Cultivos alternativos para el pago verde de la PAC (VII): el triticale

El Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM) presentó este año una serie de fichas de cultivos forrajeros que podrían emplearse para cumplir con los requerimientos de diversificación del llamado pago verde. Seguimos la serie de cultivos de invierno con el triticale.

Cultivos alternativos para el pago verde de la PAC (VII): el triticale

Campo de triticale

Requerimientos edafoclimáticos y de fertilización

Es una planta bastante rústica, que tolera mejor las heladas y la sequía que el trigo. Se adapta bien a suelos ácidos y pobres, aunque responde muy bien en terrenos productivos. Tiene unos requerimientos de suelo y de fertilización sólo ligeramente superiores a los del centeno, aunque es algo menos precoz que este. La temperatura excelente de crecimiento es de 10 a 24 grados.

A efectos de cálculos de fertilización, las producciones medias de grano de triticale están comprendidas entre 6 y 8 toneladas por hectárea. Para un suelo con niveles medios de fósforo y potasio y para una producción estimada de 6 tn/ha de triticale se recomienda un abonado de 180 kg de nitrógeno, 84 kg de fósforo y 150 de potasio. El abonado de fondo incluirá todo el fósforo y el potasio y un 25 a 30% del nitrógeno. El resto se aplica entre el ahijado y el encanado.

Si la finalidad es obtener forraje, para una producción de 5 toneladas de materia seca por hectárea de forraje al inicio del espigado, la recomendación es aplicar 100 kg de N, 60 Kg de fosforo y 130 kg de potasio. El abonado nitrogenado se repartirá en un 30% en la siembra y un 70% en la salida del invierno.

Con el respeto a la acidez del suelo, se recomienda tener un suelo con menos de un 10% de aluminio. Para las dosis de encalado, consultar el díptico “La fertilización de los cultivos”.

Época de siembra

 

TRITICALE_CADR_1Variedades:

Se debe tener en cuenta a precocidad, ya que las variedades más tardías son las más adecuadas para el aprovechamiento forrajero, ya que desarrollan una mayor biomasa y permanecen más tiempo en estado vegetativo para que puedan ser pastoreados.

Se deben elegir variedades que se adapten bien a las condiciones agroclimáticas de la zona de siembra y la fecha de aprovechamiento que deseamos realizar.

Siembra y preparación del suelo:

Grano de triticale

Grano de triticale

El laboreo tradicional consta con una labor profunda, a 20-30 centímetros, para alzar la tierra, enterrando los resíduos del cultivo anterior, y una labra superficial con una fresa, un cultivador o una grade de discos en pase cruzado, para enterrar los fertilizantes y obtener una cama de siembra idónea.

Para obtener un buen nacimiento se precisa sembrar en un lecho fino y húmedo. La preparación del terreno será más cuidadosa cuanto más tarde se realice la siembra. Las siembras se deben adelantar cuanta más altitud tenga la zona, ya que se alarga el ciclo.

El momento de la siembra es esencial para alcanzar una buena producción. Por tanto, se recomienda en altitudes bajar realizar la siembra entre lo 15 de octubre y el 15 de noviembre, ya que las siembras más tardías podrían mermar los rendimientos al producirse daños por heladas en estado de plántula.

Las siembras se deben adelantar cuanta más altitud tenga la zona, ya que se alarga el ciclo.

La maquinaria que se debe utilizar es una sementadora de líneas, con separación de entre 12 y 17 centímetros, y profundidad de siembra de 2 a 4 centímetros.

La dosis de siembra recomendada es de 400 semillas por metro cuadrado. Esta dosis puede variar según el tipo de suelo, climatología de la zona y tipo de la variedad elegida, así como del momento de la siembra, que afectará al nivel de ahijado de la variedad. Las dosis de siembras tempranas siempre serán menores que las tardías. Si la siembra se realiza a voleo, la dosis tendrá que incrementarse en un 25-30%.

Herbicidas recomendados:

Se debe utilizar un herbicida específico para triticale. Según las malas hierbas presentes en el cultivo, se pueden aplicar los siguientes: para hoja estrecha, clodinafop propagil+cloquintocet mexil, tralkoxidim, fenoxaprop-p-etil. Para las de hoja ancha: carfenrazona etil, tribenuron, bromoxiniol+ioxinil+MCPP, tifensulfuron metil 50+tribenuron metil 25. ES importante eliminar la competencia de las malas hierbas en los primeros meses.

Manejo fitosanitario: enfermedades y plagas

Una característica importante del triticale es su elevada resistencia a las plagas y enfermedades. Aunque puede presentar las mismas enfermedades que el trigo (septoria, roa amarilla, roa parda, oídio, helmintosporium), es mucho más resistente que este.

Las materias activas autorizadas como fungicidas son: carbendazima, clortalonil, metiltiofanato, procloraz, tetraconazol y femproniprof. Respecto a las plagas, son poco importantes. La más común suene ser el ataque de pulgones que se puede controlar con las materias autorizadas: esfenvalerato 5% o lambda cihalotrin 10%.

Cosecha, rendimiento y valor nutritivo

El triticale puede utilizarse para grano, forraje y como doble aptitud. Para forraje tiene una producción más alta y de mejor calidad que el centeno. El triticale produce más biomasa que el trigo, por lo que es más interesante para aptitud forrajera, ya que tiene una altura de 0,9 a 1,5 metros.

Presenta las ventajas del trigo y del centeno y tiene más valor nutritivo que la cebada

Presente características intermedias entre el trigo y el centeno, reuniendo las ventajas de ambas: igual que el centeno, presenta un buen crecimiento en otoño-invierno, pero su producción primaveral y su capacidad de rebrote son mayores. Su palatabilidad y su valor nutritivo son elevados, similares a los de la avena y superiores a los de la cebada.

Si el aprovechamiento es para siega para verde o ensilado, el momento idóneo es entre el inicio de la floración y el estado de grano pastoso.

El triticale para grano debe cosecharse en el estado de madurez de cosecha (13% de humedad del grano), estando las producciones medias comprendidas entre las 6 y las 8 toneladas por hectárea.

En el caso de aprovechamiento doble, el triticale se pastorea en otoño-invierno, antes de que encañe, para no reducir el rendimiento en grano, y después se recoge para grano seco en el verano.

En la siguiente tabla se muestran los parámetros de producción y valor nutritivo observados en un ensayo llevado a cabo en el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM), nos cuáles el forraje de triticale se cosechó para ensilar en fechas en las que el estado fenológico de la planta fue desde inicio de espigado hasta grano en estado pastoso, en una siembra a finales de noviembre con 300 semillas por metro cuadrado, y con una dosis de fertilización de 400 kg por hectárea de 9-18-27.

TRITICALE_CADR_2

Descarga aquí la guía de cultivo del triticale elaborada por el CIAM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información