Consejos para hacer un buen ensilado de leguminosas

Resumen de la ponencia de Sonia Pereira Crespo en la jornada técnica do CIAM "Nuevas leguminosas anuales en las rotaciones forrajeras para la producción de leche: Aspectos Agronómicos y nutricionales"

Consejos para hacer un buen ensilado de leguminosas

Cun bo presecado da herba e utilizando inoculantes é posible facer un bo silo de trevos e raigrás.

¿Como hacer un buen silo de leguminosas anuales? Esta fue la pregunta a la que respondió la investigadora Sonia Pereira Crespo durante las jornada «Nuevas leguminosas anuales en las rotaciones forrajeras para la producción de leche: Aspectos Agronómicos y nutricionales», celebrada el pasado 19 de diciembre en el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM).

Aspectos básicos:
Sonia Pereira inició su ponencia explicando algunos aspectos básicos para entender su investigación:

1. El ensilado es una técnica natural, se trata de una acidificación natural por la fermentación de los azúcares presentes en el forraje en ausencia de oxígeno, y realizada por bacterias lácticas.
2. Los principios básicos de la conservación mediante ensilado son: conseguir condiciones de anaerobiosis (ausencia de oxígeno) en el forraje lo antes posible, y disminuir el pH de manera rápida incluso un valor ideal de 4, con el objetivo de limitar la degradación proteica e impedir el desarrollo de la flora butírica, los Clostrídios.
3. A La mayor o menor facilidad de un forraje para conservarse (fermentar) bien le llamamos ensilabilidad, existen 3 aspectos fundamentales que caracterizan la ensilabilidad de un forraje:

  • 3a. El contenido de carbohidratos solubles en agua, los azúcares solubles, substrato para la fermentación láctica. La ensilabilidad depende de la disponibilidad del substrato para la fermentación láctica.
  • 3b. El contenido en materia seca del forraje, importante también por la producción de efluente que ocasionaría importantes pérdidas de materia seca y un grave riesgo medioambiental.
  • 3c. La capacidad tampón, que se define como la resistencia que presenta el forraje a las variaciones de pH. Cuanto mayor sea la capacidad tampón de un forraje más ácido láctico será necesario que se forme en el ensilado para poder conseguir el pH excelente, de 4.

La dificultad de hacer buenos silos de leguminosas
En este sentido, reconoció que las leguminosas presentan en una menor ensilabilidad que el maíz o el raigrás polo su menor contenido en azúcares y materia seca y la mayor capacidad tampón, tal y como se recoge en este cuadro:

SONIA_SILO_LEGUMINOSAS_03_STANDAR
Por lo tanto, hace falta estudiar estrategias para asegurar una buena conservación de estos forrajes ensilados, con el fin de preservar su alto valor nutricional. Partiendo de estas premisas, Sonia Pereira realizó un estudio sobre el efecto del presecado y uso de inoculante en la calidad fermentativa de los ensilados de leguminosas anuales.

El estudio lo realizó durante los años 2010 y 2011, con dos períodos de presecado, uno de 24 y otro de 48 horas, y también se evaluó el efecto de la aplicación de un inoculante a base de bacterias lácticas homofermentativas.
Las cuatro leguminosas anuales que se estudiaron fueron el trébol migueliano, el trébol rojizo, la serradela y el trébol persa resupinatum.

Hicieron 5 repeticiones y un total de 160 silos de laboratorio para determinar cuáles son las mejores estrategias para asegurar un correcto ensilado de las leguminosas anuales.

Importancia de hacer un correcto presecado para reducir la humedad
Y estos fueron los resultados:

SONIA_SILO_LEGUMINOSAS_09_STANDAR ⦁ MS=Materia Seca; CSA= Carbohidratos; CF= Coeficiente de Fermentabilidad (menor de 35 baja ensilabilidad, mayor de 45 alta ensilabilidad).

En lo referente a los contenidos en MS fueron superiores los valores conseguidos en el año 2010, llegando a contenidos de MS del 32% para el periodo de presecado de 48h. Estas diferencias entre los dos años en las pérdidas de humedad, con unos períodos de presecado de igual duración se deben a las diferentes condiciones metereológicas durante el presecado.

En el año 2011, las pérdidas de humedad durante el presecado fueron mucho menores, llegando únicamente a valores del 25% con un presecado de 48h. En el año 2010 las condiciones son más favorables para que se lleve a cabo un correcto presecado del forraje, en el año 2011 a pesar que es una fecha más avanzada y con mayores temperaturas, la velocidad del viento fue menor, la humedad relativa mayor y la insolación fue menor, por lo que si las condiciones no son buenas no compensa presecar el forraje.

En el año 2010 con un periodo de presecado de 48h, consecuencia de las condiciones excelentes para el correcto presecado, los coeficientes de fermentabilidad presentan valores cercanos o superiores a 45, umbral a partir del cual se considera que el forraje presenta una ensilabilidad alta.

SONIA_SILO_LEGUMINOSAS_10_STANDAR Por esto es necesario planificar adecuadamente las tareas de ensilado, prestando especial atención a las condiciones climáticas.

Uso de inoculante
Una vez comprobada la importancia de hacer un buen presecado de 48 horas para conseguir un porcentaje de materia seca de un mínimo de entre lo 25 y el 30%, el siguiente paso de la investigación de Sonia Pereira fue a determinar el efecto del uso de inoculante sobre la calidad fermentativa de ensilados de leguminosas.

Para eso utilizó un inoculante comercial de bacterias lácticas homofermentativas sobre legumisosas con distintos presecados: 24 y 48 horas, y también un tratamiento sin inoculante.

Y los resultados fueron los siguientes:

SONIA_SILO_LEGUMINOSAS_07_STANDARSONIA_SILO_LEGUMINOSAS_11_STANDAR

Como se observa, la calidad fermentativa de los ensilados mejoran con el uso del inoculante, siempre y cuando el porcentaje de materia seca sea superior al 25%. Por lo tanto el uso de inoculante, por sí solo, no es suficiente para asegurar una buena calidad de conservación.
Conclusiones:
– Las leguminosas anuales estudiadas presentan una baja ensilabilidad.
– Es posible obtener ensilados bien conservados, si conseguimos elevar el contenido en materia seca del forraje hasta cerca del 25-30%, lo cual se consiguió mediante un presecado en el campo de 48 h, con buen tiempo.
– Es necesario planificar adecuadamente las tareas de ensilado, prestando especial atención a las condiciones climáticas.
-El uso de inoculante es inefectivo con niveles altos de humedad.
Puedes ver la ponencia completa de Sonia Pereira en este enlace. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información