El sector forestal se recupera tras la bajada de la facturación por la crisis de la Covid

La pandemia redujo un 17% los ingresos en la industria forestal en el 2020. Pese a la paralización de la actividad, en los últimos meses algunas empresas incluso han incrementado su facturación

Publicidade
El sector forestal se recupera tras la bajada de la facturación por la crisis de la Covid

El impacto de la crisis del coronavirus en la industria forestal ha resultado ser menor de lo esperado por las empresas del sector. Las previsiones que se manejaban en los primeros meses de la pandemia hacían esperar que la facturación se redujera un 26%. Sin embargo, finalmente 2020 se cerró con una bajada de los ingresos del 17%.

Los datos se recogen de la segunda encuesta realizada en el pasado mes de febrero por la Escuela de Ingeniería Forestal de la Universidad de Vigo, entre 171 empresas del sector gallego, en las que se incluyen tres firmas asentadas en Cuenca, Madrid y Valladolid.

En mayo del 2020, en pleno confinamiento, las empresas esperaban una reducción de la facturación del 26%. En los últimos meses han conseguido recortarla

«La industria forestal gallega se ha mostrado hasta el momento como un sector moderadamente resiliente, que a pesar del parón del segundo trimestre ha conseguido recuperar el ritmo en el tercero y cuarto», valoró Juan Picos, director de la Escuela durante la presentación de los resultados, realizada de forma telemática este viernes. Los datos recogidos en las empresas evidencian cómo algunas de ellas incluso han conseguido incrementar la facturación en los últimos meses del 2020 y también se muestran mejores perspectivas para este 2021.

Facturación del 2020 con respeto del 2019.

Facturación del 2020 con respeto del 2019.

En este contexto de crisis sanitaria, un 12% de las empresas gallegas del estudio, sobre todo aserraderos y rematantes, incluso han incrementado las inversiones. Una cifra que quiso destacar el vicepresidente segundo y consejeros de Economía, Francisco Conde que participó en el acto de presentación de los resultados, junto con el rector de la Universidad de Vigo, Manuel Joaquín Reigosa. «Estamos viendo una evolución positiva en el sector. Hace falta ser prudentes, pero tanto la previsión de un incremento de facturación para este 2021, como las inversiones realizadas, ya dan buena cuenta de esa evolución», valora Conde.

En mayo de 2020, fecha en la que la Escuela de Ingeniería hizo la primera encuesta entre sus asociados para conocer la situación del sector, la mayor parte de las empresas creían que la crisis le afectaría mucho o al menos algo. Casi un año después, un 15% de ellas aseguran que no les ha afectado y un 3% hasta valoran positivamente estos últimos meses. Rematantes, aserraderos, carpintería y mueble están teniendo también resultados favorables en estos tiempos.

El contract, uno de los más perjudicados

Con todo, la crisis sanitaria está dejando una honda huella para un importante número de empresas. Así, un 60% de las entidades afirma que la Covid-19 le afectó negativamente y un 22% de ellas reconoce un gran impacto negativo en su actividad. El sector del contract, muy vinculado a la restauración y a la hostelería, dos de las actividades que más se han visto afectadas en estos meses; está siendo uno de los más damnificados en el sector forestal.

Alrededor del 25% de las empresas de contract que participaron en la encuesta cerraron este último año con una reducción de entre el 50 y el 60% en la facturación. El resto de las empresas experimentaron una bajada de los ingresos que se sitúa entre el 50 y el 30% con respecto a 2019.

Otros subsectores como el de la pasta y papel valoran de manera semejante la situación de los últimos meses. Del mismo modo, en la construcción con madera o la biomasa, todas las empresas que respondieron a la encuesta están teniendo dificultades por la pandemia.

También hubo casos, en los que la crisis afectó de manera diferente a empresas del mismo subsector. Así, en el tablero hubo firmas que vieron reducida su facturación más de un 60%, mientras que otras han tenido un incremento del 10%.

 Facturación de 2020 con respecto a 2019 en los principales subsectores de la industria forestal.

Facturación de 2020 con respecto a 2019 en los principales subsectores de la industria forestal.

En estos subsectores, el principal problema está resultando la caída de la demanda, lo que deriva en dificultades en ámbitos como tesorería o en los cobros. Las propias características de la crisis sanitaria, con los repetidos encierros y restricciones de la actividad y movilidad, han provocado atrancos tanto para conseguir suministros como en los transportes y la logísticas del producto.

El sector mira con cierto optimismo al 2021, donde más del 35% de las empresas espera cerrar el año con un incremento del 10% en la facturación. También aumentan las firmas que prevén entre un 10 y un 20% más de ingresos en este ejercicio con respeto del 2020. En el lado contrario, no hay ninguna empresa que espere un descenso de la facturación mayor al 60%, como acontecía en mayo del año pasado y se va reduciendo el número de entidades donde la previsión pase por una reducción de la facturación de más del 20%. Con todo, un 25% aún cuenta que sus ingresos sean un 10% inferiores.

Salvaguardar a los trabajadores

La mayoría de las empresas forestales afrontaron la crisis sin tener que hacer ajustes en su plantel ni en los salarios. Aunque hubo firmas que tuvieron que realizar despidos o bajadas en la remuneración de sus empleados, se contabilizaron empresas que contrataron más personal y que incrementaron las partidas para salarios. Mientras, los ajustes se produjeron en aspectos como stock de insumos o materia prima, así como en las existencias de producto, donde alrededor de un 35% de las empresas tuvieron un descenso en ambos.

Las empresas apenas hicieron ajustes en el plantel ni en los salarios y destinaron esfuerzos para mejorar la protección de los trabajadores

Las encuestas también revelan que la protección de los trabajadores, dotándolos con mascarillas o estableciendo sistemas para evitar los contagios fue uno de los ámbitos al que más atención prestaron. El impacto de la Covid-19 en la salud del personal de la empresa es una de las principales preocupaciones en el sector junto con la incertidumbre y la posible caída de la demanda. Sin embargo, en estos meses tampoco se detectaron importantes brotes de Covid-19 que hayan afectados significativamente a la actividad de las empresas del sector.

«En general, no se recurrió a la merma de la masa salarial y hubo un esfuerzo en la aplicación generalizada de medidas preventivas y se encuentran entre las principales preocupaciones las que alcanzan a la salud de los trabajadores», detalla Picos.

En este último año, sólo un 2% de las empresas se vio inmersa en un concurso de acreedores, bien fuera necesario o voluntario. Mientras, un 43% de las firmas solicitó financiación a través de préstamos ICO (37%) y del Igape (6%) y un 14% tuvieron que acogerse a un ERTE.

Nuevas tendencias

Esta radiografía del sector permitió conocer la valoración que hacen las empresas sobre nuevas megatendencias que están repercutiendo de manera directa en la industria forestal. En este sentido, una de las mayores preocupaciones se centra en el resurgir de las fronteras nacionales, derivadas tanto de la crisis sanitaria como de cambios políticos como el Brexit en Inglaterra.

Otras tendencias son consideradas como positivas en el sector por las oportunidades que pueden brindar. Así, destacan aquellas que tienen que ver con la mejora del hábitat y el confort, la vuelta a áreas rurales o la preferencia del consumidor por productos locales.

El resurgir de las fronteras y la consolidación del comercio online se encuentran entre las preocupaciones de la industria forestal

La consolidación del comercio online es otra de las preocupaciones del sector, que lo observa tanto como una oportunidad para sus productos como una fuerte competencia. Por el momento, al contrario que lo acontecido con otros sectores, que han dado un importante salto en la comercialización digital de sus productos durante esta pandemia, motivados por la falta de movilidad, la industria forestal aun no ha avanzado en esta dirección. Sin embargo, como apuntaba Juan Picos durante la presentación de los resultados, hace falta indagar si existen barreras como la falta de cobertura de las áreas rurales que estén limitando la implantación de la comercialización online del sector forestal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información