El vacuno mayor impulsa la recuperación de la Central Agropecuaria en la pandemia

La Central Agropecuaria cierra el año con una facturación de más de 21 millones. El balance final muestra la recuperación de la lonja agropecuaria de Silleda, con cifras semejantes a las de hace dos años. Consigue una asistencia de 45.163 animales y factura un 66,8% más que en el 2020, gracias el incremento de precios y afluencia ganado mayor

El vacuno mayor impulsa la recuperación de la Central Agropecuaria en la pandemia

Ejemplares de vacuno mayor en la última subasta del año celebrada este martes en Silleda. // Foto. Central Agropecuaria de Galicia.

Con la última sesión del año, celebrada este martes, la Central Agropecuaria de Galicia-Abanca confirma la recuperación del mercado tras el bajón experimentado en el 2020, cuando se vieron obligados incluso a suspender la actividad durante varios meses a causa de la pandemia. La Lonja de Silleda, que sigue manteniendo su condición de única subasta informatizada de España, cierra 2021 con una asistencia de 45.163 reses y una facturación de 21.235.772 euros.

El vacuno mayor, que en los últimos meses propició que se batieran récords históricos, fue también el motor de esta recuperación, no sólo por el incremento de precios, sino por el aumento de animales que se vendieron en la Lonja. Así, la facturación supuso un 66,8% más que en 2020, cuando había alcanzado 12.724.699 euros. Superó también notablemente, en un 16,6%, los 18.199.272 euros en transacciones de 2019.

En cuanto a asistencia total, consiguieron un 29,1% más que el año pasado, cuando habían concurrido 34.976 reses, y se aproxima mucho a las de 2019, suponiendo solamente un 2% menos, ya que ese año habían asistido 46.100 animales en sus tres categorías: vacuno mayor, becerros de recría y becerros carniceros.

«Los resultados, aún condicionados por diversos aspectos derivados de la incidencia de la Covid-19 y en línea con el resto de mercados nacionales, suponen una importante recuperación respeto a 2020 y unos datos semejantes, o incluso mejores en cuanto a transacciones, en comparación con 2019», apuntan en el balance presentando desde la entidad.

Año de récord en el vacuno mayor

En lo que se refiere al vacuno mayor, se registraron durante 2021 un total de 11.650 ejemplares, un 65% más que en 2020, cuando fueron 7.060 ejemplares y un 17,8% más que en 2019 cuando habían concurrido 9.888. Su facturación fue un 113,6% mayor que en 2020, al pasar de los 5.772.236 euros de entonces a los 12.331.849 euros de este año y también un 48,3% mayor que en 2019, cuando habían sido 8.313.009 euros.

La selección de animales de calidad, la presencia de compradores interesados en este tipo de ganado y el incremento de la demanda en la restauración están detrás del aumento del vacuno mayor en Silleda

Desde la Central apuntan que este aumento tanto en la asistencia como en la facturación se debe a varios factores. El primero de ellos, el trabajo que viene realizando la Central desde hace años con la ayuda de los servicios veterinarios para que los animales de calidades inferiores no pasen por el mercado y vayan directamente al matadero, evitando así a estos animales de mayor edad trayectos que influyen en su bienestar y consiguiendo también eliminar reses de mala calidad en favor de las de mejores categorías, con el consiguiente aumento de precios medios. El segundo, que este incremento de la calidad atrajo a nuevos compradores que contribuyeron a aumentar los precios por la mayor demanda y, consecuentemente, atrajo a su vez a más ganaderos que acuden para vender su vacuno mayor. El tercero de ellos es la mayor demanda que existe en restauración y hostelería de carnes maduradas por parte de los consumidores finales, al cual también contribuyó el sello Vaca y Buey de Galicia.

Por categorías, el precio de la Extra se sitúa en 1.879 euros/unidad, lo que supone un 4,6% más que en 2020 (cuando había sido de 1.796 euros/unidad) y un 5,5% más que en 2019 (había ascendido a 1.780 euros/unidad). En los animales de Primera se alcanza los 1,124 euros/unidad, un 3% más que en 2020 y 2019 (los dos años se situaba en los 1.091 euros/unidad). En cuanto a Segunda, el precio medio es de 724 euros/unidad, un 1,2% más que en 2020 (había sido de 715 euros) y un 0,27% más que en 2019 (se situaba en 722 euros/unidad). En el deshecho, el precio medio es de 466 euros/unidad, un 3,3% más que en 2020 (entonces fueron 451 euros/unidad) y un 2,1% más que en 2019 (ese año se situaron en 456 euros/unidad).

El precio máximo en el vacuno mayor se situó en los 8.579 por un animal mestizo a mediados de noviembre

Este año en el vacuno mayor se consiguieron tres récords históricos en el precio pagado en la Central por un ejemplar, situándose finalmente el máximo en los 8.579 euros pagados por un animal de raza mestiza el pasado 16 de noviembre, una cantidad muy superior al récord conseguido el pasado año, el cual se había situado en 6.781,5 euros. También el 16 de noviembre se consiguieron marcas históricas en la Central en el precio medio del vacuno mayor en una sesión, con 1.332,58 euros, y en el volumen de transacciones de la categoría, con 457.076 euros. Esta última marca contribuyó a que la Central también consiguiera ese día su récord en el volumen de facturación conjunto en una sesión con 660.785 euros.

“Concentrar en Silleda o gando de Amio e o da Central nun ‘supermartes’ sería vantaxoso para compradores e vendedores”

Las cifras de los becerros

En los becerros de recría concurrieron 28.656 reses, un 19,1% más que en 2020, cuando habían acudido 24.043, y un 7,3% menos que en 2019, cuando habían sido 30.938 animales. En cuanto a las transacciones, fueron de 5.322.811 euros, un 25,5% más que en 2020, cuando ascendieron a 4.240.525 euros, y un 11,4% menos que en 2019, cuando se habían situado en 6.010.152 euros.

Respeto a sus precios medios, en los becerros frisones y cruzados sube en comparación con 2020, debido a la mejor situación respeto a la pandemia un 8,7% (de 80 a 87 euros) en los primeros y un 1,1% (de 252 a 255 euros) en los segundos. Con todo, hubo una bajada de un 3,3% (de 90 a 87 euros) y un 12,6% (de 292 a 252 euros) respectivamente en comparación con 2019.

El incremento de los costes de producción en los cebaderos motiva bajadas del precio de compra de terneros y menor afluencia de ganado

Esta bajada, segundo apuntan no sector, se debe a que los cebaderos están sufriendo una importante subida en los precios de los piensos, la electricidad y otros suministros, estando únicamente en su mano regular los precios a los que adquieren los animales, por lo que reducen el precio de compra. Los bajos precios también influyen en la menor asistencia.

Por su parte, los becerros rubios aumentaron su cotización un 13,8% respeto a 2020 (de 332 a 378 euros) y un 9,5% en cuanto a 2019 (de 345 a 378 euros), ya que la calidad de estos animales sigue siendo valorada y supone una ventaja frente a otras razas.

Respeto a los becerros carniceros, su asistencia se situó en 4.857 reses, aumentando un 25,4% respeto a 2020, cuando habían acudido 3.873 ejemplares, si bien respeto a 2019 desciende un 7,9%, ya que entonces concurrieron 5.274 animales. Desde la Central apuntan a que el descenso se debe a que durante el cierre de la Central, en los inicios de la pandemia, muchos ganaderos buscaron otros canales para dar salida a sus animales, realizando incluso contratos con compradores, lo que supuso un descenso de vendedores en la Lonja.

En cuanto a sus transacciones, se situaron en 3.581.112 euros, un 32% más que los 2.711.938 euros facturados en 2020 y un 7,6% menos que los 3.876.111 euros de 2019.

Por categorías, los frisones, con poca presencia en la Central y que por lo tanto influyen poco en el promedio conjunto de los becerros cebados, registraron un precio medio de 517 euros/unidad, un 44% más que en 2020 (cuando había sido de 359 euros/unidad) y un 17,5% más que en 2019 (se situó en 440 euros/unidad). Por su parte los rubios y cruces, con mayor peso en la Central, se situaron en 873 euros y 789 euros respectivamente. En cuanto a los primeros, el precio medio aumentó un 1,5% respeto a 2020 (había sido de 860 euros/unidad) y manteniéndose igual que en 2019. En el caso de los animales de cruce, el precio aumentó un 2,4% respeto a 2020 (habían sido 770 euros/unidad) y disminuyó un 2,2% respeto a 2019 (habían sido 807 euros/unidad).

Importantes mejoras

La Central realizó este año importantes mejoras para optimizar los resultados de los usuarios y garantizar mayor calidad y bienestar de las reses, como la incorporación de un seguro de vida para los animales de todas las categorías y de la transferencia como único método de pago para evitar tanto frecuentes pérdidas de cheques por parte de los ganaderos como el cobro de comisiones cuando ingresan el cheque en otra entidad distinta a la que opera con la Central.

Asimismo, este año también implementaron la aplicación informática implantada en 2020 para crear cuentas personalizadas en las que los vendedores reciban en sus móviles documentación de interés. En cuanto al bienestar animal, llevaron a cabo diversas mejoras, entre ellas el incremento de la calidad de las camas de las reses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información