Cuatro de cada diez euros de la nueva PAC llegarán a las granjas por aspectos medioambientales

La Comisión Europea hace público un informe sobre la influencia que el Pacto Verde tendrá en las ayudas a la agricultura y la ganadería en los próximos años. En el presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027 el 40% de los fondos de la Política Agrícola Común deberá contribuir a la acción por el clima

Publicidade
Abonadora

El uso de abonos químicos estará más limitado en los próximos años, igual que los antibióticos y los pesticidas

Los alimentos europeos, además de ser seguros, nutritivos y de alta calidad, deberán producirse con un impacto mínimo sobre la naturaleza. Será una exigencia que agricultores y ganaderos tendrán que cumplir si quieren seguir recibiendo fondos de la UE a través de la PAC.

Más allá de la constante amenaza de reducción de fondos para agricultura en el próximo marco presupuesto de la UE, la Política Agrícola Común para el nuevo periodo 2021-2027 estará muy condicionada por la aprobación del Pacto Verde europeo y las Estrategias De la granja a la mesa y de Biodiversidad para 2030 presentadas por la Comisión Europea el pasado 20 de mayo.

Hasta el punto de que 4 de cada 10 euros de la nueva PAC deberán contribuir a los objetivos medioambientales establecidos en estos documentos, lo que obligará a las explotaciones a modificar prácticas y estrategias actuales de funcionamiento para mantener las ayudas. «La propuesta de reforma de la PAC de la Comisión es compatible con el Pacto Verde y sus Estrategias asociadas de Biodiversidad y De la granja a la mesa. La PAC tiene potencial para acomodarse a las ambiciones del Pacto Verde», avanza la Comisión en un documento de trabajo que vincula la reforma de la PAC y el Pacto Verde.

«Está claro que la transición hacia una agricultura y ganadería más sostenibles debe estar respaldada por una PAC que se centre en el Pacto Verde. La nueva PAC, que la Comisión propuso en junio de 2018, tiene como objetivo ayudar a los agricultores a mejorar su desempeño ambiental y climático a través de un modelo más orientado a lograr mejores estándares ambientales obligatorios, nuevas medidas voluntarias y un mayor enfoque sobre inversiones en tecnologías y prácticas verdes y digitales», añade.

La Comisión Europea destaca que los subsidios de la PAC representan el 57% de los ingresos agrícolas netos en la UE

La Comisión Europea destaca que los subsidios de la PAC representan actualmente el 57% de los ingresos agrícolas netos en la UE y defiende el cambio de prioridades: «Se necesitarán inversiones para fomentar la innovación y crear sistemas alimentarios sostenibles. La PAC también debe facilitar cada vez más el apoyo a las inversiones para mejorar la resiliencia y acelerar la transformación verde y digital de las granjas», argumenta el Ejecutivo europeo en el propio documento que incluye las 27 medidas de la Estrategia De la granja a la mesa a aplicar entre 2020 y 2030.

Las disposiciones clave de la propuesta de la Comisión, que deben mantenerse en la legislación final de la PAC según lo acordado por el Consejo y el Parlamento Europeo, incluyen:

  • un principio de «no retroceso» que obliga a los Estados miembros en sus planes estratégicos de la PAC a mostrar una mayor ambición que en la actualidad con respecto a los objetivos relacionados con el medio ambiente y el clima
  • un ambicioso sistema de condicionalidad que mantenga estándares clave (en particular para la rotación de cultivos, la cobertura del suelo, el mantenimiento de pastizales permanentes, tierras agrícolas dedicadas a áreas o características no productivas)
  • esquemas ecológicos obligatorios para los Estados
  • gasto mínimo limitado para eco-esquemas e indicaciones adicionales sobre prácticas agrícolas que podrían ser apoyadas por eco-esquemas
  • integración de elementos relevantes de la legislación sobre bienestar animal y resistencia a los antimicrobianos en la PAC
  • gastos de protección ambiental para el medio ambiente y el clima del 30% del presupuesto de desarrollo rural para cada Plan Estratégico de la PAC, excluyendo pagos para áreas con limitaciones naturales, así como la protección de las intervenciones sectoriales
  • requisitos de recopilación de datos y enfoques de datos comunes entre políticas
  • disposiciones para mejorar la posición de los agricultores en la cadena de suministro de alimentos

Mayor poder de decisión de los Estados

La Estrategia De la granja a la mesa carece de financiación específica, por lo que la Política Agrícola Común (PAC) seguirá siendo la herramienta clave para apoyar la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles, acompañando esta transformación de los agricultores y ganaderos con la focalización de los fondos agrícolas hacia soluciones innovadoras y prácticas de producción sostenibles.

«Es un error seguir invirtiendo dinero en la economía del siglo XX, los fondos deben ir destinados a digitalización y economía verde y circular. La PAC debe facilitar cada vez más el apoyo a la inversión para acelerar la transformación ecológica y digital de las explotaciones agrícolas», asegura Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea y responsable del Pacto Verde.

Es un error seguir invirtiendo dinero en la economía del siglo XX, los fondos deben ir destinados a digitalización y economía verde y circular (Frans Timmermans)

Una de las modificaciones en la distribución de ayudas que propone Bruselas coincide con las demandas históricas del sector agroganadero gallego, al que beneficiaría el cambio de criterio de reparto de ser confirmado por el Goberno de España en su Plan Estratégico de distribución de fondos: «El requisito de mejorar la eficiencia y la efectividad de los pagos directos al limitar y orientar mejor el apoyo a los ingresos de los agricultores que cumplen con la ambición ecológica, en lugar de a las entidades y empresas meramente propietarias de tierras agrícolas, sigue siendo un elemento esencial de la futura PAC. La capacidad de los Estados Miembros para garantizar esto debe establecerse en los Planes Estratégicos», defiende la Comisión Europea.

esquema 9 obxectivos PAC 2021-2027En este sentido, el Ejecutivo comunitario hará recomendaciones a cada Estado miembro sobre los nueve objetivos específicos de la PAC, antes de que presenten formalmente sus proyectos de Planes Estratégicos. «La Comisión prestará especial atención a la consecución de los objetivos del Pacto Verde y los derivados de la Estrategia De la granja a la mesa y la Estrategia de Biodiversidad para 2030 solicitando a los Estados miembros que establezcan valores nacionales explícitos para esos objetivos, teniendo en cuenta su situación específica. Sobre la base de estos valores, los Estados miembros identificarán las medidas necesarias en sus Planes Estratégicos de la PAC», avanza Bruselas.

Aunque es la Comisión la que fijará las prioridades, una de las novedades de la nueva PAC es precisamente el mayor poder de decisión que otorga a los distintos Estados miembros de la UE a la hora de establecer los criterios para el reparto de los fondos, aunque posteriormente las Autoridades comunitarias monitorizarán los resultados y el impacto real de esos fondos para el cumplimiento de los objetivos marcados en el Pacto Verde.

Ecologizar la PAC

esquema PAC 2021-2027«La PAC seguirá siendo un instrumento clave para apoyar a los agricultores en la transición hacia un sistema alimentario sostenible», avanzan desde Bruselas. La propuesta de reforma de la PAC de 2018 ya se centra en la sostenibilidad y vincula estrechamente el apoyo de la PAC a la legislación en materia de medio ambiente, clima e inocuidad de los alimentos.

Los Estados miembros deberán utilizar un nuevo medio de financiación del medio ambiente y el clima (“esquemas ecológicos”) a partir de los pagos directos de la PAC, para alentar a los agricultores a adoptar o mantener prácticas que beneficien el medio ambiente y el clima de acuerdo con el Pacto Verde. Esta nueva posibilidad de pagos anuales en lugar de plurianuales (como los compromisos agroambientales y climáticos en vigor en el periodo 2014-2020 bajo los Programas de Desarrollo Rural) «los hará particularmente atractivo para ciertos agricultores», argumenta la Comisión Europea.

Los Estados deberán reservar una parte de los pagos directos para los llamados eco-esquemas, a los que los agricultores y ganaderos podrán acogerse voluntariamente

Estos esco-esquemas, también llamados «regímenes ecológicos», ofrecerán una importante fuente de financiación para impulsar las prácticas sostenibles, como la agricultura de precisión, la agroecología (incluida la agricultura ecológica), la creación de elementos paisajísticos, la captura de carbono en suelos agrícolas y la agrosilvicultura. La diversificación y rotación de cultivos, el mantenimiento de pastizales permanentes y la conservación de zonas agrícolas de valor ecológico son algunas de las prácticas que la Comisión Europea pone como ejemplos en un documento publicado a finales de 2019.

Las normas obligatorias dentro del sistema de condicionalidad propuesto establecería una línea de base para hacer que la agricultura sea más sostenible. Las obligaciones clave incluirían (entre otras) aquellas relacionadas con la rotación de cultivos, la protección del suelo, el mantenimiento de pastizales permanentes, la protección de humedales y turberas, las directivas sobre Red Natura 2000 y la necesidad de proteger las características del paisaje existentes o dedicar un área en cada granja a características «no productivas» .

Las compensaciones por zonas desfavorecidas no computarán directamente como fondos para mejorar el medio ambiente y se evitarán las inversiones en sistemas de riego

«La Comisión apoyará la introducción de un presupuesto mínimo compartimentado para estos regímenes ecológicos», avanza, para asegurar que los Estados miembros cuentan con los recursos necesarios en sus Planes Estratégicos para fomentar estas prácticas y formulará recomendaciones en este sentido relativas a los nueve objetivos específicos de la PAC para cada uno de los Estados miembros antes de que presenten oficialmente sus respectivos proyectos de Plan Estratégico (el análisis relativo a España data del pasado mes de septiembre).

Habrá un sistema para rastrear el gasto en los planes de la PAC relacionados únicamente con los objetivos del cambio climático, excluidos otros objetivos ambientales

Asimismo, al menos el 30% del presupuesto de desarrollo rural dentro del segundo pilar de la PAC deberá destinarse a actividades de mayor valor directo para el medio ambiente y el clima, excluyendo la compensación por áreas agrícolas con desventajas naturales («pago por áreas que enfrentan limitaciones naturales»), ya que, argumenta el Ejecutivo comunitario, «el vínculo de este apoyo con los beneficios ambientales y climáticos no es directo». La propuesta de la Comisión también incluye, por ejemplo, elementos para evitar el apoyo a las inversiones que podrían ser perjudiciales para el medio ambiente (por ejemplo, «las inversiones en riego no son coherentes con los objetivos de la Directiva Marco del Agua», dice).

Producir alimentos sanos con una agricultura más sostenible

Las dos patas fundamentales de la Estrategia De la granja a la mesa en lo que se refiere a la transformación de la producción agrícola y ganadera de la Unión Europea son la reducción a la mitad en la próxima década del uso de antibióticos y pesticidas, así como un 20% el uso de fertilizantes químicos al tiempo que se multiplica por tres la superficie actual destinada a agricultura ecológica hasta alcanzar en 2030 el 25% de la superficie agraria total.

La Comisión desarrollará junto con los Estados miembros un plan de acción de gestión integrada de nutrientes para disminuir en un 50% las pérdidas de nutrientes de los suelos agrícolas, garantizando que no se deteriore su fertilidad, lo que permitiría reducir en al menos un 20% el uso de fertilizantes y prevenir la contaminación por su uso excesivo, aplicando plenamente la legislación vigente sobre contaminación por nutrientes (nitratos y fosfatos), además de fomentar el reciclado de nutrientes procedentes de distintas formas de residuos orgánicos como fertilizantes.

Será necesario disminuir en un 50% las pérdidas de fertilidad del suelo y fomentar el uso de fertilizantes orgánicos evitando la contaminación por nitratos y fosfatos

Para alcanzar el objetivo de triplicar el peso de la agricultura ecológica en la UE, es fundamental fomentar la demanda. Además de las medidas incluidas en la PAC, la Comisión presentará un plan de acción sobre agricultura ecológica. Esto ayudará a los Estados miembros a estimular tanto la oferta como la demanda de productos ecológicos y garantizar la confianza de los consumidores mediante campañas de promoción y gracias a la contratación pública ecológica en la compra de alimentos o contratos de subministro para organismos e instituciones públicas como colegios u hospitales, así como la posibilidad de establecer tasas impositivas diferentes más bajas para los productos ecológicos.

La Comisión presentará un plan de acción sobre agricultura ecológica que incluirá la posibilidad de establecer tasas impositivas más bajas para los productos ecológicos

Además, con el fin de mejorar la resiliencia de los sistemas alimentarios regionales y locales, la Comisión, con la intención de crear cadenas de suministro más cortas, apoyará la reducción de la dependencia del transporte de larga distancia (aproximadamente 1.300 millones de toneladas de productos agrícolas, forestales y pesqueros primarios fueron transportados por carretera en 2017 dentro de la UE, según los datos de Eurostat).

Cultivar carbono

grafico abono orgánico no solo por paísesEsta nueva estrategia de la UE tiene por objeto recompensar a los agricultores y otros operadores de la cadena alimentaria que ya hayan superado la transición hacia prácticas sostenibles, facilitar la transición para los demás y crear oportunidades adicionales.

«Un ejemplo de nuevo modelo de negocio ecológico es la captura de carbono por agricultores y silvicultores. Las prácticas agrícolas que eliminan el CO2 de la atmósfera contribuyen al objetivo de neutralidad climática y deben ser recompensadas, ya sea mediante la Política Agrícola Común o con otras iniciativas públicas o privadas (mercado del carbono)», propone la Comisión.

Bruselas propone extender el mercado del carbono a la agricultura para hacer de la captura de carbono un nuevo modelo de negocio agrícola

«Disponer de unas reglas de certificación sólidas sobre el secuestro de carbono en la agricultura y la silvicultura son el primer paso para permitir pagos a los agricultores y silvicultores por esas prácticas. Los Estados miembros podrían utilizar estas normas para diseñar pagos de la PAC basados en el carbono secuestrado. Además, las empresas privadas también podrían estar interesadas en comprar dichos certificados para apoyar la acción climática, proporcionando así un incentivo adicional (además de los pagos de la PAC) a los agricultores y selvicultores para el secuestro de carbono», argumenta el Ejecutivo comunitario.

Las prácticas agrícolas de agricultores y silvicultores que eliminan el CO2 de la atmósfera podrán ser recompensadas a través de la PAC

La Comisión Europea sostiene que «la economía circular de base biológica sigue siendo un potencial en gran medida sin explotar para los agricultores. Por ejemplo, las refinerías biológicas avanzadas que producen biofertilizantes o biogás a partir de residuos. Las granjas y los graneros son también a menudo perfectos para colocar paneles de energía solar y los agricultores deben aprovechar las oportunidades para reducir las emisiones de metano del ganado desarrollando la producción de energía renovable e invirtiendo en digestores anaeróbicos para la producción de biogás a partir de residuos agrícolas y ganaderos, como el estiércol. Y estas inversiones deben ser priorizadas en los Planes Estratégicos de la futura PAC», ejemplifica Bruselas.

Monitorizar la huella ecológica de las explotaciones

grafico emisions amoniaco 1995-2016 UELa toma de datos también será una nueva condición para el trabajo de las explotaciones en los próximos años. En la propuesta de revisión de la PAC más allá de 2020 se incluye la obligatoriedad de monitorizar a las explotaciones desde el punto de vista medioambiental, cuantificando su huella de carbono, uso de la tierra o utilización de nutrientes, insecticidas, herbicidas y antibióticos.

Estos indicadores de sostenibilidad personalizados de las explotaciones permitirán hacer un seguimiento y analizar su evolución en comparación con los promedios regionales y nacionales, ofreciéndose además a los agricultores y ganaderos servizos de asesoramiento personalizados y apoyo a iniciativas y prácticas que permitan, por ejemplo, la captura de carbono por parte de las explotaciones.

La propuesta de revisión de la PAC más allá de 2020 incluye la obligatoriedad de monitorizar a las explotaciones desde el punto de vista medioambiental

Para luchar contra los efectos del exceso de fertilización (sobre todo de nitrógeno y fósforo), la Comisión trabajará asimismo con los Estados miembros para ampliar la aplicación de técnicas precisas de fertilización y prácticas agrícolas sostenibles, especialmente en las zonas críticas de la ganadería intensiva, así como en el reciclaje de residuos orgánicos en fertilizantes renovables. Esto se realizará también mediante medidas que los Estados miembros deberán incluir en sus planes estratégicos de la PAC.

Del mismo modo, se revisará la Directiva sobre el uso sostenible de plaguicidas impulsando la gestión integrada de plagas (GIP) y promoviendo un mayor uso de formas alternativas seguras de proteger las cosechas de plagas y enfermedades, fomentando el uso de técnicas de control alternativas, como la rotación de cultivos y o la roturación mecánica de las malas hierbas, que pasarán a ser algunas de las herramientas principales para reducir el uso y la dependencia de pesticidas químicos en general, y el uso de aquellos pesticidas más peligrosos en particular . «Las prácticas agrícolas que reducen el uso de pesticidas a través de la PAC serán de suma importancia y los Planes Estratégicos deben reflejar esta transición y promover el acceso al asesoramiento», indica la Comisión Europea, que avanza que facilitará «la comercialización de plaguicidas que contienen sustancias biológicas activas» en sustitución de productos en entredicho en la actualidad como el glifosato y propondrá cambios en el Reglamento de 2009 sobre estadísticas de plaguicidas para superar la actual falta de datos.

Internet rápida en todas las zonas rurales dentro de cinco años para permitir la digitalización de las granjas

Dentro de la Estrategia De la granja a la mesa también se incluye el objetivo de que todas las zonas rurales tengan acceso a internet de banda ancha rápida para 2025, a fin de permitir la innovación digital. «Los servicios de asesoramiento agrícola de la PAC y la red de datos de sostenibilidad de la granja serán fundamentales para ayudar a los agricultores en la transición», asegura el Ejecutivo comunitario. Pero para eso, admite, «todos los agricultores y todas las áreas rurales necesitan estar conectados a internet rápido y fiable, que es un facilitador clave para empleos, negocios e inversiones en áreas rurales, así como para mejorar la calidad de vida en estas zonas».

«El acceso a Internet de banda ancha rápida también permitirá incorporar la agricultura de precisión y el uso de inteligencia artificial, lo que, en última instancia, reducirá los costes para los agricultores, mejorará el manejo del suelo y la calidad del agua, y reducirá el uso de fertilizantes, pesticidas y emisiones», afirma la Comisión Europea, que se marca como objetivo «acelerar el despliegue de Internet de banda ancha rápida en las zonas rurales para lograr el objetivo del 100% de acceso para 2025».

La Comisión Europea pretende que en 2025 el 100% de las zonas rurales de la UE dispongan de internet de banda ancha

La transferencia de conocimiento será esencial, asegura la Comisión Europea. Por eso, con cargo al programa Horizon Europe se invertirán 10.000 millones de euros en investigación e innovación relacionada con alimentos, bioeconomía, recursos naturales, agricultura, pesca, acuicultura y medio ambiente, así como en el uso de tecnologías digitales y soluciones basadas en la naturaleza para el sector agroalimentario. «La investigación y la innovación (I+i) son motores fundamentales para agilizar la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles y saludables», justifica el Ejecutivo comunitario.

Más información: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información