La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

“Con un 75% menos de abono que hace 20 años, se están logrando mejores resultados en el crecimiento de las plantaciones”

Conocemos las nuevas soluciones nutricionales de la marca de fertilizantes ICL. El director técnico de la firma en España y Portugal, José Antonio Martínez, ofrece algunas recomendaciones sobre la fertilización de plantaciones y cultivos en Galicia

“Con un 75% menos de abono que hace 20 años, se están logrando mejores resultados en el crecimiento de las plantaciones”

José Antonio Martínez director técnico en España y Portugal de ICL en un campo de ensayo de maíz.

Hablamos con el director técnico en España y Portugal de ICL, José Antonio Martínez López, sobre las nuevas soluciones nutricionales que ofrece la multinacional tanto para plantaciones forestales, caso del eucalipto, como para viñedos y cultivos forrajeros como el maíz. Martínez ofrece también algunas recomendaciones con las que seguir mejorando la fertilización de estos cultivos en Galicia.

– ICL es líder en la fertilización de cultivos forestales. ¿Qué tipo de abonos recomendáis en Galicia para las plantaciones forestales, principalmente de eucalipto?
-En ICL llevamos a cabo ensayos periódicos con distintos abonos para comprobar los resultados que ofrecen y poder proporcionar las mejores recomendaciones. Para las plantaciones forestales, y en especial para el eucalipto, estamos recomendando un fertilizante de liberación controlada NPK 8-20-7, totalmente encapsulado, que se aporta en el momento de la plantación. Es el nuevo Agroblen V-factor 8-20-7 +Boro +MgO, que cuenta con bioestimulantes que aumentan la resistencia a la sequía y mejoran el aprovechamiento del nitrógeno Pero además, tenemos una amplia gama de otros abonos que se han ido probando a lo largo de los años con distintas dosis.

¿Ha habido muchos cambios en la fertilización de los eucaliptos en los últimos años?
-Se ha optimizado mucho el abonado. Hace 20 años se usaban 200 gramos de abono por planta y ahora estamos empleando 50 gramos por ejemplar y se logran mejores crecimientos que por entonces. Esto permite un ahorro del 75% del abono que se echa en el monte, al tiempo que se logran mejores resultados, tanto de crecimiento de raíz como de hoja de la planta.

– En el caso del eucalipto, ¿qué nutrientes son importantes para el crecimiento de la planta?
-En el eucalipto es importante que en los 6 primeros meses la planta tenga un aporte de boro, nitrógeno y fósforo, ya que son los que más propician el crecimiento en esta primera etapa.

-Además del abonado en el momento de la plantación, ¿cuándo se debe hacer un nuevo aporte de abono?
-Lo ideal es hacer el abonado de mantenimiento en el año siguiente a la plantación, ya que es cuando será más efectivo y se lograrán mejores resultados en el árbol. Cuanto más se tarde en hacerlo peor resultará, por lo que lo más recomendable es hacerlo ya en el primer año. La composición del suelo también podría hacer que se pueda realizar en otro momento y lograr resultados satisfactorios. Si el abonado se hace al cabo del primer año, sabes que va a ser efectivo, si esperas al tercer o cuarto año, puede haber más dudas sobre la rentabilidad de la inversión que se hace en abono.

-¿Cuáles son las claves para un buen abonado de mantenimiento?
-Es fundamental aportar el abono adecuado y, sobre todo, hacer ese aporte en la época adecuada, en el momento en el que la planta va a precisar de él. Por eso, la recomendación es abonar en cobertera en el mes de abril, y sobre todo es preciso llevar a cabo trabajos de silvicultura previos, es decir desbrozar el matorral, para que ese abono sea aprovechado por el árbol y no vaya a parar a otras plantas. La silvicultura es primordial para el desarrollo de la plantación.

-¿En Galicia se cuida el abonado de mantenimiento o es una práctica aún que no se valora lo suficiente?
-Muchas veces la gente sólo tiene en cuenta experiencias previas y piensa que siempre va a obtener los mismos resultados. Piensan que el eucalipto les va a crecer igual que lo hizo la primera vez que plantaron esa parcela, aunque ya vayan por la tercera plantación en ese terreno, y piensan lograrlo sin aportarle los nutrientes que precisa la planta.

Hay que ver qué le hace falta al suelo y cuándo aportarlo para que este abonado sea efectivo. En Galicia se hace abonado de mantenimiento, pero no es una práctica extendida como en Portugal, que llevan muchos años de delantera en materia de gestión forestal, donde desde hace 15 años se hacen este tipo de abonados ajustados a las necesidades del suelo.

-Hablábamos hace poco con un técnico que nos decía que Galicia podría aumentar un 30% su producción de eucalipto sin necesidad de aumentar la superficie, sólo con un buen manejo, incluyendo ahí la fertilización (y planta con buena genética). ¿Coincide con esa opinión?
-Abonando y con una buena silvicultura puedes acortar los turnos de corta y reducir el número de años que precisas para producir la misma madera, recortando casi dos o incluso tres años.

“El polisulfato es una solución a tener muy presente por los viticultores, al ser ecológico, rentable y muy adaptado a las necesidades del viñedo en Galicia”

– En el segmento de cultivos leñosos, también destacan vuestras gamas específicas para viñedo. ¿Qué tipo de productos están teniendo éxito en Galicia?
-En Galicia, los cultivos de viñedo para vinificación tienen carencias habituales de potasio, calcio, magnesio y azufre. Precisamente ahí tenemos un producto ecológico, que producimos en una mina de Reino Unido, que es el polisulfato: 14 de potasio, 6 de magnesio, 17 de calcio y 48 de azufre. Es un producto que se puede aplicar en invierno y luego, en función de cómo vaya presentándose la temporada, se puede complementar con otros abonos. El polisulfato (comercializado bajo el nombre de Polysulphate) creo que puede ser una solución a tener muy presente por los viticultores, al ser ecológico, rentable y muy adaptado a las necesidades del viñedo en Galicia.

El Polysulphate es exclusivo de ICL a nivel mundial

El Polysulphate es exclusivo de ICL a nivel mundial.

-¿Cómo valora la situación de abonado de los viñedos en Galicia?
– Hasta ahora los productores sólo se han preocupado de hacer abonados tradicionales, con un aporte NPK de 5-7-20, y es preciso ir un paso más allá en la profesionalización de los viñedos. Hace falta hacer analíticas del suelo y decidir después qué aporte se debe hacer.

– En cuanto a gamas de abono, ¿qué posibilidades de mejora hay?
-Se deberían de hacer más enmiendas durante el invierno y para el aporte que se haga en primavera se debe optar por fertilizantes de liberación controlada. En viñedo suele aportarse entre un 5 y 7 de nitrógeno y muchas veces ese aporte se hace en febrero, con bajas temperaturas y mucha agua en el terreno, de manera que lo que realmente se aprovecha es muy poco. Mi recomendación pasa por garantizar la efectividad del abono que se proporcione, por lo que en el abonado de primavera no echaría nada que no esté recubierto.

-¿Cómo va a cambiar la fertilización para el agricultor y para el propietario forestal con las nuevas exigencias que marcará el Real decreto de Nutrición de Suelos que prepara el Ministerio?
-Los cambios que se introducen vienen marcados por Europa y creo que el cambio ya se ha dado, en cierta medida, en la manera de producir, enfocándose todo cada vez más a una producción más sostenible y de respecto por el medio ambiente.

Las nuevas generaciones ya están exigiéndonos que se produzca ese cambio, no entenderán que no hagamos las cosas lo mejor posible. En ICL vimos la necesidad de ese cambio hace ya mucho tiempo, lo que se muestra en los productos mejorados. Ahora estamos gastando 50 kilos por hectárea para abonar eucalipto, cuando antes se echaban 200 kilos. El futuro va en esa línea, aprovechar las nuevas tecnologías para conseguir prácticas cada vez más sostenibles.

-¿Qué tecnologías está impulsando ICL para reducir las pérdidas de los fertilizantes, bien por lixiviación por lluvias, o bien por pérdidas atmosféricas?
-En ICL estamos usando dos técnicas. Por una parte empleamos E-MAX, una tecnología por la cual encapsulamos nitrógeno, urea, acompañado de polisulfato que también contribuye a que no se evapore la urea. Además tenemos también las resinas, en las que encapsulamos todo NPK. Nuestra resina es muy uniforme, por lo que actúa del mismo modo haya 25 o 15 grados. El gran éxito de estas líneas es que llevan 50 años sin dar problemas, ofrecemos unas garantías que no logran otras marcas y que ratifica el hecho de que tengamos el 80% de las ventas del mercado en estas gamas.

– Y en los cultivos forrajeros, ¿qué gamas de productos tiene disponible ICL para potenciar el crecimiento del maíz en Galicia?
-Llevamos muchos años haciendo pruebas y procurando una solución integral, no sólo un abono. Estamos consiguiendo unos muy buenos resultados con la combinación de distintos productos adaptados a las necesidades del cultivo en cada una de las fases de crecimiento y logramos rentabilidades que no se consiguen de otro modo.

Nuestra propuesta es comenzar el ciclo con Agromaster Start Mini (21-21-5), que nos proporciona un buen arranque en el momento de la siembra, a dosis de 50 Kg. / hectárea, y aportando después un Agromaster (27-10-10) a 500 kilos. Esto se complementaría con abonos foliares, Agroleaf, que puedes mezclar con el herbicida que escojas.

Con esa solución integral, que combina un Start Mini, Agromaster y Agroleaf, conseguimos grandes rendimientos y además siendo competitivos en precios por hectárea, ya que realmente lo que nos interesa es tener un buen retorno de inversión y eso se logra con buenos precios por hectárea y la seguridad de que el abonado funciona siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información