Entra en vigor la obligación de indicar el origen de la carne en la etiqueta

Desde el 1 de abril entró en vigor en toda la Unión Europea el reglamento de la Comisión Europea que obliga a indicar el país de origen o lugar de procedencia para todo tipo de carne, excepto el vacuno, la carne picada y los magros.

Entra en vigor la obligación de indicar el origen de la carne en la etiqueta

Desde el 1 de abril han entrado en vigor en la Unión Europea las nuevas normas de etiquetado en las que será obligatorio indicar el origen de la carne fresca, refrigerada o congelada de porcino, ovino, caprino y aves.

En concreto, se trata del Reglamento de Ejecución (UE) nº 1337/2013 de la Comisión Europea, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a la indicación del país de origen o del lugar de procedencia para la carne.

Se trata de nuevas normas de etiquetado en las que será obligatorio indicar el origen de la carne fresca, refrigerada o congelada de porcino, ovino, caprino y aves.

Queda excluida la carne de vacuno

De este sistema de etiquetado han quedado descartados los modelos de carne de vacuno, que ya cuentan con una normativa propia, y la carne picada junto a los magros.

Normas para la carne de porcino.

En el caso de la carne de porcino se utilizará la indicación de origen criado en seguido del nombre del país:
En que haya estado los últimos 4 meses de vida cuando el animal haya sido sacrificado con 6 o más meses de vida y más de 80 kg de peso vivo.
En que haya estado desde los 30 kg hasta su sacrificio cuando se sacrifique con menos de 6 meses de vida pero con más de 80 kg de peso vivo.
En que haya estado si se sacrifica con menos de 80 kg vivo y tiene menos de 6 meses.

Normas para ovino, caprino y aves

Para la carne de ovino-caprino se debe indicar en la etiqueta el Estado miembro de la Unión Europea o país tercero en el que ha sido criado el animal durante los últimos 6 meses de vida, o de todo el periodo de cría si es sacrificado con menos de 6 meses.

En la carne de aves se debe indicar el país donde han sido criadas durante el último mes de vida o de toda si esta es sacrificada antes de un mes.

Otras menciones que deberán incluirse en el etiquetado son las de sacrificado en con el nombre del país, sea de la UE o no, y el código de lote para poder verificar la trazabilidad.

El objetivo de esta normativa, según la Comisión Europea, es mejorar la trazabilidad de la carne, estableciendo una relación entre la carne comercializada y el animal del que procede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información