Errores a evitar en las solicitudes de planes de mejora y ayudas de incorporación

Repasamos, con la ayuda de los técnicos de las Oficinas Agrarias Comarcales de la Área de Servicios Agrarios de Lugo, las novedades de este año en las subvenciones para incorporación de jóvenes, planes de mejora y pequeñas explotaciones. La convocatoria está abierta hasta el 9 de marzo

Publicidade
Os técnicos da Consellería de Medio Rural que impartiron a charla en Lugo

Los técnicos de la Consellería de Medio Rural que impartieron la charla en Lugo

Una jornada informativa celebrada el pasado jueves el salón de actos del edificio administrativo de la Xunta en Lugo, dirigida a técnicos y ganaderos, sirvió para repasar el procedimiento, requisitos, documentación mínima y baremo de concesión de las ayudas para incorporación de personas jóvenes al campo, planes de mejora y puesta en marcha de pequeñas explotaciones.

Este año hay novedades tanto en la forma de presentación (que debe ser telemática a través de la plataforma Melles) como en algunos aspectos relativos a las cuantías y baremos. Se primará, por ejemplo, que la explotación se encuentre dentro de una aldea modelo o participe en un polígono agroforestal.

El 10% del presupuesto se reservará para solicitudes procedentes de explotaciones en aldeas modelo o que participen en polígonos agroforestales

Las bases reguladoras de estas tres líneas de ayuda fueron publicadas en el Diario Oficial de Galicia (DOG) del pasado 9 de febrero y el plazo para presentar las solicitudes está abierto hasta el próximo 9 de marzo, aunque no se descarta una ampliación, ya que la plataforma habilitada para la presentación telemática de las solicitudes está causando problemas en su funcionamiento y no está aún plenamente operativa.

Las ayudas se pueden solicitar hasta el 9 de marzo y el plazo para la presentación de licencias y permisos administrativos finaliza el 15 de julio

Una vez finalizado el plazo de solicitud y antes de la aprobación no se admitirán cambios en las inversiones ni relativos a los criterios de prioridad utilizados para la concesión en régimen de concurrencia competitiva. El plazo para la presentación de licencias y permisos administrativos finaliza el próximo 15 de julio, aunque en años anteriores este plazo también fue ampliado. Una vez aprobadas las ayudas, se podrán solicitar cambios hasta 6 meses antes de que finalice el plazo de ejecución.

Cuantías y nuevos criterios

El presupuesto reservado este año para inversiones en explotaciones agrarias, los conocidos como Planes de Mejora, es de 20 millones de euros; el destinado a ayudas para primera instalación de personas agricultoras jóvenes es de 15 millones de euros; mientras que el reservado para el desarrollo de pequeñas explotaciones asciende a 2,5 millones de euros. El 10% del presupuesto de cada una de estas submedidas está reservado para solicitudes vinculadas con instrumentos de recuperación de tierra agraria (personas o explotaciones que formen parte de aldeas modelo o participen en un polígono agroforestal).

La ayuda básica de incorporación pasa de 20.000 a 25.000 euros y para pequeñas explotaciones la renta de trabajo agrario deberá suponer al menos el 15% o disponer de una superficie de más de 2 hectáreas

La cuantía básica en el caso de la incorporación de jóvenes se incrementa en 5.000 euros (pasa de 20.000 a 25.000€) y puede llegar hasta un máximo de 70.000 euros en función de las inversiones asociadas. Para los Planes de mejora, el importe de las ayudas se sitúa entre el 30 y el 50% de las inversiones realizadas; mientras que en el caso de pequeñas explotaciones, con una ayuda de 15.000 euros, se introduce este año un nuevo criterio de acceso: renta unitaria de trabajo igual o superior al 15% de la renta de referencia o una superficie igual o superior a 2 hectáreas, incorporado como novedad en la actual convocatoria.

Imprescindible contar con certificado digital o clave 365

Otra novedad es que en esta ocasión todos los solicitantes deben hacer su solicitud a través de la aplicación informática Melles. Para poder realizar la tramitación a través de esta plataforma, el solicitante necesita o bien un certificado digital o bien una llave 365 para entrar en la aplicación y poder presentar la documentación o para autorizar a la entidad externa que le vaya a hacer los trámites y la presentación en su nombre.

Los técnicos de la Xunta recomendaron a las sociedades de nueva creación, «que corran a pedir el certificado digital, porque lo van a necesitar, sea para presentar la solicitud de ayuda ellos mismos o para autorizar a alguien para que los represente y haga la solicitud en su nombre”.

Todos los solicitantes deberán poseer un certificado digital o una llave 365 para hacer la presentación electrónica de la documentación o para autorizar a la entidad que lo haga en su nombre

El certificado digital se solicita en la página web de la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre y debe ser después validado en Correos o en la Agencia Tributaria. En años anteriores este trámite no era necesario para la presentación de las solicitudes por parte de las entidades colaboradoras, pues valía con una representación firmada en papel, siguiendo un modelo oficial, por parte del titular o de los socios de la explotación.

Principales aspectos a tener en cuenta en cada línea de subvención

Adxuntamos a continuación unas guías-resumen elaboradas por técnicos de la Consellería en Lugo que incluyen los aspectos básicos que hay que tener presentes este año a la hora de hacer las solicitudes de incorporación, planes de mejora y pequeñas explotaciones.

Es necesario tener en cuenta que estos documentos recogen solo la generalidad de la norma, por lo que los propios autores aclaran que para una interpretación más completa y exacta se debe atender a la literalidad de la orden publicada el pasado 9 de febrero, así como a las posibles futuras modificaciones. En caso de dudas, los técnicos de la Xunta recomiendan además acudir a las oficinas agrarias comarcales para asesorarse sobre cada caso particular y concreto.

Errores frecuentes a evitar

Entre os asistentes á charla informativa na sede da Xunta había técnicos e gandeiros

Entre los asistentes a la charla informativa en la sede de la Xunta había técnicos y ganaderos

El objetivo principal de la charla organizada por las oficinas agrarias comarcales de Lugo y Sarria era informar de los cambios producidos en las bases de este año y en el modo de tramitación de cara a evitar los errores en las solicitudes, que acaban provocando además una reducción de los importes finales a percibir por los beneficiarios, y agilizar de este modo los expedientes.

Los errores en las solicitudes acaban provocando una reducción de los importes finales a percibir por los beneficiarios

En la jornada intervinieron distintos técnicos de las oficinas agrarias de la Xunta en Lugo, que detallaron cada una de las líneas de ayuda y dieron consejos prácticos sobre la tramitación y los procesos posteriores de ejecución y justificación.

Ayudas de incorporación

Marta Muíño, que fue la encargada de hablar de la incorporación de personas jóvenes, explicó que uno de los cambios de la convocatoria de este año es que el proceso de instalación puede estar iniciado antes de formalizar la solicitud de ayuda, pero no podrá estar finalizado, excepto incorporación en las denominadas modalidades especiales (personas con cierta actividad agraria que pasan a ser titulares de explotaciones consideradas prioritarias). No se pueden tener tampoco ingresos agrarios, excepto ventas de madera o de castañas procedentes de sotos tradicionales.

“Lo recomendable siempre que se pueda es no dar ningún paso hasta que venga aprobada la ayuda, porque en caso de que venga denegada por algún motivo y se quiera solicitar la ayuda del año siguiente no se podría porque la persona ya estaría instalada”, explicó.

Una vez aprobada la ayuda, los pasos básicos a dar serían: alta en la Seguridad Social y en Hacienda y desembolso del capital social en el plazo de 9 meses. “Pero hay que tener en cuenta que si se pide un Plan de Mejora asociado a la incorporación, que se certifica antes, ya hay que estar instalado en este momento”, indicó.

El proceso de instalación puede estar iniciado antes de formalizar la solicitud de ayuda, pero no podrá estar finalizado

También aclaró que aunque se haya completado el proceso de instalación, hay que esperar a cumplir los dos años para poder solicitar el ingreso del segundo pago de la ayuda, que equivale al 40% del importe concedido.

La persona que se incorpore tiene que realizar un curso de formación de 250 horas de duración. Tiene de plazo para presentar el certificado de capacitación agraria 36 meses desde la instalación, y no desde la aprobación de la ayuda, como se pedía hasta ahora. Esa es otra de las novedades de este año.

  • Control efectivo de la explotación

Cuando la persona joven se incorpora a la actividad agraria como socio o socia en una entidad asociativa ya existente, deberá ejercer el control efectivo de la explotación, es decir, deberá pasar a ser el socio o socia con mayor porcentaje de participación. Sin embargo, esta condición no siempre es fácil de cumplir.

“La incorporación de un chico o chica en una explotación ya constituida puede acarrear problemas en determinadas circunstancias, sobre todo en entidades con muchos socios o sociedades con mucho capital social porque el joven para optar a alguna ayuda extra, tanto de la PAC como de otro tipo, debe tener más del 50% del capital y a veces no es fácil de alcanzar ese porcentaje”, evidenció Marta.

  • Explotaciones que formen parte de Organizaciones de productores

Una novedad de este año es que instalarse en una explotación socia de una Organización de Productores o que se comprometa a ser socia una vez finalizado el plan empresarial se puntúa con dos puntos.

En los casos de incorporación en ecológico, que se prima con 4 puntos en el baremo, se admite en el momento de la solicitud estar en el periodo de conversión, pero en el momento de la certificación deberá estar completado ese proceso.

  • Cumplir con el plan empresarial

En las solicitudes los criterios de prioridad, las inversiones y los importes por los que se solicita la ayuda no se pueden modificar una vez esté cerrado el plazo de solicitud, por lo que hay que fijarse bien para que no lleven errores.

“El joven que se quiera incorporar tiene que tener las cosas claras de lo que quiere hacer, porque eso va recogido en un plan empresarial que hay que cumplir. Si en el momento de la comprobación no coincide lo que hay en la explotación con lo recogido en el plan empresarial puede tener problemas para cobrar. No se puede cambiar tampoco la orientación productiva de la explotación que aparece en la solicitud”, indicó.

En el plan empresarial hay que justificar que se tiene capacidad suficiente de almacenamiento de purines y estiércoles y tierras disponibles suficientes donde echarlos. Pero esta condición puede cumplirse por uno mismo o a través de terceros (empresas gestoras o acuerdos con otras explotaciones).

  • Renta mínima y personas contratadas

Importante en el plan empresarial es el número de UTAs. El joven puede incorporarse como media UTA o como 1 UTA (se valora con 6 puntos) y eso no puede variarse en el momento de certificar y debe mantenerse durante el periodo de compromisos. No se puede contratar tampoco a familiares directos o personas convivientes para tener el extra de 4 puntos por creación de empleo adicional (UTA asalariada a tiempo completo).

La persona incorporada deberá alcanzar una renta unitaria de trabajo igual o superior al 35% de la renta de referencia e inferior al 120% de ésta. “Las rentas agrarias negativas no cumplen y hay problemas también a veces con trabajos esporádicos fuera de la actividad agraria”, aclaró.

Las incorporaciones de cónyuges o parejas de hecho en régimen de gananciales que no hayan constituido titularidad compartida, solo podrán ser beneficiarias de las ayudas si constituyen una sociedad en la que cada uno de los miembros alcanza como mínimo el 35% de la renta de referencia o la sociedad es el resultado de la fusión de por lo menos dos explotaciones preexistentes en funcionamiento y siempre que proporcione una renta mínima del 35% a cada uno de los socios.

Planes de mejora

José Antonio Flores, técnico de la oficina agraria de Sarria, fue el encargado de detallar los distintos aspectos a tener en cuenta en las ayudas destinadas al apoyo a las inversiones realizadas en las explotaciones agrícolas y ganaderas.

“El Plan de mejora hay dos posibilidades de pedirlo: ligado a la incorporación o de manera independiente. Aunque la edad límite para poder solicitarlo va hasta la edad de jubilación, una persona con 64 o 65 años no es lógico que pida un Plan de Mejora si esa explotación no tiene continuidad y en esos casos es obligatorio estar inscrito en el futuro Banco de Explotaciones”, aclaró.

Se exige que la explotación beneficiaria siga en activo por un periodo de 5 años desde el pago de la ayuda, lo que puede irse hasta 7 años desde la solicitud, por lo que ese compromiso condicionaría después la edad de jubilación del solicitante o lo obligaría a subrogar a otra persona en esa explotación tras su jubilación.

Otra de las condiciones es que hay que tener un volumen mínimo de partida en el momento de la solicitud (25 vacas reproductoras en el caso de ganaderías de vacuno de carne y una producción anual de 95.000 kg en el caso de explotaciones lecheras).

Para la instalación de robots de ordeño, en el momento del cobro hay que cumplir con la producción mínima exigida: 500.000 litros para el primer robot, 1 millón de litros para el segundo y 1,5 millones de litros para el tercero

En el caso de solicitudes para instalación de robots, la ayuda lleva aparejado un volumen mínimo de producción: 100.000 euros de ayuda para la adquisición de la primera unidad y una producción mínima de 500.000 litros; 75.000 euros para la segunda unidad y 1 millón de litros; y 50.000€ para el tercer robot y 1,5 millones de litros. La producción comprometida se acreditará en el control administrativo de la solicitud de pago.

  • Máximo 500.000 euros por explotación en 4 años

El límite máximo de los Planes de mejora está fijado en 500.000 euros por explotación o 120.000 euros por UTA. Se computan nos últimos 4 años, desde la fecha de solicitud de pago del anterior Plan de mejora hasta la fecha de solicitud de la nueva ayuda. José Antonio pone un ejemplo: “si una explotación con más de 4 UTAs pidió un Plan de mejora anterior en los últimos 4 años por importe de 400.000 euros solo le quedarían 100.000 euros para este nuevo plan”.

Desaparece en el baremo el punto que había por estar en el Control Lechero

En el baremo de concesión, que la explotación se incorpore a instrumentos de movilidad de tierras (aldeas modelo y polígonos agroforestales) se premia con 5 puntos. Esta es una de las novedades de la convocatoria de este año, al igual que se otorgan 2 puntos si la explotación cuenta con una carga ganadera inferior a 2 UGM/ha, para incentivar de esta forma que las ganaderías tengan base territorial suficiente para la alimentación de sus animales. Si la explotación es socia de una Organización de Productores sumaría 2 puntos más.

  • Hay que justificar por qué se necesita cada una de las inversiones

La documentación mínima debe ser entregada en el momento de la solicitud, de lo contrario la ayuda es denegada automáticamente. Entre la documentación requerida se encuentran tres presupuestos por cada inversión solicitada así como una memoria que justificará cada una de las inversiones y la mejora que va a generar en la explotación, ya que solo son subvencionables las inversiones en instalaciones y compra de maquinaria que supongan una reducción de los costes de producción o un incremento de la productividad.

“En la memoria no solo hay que citar o describir las inversiones que se van a hacer, sino que hay que justificar por qué se necesita y por qué es rentable esa inversión en esa explotación, en función del volumen que tiene esa explotación, y los tres presupuestos que hay que presentar deben ser comparables en lo tocante a las características de la inversión y no pueden estar hechos por empresas vinculadas”, detalló José Antonio.

En caso de que sea precisa obra civil es necesario presentar proyecto y la concesión de permisos administrativos necesarios debe lograrse con fecha anterior al 15 de julio del 2022 (aunque en años anteriores hubo ampliación de ese plazo).

  • Capacidad de almacenamiento suficiente de purines y estiércoles

En las ampliaciones de establos, las ganaderías deben demostrar que tienen capacidad suficiente de almacenaje de purines y estiércoles, una condición necesaria para lograr las preceptivas autorizaciones ambientales.

Pero los técnicos de la Xunta advierten: “A veces se ponen en el papel cosas para cumplir con los compromisos establecidos en las órdenes de ayudas pero que no se corresponden con la realidad de la explotación. Eso puede provocar un problema a esa explotación en un muy corto periodo de tiempo, y más con las normativas que se avecinan”, dicen.

Este año ha aumentado el valor del módulo de obra correspondiente a los estecoleros, que deberán ser cubiertos

En explotaciones de porcino y en las de ganado vacuno con más de 3 UGM/ha es obligatoria la cubrición de la fosa del purín. Los estercoleros también deberán ser cubiertos. “El estiércol es un abono de liberación lento estupendo que está infrautilizado y este año se aumentó el valor del módulo de construcción de estercoleros (de 36€/m2 a 40€/m2), hasta ponerlo a un nivel similar al de la construcción de fosas de purín o silos”, defiende José Antonio.

  • Compras de maquinaria

Las únicas cisternas de purín que se subvencionan son las que llevan sistemas de aplicación de purines mediante tubos colgantes o aplicadores y no entran dentro de los Planes de mejora los carros mezcladores ni las cosechadoras autopropulsadas.

No será subvencionable tampoco la compra de maquinaria si los últimos 10 años se subvencionó el mismo tipo de maquinaria en la explotación. “No se puede pedir un plan de mejora para un tractor si se subvencionó otro en los últimos 10 años”, ejemplifica José Antonio.

El leasing o la reserva de dominio debe estar cancelada antes de la finalización del plazo de justificación, porque en ese momento la máquina debe ser propiedad plena del ganadero

Como máximo se permitirá que un 30% de la inversión prevista en el Plan de mejora se destine a maquinaria. Los bienes deben ser adquiridos por el beneficiario de la ayuda en propiedad. «Ojo con las compras financiadas, los leasing y las reservas de dominio, porque antes de la finalización del plazo de justificación de la ayuda los bienes deben ser propiedad plena del beneficiario», advierte.

  • Compra de tierras

La compra de terrenos que no formen parte de la explotación tendrá como límite el 10% del valor subvencionable total del plan de mejora. Serán elegibles las tierras de uso agrario en suelo rústico y los terrenos de uso forestal si se solicita la roturación en el mismo Plan de mejora. Solo se podrán comprar terrenos en suelos urbanos o de núcleo rural si van a acoger parte de la obra civil del Plan de mejora. En todo caso, las tierras deberá estar situadas en el ayuntamiento de la explotación o limitrofe.

Podrá subvencionarse la compra de terrenos por un importe que no exceda el 10% de los gastos subvencionables del Plan de mejora

“La compra de fincas debe hacerse a precios razonables. Debe aportarse un certificado de un tasador independiente debidamente acreditado o de un organismo público, por ejemplo de la Agencia Tributaria de Galicia (Atriga). El solicitante deberá aportar un precontrato con la solicitud y después formalizar la compra en escritura pública”, explica José Antonio.

  • Demostrar la antigüedad de las naves

En las construcciones de establos, naves o edificaciones auxiliares hay que acreditar la disponibilidad de la parcela y no se subvenciona la compra de naves en uso o en activo; solo aquellas de otras explotaciones que estén inactivas en el momento de la solicitud.

Solo se subvencionan las reformas en instalaciones de más de 10 años y la compra de naves para ser rehabilitadas si proceden de explotaciones sin actividad

Se subvencionan reformas en naves con una antigüedad de entre 10 y 30 años. En establos más antiguos se permite el derribo subvencionado y la construcción de obra nueva. “El problema muchas veces es demostrar la antigüedad”, reconoce José Antonio.

El plazo de ejecución es de 18 meses desde la resolución de la aprobación

“Es importante que se ejecute cada módulo de la obra según el proyecto que fue presentado. En caso de que haya modificaciones pueden comunicarse 6 meses antes de que finalice el plazo de ejecución. De lo contrario, si restamos metros a la lechería para dárselos a la sala de ordeño, por ejemplo, vamos a tener problemas porque se nos van a descontar los metros de más que hayamos hecho en la sala de ordeño y los que hayamos hecho de menos en la lechería; no se pueden pasar los metros de un módulo a otro”, explica.

  • Comprobación de conducciones soterradas

Las inversiones no deberán sufrir modificaciones en los cinco años siguientes al pago final, en lo relativo a cese, cambio de propiedad o cambio sustancial de uso. “Los estercoleros y almacenes deben mantenerse con el uso para el cual fue pedida la ayuda. No se puede usar los estercoleros para guardar maquinaria ni los almacenes para meter vacas. No es una mejora pasar de almacén a establo, es un incumplimiento de la normativa. Si en los 5 años siguientes se modifica el uso solicitado habría que devolver la ayuda recibida”, aclara José Antonio.

La permanencia de las inversiones con el fin para el cual fueron solicitadas deberá mantenerse durante 5 años

Si se pide para un cierre, no se subvenciona la mano de obra propia, en cuyo caso se descuenta el 60% del valor del módulo. Las conducciones de agua para una finca son subvencionables, no así las de luz, que solo entran en el Plan de mejora si son dentro de la parcela.

Solo es subvencionable el tendido eléctrico que se realice en el interior de la parcela, pero la acometida hasta la finca no es subvencionable

En estos casos de obras subterráneas, “cuando se abre la zanja y se mete la tubería, antes de cerrarla, hay que avisarnos para que lo vayamos a comprobar, porque una vez cerrado no lo podemos hacer. Lo mismo para los sistemas de drenaje en forma de espina de pescado que se exige en las balsas de purín de pvc”, indicó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información