A Fusquenlla, el Centro de Transformación Agroalimentaria de los municipios de Cerdido, Moeche, San Sadurniño y Valdoviño

Los ayuntamientos promotores trabajan en la definición del plan de usos de las instalaciones y aprovecharán un ciclo de demostraciones del cocinero Antonio Díaz para dar a conocer el centro y el potencial de las conservas locales

Publicidade
Publicidade
O centro A Fusquenlla atópase no recinto da Feira de Moeche. Foto: César Galdo

El centro de tranformación alimentaria A Fusquenlla se encuentra en el recinto ferial de Moeche. Foto: César Galdo

El Centro de Transformación Agroalimentaria A Fusquenlla se presenta en sociedad. Tras meses de obras y después de hacer inversiones en equiparlo, el Centro Colaborativo de Apoyo al Medio Rural que comparten los ayuntamientos de Cerdido, Moeche, San Sadurniño y Valdoviño ya está listo.

Las instalaciones ubicadas en el recinto ferial de Moeche cuentan con salas para la recepción de productos, un amplio espacio para la elaboración de conservas y zumos y dos plantas dedicados a la extracción, decantado y envasado de miel, además de almacenes, una gran cámara frigorífica y otras dependencias auxiliares.

Las instalaciones ubicadas en el recinto ferial de Moeche están integradas en la red provincial de espacios de trabajo colaborativo y pretenden convertirse en el referente comarcal para todo lo relacionado con la transformación alimentaria

El centro, integrado en la red provincial de espacios de trabajo colaborativo, quiere convertirse en el referente comarcal para todo lo relacionado con la transformación alimentaria, facilitándoles tanto a las pequeñas explotaciones como a particulares un lugar idóneo y con todas las garantías sanitarias donde procesar sus excedentes para la venta o autoconsumo.

Transformación de frutas, vegetales y miel

A Fusquenlla (Moeche) produtos

El centro dispone en su planta baja de dos zonas de recepción de materia prima con accesos independientes, una para fruta y vegetales y otra para miel. La primera de ellas cuenta con báscula de pesaje, cámara de almacenamiento y un espacio donde incluso se puede hacer una primera clasificación y limpieza antes de iniciar el proceso de transformación o envasado. Al conjunto de estancias se añaden vestuarios, aseos, zonas de almacenaje de material de limpieza y otros equipamientos, así como una pequeña oficina para llevar los registros obligatorios.

Uno de los principales lugares de A Fusquenlla es la zona de conservas y zumos. En ella se instalaron una cocina industrial, un horno combi de alta capacidad para cocción, asado y pasteurización, la mesa de trabajo con refrigerador y otros materiales necesarios, como son mesas y carros auxiliares, la batidora, la tamizadora, las básculas de precisión, la máquina lavavajillas y una completa batería de ollas, cazos, cuchillos, tenedores y otros utensilios.

Uno de los principales lugares de A Fusquenlla es la zona de conservas y zumos, así como la sala de extracción de miel

En otra ala de esta misma sala se sitúan la trituradora de fruta y la prensa hidráulica para el apretado y filtrado de zumos, a los que luego se les podrá dar un tratamiento térmico para alargar el tiempo de conservación manteniendo todas sus propiedades.

El recinto se completa con dos almacenes para el producto ya elaborado. Uno está a un lado de la cocina, mientras que el otro se encuentra en la zona de extracción y envasado de miel. Esta área de A Fusquenlla, que también tiene entrada propia de materia prima, se distribuye en dos plantas unidas por una escalera interior. En la superior van colocadas la desoperculadora automática y el extractor por centrifugado, con capacidad para 18 cuadros de cada vez. Dos tuberías comunican esta sala con la del bajo, donde la miel cae por gravedad directamente a los tanques de decantación y desde allí pasa a una moderna máquina de envasado que agiliza el trabajo sin que haya pérdidas de un producto tan sabroso y preciado.

Plan de difusión y dinamización del centro

Instalacións de elaboración de zumes e conservas. Foto: César Galdo

Instalaciones de elaboración de zumos y conservas vegetales. Foto: César Galdo

El recorrido por las instalaciones puede hacerse desde hace unos días visitando la web www.afusquenlla.gal, puesta en marcha dentro de un programa de difusión financiado por la Consellería do Medio Rural que también prevé la publicación de otro material informativo y un ciclo de charlas demostrativas durante los viernes de las próximas semanas. De ellas se encargará el cocinero Antonio Díaz, promotor de varias iniciativas hosteleras relacionadas con la puesta en valor del producto de proximidad de la zona.

Para participar en el ciclo de visitas y presentaciones hace falta inscripción previa

El chef, que regentó durante 15 años el restaurante Andarubel, en el acceso a las Fragas do Eume, hablará sobre el potencial culinario del producto local conservado preparando en directo distintos platos, además de incidir en el alto valor añadido que tienen este tipo de elaboraciones siempre y cuando se use materia prima de la máxima calidad y se le dé un toque innovador tanto a los procesos como a la presentación del producto final.

Las fechas fijadas para las charlas, después de la celebrada ya en San Sadurniño el pasado 22 de octubre, son las siguientes:
– Valdoviño: viernes 29 de octubre en la Casa de la Cultura a las 18:00 horas.
– Moeche: viernes 12 de noviembre en la Nave del Comprado a las 18:00 horas (con visita guiada a las instalaciones).
– Cerdido: viernes 19 de noviembre en la Casa de la Cultura a las 18:00 horas.

El Centro de Transformación Agroalimentaria A Fusquenlla podrá visitarse los días 11 y 23 en los que hay feria en Moeche anotándose en el puesto informativo que estará instalado en la Nave del Mercado. Habrá dos recorridos, uno a las 11:00 y otro a las 12:00 horas, guiados por Xosé María García, quien se está ocupando de coordinar el plan de difusión.

Espacio formativo y para la colaboración

Zona de envasado de mel, unha das producións más destacadas na zona

Zona de envasado de miel, una de las producciones más destacadas en la zona. Foto: César Galdo

Para participar en este ciclo hace falta inscripción previa, a través de este formulario en línea, ya que solo se ofrecen 25 plazas para cada una de las charlas (inscripciones hasta dos días antes). Además, dentro de la campaña de difusión del proyecto se programó una visita al Centro de Transformación y trabajo colaborativo de Brión el 5 de noviembre y también habrá un puesto informativo en las ferias del 11 y el 23 de Moeche.

Además de dar a conocer los objetivos de A Fusquenlla, el plan de difusión también pretende propiciar el encuentro entre personas de la zona interesadas en utilizar las instalaciones cuando entren en funcionamiento, después de recibir la formación oportuna para el manejo del equipamiento.

Se pretende ofrecer una programación estable de cursos alrededor de la transformación de productos del campo y facilitar la colaboración entre las pequeñas productoras y productores

A Fusquenlla quiere ser también un espacio para la formación. Con apoyo técnico de la Consellaría del Medio Rural y de otras entidades especializadas se pretende ofrecer una programación estable de cursos alrededor de la transformación de productos del campo y facilitar la colaboración entre las pequeñas productoras y productores, compartiendo ideas, técnicas y proyectos que mejoren el posicionamiento en el mercado de sus elaboraciones.

En este sentido, el centro forma parte de la Red Provincial de Espacios de Trabajo Colaborativo promovida por la Diputación de A Coruña con el ánimo de favorecer la puesta en marcha de nuevas iniciativas que potencien el aprovechamiento de los recursos y la creación de empleo sostenible.

Un proyecto en territorio geoparque

A Fusquenlla es un proyecto de los ayuntamientos de Cerdido, Moeche, San Sadurniño y Valdoviño con ayuda del Programa Leader Seitura 22, de la Diputación de A Coruña y de la Consellería del Medio Rural. En paralelo a la campaña de difusión, los cuatro ayuntamientos promotores trabajan ya en la definición del plan de usos de las instalaciones, para lo cual esperan recoger distintas propuestas aprovechando el ciclo de charlas.

La producción de A Fusquenlla también llevaría la marca del Geoparque del Cabo Ortegal (de momento aún proyecto), que le conferiría a los elaborados una identidad de por sí vinculada al territorio. El distintivo ayudaría a abrir nuevos mercados o posicionar mejor los productos, además de estar contribuyendo a la estrategia de desarrollo que promueven estas figuras de la UNESCO.

«El valor añadido de los productos de la tierra está en su elaboración y transformación»

 
Charla de Antonio Díaz durante o acto de presentación do proxecto de A Fusquenlla a pasada semana en San Sadurniño. Foto: César Galdo

El cocinero Antonio Díaz durante la presentación de A Fusquenlla en San Sadurniño. Foto: César Galdo

El proyecto de A Fusquenlla, que cuenta desde hace unos días con web propia, inicia ahora el momento de darse a conocer entre sus futuras y futuros usuarios. Por eso, los cuatro ayuntamientos promotores (Cerdido, Moeche, San Sadurniño y Valdoviño) acogerán su respectivo ciclo de charlas ofrecidas por el cocinero Antonio Díaz que incluyen demostraciones sobre distintos elaborados que se podrían hacer en las instalaciones. La finalidad de las sesiones, que requieren inscripción previa, es hablar de A Fusquenlla, pero también llamar la atención sobre el alto valor añadido que tienen los productos de la tierra transformados y, sobre todo, facilitar que las personas interesadas se sumen al proyecto.

La primera jornada de presentación del Centro de Transformación Agroalimentaria A Fusquenlla se desarrolló la pasada semana en San Sadurniño. El cocinero Antonio Díaz explicó que el principal valor añadido de los productos de la tierra está, precisamente, en su elaboración. Sirva como ejemplo que una castaña disecada o en almíbar puede multiplicar varias veces el precio de una castaña recién cogida, sin que su proceso de transformación sea necesariamente costoso.

Una castaña disecada o en almíbar puede multiplicar varias veces el precio de una castaña recién cogida, sin que su proceso de transformación sea necesariamente costoso

Díaz también mostró algunos ejemplos de hortalizas, frutos y setas conservados o transformados para alargar en el tiempo sus propiedades. La preservación amplía a todo el año las posibilidades de comercialización de productos que, de otro modo, solo tendrían salida en fresco y con precios muy inferiores, debido a la saturación del mercado que se da coincidiendo con las épocas de maduración o mayor producción.

Durante la charla de Antonio Díaz, quien lleva años apostando por los alimentos de proximidad, se dieron a probar pinchos sabrosos hechos con materia prima de la zona y de la máxima calidad. El cocinero señaló que A Fusquenlla ofrece una gran oportunidad que se debe aprovechar llenando sus instalaciones de actividad y de propuestas innovadoras.

Colaboración intermunicipal

Manolo Varela, concejal de Desarrollo Local de San Sadurniño, donde se gestó el proyecto

Manolo Varela, concejal de Desarrollo Local de San Sadurniño, donde se gestó el proyecto

En este primer encuentro, al que asistieron 25 personas, también intervino el concejal de Desarrollo Local de San Sadurniño, Manolo Varela, para contar la historia de un proyecto que comenzó a gestarse hace unos seis años en San Sadurniño y que pudo concretarse en instalaciones del Ayuntamiento de Moeche, con la implicación tanto del municipio vecino como de los de Cerdido y Valdoviño.

En el equipamiento del centro se invirtieron 250.000 euros

Entre obras y equipamiento, que aún se espera ampliar en el futuro, se invirtieron alrededor de 250.000 euros, aportados por el programa europeo Leader a través del GDR Seitura 22, la Diputación de A Coruña y la Consellería del Medio Rural.

Un momento do acto de presentación en San Sadurniño, onde de deron a probar distintas elaboracións

Un momento del acto en San Sadurniño, donde de dieron a probar distintas elaboraciones. Foto: César Galdo

 

Varela incidió en lo mismo que dijo Antonio Díaz, en la línea de que hace falta poner a funcionar un centro que pudo llevarse a cabo gracias a la iniciativa pública porque, según aseguró el concejal, «sería muy difícil» que alguna explotación de la zona pudiera asumir la inversión necesaria para poner en marcha unas instalaciones de este tipo.

Este centro de ámbito comarcal contará con registro sanitario, de modo que los productos saldrán de las instalaciones con todas las garantías higiénicas y de trazabilidad exigidas por la normativa de Seguridad Alimentaria

Manolo Varela aclaró que, una vez definido el plan de usos y el modelo de gestión, A Fusquenlla estará abierta a la transformación de las producciones o excedentes de las pequeñas explotaciones de la zona e incluso a las que quieran trabajar allí, y a las personas particulares, ya sea para venta o para autoconsumo.

A este respecto, tal y como comentó el técnico de Desarrollo local, Ignacio Fernández, el futuro servicio de ámbito comarcal contará con registro sanitario, de modo que los productos saldrán de las instalaciones con todas las garantías higiénicas y de trazabilidad exigidas por la normativa de Seguridad Alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información