v

El Gobierno quiere que a partir de 2021 sea obligatorio, sin excepciones, usar tubos colgantes para esparcir el purín

El Ministerio de Agricultura explica que el futuro Real Decreto sobre nutrición sostenible de los suelos agrícolas “pondrá fin a las excepciones” de las Comunidades Autónomas, que permiten esparcir el purín por plato o abanico

El Gobierno quiere que a partir de 2021 sea obligatorio, sin excepciones, usar tubos colgantes para esparcir el purín

Las excepciones aprobadas por las Comunidades Autónomas que permiten seguir esparciendo los purines ganaderos mediante sistemas de plato, abanico o cañón, tienen los días contados y previsiblemente a partir del 2021 -cuando debería entrar en vigor la nueva normativa sobre purines en la que trabaja el Ministerio- será obligatorio sin excepción enterrarlos en el suelo mediante sistemas de tubos colgantes. El objetivo es reducir las emisiones de amoníaco, un gas contaminante de efecto invernadero que se genera a partir del nitrógeno del purín.

Así lo han confirmado a Campo Galego desde el gabinete del Ministerio de Agricultura. De no lo hacerlo como establece la normativa, el ganadero tendrá penalizaciones en las ayudas de la PAC.

Precisamente, la decisión del Ministerio ha sido duramente criticada desde el sector de ganadería vacuna, el más perjudicado por esta normativa -los ganaderos de vacuno reciben ayudas de la PAC, mientras que los de porcino o de avicultura no-, a pesar de ser el menos contaminante. De hecho, un informe de la Comisión Europea confirma que en España el ganado de vacuno de leche es responsable sólo del 4,4% de las emisiones de amoniaco de origen agrícola. Por el contrario, la gran mayoría corresponden a los nitratos de síntesis (19,7%) y al porcino (17,5%).

Aclaramos a continuación las principales dudas sobre los cambios en la normativa sobre el esparcido de purines, según la información trasladada por el Ministerio de Agricultura:

¿Hasta cuándo las comunidades autónomas podrán establecer excepciones a la normativa estatal que regula la aplicación de purines y estiércoles ganaderos, y que penaliza el esparcimiento por sistemas de plato, abanico o cañón?
La posibilidad de establecer excepciones por parte de las CCAA viene indicada en el propio Real Decreto 1078/2014, de 19 de diciembre, por el que se establecen las normas de la condicionalidad que deben cumplir los beneficiarios que reciban pagos directos, determinadas primas anuales de desarrollo rural, o pagos en virtud de determinados programas de apoyo al sector vitivinícola, en sus modificaciones de 2017 y 2018.

Durante la tramitación de la norma se insistió a las autoridades competentes -de las Comunidades Autónomas- que la aplicación de excepciones no debería equivaler a un aplazamiento de la prohibición. Por tanto, las excepciones existentes a la prohibición de la aplicación de purines mediante sistemas de plato, abanico o cañones deberían basarse en causas de carácter estructural, fundamentalmente relacionadas con la orografía del terreno.

No obstante la propia normativa establece la obligación de que las comunidades autónomas favorezcan la aplicación de las mejores técnicas disponibles en los casos en que haya necesidad material de aplicar excepciones. Dichas técnicas conducirían a alcanzar los objetivos perseguidos de reducción de emisiones, en suplencia de los efectos pretendidos por la aplicación de la prohibición.

En todo caso, la entrada en vigor del Real Decreto sobre nutrición sostenible de los suelos agrícolas que está en fase de elaboración, mantendrá dicha prohibición, poniendo fin a las excepciones.

¿Que se conoce del Real Decreto sobre gestión de purines en el que está trabajando el Ministerio?
Se está trabajando en un proyecto de real decreto sobre nutrición sostenible de los suelos agrícolas que prevé establecer directrices, obligaciones y medidas voluntarias que favorezcan la fertilización racional de los suelos para conseguir minimizar los impactos ambientales a la vez que mantener o mejorar la productividad. Dentro de este proyecto, se incluye la aplicación de estiércoles (sólidos y líquidos) a los suelos.

¿Está previsto que se mantengan en ese futuro Real Decreto las penalizaciones al esparcido de purines mediante sistemas de plato, cañón o abanico?
Está previsto mantener dicha prohibición puesto que la volatilización de amoniaco es máxima con esa técnica de aplicación, lo que implica que además de un perjuicio medioambiental, se pierde casi la mitad del nitrógeno que podrían aprovechar los cultivos.

¿Las Comunidades Autónomas podrán seguir estableciendo expeciones, como en la actualidad?
Todavía no se ha circulado el borrador a los servicios técnicos de las CCAA para elaborar una propuesta conjunta y habrá que estudiar las justificaciones que presenten para determinados casos. La idea es permitir las menos excepciones posibles.

¿Tiene previsto el Ministerio establecer ayudas este año para la adaptación de los equipos a la normativa vigente?
Está prevista una nueva convocatoria del plan renove de maquinaria agrícola. Entre las máquinas subvencionables que presenta el Real Decreto de bases están las nuevas cisternas con dispositivos de aplicación localizada y los dispositivos independientes para adaptar cisternas existentes.

El montante previsto en los presupuestos generales del estado prorrogados es de 5 M€ en régimen de concesión directa a las solicitudes que cumplan los requisitos de la convocatoria mientras exista crédito.

¿A qué sanciones o penalizaciones se enfrentan los ganaderos y agricultores que incumplan la normativa estatal?
Al derivar los posibles incumplimientos de una norma de condicionalidad, las penalizaciones están basadas en el reglamento 1306/2014, consistiendo en la reducción o exclusión sobre los importes de los pagos concedidos o por conceder al infractor, respecto a las solicitudes de ayuda que haya presentado en el transcurso del año natural en que se haya descubierto el incumplimiento. Dichas ayudas se refieren a los pagos directos, algunos pagos de Desarrollo Rural y determinados programas de apoyo al sector vitivinícola.

Para el cálculo de dichas reducciones y exclusiones se tendrán en cuenta la gravedad, el alcance, la persistencia y la reiteración de los incumplimientos observados en todo el ámbito de la condicionalidad, es decir, no solo de la prohibición que estamos tratando aquí, sino de forma acumulativa, de todos los posibles incumplimientos de otros preceptos de condicionalidad, como bienestar animal, identificación, etc.

La Xunta hace un llamamiento a la calma y asegura que “se va a poder seguir aplicando los purines como hasta ahora”

La respuesta contundente del Ministerio de Agricultura contrasta con la información facilitada por la Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia, que no prevé cambios en el horizonte en cuanto al esparcido de purines.

“En este asunto queremos hacer, en primer lugar, un llamamiento a la calma. Los agricultores y ganaderos gallegos van a poder seguir aplicando purines con sistema de plato o abanico como venían haciendo hasta lo de ahora”, aseguran desde el departamento que dirige José González.

En este sentido, defienden las excepciones a la norma estatal que estableció la Xunta en febrero de 2018, justificadas en la orografía de Galicia, los tipos de suelos, por el clima o por el tamaño de las explotaciones y su dispersión.

En concreto:

-Orografía: un porcentaje importante del suelo agrario útil de Galicia se localiza en zonas de alta montaña o con limitaciones naturales. La pendiente en algunas de estas áreas haría imposible practicar el abonado tal y como establece la normativa estatal, implicando también un riesgo para las personas durante su aplicación, por las altas posibilidades de que las máquinas se deslicen en suelos húmedos

-Edafología: buena parte de la comunidad se caracteriza por terrenos de montaña pedregosos que impedirían la inyección del purín.

-Climatología: Galicia es un país con precipitaciones elevadas durante períodos prolongados, que limita el tiempo disponible para las labores agrícolas y que condiciona el acceso a las superficies y las prácticas de abonado, propiciando además desplazamientos y hundimientos del terreno, con el consiguiente riesgo de que la maquinaria vuelque.

-Tamaño y dispersión de las explotaciones: en Galicia predomina el minifundismo en granjas pequeñas y medianas, que constituyen el 80% del total, y el empleo de nuevos sistemas de aplicación de purines requiere potencia y manobriabilidad, algo inviable en muchos casos.

Para más información:

-El gobierno hace pagar al sector vacuno el exceso de emisiones de amoníaco del sector porcino

-Métodos eficaces y más baratos para evitar las emisiones de amoníaco del purín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información