«El consumidor es el que compra la leche, si quiere pastoreo y bienestar animal tenemos que dárselo»

Carlos Calvo se incorporó en 2014, con tan sólo 24 años, a la explotación familiar, Ganadería Zapateiro SC (Sobrado dos Monxes). Desde entonces construyó un establo nuevo para aumentar la comodidad del ganado y duplicó el número de cabezas, pero sigue sacando las vacas a pastar. Hoy es una de las ganaderías que suministra la nueva leche de pastoreo al Grupo Lence

Carlos, Sandra e Casimiro, xunto ás súas vacas despois de levalas á pradeira

Carlos, Sandra y Casimiro, junto a sus vacas después de llevalas a la pradera

En Codesoso do Monte, una aldea de la parroquia de Grixalba, en el ayuntamiento de Sobrado dos Monxes, Carlos Calvo y su padre Casimiro están al frente de Ganadería Zapateiro SC, una explotación familiar que está creciendo y que mira al futuro con unas nuevas instalaciones y el relevo generacional asegurado.

Carlos tiene 30 años y lleva ya 7 incorporado al trabajo en la granja, donde echan también una mano su madre, Carmen, jubilada desde hace dos años, su padrino Francisco y su pareja Sandra, «que para no ser una persona nacida ni criada en esto es algo que le gusta y eso vale mucho», reconoce.

En una ganadería siempre hay trabajo y que te echen una mano, aunque solo sea en un momento puntual o para darle la leche a los terneros se nota

Carlos cuenta con el apoyo de todos ellos para seguir mejorando y modernizando una granja de leche que es fruto del esfuerzo de muchos años de toda la familia. «Mi madre y mi padrino nacieron en una casa cerca de aquí, en un lugar que llevaban arrendado como caseros. Tenían que pagar un tercio del cereal que producían, y después la renta, por lo que cuanto más trabajaban más caro les salía. Entonces le pidieron a la dueña que les pusiese una renta fija anual en dinero, de manera que lo que sacasen a mayores de eso fuese para ellos, y que les dejasen una finca donde hacer un establo nuevo porque las vacas estaban en los bajos de la casa y había sitio para pocas. Pero los dueños no quisieron y entonces fue cuando compraron esta finca a un vecino y se vinieron para aquí. De eso hace 30 años, que fue cuando nací yo y se hizo la casa y el establo. Al principio era de amarres fijos y después de unos años ya se había cambiado para estabulación libre», cuenta.

Una explotación mixta de leche y carne hasta el 2014

Casimiro, Carmen y Francisco siguieron trabajando en aquel establo hasta que en el año 2014 se incorporó Carlos, que tenía en aquel momento 24 años, en el sitio de su padrino, que se jubiló por aquel entonces. Hasta ese momento la explotación estaba casi más enfocada en la producción de carne que en la venta de leche. «Como no había sitio en el establo se trabajaba casi más orientado a cebo y a mantener el número de vacas que había que a incrementar la cabaña. De hecho, se inseminaba casi todo con cruce y se cebaban los terneros», explica Carlos.

Como no tenían sitio para crecer en número de cabezas inseminaban con cruces cárnicos y cebaban los terneros hasta mandarlos al matadero

Tras la incorporación de Carlos la ganadería comenzó a focalizar su actividad en la producción de leche. «Empezamos a hacer más recría y el establo se empezó a llenar, así que nos planteamos hacer una nave nueva porque ya estábamos inseminando todo con frisón y teníamos mucha recría fuera», explica.

Cuentan con un establo nuevo desde hace un año

GANDERIA ZAPATEIRO SC (Sobrado) Carlos

Hace un año que finalizaron el establo nuevo, situado al lado del viejo, y pasaron los animales en producción para él. En el antiguo tienen ahora la recría. «Los inviernos aquí son duros, estamos a unos 500 metros de altitud pero es una zona fría y húmeda, y penalizábamos mucho en eso, porque los animales cuando venían para dentro no venían en condiciones», asegura.

Aquí los inviernos son muy duros para tener los animales siempre fuera, no tiene nada que ver con la zona de Frades, por ejemplo, donde ya es otro clima

En el 2018 Carlos ya había estado mirando para construir el nuevo establo, pero en ese año no le dio tiempo a hacer el proyecto y tramitar la documentación necesaria para solicitar las ayudas de los planes de mejora, y al año siguiente, en el 2019, «por una semana no me llegó la licencia y tuve que esperar otro año más», explica.

«Era mejorar o morir»

Cuando por fin pudieron comenzar, el buen tiempo ya había pasado. «Hicimos las obras en pleno invierno y cuadró además un año que había llovido mucho, menos mal que el contratista, que es un vecino de aquí, Contratas Tegui, es un experto en esto y hace naves de este tipo casi con los ojos cerrados, y esa fue la gran suerte que tuvimos», reconoce. «La verdad es que nos salvó coger una persona así, porque tú puedes entender de vacas, pero no de naves, y él los problemas los ve ya antes de que ocurran para evitarlos», asegura.

Las inversiones que llevamos desde el 2014 han sido brutales, pero no me arrepiento, el momento de hacerlas es ahora, no cuando tenga 50 años

Fue un año de mucho esfuerzo y de mucho trabajo, pero Carlos no se arrepiente. «Las obras todas ponen miedo, pero el miedo no te puede paralizar. Aquí era mejorar o morir. En la nave vieja solo teníamos sitio para 50 vacas en total y trabajabas muy incómodo. Y yo pienso que el momento de hacerlo era ahora, no vas a hacer una inversión grande de este tipo con 50 años», razona.

Crecimiento constante

As instalacións novas teñen capacidade para 122 animais

Las instalaciones nuevas tienen capacidad para 122 animales

Una vez superados los trámites burocráticos, la obra fue rápida y en el mes de marzo de 2020 el ganado estrenó ya las nuevas instalaciones. «Desde ese momento fue todo crecimiento continuo y ya casi volvemos a tener todo lleno, porque como la construcción se retrasó dos años ya teníamos mucho ganado y después aún compramos también 17 vacas de una explotación que cerró», cuenta.

Las instalaciones están ya prácticamente al 100%, con un total de 90 vacas adultas, entre vacas en producción, secas y novillas próximas al parto

Las instalaciones nuevas tienen capacidad para 122 animales en total, por lo que aún podrían seguir creciendo en vacas en producción, pero para eso tienen que sacar de allí la recría. Pretenden trasladarla al establo antiguo, pero previamente quieren adaptar los espacios a los nuevos usos previstos. «Hicimos la nave nueva hace solo un año pero casi volvemos a tener un problema de espacio. Es lo de siempre, aunque hagas para mucho más ganado del que tenías acabas ocupándolo. Ahora tenemos en la nave nueva las vacas de leche, las secas y las novillas preñadas, pero la idea es dejarla solo para las vacas en producción», explica.

Reforma de la nave antigua

Queren adicar o establo vello á recría

Van a destinar el establo viejo a la recría, con una zona de cama caliente para terneras y cubículos para novillas

Una vez mejorada la comodidad de las vacas en lactación, Ganadería Zapateiro pretende ahora reformar la nave antigua para mejorar también el confort de la recría, habilitando una zona de cubículos y ampliando el espacio destinado a las novillas. Para eso, quieren cubrir el pozo de purín viejo para habilitar ahí la sala de espera para el ordeño, que en este momento ocupa espacio dentro del establo antiguo.

Ahora estamos utilizando parte de la nave vieja para sala de espera para organizar el ganado a la hora de ordeñar pero queremos destinarla a la recría porque las novillas criadas fuera hacen un primer parto mucho más flojo

«En el momento de hacer las obras muchas veces no se piensa en el futuro. Cuando se hizo el otro establo no se pensaba en ampliar y se hizo la fosa de purín pegada a la nave y justo detrás de la sala ordeño y ahora nos estorba, por lo que la idea es echarle una placa para taparla y hacer encima de ella la sala de espera para poder así readaptar todo el establo viejo para la recría, la mitad en cama caliente para las terneras pequeñas y la otra mitad con cubículos para las novillas», explica.

Inversiones en maquinaria

O carro mesturador foi unha das últimas adquisicións de maquinaria que fixeron

El carro mezclador ha sido una de las últimas adquisiciones de maquinaria que han hecho

Pero la puesta al día de esta explotación desde el 2014 no ha consistido sólo en la modernización de las instalaciones y el aumento en el número de cabezas, sino también en la renovación y ampliación del parque de maquinaria. «Desde que yo me incorporé, cada céntimo que se generó se invirtió. Además de hacer las obras, compramos un tractor, un hilerador, segadora rotativa, abonadora, arado de tres surcos, fresadora, encamadora, carro mezclador…», enumera Carlos.

La producción media es de unos 30 litros por vaca y día, con unos niveles de un 3,60% de grasa y un 3,10% de proteína

Lo que Carlos mantiene por ahora es la sala de ordeño de 4×2 puntos que habían hecho en su momento sus padres. Está en buen estado pero los obliga a estar casi dos horas ordeñando. Por la mañana comienzan a las 7 y por la tarde a las 7 y media. También les ha quedado pequeño el tanque de frío, que tienen que cambiar por uno con mayor capacidad. Es el problema de crecer y tener más producción. «Todo es una cadena y una cosa te va pidiendo la siguiente», explica.

Manuel Veiga, co seu camión, recollendo o leite na explotación

Manuel Veiga, con su camión, recogiendo la leche en la explotación

Ganadería Zapateiro se mueve en estos momentos en una producción de unos 1.250 litros diarios que el grupo Lence le recoge para su planta de Arteixo, donde se envasa la marca Leyma Natura. Esta granja de Sobrado está en una ruta de recogida junto a otras 9 pequeñas ganaderías familiares de la zona que también hacen pastoreo. Entre todas llenan una cisterna que lleva 16.000 litros.

Carlos decidió cambiarse para el grupo lucense esta primavera, buscando estabilidad en los precios. «La empresa a la que entregábamos antes utilizaba una fórmula de 70% y 30%, con dos precios diferentes en función de la cotización internacional de los productos lácteos, pero eso al final es como tener un caramelo que cuando lo desenvuelves no está entero porque le falta un trozo. Está claro que cuando una industria establece una fórmula de ese tipo es porque es beneficiosa para ella y no para el ganadero», considera.

«El aumento del bienestar del ganado se nota en la producción»

GANDERIA ZAPATEIRO SC (Sobrado) benestar animal

Al igual que todas las explotaciones que entregan la leche al Grupo Lence, tanto para las marcas Leyma como Río de Galicia, Ganadería Zapateiro SC cuenta con el certificado de bienestar animal Welfare Quality, que con 58 puntos demuestra la calidad de las instalaciones y el buen hacer en el manejo y alimentación del ganado.

«El consumidor es el que compra la leche, y si el consumidor quiere pastoreo y bienestar animal tenemos que dárselo, tanto nosotros como las empresas que transforman», asegura Carlos. Por eso, cuando construyó la nueva nave ya la hizo cumpliendo con aspectos como dimensión de pasillos y cubículos o número de bebederos exigidos para obtener la certificación Welfare Quality. «Hicimos la obra ya orientada a eso, porque las normativas, aunque a veces suenen muy lejos, un año después ya están encima», argumenta Carlos.

Cuentan con una cualificación total de 58 puntos en el certificado Welfare Quality de bienestar animal

«Hay normas que son absurdas, pero hay otras que tienen toda la lógica», considera. «La nave nueva es otro mundo, tanto a la hora de trabajar nosotros, como para el ganado, ya solo por espacio, ventilación y comodidad. El establo antiguo no tenía arrobaderas, era limpieza manual, y no teníamos camas para todas las vacas. Las camas ahora son de arena, que es lo mejor para que descansen los animales, porque en la nave vieja echábamos serrín, pero apelmaza y fermenta si no lo mezclas con carbonato», dice.

Reducción de accidentes

La mayor amplitud de los cubículos y la anchura de los pasillos hizo también que se hayan reducido los accidentes. «Ahora no hay vacas dominantes en el establo. En el otro se caían muchas. Las vacas tienen que tener sitio y ahora el suelo es de hormigón impreso en forma de panal de abeja y no hay resbalones. La arena también ayuda mucho en eso», afirma.

La nave nueva es otro mundo, tanto a la hora de trabajar nosotros, como para el ganado

Esa mejora tanto en las condiciones de habitabilidad como en el confort del ganado también se está traduciendo en un incremento de la producción. «Los animales son muy agradecidos y está claro que cuanto más coman y más cómodos estén más leche van a dar. Nosotros subimos bastante en litros desde que hace un año cambiamos las vacas para la nave nueva y también desde que hace tres meses les empezamos a hacer la alimentación con ración en el carro mezclador. Antes lo que hacíamos era echarles lo mismo pero sin mezclar, pero no era tan exacto y no lo comían igual, de darles lo mismo sin mezclar a dárselo mezclado hay mucha diferencia», reconoce Carlos.

Alimentación a base de pasto

GANDERIA ZAPATEIRO SC (Sobrado) pastoreo3

Las vacas pasan todos los días unas 8 o 9 horas paciendo

La base de la alimentación de las vacas sigue siendo la hierba que pacen entre el ordeño de la mañana y el de la tarde, aunque después comen también en casa una ración complementaria que varían en función de la calidad de la hierba fresca que haya en la parcela a la que salen la pastar. «Cuando acaban de ordeñarse, comen algo aquí y ya salen para fuera y vuelven para ordeñarse de nuevo por la noche. Todo ese tiempo están fuera paciendo, como mínimo 8 o 9 horas cada día», explica.

Desde que nos cambiamos para la nave nueva y les empezamos a mezclar la comida en el carro aumentamos mucho a la producción, de 8 a 10 litros más por vaca tranquilamente

A la hora de echar a las vacas al pasto toda la familia colabora, sobre todo cuando hay que llevarlas por la carretera a algunas fincas. La mejora del firme, con aglomerado en caliente, de la carretera que tienen que cruzar para ir a las parcelas del lado de arriba del establo ha servido para reducir también el número de cojeras, que antes eran habituales por la gravilla suelta del alquitrán. Cada 15 días les hacen además baños de patas a los animales para evitar las dermatitis.

Desde hai un ano traen bagazo de cervexa da fábrica de Estrella Galicia para facer a ración máis apetecible

Desde hace un año traen bagazo de la fábrica de Estrella Galicia para hacer la ración más apetecible

Cuando vuelven para el establo las vacas tienen una suplementación en el pesebre que lleva silo de maíz, silo de hierba, pienso concentrado, paja y bagazo de cerveza. «Nosotros el bagazo lo usamos desde hace un año y considero que es muy buena solución porque les hace la comida mucho más apetecible y comen más», dice Carlos. La mezcla no es siempre la misma y va variando en función de como esté el pasto. «Vamos jugando con las analíticas y variando la ración para compatibilizarla con lo que comen fuera en la pradera», explica.

La ración en pesebre vamos variándola en función de como sea el pasto para ir compensando las necesidades nutricionales de la vaca

Con la concentración parcelaria lo que van a mejorar notablemente es la disponibilidad de superficie al lado de la nave para poder hacer pastoreo. «En este momento tenemos fincas lejos que llevamos arrendadas a las que no podemos llevar las vacas por distancia, porque las vacas en producción no puedes moverlas un kilómetro todos los días. Tras la concentración nos queda una finca de 12 hectáreas toda junta al lado de la nave y después otra de 10 hectáreas casi seguida y la parcela que más lejos nos va a quedar estará a 700 metros, por lo que podremos destinar mayor superficie a pasto. Al agrupar las fincas puedes trabajar de otra forma», asegura Carlos.

«En invierno las vacas están mejor dentro que fuera»

A ración en pesebre leva silo de millo, silo de herba, bagazo de cervexa, palla e penso

La ración en pesebre lleva silo de maíz, silo de hierba, bagazo de cerveza, paja y pienso

Lo mismo ocurre con las instalaciones. El hecho de contar con una nave nueva y bien dimensionada permite hacer un mejor manejo del ganado. «Ahora con la nave nueva si está un día muy malo porque llueve mucho o porque hace mucho frío las vacas pueden quedar dentro, donde tienen todas las comodidades, antes como no había sitio ni camas para todas había que echarlas para fuera sí o sí, pero a veces no les hacías ningún favor a los animales, era incluso perjudicial para ellos, porque en los días de mucha invernada las vacas están mejor dentro que fuera y, de hecho, estaban todas agolpadas en la puerta para que les abrieses para venir para dentro», argumenta.

Con las mejoras en el establo y la agrupación de fincas por la concentración hacemos un pastoreo mucho más eficaz

Para Ganadería Zapateiro el pastoreo era hasta ahora un sistema «obligado por las circunstancias», debido a las limitaciones en las instalaciones, pero con la construcción del establo nuevo pasó a ser una opción voluntaria que requiere un mayor esfuerzo a nivel de mano de obra y de superficie. «El sistema de pastoreo está bien si tienes terreno para soportarlo. Las vacas dentro comen mucho, pero estando fuera todos los días necesitan mucha superficie si de verdad quieres que vayan a la pradera a alimentarse y no sólo a pasar el día», asegura.

Ampliación de la base territorial

Terra labrada a millo, ao que este ano adicaron unhas 18 hectáreas

Tierra labrada a maíz, cultivo al que este año dedicaron unas 18 hectáreas

Ganadería Zapateiro SC cuenta con unas 50 hectáreas de base territorial, que fueron incrementando a medida que lo hacían también con la cabaña de ganado. «Compramos primero el lugar en el que habían nacido mi madre y mi padrino y después aún cuatro o cinco fincas más. En propiedad tendremos ahora algo más de 30 hectáreas y arrendadas llevamos otras 20», explican.

Tratamos de hacer siempre dos cortes de hierba antes de echar el maíz

A maíz sembraron este año un total de 18 hectáreas, en las que hacen rotación con raigrás para tratar de sacarle el máximo partido a la superficie con la que cuentan. «Las tierras donde se siembra el maíz todos los años se levantan para echar hierba. Tratamos de hacer dos cortes de hierba antes de echar el maíz pero depende mucho de como venga el tiempo. Este año pudimos hacerlo. Se hizo un corte a principios de abril y otro a finales de mayo porque no vino tiempo para hacerlo antes por la lluvia. Después tuvimos que pegarnos el atracón en una semana para ensilar, arar y labrar el maíz», explica.

El año que viene contamos tener una merma en la producción por coger fincas de monte que hay que roturar, por eso tratamos de sembrar lo máximo posible en esta campaña para tener un pequeño stock de silo

No toda la superficie con la que cuenta la ganadería es apta para labrar. Hay una zona, unas 6 hectáreas por la parte de arriba del establo, que tiene arbolado y muchas piedras y que está a pradera permanente para hacer pastoreo. «Este no es terreno muy productivo, aquí para sacarle tienes que echar, para obtener 40 o 50.000 kilos por hectárea tienes que abonar», cuenta. Por eso, dice, «el año que viene va a ser desastroso porque coges las fincas de nuevo de la concentración parcelaria y no van a estar las tierras hechas, en algunos casos hay que roturar parcelas que nos tocaron y que están a monte y esas van a producir poco el primer año», argumenta. Por eso este año echaron a maíz todas las fincas que valían para hacerlo, para contar con un pequeño stock de ensilado que compense la merma de producción que prevén para la próxima campaña.

30 años para finalizar la concentración parcelaria

As vacas de Gandería Zapateiro camiño do pasto. Trala concentración, terán que andar menos

Las vacas de Carlos camino del pasto. Tras la concentración, tendrán que andar menos por la carretera

La parroquia de Grixalba lleva tres décadas con la concentración parcelaria en marcha y este año por fin se va a finalizar. «Iban a hacer en el mes de mayo la entrega de las fincas, pero protestamos y la retrasaron a septiembre en el caso de las parcelas a hierba y a octubre en las de maíz, una vez recogida la cosecha, porque sino este año no había manera ni de poder labrarlo», justifica.

Una vez recogida la cosecha de este año se reorganizarán las parcelas

«A nosotros nos va a cambiar muchísimo la configuración de las fincas actuales, perdemos muchas de las tierras que tenemos hoy porque nos perjudicó la valoración que se hizo, porque muchas de las fincas que tenemos hoy a prado eran monte cuando se hizo la clasificación de los terrenos para la concentración y nos las valoraron como monte», explica.

Había gente que tenía terreno sin aprovechar por ser trozos pequeños; en un par de años la parroquia no se va a conocer

Zapateiro SC se encuentra en una punta de la parroquia de Grixalba. En la misma aldea hay ganaderías importantes, como Finca Arosa o Granxa de Rañón, y las explotaciones del resto de la parroquia también llegan la Codesoso do Monte en busca de terreno, por lo que «competencia por la tierra hay muchísima», dice Carlos.

La concentración va a servir para juntar fincas y hacerlas más trabajables lo que, de manera paralela va a poner a producir fincas hoy paradas. «Hay muchas parcelas de ganaderías que han ido cerrando en los últimos años que están sin trabajar porque son pequeñas y dispersas y ahora van a volver a producir. Dentro de un año o dos la parroquia no se va a conocer, pero el coste de poner todo eso a producir va a ser grande», razona.

Hacen ellos mismos el trabajo agrario

Fosa de xurro cuberta dun millón de litros de capacidade. Permítelles usar o purín como abono cumplindo as esixencias medioambientais

La fosa de purín cubierta les permite usarlo como abono cumpliendo las exigencias medioambientales

Disponer de parcelas de mayor tamaño les va a facilitar mucho los trabajos agrarios, que en la mayor parte de los casos hacen directamente ellos. «Hacemos nosotros todo, lo único que no hacemos es sembrar el maíz y recogerlo», explica Carlos. Son socios de Cusoviame y emplean el parque de maquinaria de la cooperativa en la sementera, mientras que para el ensilado echan mano de una empresa de servicios. En el caso del silo de hierba lo hacen ellos, ayudados por unos parientes que se apoyan mutuamente para los trabajos de segar, juntar y traer para el silo.

Tienen una fosa de purín cubierta con capacidad para 1 millón de litros que emplean como abono en las fincas de maíz

También preparan ellos las tierras para el maíz, desde arar, pasar la grade o abonar. La fosa antigua tenía una capacidad de solo 300.000 litros y era descubierta, por lo que de invierno se llenaba y tenían que vaciarla aunque no tuviesen mucho donde echar el purín, lo que suponía un desperdicio de abono. La nueva cuenta con una capacidad de más de un millón de litros y el hecho de estar cubierta les permite hacer una gestión del purín mucho más eficiente y respetuosa con el medio ambiente. «Cuando hice la nave a mí no me obligaban a cubrir la fosa del purín, pero yo ya sabía lo que era tenerla descubierta, que cuando llueve la ves crecer y llenarse de agua, que después es lo que estás llevando para las fincas», dice.

  • Reportaje realizado por Campo Galego con la colaboración comercial de Leche Río

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información