Drones pastores para controlar el ganado

Una treintena de ganaderos de los Ancares participa en una jornada práctica en Cervantes para valorar la posibilidad de controlar las vacas en extensivo a través de vehículos aéreos no tripulados. En A Pastoriza se mostró su uso para el análisis del cultivo del maíz

Drones pastores para controlar el ganado

Dos cursos en Cervantes y A Pastoriza abordaron esta semana el uso de drones en el agro.

La escasez de base territorial lleva con frecuencia a los ganaderos de los Ancares a tener parte de las vacas en terrenos que pueden quedar a decenas de kilómetros de las granjas. El control de esos animales exigía hasta ahora periódicos desplazamientos por carreteras de montaña, con el gasto de tiempo y gasolina que esos viajes implicaban. El uso de drones se presenta ahora como una alternativa viable para revisar la localización y estado de las vacas sin moverse de la casa.

Una treintena de ganaderos de los Ancares ha participado esta semana en una jornada práctica en la que se les mostró las posibilidades que ofrecen los vehículos aéreos no tripulados para el control del ganado en extensivo. La actividad, coorganizada por las firmas de ingeniería Proyestegal e In situ, con la colaboración de la cooperativa A Carqueixa (Cervantes), incluyó una demostración de vuelo de drones Phantom y Phantom Dji.

Los drones utilizados en la jornada son aparatos a los que se les pueden acoplar cámaras de vídeo, para ver imagen en tiempo real, y cámaras termográficas. «La cámara termográfica identifica los puntos de calor y permite que se localicen con facilidad animales que pueden estar ocultos en medio de la vegetación», destaca Ramón Martínez, de Proyestegal.

El interés de los veículos aéreos no tripulados para la ganadería extensiva apunta a modelos en los que se pueda programar el vuelo a partir de coordenadas, de forma que no sea preciso el contacto visual entre el operador y el aparato. «Son drones con un radio de acción amplio y que se mueven a mayor altura que los que usamos en la jornada de demostración, que sí precisan de un contacto visual entre operador y dron a una distancia máxima de 500 metros», señala Ramón Martínez.

La incorporación de drones suscita interés entre los ganaderos de los Ancares, que de hecho, ya habían realizado alguna experiencia con pequeños aparatos. En Cervantes hay productores con ganado en parcelas lejanas de ayuntamientos limítrofes como Pedrafita o Navia de Suarna; y también ganaderías que llevan sus animales en verano hasta Villafranca del Bierzo. Para todos ellos, los drones ofrecen una posibilidad de control complementario a los desplazamientos en vehículo.

Jornada sobre el uso de drones en A Pastoriza para el análisis de campos de maíz.

Jornada sobre el uso de drones en A Pastoriza para el análisis de campos de maíz.

Inspecciones de la PAC
La situación legal de los drones presenta restricciones y una cierta indefinición en el ámbito urbano, según explican desde Proyestegal, pero en ámbitos rurales consideran que no hay problemas jurídicos para su uso.

En Cataluña y Madrid ya se emplean de manera rutinaria drones para las inspecciones de campo de la PAC y la perspectiva es que en Galicia también se utilicen en breve para esos mismos controles. Los vehículos aéreos no tripulados usados en Madrid tienen una autonomía de 90 minutos y pueden alejarse hasta 15 kilómetros del operador.

La tecnología que se le puede acoplar a los drones, como sensores Lidar, permite por ejemplo la identificación de los distintos estratos de vegetación de un terreno, pudiendo diferenciar pastos arbustivos de prados o de montes abandonados. «Es el futuro de las inspecciones. Los drones aportan imágenes de gran precisión, a diferencia del satélite, y en tiempo real», destaca Ramón Martínez.

Dron sobre un campo de maíz de A Pastoriza.

Dron sobre un campo de maíz de A Pastoriza.

Formación
El curso que se está celebrando en Cervantes tiene cuatro días de duración y también aborda otras cuestiones al margen de los drones, como sesiones sobre la tramitación y perspectivas de las ayudas de la PAC.

Otra actividad formativa similar se desarrolla estos días en A Pastoriza, orientando en este caso el uso de drones a las posibilidades que ofrecen para el seguimiento de los campos de maíz, en los que pueden aportar datos que permitan valorar cuestiones como su crecimiento, grado de sequía y necesidades del cultivo.

«El empleo de drones para valorar los cultivos ya se está haciendo en viñedo, donde se va generalizar su uso en los próximos años» -pronostica Ramón Martínez-. «Habrá que ver si también puede ser de interés para el maíz», apunta. «Con los drones, estamos consiguiendo llevar el campo al despacho», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información