El eucalipto genera un debate sobre el abandono del territorio

La jornada organizada por la Deputación de Lugo para reflexionar sobre la expansión de la especie concluye con un consenso claro, la necesidad de una gestión activa tanto de la superficie forestal como de la agraria

Publicidade
El eucalipto genera un debate sobre el abandono del territorio

Jornada sobre el eucalipto organizada por la Deputación de Lugo.

La jornada sobre el eucalipto organizada por la Deputación de Lugo, en la que intervinieron una veintena de expertos, ha servido de termómetro para constatar la polarización que se mantiene en torno a la especie. El debate encalló en el choque entre criterios ambientales y productivos, aunque dejó algunos consensos claros que abren la puerta a una nueva cuestión. ¿Cómo gestionar el territorio rural en un contexto de despoblación progresiva y abandono?

El acto organizado por la Deputación congregó en Lugo a un numeroso público, con presencia fuerte de profesionales forestales, de ambientalistas y de personal de instituciones públicas. Era un buen escenario para comparar puntos de vista sobre el eucalipto y la nota positiva de la jornada hay que buscarla en los consensos. Hubo coincidencia en que la prioridad de acción pasa por hacer cumplir la normativa existente, que ya regula las plantaciones de eucalipto. También en que cualquier legislación adicional precisa de una planificación forestal participada.

«El eucalipto no es la especie que propicia el mayor equilibrio ambiental, pero tiene un papel en la sociedad» (Alejandro Oliveros, Ence)

Polémica
La otra cara de la jornada fue la polarización entre la visión ambiental y la productiva. El ejemplo más claro estuvo en el debate entre el responsable de Ordenación Forestal de Ence, Alejandro Oliveros, y un técnico de la Reserva de la Biosfera, Jesús Domínguez, que moderaba una de las mesas:

– Nosotros no le decimos al propietario forestal lo que tiene que plantar. Es una decisión libre -intervino Oliveros desde el público, tras alusiones previas sobre Ence.- «La sostenibilidad está bien pero hay que analizar también la sostenibilidad desde el punto de vista económico. ¿Qué se propone para evitar el abandono?. Ese es el mayor problema del sector forestal. Desde un punto de vista ambiental, el eucalipto no es la especie que propicia el mayor equilibrio, pero tiene un papel en la sociedad».- defendió.

– La filosofía de que el propietario puede hacer en su tierra lo que quiere tiene que acabar. No es aceptable en la Europa del siglo XXI -criticó el técnico de la Reserva de la Biosfera-. «Si uno coge la carretera Santiago-Lugo, cada día aparecen nuevas plantaciones de eucalipto. Es una vergüenza cómo está el paisaje gallego con los eucaliptos en determinadas comarcas», señaló.

– Eso es discutible -cuestionó Oliveros- y hay que pensar además que las tierras tienen unos propietarios que las gestionan y que precisan de fondos para esa gestión.

«Lo que tenemos que preguntarnos es qué hacer con el territorio. Lo que no gestionemos nosotros, lo gestionará el fuego» (Jacobo Feijoo, Asefoga)

Gestión del territorio rural
El foco del debate preocupa a parte de las personas que intervinieron en la jornada. «Hay que centrar la cuestión. Lo que tenemos que preguntarnos es qué vamos a hacer con el medio rural y tener claro que lo que no gestione el hombre, lo va a gestionar el fuego. Es lo que nos tiene que preocupar», advierte Jacobo Feijoo, de Asefoga, una organización de propietarios forestales ligada a Unións Agrarias.

La necesidad de buscar un consenso sobre la gestión del territorio es uno de los retos sobre los que coincide la mayoría de ponentes. «Me deja un poco desilusionado haber percibido esa polaridad en la que unos ven el monte como un jardín o un parque natural y otros como una superficie productiva. Pienso que para el bien común, todos tenemos que tomar algo de la otra parte y generar un consenso social», valoró tras la jornada de Lugo Ramón Reimunde, presidente de Promagal, una entidad que agrupa a las asociaciones de productores de eucalipto del norte gallego.

«El uso de la tierra no lo pueden decidir ni ecologistas ni funcionarios» (Ramón Reimunde, Promagal)

«El beneficio económico que genera el eucalipto es irrefutable y no tiene alternativas. Ahora bien, es cierto que hay que tener en cuenta otros valores, como la promoción de la biodiversidad o la conservación de un paisaje mosaico, con tierras agrarias intercaladas con el monte que eviten un escenario de grandes fuegos difíciles de controlar», valora Reimunde.

«Desde nuestra perspectiva, los dueños de la tierra tienen derecho a hacer cultivos para madera, igual que en otro sitio la dedican a naranjos, a viñedo o a olivos. El uso de la tierra no lo pueden decidir los ecologistas ni los funcionarios. Tampoco se puede dejar que el propietario haga lo que quiera» -reconoce Reimunde-. «Hay una ley y en la jornada hubo un consenso claro en que hay que hacer cumplir la regulación forestal que ya existe».

Planificación forestal global ‘versus’ decreto del eucalipto

La Lei de Montes (Lei 7/2012) es clara sobre las zonas en las que no se puede plantar eucalipto: tierras agrarias y masas de frondosas caducifolias (carballeiras, sotos, etc.), con restricciones también claras para las zonas de Red Natura. La Xunta diseñó ahora una regulación adicional, que prohibiría el eucalipto en 21 concellos del interior de Lugo y en la provincia de Ourense. Esa regulación, que aún no fue aprobada, es cuestionada en el sector forestal.

Medio Rural no participó finalmente en las jornadas organizadas por la Deputación

En la jornada de ayer en Lugo estaba prevista la intervención de la delegada de Medio Rural, Olga Iglesias, y también la de un representante de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil. La participación institucional era esperada en el sector forestal como una oportunidad de debate, pero finalmente tanto la jefa territorial de Medio Rural como el representante de la Confederación Hidrográfica optaron por no acudir.

El debate se quedó así cojo, sin voces que defendieran la propuesta de la Administración. «Hubo unanimidad en que hace falta una planificación forestal participada y en que el decreto propuesto por la Xunta no es la manera de hacer las cosas -señala Manuel Marey, profesor de la Escuela Politécnica Superior de Lugo (USC), que intervino ayer en la jornada.- «No se puede trazar una línea a machete en el territorio para prohibir el eucalipto en parte de Galicia sin que haya criterios que justifiquen esa decisión», valora.

Directrices del Plan Forestal
El acuerdo sobre la planificación forestal en Galicia hay que buscarlo en las directrices del Plan Forestal de Galicia, elaboradas por un conjunto de 26 organizaciones, incluyendo asociaciones de propietarios forestales y colectivos ecologistas.

«¿Responde el decreto del eucalipto a las directrices elaboradas para el Plan Forestal? Claramente no» (Roque Rodríguez)

El coordinador del grupo de trabajo que elaboró las directrices, Roque Julio Rodríguez, analizó ayer el decreto propuesto por la Xunta en relación con las directrices diseñadas para el Plan Forestal.

«Las directrices señalan que sería bueno hacer una regulación adicional a la existente en base a criterios productivos, de estación, paisajísticos, de biodiversidad y de ordenación del territorio. Se proponía también que esa regulación definiera especies índice para cada zona, prohibiciones específicas y fomento de otras especies con medidas de acompañamiento» -resume Roque Rodríguez.- «¿Responde el decreto propuesto a esta directriz?», se pregunta.

«Claramente no» -concluye Rodríguez-, «no existe un plan de ordenación de recursos forestales por comarcas ni medidas de acompañamiento que fomenten una gestión forestal activa. Un denominador común de las directrices del Plan Forestal es la petición de una política forestal que haga frente al abandono y que no sea un compendio de prohibiciones y restricciones», remarcó.

La Xunta está elaborando en la actualidad el Plan Forestal de Galicia en base a las directrices definidas por el grupo de trabajo. Se espera la presentación del texto para el mes de junio.

Eucalipto en tierras agrarias
Antes de fijar nuevas prohibiciones sobre el eucalipto, hubo consenso en la jornada sobre la necesidad de hacer cumplir las actuales limitaciones. «Tenemos más de 30.000 hectáreas agrarias forestadas de manera ilegal con eucalipto. ¿A qué esperamos para tomar medidas, a que sean 100.000?», se pregunta Jacobo Feijoo, de Asefoga, que pide un plan de acción para eliminar estas plantaciones y para que las tierras que ocupan se pongan a producir cultivos agrarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información