El Centro de Recría de la Diputación de Lugo ya acoge 700 terneras de 50 ganaderos lucenses

El presidente provincial participó junto a unos 30 ganaderos de la provincia en una jornada de puertas abiertas en la que los profesionales conocieron las instalaciones y el proceso de recría, así como la situación de sus animales

Publicidade
El Centro de Recría de la Diputación de Lugo ya acoge 700 terneras de 50 ganaderos lucenses

El presidente de la Diputación de Lugo, Darío Campos Conde, acompañado del diputado de Medio Rural, Lino Rodríguez Ónega, y del representante de Recría Castro S.L, Rogelio Grille Barbeira, participaron este lunes en una jornada de puertas abiertas de las instalaciones provinciales de la Granxa Gayoso Castro, en la que participaron unos 30 ganaderos, todos ellos de la provincia.

Por el momento, son casi 700 terneras de 50 explotaciones ganaderas las que se están recriando en el que es el primer centro de recría público de ganado vacuno. Esto supone un ahorro a los usuarios de casi 300.000 euros, pues la recría en estas instalaciones es más barata que en otros centros. De hecho, el coste medio en la Granxa Gayoso Castro es de unos 1.500 euros de media frente a los 1.900 euros que puede suponer este proceso en centros privados.

Según los propios ganaderos que están ya recriando en Castro sus terneras, además de dicho ahorro económico, recriar en las instalaciones provinciales les permite mejorar su calidad de vida, pues la recría es un trabajo laborioso y que precisa de mucha atención. Hay que tener en cuenta que la escasa mano de obra cualificada en el sector implica que al final sean los propios ganaderos los que acaban haciendo el trabajo de recría. Así, llevar sus becerras a la Granxa Gayoso Castro, les permite reducir la carga de trabajo diario de las explotaciones.

Además, también garantiza que las ganaderías lucenses puedan seguir creciendo pues al no recriar en sus instalaciones pueden dedicar el 100% del espacio que disponen a la propia producción lechera.

Experiencias de los ganaderos

Antonio Fernández tiene la Gandeiría Pazo de Eiras en Pol y lleva trayendo animales al Centro de Recría desde agosto de 2018. Fernández explicó que acordaron hacerlo porque están ampliando la ganadería para obtener más producción, por eso decidieron recriar en Castro. La granja de Antonio Fernández tiene ahora 20 animales en este Centro de Recría y los primeros saldrán en junio del año que viene. Es la primera vez que externalizan la recría pues siempre hicieron todo en la propia explotación y nunca llevaron los animales a otros centros de fuera de Galicia.

El ganadero explica que antes hacían toda la recría en la casa y ahora, desde el pasado mes de agosto, traen al Centro de Recría el 100% de los animales nacidos. Antonio Fernández destaca que la diferencia entre recriar en la casa o en este Centro de Recría es la comodidad, la seguridad de saber que se está haciendo el trabajo bien hecho, con controles muy exhaustivos tanto a nivel sanitario, que es el primordial porque los animales tienen que cumplir unos requisitos sanitarios muy importantes.

Explica que este servicio «nos da tranquilidad, porque el manejo que hacen aquí es muy estricto y está muy controlado y sabemos que cuando los animales vuelvan a incorporarse a nuestra explotación llegarán en condiciones excelentes para el parto».

En este sentido, explica que «traer al Centro los animales nos facilita el día a día pues no tenemos que estar pendiente del proceso de recría. A nivel económico, aunque es un desembolso considerable que hay que hacer, tenemos en cuenta que al ser un Centro Publico tiene unos precios más económicos que un centro privado tanto de Galicia como de fuera. Es un precio muy competitivo y ahorrara en la alimentación, en la mano propia y disponemos de unas instalaciones que muchos ganaderos no tienen. Al hacer la recría de cualquier manera no logran los objetivos y los rendimientos que se pueden conseguir con este sistema. Además, los animales salen de este centro de Recría inseminados y aquí por lo que hablamos con los gerentes se empleará la mejor genética».

Miguel Ángel Vázquez Bellón tiene una explotación de leche en O Corgo. Ahora, tiene un total de 7 terneras desde el mes de marzo del 2018 en las instalaciones provinciales y que van a estar allí unos 20 meses, saliendo preñadas de 7 meses. En su explotación, hasta el momento se recriaba de manera totalmente tradicional, con lotes de terneras muy pequeños y dispares en el tiempo, lo que les quitaba mucho tiempo para poder continuar atendiendo el resto de las explotaciones. Por el momento, su experiencia en el centro es «muy positiva» pues ve que los animales están sanos y muy bien atendidos. Además del ahorro económico en comparación con la recría en centros privados, destaca que lo más beneficioso de la recría en las instalaciones de la Granxa Gayoso Castro es que les quita trabajo y les permite dedicar más espacio de sus instalaciones a la propia producción lechera, pudiendo estar ordeñando 6 vacas más que cuando recriaban ellos mismos.

Vázquez Bellón apunta que la recría en casa es muy laboriosa y que además no se pueden hacer lotes con un número fijo de terneras, «unas veces son 3, otras son 5 o 7», lo que los obliga a estar atendiendo constantemente a estos animales. Ahora, los lotes de su ganadería son más uniformes, crecen de manera gradual y en condiciones muy semejantes. Su experiencia es muy positiva por lo que va a seguir mandando becerras al Centro de Recría.

José Manuel Pardo Rodríguez de la Gandeiría Leitagro S.C. en Taboada tiene 10 terneras en este Centro que saldrán con 22 meses. Apuntan que aunque siguen haciendo la recría en la casa, en una nave alquilada pero ya saturada y sin espacio suficiente, decidieron traer un lote a recriar para probar, pues en Galicia no había nada parecido. Explica que «están muy contentos ya que las instalaciones son una maravilla».

«Nos resulta más cómodo traerlas para este Centro de Recría porque nuestra granja es mediana, no tenemos personal y no tenemos instalaciones perfectas. Esto nos quita trabajo».

Conchita Guerreiro es mujer ganadera de la Leitagro SC en Taboada. Hija de ganaderos que continuó con la explotación junto a José Manuel Pardo ampliando el número de vacas. Ahora cuentan con unas 220 vacas, 115 en ordeño y el resto terneras.

Guerreiro explicó que «el centro es muy positivo porque si no tienes instalaciones y comida ayuda mucho. Usamos una instalación que alquilamos y si algún día, por cualquiera motivo, no podemos continuar alquilándolas tenemos la opción de traer los animales a recriar aquí».

Pablo Rodríguez Fernández es un joven de 21 años de la Gandeiría Xuiz, en Bóveda. Pablo es un vecino emprendedor que decidió poner en marcha una explotación lechera, que abrió sus instalaciones hace menos de un año. Ahora, son 12 las terneras que se encuentran en la recriándose en las instalaciones públicas. Para él, la experiencia es inmejorable pues los lotes son totalmente homogéneos, y los animales están muy bien cuidados y con un buen crecimiento. Durante un tiempo, recriaba el mismo en su explotación, lo que le obligada a trabajar mucho más y a adaptar sus instalaciones, pues no disponían de la infraestructura necesaria.

Ahora, Pablo mejoró su calidad de vida pues ya no recría en casa y a unos costes «más que asumibles para cualquier ganadero que se dedique a la producción lechera». También puso en valor que la Diputación decidiera hacer una inversión de estas características «que va a ayudar mucho a todo el sector lácteo».

María Esther García Gayoso es una vecina de Monterroso que puso en marcha hace 2 años la ganadería Golpe. Decidió acudir a esta jornada de puertas abiertas para conocer como es el proceso de recría y en que situación están los animales, con el fin de mandar parte de sus terneras a recriar, pues sus instalaciones se le hacen pequeñas.

Considera que el Centro de Recría es una infraestructura de primer nivel en la que se hace el trabajo de manera profesional, por lo que la próxima semana, mandará sus primeras terneras al centro.

Anteriormente, recriaban en las propias instalaciones que tienen en casa pero estas cada vez se quedaban más pequeñas, además de la falta de mano de obra por lo que, si querían continuar recriando, tenían que optar por hacerlo fuera, ya que no disponen de la más instalaciones. Para ella, mandar los animales a la Granxa Gayoso Castro  les da más calidad de vida a los propios ganaderos, pues es un proceso que da mucho trabajo y en el que se precisan de instalaciones adaptadas por edades y que, en su conjunto, ocupan mucho sitio y tiempo.

Venancio Seco García es un jubilado de A Pastoriza que decidió acercarse a la jornada de puertas abiertas ya que su hija gestiona la SAT Fernández, en Bretoña. Dicha explotación dispone de 200 cabezas de ganado y decidieron llevar a la Granxa Gayoso Castro 13 terneras para recriar. Apunta que antes recriaban en casa y que ahora las llevan al centro porque, además de ser más económico, le quita mucho trabajo en el día a día y le ayuda a mejorar la calidad de vida.

Seco García explica que está muy satisfecho y sorprendido de las instalaciones provinciales de primer nivel así como del trato a los animales, que se ven bien cuidados y atendidos.

Miguel López López es el representante de la Ganaderia Tío Ramón, de Láncara. La suya era una explotación familiar que poco a poco fue ampliando. Ahora, tienen 14 novillas en el centro de recría porque no disponen de una nave apropiada para poder criarlas, pues hay que hacer lotes y atenderlas según la edad, lo que les imposibilita realizar ellos mismos la recría. El 100% de las becerras que nacen las envían al Centro de Recría pues intentaron en el pasado hacerlo ellos mismos pero tuvieron un desarrollo deficiente, pues el crecimiento de las novillas era irregular, debido a la diferencia de la edad.

López López explica que ahora, enviando todas las terneras a las instalaciones provinciales, ahorra mucho tiempo y trabajo, además de permitirle dedicarse por completo a la producción lechera. Apunta también que en este primera visita que hizo al centro pudo comprobar de buena tinta «el buen estado» en el que se encuentran sus animales y considera que la construcción del Centro de Recría fue un acierto.

Más incorporaciones

Por el momento, son unos 700 animales de 50 explotaciones lucenses las que se están recriando en las instalaciones de la granja Gayoso Castro. Mañana mismso, y como sucede la mayor parte de los martes, entrarán unas 30 nuevas terneras que comenzarán con el proceso de recría. Se espera llegar a finales del año a tener en la Granja más de 1.500 ejemplares, es decir, conseguir una ocupación superior al 50% del total. Es importante subrayar que entrada de animales tiene que ser de manera gradual ya que en el proceso de recría las terneras se van moviendo por las distintas unidades del centro en función de la edad de las mismas.

Prioridad de acceso

En el Centro de Recría Gayoso Castro tendrán preferencia los ganaderos profesionales y entidades asociativas con explotación abierta y operativa en la provincia de Lugo. En caso de que la capacidad de las instalaciones no esté cubierta, podrán acceder a ella otros ganaderos de toda Galicia que cumplan las condiciones de profesionalización, registro y actividad. Todos los interesados pueden solicitar más información en el 650-664-776, en [email protected] o en www.deputaciónlugo.gal.

El precio de la recría es de 2,39 euros al día. Esta tarifa incluye todos los costes, ya que en él van incluidos tanto los costes de alimentación como los de transporte, control sanitario, tratamientos de fertilidad, revisiones veterinarias… Con este importe, los ganaderos ahorrarán costes y no tendrán que llevar a recriar sus novillas a otros centros de fuera de Galicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información