Concentración en contra de una mayor protección al lobo

Unións Agrarias se moviliza ante la Delegación del Gobierno en demanda de soluciones para las ganaderías afectadas por periódicos ataques de los cánidos

Concentración en contra de una mayor protección al lobo

Concentración de Unións Agrarias ante la Delegación del Gobierno, en A Coruña.

La decisión del Gobierno central de aumentar la protección del lobo se vive en el campo como un desprecio hacia las granjas afectadas por ataques de los cánidos. En Galicia, el lobo ya era una especie no cinegética, que sólo se podía cazar con autorizaciones especiales en el caso de daños reiterados sobre el ganado. El endurecimiento de su protección tendrá pues escaso impacto ambiental positivo, pero sí un importante impacto social en contra, pues las granjas perciben que el lobo genera más interés y preocupación que los ganaderos que conviven con la especie.

Para visibilizar el malestar que hay en el campo por el aumento de la protección del lobo, UniónsAgrarias convocó una concentración simbólica ante la Delegación del Gobierno de A Coruña, con participación de ganaderos de la montaña lucense afectados por periódicos ataques del lobo a sus rebaños.

La organización agraria pide mayores apoyos para la prevención de daños, que en caso de ataques se paguen las indemnizaciones en tiempo -«y no dos años después», cuestionan-, y que se pacten soluciones para reducir las incursiones del lobo en las ganaderías.

Unións es partidaria de que se mantengan las acciones de caza en el caso de daños reiterados en una zona. También propone la instalación de muladares temporales en el monte -puntos en los que se abandonen cadáveres de ganado muerto en las granjas por causas naturales-, para ofrecerle alimentación disuasoria a los cánidos en determinadas épocas y zonas.

La cuestión de la caza del lobo en el caso de daños reiterados en teoría podrá seguirse haciendo, aunque el lobo entre en el registro de especies de protección especial. Lo único que cambiará es que su control, en lugar de hacerse por medio de cazadores, tendría que hacerse por medio de agentes medioambientales, como ya se hace en Asturias, con la posible colaboración puntual de cazadores. Queda por ver si en la práctica, la Xunta está dispuesta a arbitrar este sistema.

La puesta en marcha de muladares tiene más difícil encaje. Recientemente en el Parlamento gallego, el grupo popular se opuso a su puesta en marcha con el argumento de que Europa sólo permite muladares en el caso de especies en peligro de extinción, » y el lobo, desde nuestro punto de vista, no está ni mucho menos en peligro de extinción», argumentan los populares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información