La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

De Heus lanza su Plan Prelacto para período seco

De Heus ha lanzado el Plan Prelacto para período seco, cuyo objetivo es optimizar la transición entre lactaciones para mejorar el rendimiento de las vacas y reducir significativamente el impacto de las enfermedades en el rebaño.

Con esta estrategia se pretende ayudar al ganadero a conseguir un inicio más saludable y eficiente de la lactación, una mejora de la fertilidad, una mayor longevidad y menor tasa de desvieje forzado, un descenso significativo de los costes derivados de enfermedades y sus tratamientos y mayores beneficios a medio y largo plazo.

El problema

En las vacas lecheras, las semanas anteriores y posteriores al parto desempeñan un papel crucial en la salud y el rendimiento de la lactación a largo plazo. Sin embargo, esta etapa clave también conlleva posibles problemas de salud. Durante la transición, las vacas lecheras experimentan cambios en su alojamiento y dieta. A medida que se recuperan del parto, sus necesidades energéticas y nutricionales también evolucionan, por lo que aumenta su demanda de nutrientes clave para la producción de leche. Además, entre el 30% y el 50% de las vacas desarrollan una enfermedad metabólica o infecciosa en torno al periodo del parto, y la mayoría lo hace al principio de la lactación. Las decisiones que tomen los ganaderos durante este tiempo de transición pueden minimizar el riesgo potencial de sufrir trastornos metabólicos y contribuir a conseguir una salud óptima para las vacas.

En la actualidad, debido a las restricciones de tratamientos antibióticos y la trazabilidad de las producciones, disminuir la incidencia de trastornos metabólicos es fundamental. También se hace necesario disminuir la aplicación de tratamientos para poder reducir costes tanto en tiempo como en dinero.

La solución

El Plan tiene como idea principal de ofrecer una solución nutricional a la incidencia de la hipocalcemia subclínica, la cetosis y otras enfermedades de la transición que repercuten en la eficiencia y rentabilidad de las ganaderías. Tras varios años de investigación sobre el terreno, De Heus ha identificado una tasa media de incidencia de hipocalcemia del 66,7% en los rebaños lecheros. El impacto económico global de la hipocalcemia es de 113 euros por animal, por lo que la desventaja económica para una granja de tamaño medio con 100 partos puede alcanzar, e incluso superar, los 7.500 euros al año.

La estrategia nutricional diseñada por De Heus está enfocada en la reducción de la incidencia de la hipocalcemia en tres pasos concretos: el control de la ingesta de materia seca, fundamental a lo largo del período seco -la ingesta debe mantenerse por encima de los 12 kilos de materia seca/día mediante el manejo de lotes, el manejo del carro y el diseño de la ración. Este punto es fundamental también para evitar la movilización de reservas y la prevención de cetosis-; instaurar dietas con balance anión-catión adaptadas a los forrajes presentes -esta estrategia da lugar a una acidosis metabólica que, a su vez, permite una homeostasis del calcio más eficaz y un mejor nivel de calcio en sangre en torno al parto. Además, el control del P y K en esta fase es fundamental-; y acortar el período seco -De Heus recomienda acortar a 45 días el período seco, sin que ello afecte a la producción lechera de la siguiente lactación. Además, períodos más cortos, no menos de 40 días, dan como resultado vacas secas con menos movilización de reservas, niveles de NEFA más bajos en transición y menor incidencia de trastornos metabólicos-.

Con Prelacto, De Heus pone el foco en la hipocalcemia, al considerar que es la llave de todas las enfermedades y trastornos metabólicos de la transición

Con Prelacto, De Heus pone el foco en la hipocalcemia, al considerar que es la llave de todas las enfermedades y trastornos metabólicos de la transición. La compañía opta por la estrategia DCAD como la vía más eficaz para elevar el nivel de Ca sérico, siempre bajo un diseño y asesoramiento estricto de la ración por parte de nuestros técnicos para conseguir activar el metabolismo del calcio por esta vía.

La importancia de conseguir un equilibrio adecuado de minerales para una estrategia eficaz de balance anión-catión en la dieta (potasio, sodio, azufre y cloro) está ampliamente respaldada, sin olvidar el magnesio y el fósforo, gran olvidado en raciones de secas. Según las investigaciones de De Heus, las vacas necesitan al menos 4 mg/kg de magnesio durante este período. Para el potasio, se recomienda una limitación (la pauta es un máximo de 20 mg/kg de MS) teniendo en cuenta los forrajes disponibles en la granja. Por eso, los silos de raygrass con alto potasio en raciones secas no son los más recomendables. Esto se debe a que los altos niveles de potasio hacen que las vacas absorban menos magnesio del rumen.

DE HEUS Ruminants_Prelacto_dairy_cow_calf_in barn_outside vaca parto

Sin embargo, es incluso más desconocido el impacto del fósforo durante el período de transición. El fósforo está relacionado con la metabolización del calcio, aunque los mecanismos implicados aún no se conocen del todo. Lo que sí se sabe es que los niveles elevados de fósforo en sangre reducen la formación y aumentan la degradación en un 1,25 dihidroxivitamina D, que es la forma activa de la vitamina D, esencial para la absorción del calcio en el intestino. Esto sugiere que unos niveles más altos de fósforo en la dieta pueden restringir la absorción del calcio, aumentando el riesgo de hipocalcemia.

Prelacto está ideado para solucionar todas aquellas dudas o problemas que pueden aparecer en la transición y el período seco

Prelacto está ideado para solucionar todas aquellas dudas o problemas que pueden aparecer en la transición y el período seco independientemente del tipo de ganadería o manejo. El Plan es aplicable tanto en ganaderías con pocas secas, como en ganaderías con varios grupos o raciones diferentes. La idea es asesorar al ganadero y ofrecerle una solución nutricional adaptada para solventar su incidencia de trastornos o mejorar los rendimientos, ya que muchos de estos trastornos son silentes y disminuyen los rendimientos productivos esperados.

Una estrategia de manejo del periodo de transición bien aplicada permite prevenir varias enfermedades antes de tener que buscar soluciones. Al intervenir en la salud de las vacas antes de que las enfermedades aparezcan, los ganaderos pueden ahorrar un tiempo y esfuerzo muy valiosos -además de dinero- a largo plazo. Asimismo, unos animales sin enfermedades favorecen la salud general del rebaño y el rendimiento de la lactancia a largo plazo. Gestionar de manera óptima el período de transición es una oportunidad para la salud del rebaño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información