El Parlamento pide que la Xunta redacte el nuevo Plan Forestal siguiendo las directrices consensuadas por el sector

La iniciativa fue aprobada en solitario con los votos a favor del Partido Popular. La oposición optó por abstenerse al considerar que las directrices aprobadas por el Consejo Forestal no fueron consensuadas con las organizaciones ecologistas.

Publicidade
El Parlamento pide que la Xunta redacte el nuevo Plan Forestal  siguiendo las directrices consensuadas por el sector

Las directrices del Consello Forestal piden que se aumente la superficie de coníferas

El Parlamento de Galicia le pide a la Xunta que el nuevo Plan Forestal sea redactado siguiendo las directrices consensuadas por el sector en el Consejo Forestal. La iniciativa, una proposición no de de ley del Partido Popular, no contó con el apoyo de la oposición que decidió abstenerse al considerar que las directrices del Consejo Forestal no fueron debatidas y acordadas con otros sectores como los ganaderos o las organizaciones ecologistas.

El defensor de la iniciativa, el diputado popular José González Vázquez, defendió este jueves en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Montes que la redacción del nuevo Plan Forestal de Galicia, con vigencia para los próximos veinte años y actualmente en tramitación, debe “seguir las directrices aprobadas en diciembre de 2015 por la Comisión de Trabajo del Consejo Forestal de Galicia, aprobadas con el consenso de todos los agentes relacionados con el monte, contando únicamente con la abstención del representante de Amigos da Terra”.

Entre estas directrices, José González destacó las recomendaciones de “aumentar la superficie de coníferas, mantener o reducir la superficie de eucaliptus, relanzando el Globulus frente al Nitens, o aumentar la superficie de caducifolias, dentro de una visión multifuncional del monte”.

La oposición asegura que las directrices no fueron consensuadas con todos los agentes

Sin embargo, la oposición optó por abstenerse y no secundar la iniciativa al entender que el Consejo Forestal no tuvo en cuenta a otros agentes, como ganaderos y organizaciones ecologistas.

Así, el representante del BNG, Xosé Luis Rivas Cruz, recordó que “la realidad es que el gobierno está incentivando la expansión del eucalipto a costa de las tierras agrarias con medidas como la renovación de la autorización a la planta de celulosa de Ence en Pontevedra o el impulso de las plantas de biomasa, que se van a nutrir de madera de eucalipto”.

Además, advirtió de que “se está desmantelando el sector de la transformación de la madera no vinculado al eucalipto”. “Está bien lo que dicen las directrices del Consejo Forestal, pero ¿quién va a comprar y procesar la madera de pino o de frondosas?, alertó el diputado del BNG.

José Antonio Quiroga Díaz, del PsdeG-PSOE, criticó que el Grupo de Trabajo del Consejo Forestal que elaboró las directrices “no recoge a todos los agentes sociales implicados”. Además, advirtió de que “las directrices no cuestionan el monocultivo del eucalipto, al tiempo que pide que se quite peso de la Administración del Consejo Forestal”.

PsdeG-PSOE: “Las directrices del Consello Forestal no cuestionan el monocultivo del eucalipto”

Por su parte, la representante de En Marea, Paula Quinteiro, incidió también en que “las directrices no son representativas de todo el sector relacionado con el monte y con el medio rural”. “La mayoría de las personas de este grupo de trabajo -afirmó- representan al sector de la madera y no se cumplió el compromiso de abrirlo a otros colectivos, como las organizaciones ecologistas”.

“Estas directrices siguen apostando por la producción de madera de bajo valor añadido y por la privatización del monte. Es cierto que contienen muchas cuestiones de interés estas directrices, pero se relegan a un segundo plano”, concluyó.

Iniciativas rechazadas sobre las ITEAF, los controles oficiales de la leche o la fiscalidad de los montes vecinales

Por lo demás, la Comisión de Agricultura, Alimentación y Montes rechazó con los votos en contra del Partido Popular tres iniciativas de la oposición.

La primera, del Grupo Socialista, demandaba que la Xunta establezca los mecanismos necesarios para la realización de controles oficiales de la leche y se recojan dos muestras: una para la empresa y otra para el ganadero, con el fin de evitar especulaciones al respecto y dar una mayor seguridad al productor con la posibilidad de realizar un contraanálisis con la leche del día mismo día de la recogida en el caso de encontrarse algún tipo de residuo.

La segunda, del Bloque Nacionalista Galego, instaba a la Xunta a “modificar el Decreto 23/2016 de 25 de febrero por el que se regula la reinversión de los ingresos obtenidos por los montes vecinales en mano común en actuaciones de mejora y protección forestal para que la tramitación sea simple, retirar la cuantía de las subvenciones de la base imponible y dar un período de amortización de 15 años para las cuantías recibidas por las expropiaciones”.

Por último, el grupo de En Marea presentó una proposición no de ley en la que se pedía a la Xunta que ampliara hasta el mes de marzo el plazo para que los equipos de aplicación de productos fitosanitarios puedan pasar la Iteaf; dotar una partida para subvencionar la adquisición de equipos nuevos a todos los agricultores que dispongan de equipos que no pasen la inspección, así como reducir el coste de la inspección y de las multas un 50%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información