La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Fertiprado dispone de 30 especies para lograr las praderas más rentables

Fertiprado dispone de 30 especies para lograr las praderas más rentables

Pradera de raigrás y trébol

Asistimos en los últimos tiempos a un mayor interés de los ganaderos por el uso de praderas y forrajes como base de la alimentación de su ganado.Las praderas y forrajes biodiversas, ricas en leguminosas se demuestran como la solución alimenticia más adecuada para la región mediterránea.

La calidad nutritiva de los alimentos se mide por el contenido en proteína, energía (medida en Unidades Forrajeras, UF) y digestibilidad. Las praderas y forrajes biodiversos ricos en leguminosas son el alimento que más fácilmente reúne estos tres parámetros. Y es que las praderas y los forrajes permiten obtener producciones de mayor calidad a menor coste.

El alto contenido de proteína de estos cultivos es producido por las leguminosas, previamente inoculadas con las cepas de rhizobium adecuadas, permitiendo fijar gran cantidad de nitrógeno atmosférico. Es este nitrógeno responsable del aumento de la producción y del contenido proteico. Y eso los ganaderos lo notan…

En este sentido, existen varias soluciones de praderas y forrajeras ajustadas en función del clima, del suelo de la región, siempre en función de las necesidades del ganadero, vocación y potencial de cada finca.

30 fórmulas estándar para obtener los mejores resultados

Fertiprado cuenta con más de 100 variedades distintas de sus 30 especies disponibles, para poder formular correctamente los productos en función de las distintas condiciones. Son cerca de 30 formulas estándar, mejoradas continuamente gracias a los resultados obtenidos en las producciones de ensayos propios y con distintos clientes.

La mejora del pasto con siembra de mezclas biodiversas de larga duración es una inversión que impacta positivamente y de forma continuada en la rentabilidad de la explotación, aumentando de tres a cuatro veces la producción de hierba de calidad para pastoreo y elevando los niveles de fertilidad y la capacidad de retención de agua de los suelos. Es el sistema más adecuado y competitivo de alimentar la ganadería extensiva. A mayor calidad nutritiva, corresponde una mejor condición corporal, una mayor fertilidad de los animales y un mejor desarrollo de las crías.

La mayor rentabilidad se obtiene potenciando los sistemas de pastoreo, ya que es el ganado quien transforma la hierba, restituyendo los nutrientes al suelo en forma de heces e orina. Son los sistemas más eficaces por su bajo consumo de energía y también los más económicos. Tienen como inconveniente el hecho de que la calidad y disponibilidad del pasto es variable a lo largo del año y entre años. Aun así, tanto en verde como en pasto seco durante el verano, el valor nutricional es siempre mucho más alto al de un pasto natural. Esto supone una fuerte reducción de consumo de piensos y de forrajes.

Lograr praderas productivas y de calidad mejora la rentabilidad de la explotación

Las praderas de regadío son importantes porque producen cantidad, calidad y estabilidad. Las fórmulas son distintas en función de los sistemas de riego, de la disponibilidad y precio del agua y energía. Son fundamentales en algunas fases de la vida productiva de los animales y en periodos del año de mayor dificultad en el secano. Son por eso estratégicas!.

Cualquier alimento que se pueda consumir en el lugar de producción (en la propia finca) tendrá siempre costes energéticos inferiores al alimento de fuera de la explotación.

Por otra parte, hay granjas más intensivas, con parcelas distantes y con más confinamiento del ganado que requieren un forraje de calidad. Bajan el consumo de piensos y los costes de adquisición de proteína, que proviene particularmente de la torta de soja, que no producimos en Europa.

Los cultivos forrajeros anuales con fórmulas adecuadas a cada región (para secano, o con riegos de apoyo), producen mucho forraje entre el otoño y primavera.

En Fertiprado trabajamos con mezclas que se pueden pastorear a lo largo de su ciclo, o reservarse a partir de febrero para segar y henificar. Cuando queremos hacer forraje para un corte único de elevada producción y calidad, trabajamos con otras mezclas más adecuadas.

Mejorar la producción de las fincas y granjas con la siembra de pratenses es una medida importante hoy y en el futuro. Más producción, mejores suelos y más rentabilidad.

Tanto para consumo en la finca, como para venta de forraje, los cultivos forrajeros tienen una rentabilidad interesante. De hecho, la calidad que producen, asociada a la baja utilización de abonos nitrogenados convierten estos productos en un elemento de competitividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información