La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

El impacto de la alimentación en la recría: salud, longevidad y mayor producción vitalicia

Las claves para unas novillas saludables y que reducen la edad de inseminación tras el destete

El impacto de la alimentación en la recría: salud, longevidad y mayor producción vitalicia

Daniel Prado Fernández, gerente de zona Lugo de De Heus

Cualquier profesional del sector lechero es conocedor de la importancia que tiene la recría en la explotación y la repercusión económica que tiene el llevarla a cabo de una manera rigurosa y con objetivos marcados, cuidando los pilares básicos de instalación, manejo y alimentación.

De Heus, con su dilatada experiencia en el ámbito de la nutrición de vacuno lechero, ha diseñado el Plan Kaliber de Recría de Novillas, capaz de adaptarse a la demanda genética de los animales y la evolución de las explotaciones de futuro. Cubrir las necesidades de una manera eficiente, aprovechando así todo el potencial genético de las terneras, desde el nacimiento hasta el parto, es el objetivo del plan. El resultado: animales sanos, más longevos y con mayor producción vitalicia.

Cada mes que adelantamos el primer parto supone un ahorro de más de un 5% del coste de recría de la novilla”

El desarrollo de los animales durante los primeros meses de vida es crucial para la vida futura de los animales, de ahí la importancia de aprovechar la ventana de oportunidad que significa la fase de lactancia, pero ¿qué ocurre a partir del período de destete?

Si nos centramos en la edad comprendida entre el destete y primer parto, a veces nos encontramos con instalaciones no adecuadas, lotes que no son uniformes, novillas alimentadas con restos de raciones de lactación o con forrajes de baja calidad. Esto hace que el desarrollo de la novilla no sea el correcto y se retrase la edad al primer parto. El objetivo sería conseguir que el primer parto tuviera lugar a los 24 meses o incluso acercarse a los 20 meses, siempre y cuando el desarrollo del animal en el momento de la inseminación sea correcto.

El impacto económico de cumplir este objetivo es considerable, ya que reducir la edad al primer parto en 2 meses para una explotación de 100 cabezas se traduce en un impacto de 10.000 € al año. Visto de otro modo, cada mes que adelantamos el primer parto supone un ahorro de más de un 5% del coste de recría de la novilla.

Puntos Kaliber: ¿Cómo saber que avanzamos en la buena dirección en cada fase?

Para evitar este sobrecoste y conseguir un desarrollo en altura y peso correctos a fin de reducir la edad de primera inseminación deben de marcarse unos objetivos claros y medibles a seguir. Para ello, podemos dividir la etapa desde el destete al parto en tres etapas.

-Fase Joven: desde el destete hasta los 8 meses. Es una etapa de máxima capacidad de crecimiento, es posible conseguir 900-1000 gr GMD, promoviendo el crecimiento del sistema esquelético, tanto óseo como muscular y evitando el engrasamiento. Al final de esta etapa los parámetros de peso y altura a la cruz serían de 235 Kg y 112 cm respectivamente, con una condición corporal adecuada. Para alcanzar este desarrollo es fundamental el aporte de una fuente de fibra de alta calidad y completar la dieta con concentrado (Kaliber Junior) a fin de suministrar una ración final con un nivel alto en proteínas y de energía intermedio. La prioridad es la ingesta de forraje de alta calidad, teniendo en cuenta estrategias de alimentación en las fases de lactancia que favorezcan el desarrollo de papilas ruminales, ya que permitirán conseguir un máximo aprovechamiento de los forrajes en esta fase.

-Fase de Pubertad: entre los 8 y 14 meses. La pubertad aparece cuando el animal alcanza el 45-50 % de su peso como adulto; el cuerpo de la novilla continúa su desarrollo en peso y altura, evitando la deposición de grasa en la ubre en formación, al igual que en la etapa anterior. Los requerimientos energéticos son menores y a nivel proteico deberíamos situarnos al menos en torno al 15-16 %, promoviendo en todo momento la ingesta de forrajes. La recomendación para esta etapa es de una GMD entre 800-900 g/día. La inseminación debe hacerse cuando las novillas tienen una estructura corporal adecuada. Sin ser el peso un carácter definitivo a la hora de hacerlo, este debería rondar los 400 kg, con una altura a la cruz de 1.33 m. sin engrasamientos. El Punto Kaliber que identifica la evolución correcta en el desarrollo se basa en la línea dorsal y costillas visibles.

-Fase de gestación: desde el momento de la inseminación hasta el parto. Nuestro objetivo es nuevamente el desarrollo de la novilla con un mínimo depósito de grasa, un correcto crecimiento permitirá el óptimo desarrollo del feto y un animal saludable. El objetivo de esta etapa a nivel nutricional es conseguir altos consumos de materia seca con un buen aporte de fibra de calidad. Una vez confirmada la preñez, la ración debería estar en torno al 15% de PB, el objetivo sería alcanzar consumos de materia seca de aproximadamente 11 kg a los 23-24 meses. La altura ideal de las novillas al parto es de 1,40 m a la cruz y un peso de entre 610 y 630 kg en preparto.

En el preparto es de especial importancia evitar competencias entre novillas y multíparas. Para ello, en la medida de lo posible, deberíamos evitar tener juntos estos animales para que las novillas no disminuyan el consumo de materia seca en especial los días anteriores al parto. Por otra parte, esta separación también sería importante a nivel nutricional ya que las necesidades de las novillas, sobre todo a nivel proteico, son mayores que las de las multíparas.

El diseño de raciones en base a la gama Kaliber Junior permite alcanzar los objetivos marcados complementando los diferentes forrajes disponibles en la explotación. Nuestro servicio técnico es el encargado de diseñar estas raciones y monitorizar la evolución del desarrollo, garantizando el cumplimiento de los objetivos fijados. Otra de las características de la gama Kaliber son los elevados niveles vitamínico-minerales que proporcionan a la novilla todo lo necesario desde el destete al parto.

En conclusión: las novillas son el futuro de las granjas y una novilla Kaliber es sinónimo de desarrollo, salud, longevidad y rentabilidad.

*Artículo redactado por Daniel Prado Fernández, gerente de zona Lugo de De Heus

Logo Kaliber DE HEUS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información