalones y huecos que puedan causar caídas de los animales y de las personas.

• Acompañar el personal externo que acceda a la explotación y encargarse, dentro de lo posible, de la inmobilización de los animales y de mantenerlos tranquilos.

• Colaborar con el personal veterinario y seguir sus indicaciones relativas la como inmovilizarlo mejor, en función de las instalaciones y de las actuaciones que vayan a hacer.

• Asegurarse de disponer de medios para la inmobilización de los animales y de que están en buen estado. Mejorarlos a ser posible, serán mas seguros para ti y para los demás. Los servicios veterinarios o tu servicio de prevención de riesgos, de ser el caso, te pueden aconsejar.

• En todo caso, siempre que sea posible, los animales deben estar ya sujetos antes de que el personal veterinario entre en el establecimiento, evitando así que los animales se asusten y escapen.

• Se debe evitar que, en el momento de la manipulación, estén animales de otras especies sueltos (perros, aves de corral, cerdos…), ya que pueden asustar el ganado que se va a inmovilizar. También se debe evitar que acudan personas ajenas al trabajo que se realiza.

• Impedir que los otros animales de la explotación, diferentes de aquellos sobre los que se actúa, puedan golpear el personal veterinario:

– Asegurarse de que exista espacio suficiente con los animales.
– Poner barreras físicas entre los animales (barrotes…)
– Separar el animal que se va a tratar del resto de animales de la explotación.

• Una vez que se actúe sobre un animal, sigue las instrucciones del personal veterinario relativas a retirarlo y traer el siguiente.

 

-Algunas indicaciones para evitar riesgos:

En el caso de trabajar en cuadras, corrales, con colleras o trabadizas:

• A ser posible, no entrar por detrás de los animales para evitar patadas. Si hay que trabajar por detrás de ellos, debe existir suficiente espacio disponible.

• Si se va a trabajar por delante, no efectuar operaciones a través de los barrotes con riesgo de atrapamiento y asegurarse de la inmobilización de la cabeza (cuerda en los cuernos amarrada del lado contrario, en la barra lateral o en la trabadiza…)

• Si se trabaja con colleras o trabadizas, adoptar medidas adicionales de seguridad para evitar riesgos, tales cómo:

– Comprobar que los animales están inmovilizados antes de que acceda el personal veterinario.

– Si existen barras laterales de separación de los animales, situarse detrás de ellas.

– Cuando lo indique el personal veterinario, soltar los animales de uno en uno.

• Si se va a trabajar en cuadras o corrales:

– No permitir el acceso hasta que los animales estén inmovilizados.
– Evitar situarse entre dos animales.
– Evitar situarse entre el animal y la pared o un elemento físico.

Además, en las mangas:

• Trabajar lejos de los barrotes verticales para evitar los atrapamientos.

• Apretar bien los animales contra el lado sobre el que se vaya a trabajar en ellos.

• En caso de movilidad de la cabeza del animal, reforzar la inmobilización (mediante la cabeza atada con dos vueltas a la manga de manejo).

• Intentar situarse lo más alejado posible de la manga.

• En caso de tener que subirse a algún barrote de la manga, vigilar las puntas de los pies y vigilar la zona de acceso para evitar daños al bajar..

Recuerda:

• Si en la explotación existen trabajadores por cuenta ajena, es obligatorio tener organizada la prevención de acuerdo con la normativa de prevención de riesgos laborales (elegir una modalidad preventiva, evaluar los riesgos, planificar la prevención…)

• Disponer de unas instalaciones adecuadas ayuda a realizar las tareas con animales con más seguridad.

• Cuando sea posible, procura que los trabajos del personal se desarrollen sin presencia de los animales en el recinto.

• Si es preciso trabajar en la cercanía de los animales, estos deben estar inmovilizados o con los movimientos limitados todo lo que sea preciso.

• Utilizar medios de contención adecuados a cada caso permite el examen del ganado y disminuye el riesgo de ataques y accidentes (cornadas, patadas, atrapamientos, aplastamientos, pisaduras, mordeduras, sobreesfuerzos…)

• Mantener el ganado saneado, las instalaciones limpias y el ambiente de trabajo libre de contaminantes evita riesgos debidos a agentes biológicos y químicos.

• Tener la maquinaria en buen estado y hacerle las revisiones y el mantenimiento reduce los riesgos por agentes físicos (ruido, vibraciones…)

Más informacion sobre la campaña “Protege el trabajo del personal veterinario en tu explotación de ganado vacuno”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información