Forestación Galicia defiende los contratos de carbono que firma con comunidades de montes

La empresa explica que un 50% de los derechos que venda corresponden a los propietarios y que se reserva el otro 50% en concepto de los servicios que presta a las comunidades de montes y a inversores

Publicidade
Forestación Galicia defiende los contratos de carbono que firma con comunidades de montes

El Registro de Absorciones de CO2 permite inscribir la forestación de superficies rasas desde 1989 o la restauración de montes quemados.

La polémica generada en torno a una parte de los contratos de carbono que se están firmando en el monte gallego apnnta principalmente a dos empresas: Forestación Galicia (Foresga) y al Grupo Sylvestris. Desde Foresga han querido dar su versión sobre los contratos que están ofreciendo en monte, en los que se reservan la percepción del 50% de los derechos de carbono, en tanto el otro 50% corresponde a los propietarios.

En primera lugar, Forestación Galicia S.A. (Foresga) señala que es una empresa de servicios forestales con más de 25 años de trayectoria profesional. La firma apunta que realiza, entre otros, trabajos forestales de todo tipo, como plantaciones, tratamientos silvícolas o construcción y mejora de infraestructuras, así como la gestión integral de comunidades de montes. La compañía afirma que presta sus servicios a 300 comunidades de montes de toda Galicia.

Desde la empresa consideran que el mercado voluntario de carbono podría ser una oportunidad de financiación y de ingresos para los propietarios forestales, “ayudando de forma muy importante a aquellas comunidades de montes vecinales faltas de recursos para poder afrontar las inversiones que son necesarias, sobre todo en los primeros años de vida de la plantación, cuando las necesidades de inversión son mayores”.

Pero Foresga asegura que “a día de hoy, en el mercado voluntario de carbono no hay una demanda real del carbono que se inscribe y, en nuestra opinión, el formato de inscribirse en el registro del Ministerio y que te “llamen” los interesados en comprar el carbono es erróneo”.

Para defender este argumento, la empresa apunta a datos de la web del Ministerio de Transición Ecológica a 1 de febrero: “Las toneladas de CO2 disponibles para vender en el registro son 220.481; las vendidas desde 2014 son 19.000 y las operaciones de venta realizadas son 231, con una media de 82,5 toneladas por operación”, indican.

Con estos datos, Foresga sostiene que “el mercado de carbono podrá ser algún día un recurso interesante para el propietario, pero en estos momentos no lo es”.

Evolución y situación del mercado de carbono
Sin embargo, si se repasa la cronología de las inscripciones de CO2 se comprueba que la gran mayoría se han formalizado en el último año, en tanto en los primeros años del Registro practicamente eran inexistentes. En paralelo a esas inscripciones del último año, el mercado ha despegado. En Galicia en los últimos meses se han cerrado o apalabrado la venta alrededor de 100.000 toneladas de carbono a empresas, según los datos que maneja Campo Galego, tras consultar a distintas fuentes del sector.

Esas 100.000 toneladas aún no aparecen como retiradas (vendidas) en el Registro del Ministerio, ya que las empresas deben previamente calcular su compensación e inscribirla ante el Ministerio, un proceso que se cerrará previsiblemente en los próximos meses en la mayoría de casos en gestión.

La visión de Foresga
Desde Foresga entienden, por su parte, que el mercado de carbono es aún incipiente y se declaran comprometidos en crear un mercado de carbono real. “Para ello es fundamental mantener una alta actividad comercializadora para fomentar la demanda, de tal forma que el comprador pueda obtener rentabilidad (imagen, dinero, etc.) del producto que compra. Igualmente nos parece fundamental atraer a inversores con capacidad para comprar volúmenes sustancialmente mayores a los que se han venido comercializando hasta ahora”, aseguran.

De cara a obtener volúmenes de venta que ofrecer a inversores, Foresga subraya que “es necesario disponer de cantidades de CO2 que exceden de las posibilidades de una sola comunidad de montes y dar garantías al inversor sobre la permanencia del proyecto de absorción y la ejecución del plan de gestión entregado. En este sentido, “Forestación Galicia -asegura- da seguridad al inversor, pero también a la comunidad de montes vecinales propietaria, al acompañarla en todo lo necesario a lo largo de la vida del proyecto”.

Tipo de contrato
En relación al tipo de contrato que le ofrece a las comunidades de montes, Foresga confirma, tal y como se había publicado, que le propone a sus clientes el registro de sus derechos de carbono, garantizando “en un contrato sencillo que el 50% de sus derechos corresponda a la propiedad, sin que ésta asuma ningún coste y manteniendo la última palabra en la decisión de venta”, explica Foresga.

Foresga justifica la percepción del otro 50% de derechos en que “la empresa ha dedicado importantes recursos para el registro y comercialización del carbono de sus clientes y todo este esfuerzo esperamos que dé sus frutos, consiguiendo la venta de su producto en condiciones adecuadas, siendo merecedores de la confianza que han depositado en nosotros”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información