El SLG denuncia las prácticas abusivas de Hacienda en las ayudas de incorporación y en la transmisión de granjas

Publicidade
El SLG denuncia las prácticas abusivas de Hacienda en las ayudas de incorporación y en la transmisión de granjas

Reunión de las representantes del Slg con Belén do Campo

El Sindicato Labrego Galego mantuvo este jueves un encuentro de trabajo con la directora general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias de la Consellería de Medio Rural, Belén do Campo. En este encuentro, denunciaron lo que consideran «prácticas abusivas de la Agencia Tributaria al grabar las ayudas de incorporación de gente joven a la actividad agraria o el traspaso de granjas entre familiares».

Por parte de la organización agraria asistieron al encuentro Conchi Docampo y María Ferreiro, ambas integrantes de la Ejecutiva del SLG, que denunciaron que «la Agencia Tributaria está cobrando fuertes impuestos en casos en los que no debería siquiera aplicarlos». «Por ejemplo, cuando se traspasa una granja a los hijos o hijas, la Agencia Tributaria considera que los derechos de pago básico de la Política Agraria Común (PAC) que van aparejados a la explotación son una ganancia patrimonial, como si fuera una operación de compraventa, por lo que le aplican una tasa impositiva superior al 15% sobre el supuesto valor de esos derechos. Rizando el rizo, esto también acontece entre cónyuges en régimen de gananciales cuando uno de ellos se da de alta como titular de una granja de la que, en teoría, ya tenía el 50% de la propiedad», explican desde el Sindicato Labrego..

Excesiva fiscalidad para las ayudas de incorporación

Otro problema que denunciaron ante Belén do Campo fue «el de la excesiva fiscalidad que la Agencia Tributaria imputa a las primas de incorporación -los impuestos pueden llegar a un tercio del importe de la ayuda- y la enorme carga burocrática que suponen».

«Conocemos casos concretos de jóvenes a los que se les concedió una prima de incorporación de 22.000 euros que, al ser considerada ganancia patrimonial, tuvo que tributar entre 5.000 y 6.000 euros. A esto, se añade el agravante de que Hacienda te cobra esos impuestos en el año de la concesión, cuando el ingreso efectivo de la prima es en el siguiente año», aseguran.

Una de las cuestiones sobre la que incidieron las representantes del SLG en su encuentro con Belén do Campo, es que esta fiscalización excesiva se está aplicando a ayudas concedidas en el año 2015. De este modo, advirtieron de que «en años posteriores, el importe de las ayudas de incorporación se incrementó considerablemente, por lo que el dinero a pagar por las subvenciones concedidas a partir de 2016 pueden dispararse y ocasionar problemas de liquidez insalvables para los jóvenes que las recibieron».

Sindicato Labrego: «La Xunta tiene que implicarse y buscar con la Administración Central una solución inmediata»

Según el Sindicato Labrego, la respuesta por parte de la Consellaría de Medio Rural «fue que ya le transmitieron esta problemática a la Agencia Tributaria, Ministerio de Agricultura y Delegación del Gobierno».

Sin embargo, desde la organización agraria insisten en que «es necesario que el Gobierno de la Xunta dé un paso más a la hora de implicarse e incluir esta problemática en la agenda de trabajo con las instituciones centrales para tratar de resolverlo de manera inmediata (….) porque la realidad es que a pesar de haberlo explicado y denunciando delante de responsables de la Agencia Tributaria, del Ministerio de Agricultura y de la Consellaría de Medio Rural, sigue sin hacerse nada al respecto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información