La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

ENTEC®, el abono más eficiente para cubrir todo el ciclo de la pradera

Hablamos con dos granjas de los municipios de Ponteceso y Trazo (A Coruña) que trabajan de forma habitual con ENTEC®, tanto en la pradera como en el maíz. En este vídeo, grabado la pasada primavera, explican el manejo que hacen del abonado en pradera.

Completamos la pieza con dos técnicos que valoran las mejores estrategias de abonado y las ventajas de este fertilizante, que en Galicia tiene como puntos fuertes evitar el lavado de nutrientes por las lluvias y aportarle nutrientes a la hierba durante todo su ciclo productivo.

Repasamos a continuación las ventajas del fertilizante Entec® y las distintas opciones de abonado en pradera y maíz.

Optimiza la eficiencia de los nutrientes

Los fertilizantes ENTEC® están estabilizados y cuentan con la tecnología de fertilizante más avanzada, que permite reducir las pérdidas por lixiviación de nitratos, mitigar la emisión de gases de efecto invernadero (N2O) y garantizar una mayor eficiencia de los nutrientes. Estas ventajas se traducen en una mayor disponibilidad del nitrógeno para los cultivos, incrementando su potencial de rendimiento y calidad.

Excelente calidad de producto

La gama ENTEC® son fertilizantes complejos NPK, NP y N, que aglutinan las excelentes características de los abonos de EuroChem – perfecta granulación, ausencia de polvo, bajo contenido en cadmio (metal pesado), alta solubilidad y sin nitrógeno ureico. El nitrógeno ureico, además de no estar disponible directamente para las plantas, provoca pérdidas por volatilización de amoniaco que es un gas muy perjudicial la atmosfera. ENTEC® cuenta con una de las tecnologías de fertilizantes más eficientes para mejorar la absorción de los nutrientes, especialmente la del nitrógeno.

Los fertilizantes ENTEC® favorecen la nutrición mixta de los cultivos con nitrógeno nítrico y amoniacal, favoreciendo una mejor absorción de macronutrientes, como el fósforo, y micronutrientes.

El nitrógeno siempre disponible

El nitrógeno, igual que el resto de nutrientes aportados con los fertilizantes ENTEC®, está completamente disponible desde el momento de la aplicación. ENTEC® no es un fertilizante de liberación lenta. ENTEC® cuenta con una excelente relación de nitrógeno en forma nítrica, fundamental en los primeros estados de desarrollo de los cultivos, y amoniacal (sin urea), además de la tecnología de fertilizante más avanzada.

Sus características le permiten cubrir las necesidades nutritivas de cultivos forrajeros tan exigentes con el nitrógeno como son el maíz o las praderas durante todo su ciclo. La mayor eficiencia de los fertilizantes ENTEC® también se traduce en beneficios medioambientales, como son la reducción de pérdidas de nitrógeno por lixiviación de nitratos o emisiones de gases de efecto invernadero.

Ideal para cultivos forrajeros

Las formulaciones ENTEC® tienen una relación del nitrógeno en forma nítrica y amoniacal óptima para el correcto desarrollo de los cultivos desde sus fases iniciales. La pequeña parte en forma nítrica, necesaria y fácilmente asimilable, en caso del maíz, aporta unas condiciones óptimas para desarrollarse desde la germinación e inicio del sistema radicular hasta la aparición de las primeras hojas verdaderas.

A la pradera, le permite un empuje importante al desarrollo foliar cuando se aplica en cobertera. La parte del nitrógeno en forma amoniacal (estable en el tiempo por la tecnología ENTEC®) está disponible desde la aplicación del fertilizante, pero también durante un largo periodo de tiempo, permitiendo cubrir las necesidades de este nutriente en etapas de desarrollo posteriores. Esto no ocurre con fertilizantes convencionales, donde sin ENTEC®, el nitrógeno se pierde rápidamente. Sin aplicar la tecnología ENTEC® al nitrógeno, las lluvias pueden provocar grandes pérdidas por lixiviación.

La mejor opción para la pradera

La ventaja de los abonos ENTEC® es que proporcionan al cultivo una mayor cantidad de nitrógeno disponible. Esto permite a la pradera “despertar” más rápido e iniciar en mejores condiciones las etapas que tienen un gran impacto en el rendimiento final como son el desarrollo radicular y vegetativo. Los fertilizantes ENTEC® no solo aportan a la pradera este “empuje” sino que también permiten una nutrición progresiva durante todo el ciclo de cultivo. Este hecho permite al agricultor ser más flexible con la aplicación de coberteras de nitrógeno, pudiendo ajustar mejor la dosis si fuera necesaria una segunda aplicación.

Una buena estrategia para mejorar la eficiencia de la fertilización nitrogenada en cobertera de las praderas es ENTEC® 27. El nuevo fertilizante de la gama ENTEC®, que nos permite ajustar la dosis de nitrógeno en una cobertera, aporta flexibilidad en el momento de aplicación y permite minimizar las pérdidas de nitrógeno.

Con ENTEC® se evita tener que fertilizar pronto con un nitrógeno convencional y en días muy fríos, y, por tanto, permite minimizar las pérdidas de nitrógeno asociadas a dicha práctica. ENTEC® 27 mejora producciones y calidades de forraje a la vez que reduce los encamados debido al exceso de nitrógeno tardío.

ENTEC® 27, al igual que el ENTEC® 25-15 o ENTEC® 24-8-7, garantiza una fertilización totalmente respetuosa con el medio ambiente. Con ENTEC® se puede ajustar mejor la fertilización nitrogenada en cobertera a las condiciones específicas del año.

La mejor opción para el maíz

El maíz es un cultivo muy exigente en lo que a fertilización se refiere, siendo el nitrógeno el nutriente al que normalmente presenta mayor respuesta. Esto se debe a que la gran mayoría de los suelos no son capaces de suministrar las cantidades de este nutriente que necesita el maíz. Por tanto, la fertilización nitrogenada es fundamental para conseguir buenos rendimientos.

Con los fertilizantes ENTEC® se proporciona una mayor cantidad de nitrógeno disponible y durante un mayor periodo de tiempo. Este aspecto es fundamental para evitar momentos puntuales de deficiencia de nitrógeno que puedan causar grandes pérdidas de rendimiento. La gama de productos ENTEC® altos en nitrógeno ENTEC® 24-8-7, 20-10-10, 25-15, permite ser flexible con las aplicaciones de fertilizante en fondo, favoreciendo la organización y el trabajo de campo de los agricultores.

La combinación de nitrógeno nítrico y amoniacal con ENTEC® resulta especialmente interesante para el maíz. La parte nítrica totalmente necesaria en las primeras fases del cultivo, permite una rápida asimilación en fases tempranas, desde la germinación hasta las primeras hojas, y la parte amoniacal con ENTEC® garantiza el suministro continuo de nitrógeno a la vez que reduce el riesgo de pérdidas.

La mejor opción para el medioambiente

El abonado con ENTEC® evita el riesgo de pérdida de nitrógeno que se puede producir por fuertes eventos de lluvia, disminuyendo así la contaminación de las aguas por nitratos. Los abonos convencionales aplicados van a perder una parte muy importante del nitrógeno por lixiviación, contaminando las aguas superficiales y subterráneas con nitratos.

Este hecho también tiene consecuencias en el forraje, que puede sufrir de falta de nitrógeno aumentando el número de aplicaciones de las coberteras nitrogenadas. ENTEC® es un producto especialmente interesante en zonas vulnerables a la contaminación por nitratos, ya que su tecnología de fertilizante contribuye a proteger estas áreas más sensibles a la contaminación.

Con la aplicación de abonos ENTEC® también se disminuye de forma sustancial las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global de la atmósfera, con nefastos efectos medioambientales. Igualmente, al ser fertilizantes sin nitrógeno en forma de urea, se minimiza el riesgo de volatilización de amoníaco, otro compuesto nitrogenado proveniente de la aplicación de urea y purines en la agricultura.

Te beneficias tú, se beneficia tu cultivo y se beneficia el medioambiente

Con ENTEC® se aporta resiliencia a los cultivos, proporcionando unas condiciones de producción óptimas incluso con condiciones meteorológicas adversas o fuertes eventos de lluvia. Algunas de los principales beneficios ambientales, agronómicos y económicos:

• Aumentan el rendimiento en un 5% de promedio, y, además, permiten ahorrar entorno a un 10% de fertilizante nitrogenado.

• Tienen una gran flexibilidad de aplicación de los fertilizantes:
◦ Se necesitan menos aplicaciones.
◦ Permiten una aplicación más flexible y ajustada de las coberteras.

• Además, aseguran el suministro de nitrógeno a las plantas ante condiciones climáticas cada vez más cambiantes (y adversas).

• Reducen hasta el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero y disminuyen considerablemente las pérdidas por lixiviación de nitratos. Además, al no llevar N en forma de urea, se reduce el riesgo de emisiones por volatilización de amoníaco.

• Son muy seguros: no se bioacumulan, no se transporta a aguas subterráneas o superficiales, y no tiene efectos secundarios en las personas ni en la biosfera. Y además presentan un bajo contenido en metales pesados, principalmente cadmio.

Son ideales para el abonado de cultivos forrajeros como las praderas y el maíz ya que aseguran un suministro óptimo de nitrógeno y otros nutrientes durante las fases iniciales del cultivo, y también, cuando empiezan las necesidades importantes de nutrientes que determinan los factores del rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información