Condicionalidad reforzada de la PAC, estos serán los requisitos ambientales para cobrar las ayudas

El nuevo periodo de la PAC, que se iniciará en el 2023, elevará el listón de las buenas prácticas agrarias que deben cumplir las explotaciones para percibir los apoyos europeos. Repasamos las líneas de la normativa que se avecina

Publicidade
Condicionalidad reforzada de la PAC, estos serán los requisitos ambientales para cobrar las ayudas

El trébol computará como cultivo fijador de nitrógeno, a efectos de la condicionalidad reforzada.

La nueva PAC vendrá marcada por una arquitectura verde que fija mayores objetivos ambientales y de lucha contra el cambio climático. La base de la arquitectura verde de la PAC será una condicionalidad reforzada, que a los requisitos de la actual condicionalidad suma los del pago verde (greening) y otros nuevos. Todos estos requisitos serán obligatorios a partir del 2023 para percibir las ayudas europeas. De no cumplirlos, el productor se expondrá a penalizaciones económicas.

A mayores de la condicionalidad reforzada, cada país diseñará compromisos adicionales en materia ambiental para abonarle pagos adicionales a las explotaciones. Serán los pagos agroambientales y los llamados ecoesquemas, que en España ya cuentan con un primer borrador, sobre el que el sector hizo alegaciones y propuestas.

Normas de la condicionalidad reforzada
Repasamos a continuación los requisitos generales de buenas prácticas ambientales y agrarias, así como los requisitos legales de gestión, que tendrán que seguir las explotaciones para cumplir con la condicionalidad reforzada. Esta condicionalid reforzada se le exigirá a todas las explotaciones, incluidas las que ahora estaban exentas por figurar en el régimen de pequeños agricultores.

La norma se concretará en el primer semestre del 2021, cuando estarán listos los reglamentos europeos de la nueva PAC y el Plan Estratégico Nacional de España, ahora en fase de negociación y elaboración. Una de las cuestiones pendientes de definir es la normativa de condicionalidad referida al uso de purines, que también dependerá de las exigencias del futuro decreto de nutrición sostenible de los cultivos.

  • Mantenimiento de pastos permanentes
  • El objetivo principal es evitar la conversión de pastos permanentes a otros usos agrícolas, de forma que se preserven así las reservas de carbono del suelo. Se usará la campaña 2015 como periodo de referencia y cada año se verificará que, a nivel estatal, no se produjo una conversión superior al 5% de pastos permanentes a otros usos.

    De superarse esa cifra, se le obligará a los productores afectados a restaurar pastos permanentes.

  • Protección de humedales y turberas
  • Se definirá una nueva capa en el Sigpac en la que se incluirán los humedales y turberas a proteger por su función de sumidero de carbono. También figurarán las parcelas agrícolas afectadas por esa zonificación. Posteriormente se definirán los niveles de protección y las prácticas agrícolas permitidas.

  • Prohibición de quema de rastrojos de cultivos herbáceos
  • El objetivo principal de la norma es aumentar los contenidos de materia orgánica en el suelo.

  • Rotación o diversificación de cultivos para preservar el potencial del suelo
  • El potencial del suelo depende de diversos factores, como la estructura, la materia orgánica, el contenido químico, los microorganismos o la presencia de plagas y enfermedades. La rotación se entiende que es beneficiosa para todos estos factores y que aumenta la biodiversidad. Se podrán valorar excepciones a la rotación en determinados cultivos, como la alfalfa.

  • Porcentaje de tierras de cultivo para superficies no productivas
  • La actual superficie de interés ecológico (Sie) de la PAC tendrá continuuidad con esta norma. El objetivo es mejorar la biodiversidad, para lo cual se exigirá un porcentaje mínimo de tierras en barbecho; superficies con cultivos fijadores de nitrógeno, como el trébol; elementos del paisaje (árboles aislados, charcas, muretes de piedra seca) y/o franjas de protección de los cauces fluviales, etc.

    Se prevé que en el 2021 concluya la incorporación al Sigpac de los elementos del paisaje, pues actualmente se están haciendo trabajos de detección de los mismos por fotointerpretación.

  • Creación de márgenes de protección al lado de los ríos
  • En zonas designadas como vulnerables a nitratos -que no existen por el momento en Galicia-, se respetarán las franjas de protección establecidas para los cursos fluviales, sin aplicar fertilizantes y sin tener producción agrícola en ellas. La aplicación de fitosanitarios respetará un margen de 5 metros.

  • Gestión del laboreo para evitar la degradación del suelo
  • No se labrará la tierra en la dirección de la máxima pendiente cuando esta pendiente sea igual o superior al 15%, salvo que existan bancales. Esta norma no será de aplicación en parcelas menores a 1 hectárea o en fincas alargadas y estrechas en el sentido transversal a la pendiente.

  • Mínima cobertura del suelo en periodos y áreas sensibles
  • En tierras de cultivo, no se podrá labrar la tierra tras la cosecha y antes de la presiembra. En cultivos leñosos, siempre que haya calles en las líneas de máxima pendiente, tendrá que haber cobertura vegetal con un mínimo de un metro de ancho. No se aplica en fincas de menos de una hectárea.

Requisitos legales de gestión

Junto con los compromisos de buenas prácticas, la condicionalidad reforzada establece una serie de requisitos legales de gestión. Entre ellos, figuran los siguientes:

– Evitar la contaminación de las aguas por nitratos. Las explotaciones deberán contar con un cuaderno en el que anoten para cada finca las fechas de aplicación de fertilizantes y abonos orgánicos, así como las cantidades.

– Uso sostenible de plaguicidas. Se verificará que el productor cumple con el deber de inspección de equipos de aplicación de fitosanitarios y que cuenta con el carné pertinente de aplicador.

– Bienestar de los animales. Se establecen una serie de directrices para garantizar el bienestar de terneros de recría y del resto de animales de las granjas.

– Normas para garantizar la seguridad alimentaria de los productos destinados la alimentación animal y humana.

– Conservación de aves: no abandonar residuos como plásticos, cuerdas o aceites en los terrenos de la explotación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información