La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Control de plagas y malas hierbas en maíz: la estrategia de Kenogard

Kenogard consolida su catálogo de insecticidas y herbicidas para mejorar el manejo del cultivo; soluciones disponibles y recomendaciones a tener en cuenta

Control de plagas y malas hierbas en maíz: la estrategia de Kenogard

Parcela de maíz con control de malas hierbas. / Imagen: Kenogard.

Kenogard sigue apostando por incorporar novedades a sus catálogos de cultivos extensivos. En este espíritu de mejora, continúa trabajando y reforzando su catálogo de soluciones para maíz, tanto insecticidas como herbicidas.

Control de plagas en maíz

Kenotrin® Geo es un insecticida dirigido al control de plagas de suelo como gusanos grises (rosquillas, agrotis) y gusanos de alambre y blancos. Se caracteriza por su fuerte efecto de choque y persistencia en suelo, actúa por contacto e ingestión, y ejerciendo un efecto barrera de protección de la semilla, pues presenta una importante acción repelente.

Kenotrin® Geo se formula como un microgránulo de tamaño homogéneo y con ausencia de polvo, con la tecnología “G Plus”, que actúa como protección del producto y que modula su liberación al medio.

Imagen de un saco de Kenotrin Geo

Imagen de un saco de Kenotrin Geo

Esta formulación permite combinar la rapidez de acción junto con una adecuada persistencia en el suelo, incrementando el periodo de protección del cultivo. Kenotrin® Geo está autorizado en cultivos como maíz y patata, entre otros, a una dosis de 10-15 kg/ha, estando recomendada su aplicación en el momento de la siembra. Una vez en suelo, el producto se caracteriza por su baja solubilidad, no viéndose afectado por posibles lavados de lluvias.

Aplicaciones foliares

A lo largo del cultivo, puede ser recomendable realizar posteriores aplicaciones insecticidas por vía foliar para proteger el cultivo de posibles afecciones de diversas plagas como pulgones y cicadélidos (vectores de virosis) y orugas, que en distintos momentos pueden atacar al maíz emergiendo (Agrotis), perforando los tallos (Ostrinia, Sesamia), las hojas (Mythimna) o el ataque a mazorcas (Heliothis y otras orugas).

A lo largo del cultivo, de ser necesario, pueden aplicarse insecticidas en combinación con herbicidas de postemergencia

Para ello, se propone como opción preferente el uso de KenoTrin® 10 Pro, formulado microencapsulado de alta calidad para aplicación foliar. La microencapsulación del insecticida proporciona unas ventajas frente al uso de otro tipo de productos. Las microcápsulas son estables en medio líquido; una vez se seca la aplicación, se libera el ingrediente activo y se adhiere a la hoja y/o a la cutícula del insecto, proporcionando una mayor persistencia y menor lavado por lluvia.

Este tipo de tratamientos se realizan principalmente en mezcla con los herbicidas de postemergencia temprana, aprovechando la entrada a la finca para su aplicación.

Control de malas hierbas en maíz

El control de malas hierbas en maíz es un aspecto decisivo en el manejo y rendimiento del cultivo, de cara a evitar la competencia de éstas, y por tanto optimizar la futura cosecha.

Kenogard S.A. dispone de un amplio catálogo de herbicidas autorizados en el cultivo, que permiten adaptar la mejor combinación de materias activas a las necesidades de cada agricultor y cada parcela.

Para un control eficaz de las malas hierbas emergidas se recomienda la aplicación de Herbikon®, herbicida que combina 3 sustancias activas (Dicamba, Nicosulfuron y Rimsulfuron) con modos de acción complementarios, asegurando un alto control tanto de malas hierbas gramíneas como de hoja ancha.

Otra posible solución es Kingsley®, herbicida sistémico en forma de gránulos solubles en agua (SG), que está compuesto por dos materias activas: nicosulfuron y dicamba. Dos materias activas con modos de acción diferentes y complementarios que han demostrado un excelente efecto sinérgico, además de asegurar una adecuado manejo y prevención de la aparición de resistencias.

Envase de Kingsley.

Envase de Kingsley.

La combinación de estas dos materias activas complementarias hace que Kingsley® tenga un amplio espectro de acción en el control de malas hierbas en aplicaciones postemergencia, actuando sobre gramíneas y dicotiledóneas anuales, bianuales y perennes.

Se recomienda aplicar Kinsley® a 250g/ha junto con un aceite vegetal de efecto mojante como Chidor®, a la dosis de 3 l/ha., aplicando con las malas hierbas en crecimiento activo, con el maíz en estado de 2 a 8 hojas y asegurando un volumen de caldo entre 100 y 400 litros/hectárea.

Opciones adicionales
En caso necesario, se puede establecer un programa de tratamientos junto con otros herbicidas de Kenogard para reforzar la eficacia o control de algunas malas hierbas concretas o de difícil control. En este caso, Kenogard en ensayos de campo ha demostrado que establecer un programa de tratamiento junto con MesoGard® a 1,0 litros / hectárea puede dar un control más consistente en caso de dicotiledóneas problemáticas o presencia de ciperáceas.

Además de Kingsley®, Kenogard también dispone de Untai® Xtra, producto a base de s-metolacloro, que junto con otros herbicidas del catálogo, como Redier®, Shiver® u Oceal® -aplicados solos o combinados en función de las malas hierbas presentes-, son una excelente solución a los problemas de malas hierbas que afectan la rentabilidad del cultivo de maíz, facilitando el uso de diferentes familias químicas y reduciendo los posibles riesgos de aparición de resistencias

Kingsley® – Espectro de acción y Sinergia

Gráfica sobre espectro de acción y sinergias de Kingsley

Gráfica sobre espectro de acción y sinergias de Kingsley

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información