Futuro del pino gallego (II): cuatro industrias de la madera innovadoras

Hablamos con empresas que están destinando las coníferas a nuevos usos de mayor valor añadido, para lo que precisan de árboles de calidad, también pagadas más en monte

Publicidade

La madera gallega de coníferas comienza a tener demanda para nuevos usos en la construcción, tanto para elementos estructurales (forjados, muros de carga, cubiertas, tabiques, etc.) como para fachadas y revestimientos exteriores. Para esos destinos, se precisa de madera de calidad, de buenos diámetros y limpia de nudos, y también de empresas que comiencen a producir las piezas que demandan las nuevas líneas de construcción.

Hablamos con cuatro empresas gallegas que están innovando en los usos de la madera de pino: Finsa, Maderas Hermanos Castro (Ponteareas, Pontevedra), Exfopino (Rois, A Coruña) e Hijos de Ramón Rubal (Alfoz, Lugo).

Alberto Souto (Hijos de Ramón Rubal)

«El futuro para el sector es sacarle otro valor añadido a la madera»

Construción do edificio Impulso Verde, que se está a levar a cabo en Lugo con madeira subministrada por Hijos de Ramón Rubal

Construcción del edificio Impulso Verde, en Lugo, con madera suministrada por Rubal

La empresa de Alfoz Hijos de Ramón Rubal será la encargada de suministrar los 430 metros cúbicos de madera necesarios para fabricar el tablero CLT que se empleará en la construcción del edificio Impulso Verde en la ciudad de Lugo, uno de los primeros edificios públicos de Galicia hechos íntegramente en madera. La construcción de este edificio forma parte del proyecto europeo LIFE Lugo+ Biodinámico, impulsado por el Concello de Lugo y que cuenta con las Universidades de Santiago de Compostela y la Politécnica de Madrid como socias para su desarrollo.

Las obras del inmueble, que se están ejecutando en estos momentos en la zona de A Garaballa, fueron adjudicadas por 1,5 millones de euros a la empresa vasca EGOIN, especializada en construcción en madera y fabricante también de paneles contralaminados de pino. Las bases del edificio primaban que la madera fuera de origen local, aunque las empresas de Galicia no estaban aún preparadas para optar a su construcción, porque hace dos años el sector de la madera estructural gallega aun no había dado el salto definitivo.

La ciudad de Lugo contará con uno de los primeros edificios públicos de Galicia construidos íntegramente en madera, en el que participa Hijos de Ramón Rubal

Participar en el suministro de la materia prima que, después de ser transformada en el País Vasco, ha retornado de vuelta a Galicia para ser usada en Lugo ha permitido tomar conciencia del nuevo escenario a Alberto Souto, que junto a su hermano Jorge, dirige este aserradero de Alfoz con 85 años de historia que está apostando ahora por procesos de mayor valor añadido, al darse cuenta de las posibilidades que tiene este nuevo nicho de negocio.

«Queremos que se empiece a trabajar con madera de aquí, ese es el objetivo que perseguimos, poder reemplazar la madera que llega del norte o del este de Europa para estos usos por madera producida en los montes gallegos y serrada y transformada en aserraderos gallegos. Porque un pino de Rusia está mejor podado y allí hacen un mejor aprovechamiento, pero no es mejor madera que la que producimos en Galicia”, subraya.

“Tenemos que tratar de darle la vuelta a la situación. Esta es una forma de tratar de valorizar lo que hay aquí, porque el futuro tiene que ser sacarle otro valor añadido a la madera de los montes», defiende Alberto, que confía en que esa revalorización pueda «animar a los propietarios forestales a plantar pino y también a mejorar la silvicultura que se hace para, de este modo, lograr también una producción de más calidad».

Primer aserradero gallego con certificado para madera estructural

Serran 200 toneladas ao día, unhas 25 á hora

Sierran unas 200 toneladas al día y desde finales de año tienen la certificación para fabricar madera estructural

Hijos de Ramón Rubal completó a finales de 2020 el proceso para obtener la certificación para fabricación de madera estructural, convirtiéndose de este modo en el primer aserradero gallego que la tiene. A partir de ahora las tablas y puntones que salgan de sus instalaciones y que cumplan con unos parámetros de calidad podrán emplearse en la construcción o rehabilitación de edificios.

Es obligatorio que la madera estructural cuente con marcado CE específico en el que se mide su nivel de resistencia, elasticidad y densidad. Para piezas de más de 7 centímetros de canto se establece una calidad y para las de menos de ese grosor se admiten más, según se establece en el Documento Básico de Seguridad Estructural de Madera (DB.SE-M), que define los valores para madera serrada, madera laminada encolada y tablero para uso estructural. Una madera C24, por ejemplo, es una madera de conífera con una resistencia característica a flexión de 24 N/mm2.

El pino destinado a madera estructural no puede pasar de un rango de nudos, un alabeo y unas tensiones determinadas

En el aserradero de Alfoz van a fabricar dos calidades, la C24 y la C18, las dos clasificaciones más habituales. En función de una serie de características (nudos, bolsas de resina u otro tipo de singularidades) la madera va perdiendo calidad. «Hay 4 o 5 parámetros principales, sobre todo rango de nudos, tensiones, y alabeos», explica Alberto.

Eso implica que el primer paso esencial sea seleccionar bien a rolla, para que aparezcan menos rechazos. Pero fabricar madera estructural no implica tener que abandonar el resto de actividades. «Es un nuevo campo de trabajo que te permite seleccionar más la madera, la buena va para estructuras y el resto para tabla convencional o para embalaje, por lo que puedes seguir haciendo lo mismo que ya hacías», dice.

Un paso fundamental es la selección de la pieza para minimizar los porcentajes de rechazo. El serrado y secado también es ligeramente diferente

Tras la selección del tronco hay que serrarlo de manera idónea y tratar las piezas resultantes con un secado óptimo según los grados que exija el cliente, un trabajo minucioso buscando primar la calidad, algo a lo que estaban ya acostumbrados en esta empresa.

«A la hora de trabajar con madera estructural hay un protocolo que cumplir y un plan de trabajo y de mantenimiento de los equipos. La rolla que quieres para madera estructural hay que serrarla de una manera diferente para que no haya tensiones ni mermas. No puede haber una diferencia muy grande desde el corazón al lateral porque entonces es cuando aparecen las tensiones y hay que buscar que la madera tenga la misma densidad porque si una parte es muy porosa y la otra no es cuando se producen los problemas en el secado», explica.

Buenas perspectivas de negocio

Hace 15 días salió de sus instalaciones de San Pedro de Mor la primera de las partidas con la certificación C18 para entregar a un cliente, pero esperan que sea la primera de muchas. «Hace dos meses que tenemos la certificación y tuvimos ya varias consultas desde Galicia y llamadas también desde fuera de Galicia», cuenta Alberto.

Hace dos meses que tenemos la certificación y ya tuvimos varias consultas, algunas desde fuera de Galicia

Algunos de estos pedidos no pudieron ser atendidos porque Hijos de Ramón Rubal cuenta con una limitación de longitud. «Podemos serrar un máximo de 3 metros de largo, pedidos mayores no podemos atender porque no coge en el aserradero, que tiene ese tope de 3 metros. Las maderas de Galicia no dan tampoco para mucho más», aclara. Para largos superiores ya estaría la madera laminada.

Ramón Tojo (Exfopino)

«Hay un problema de suministro importante, el pino no se cuida»

Unha das estruturas de madeira que fabrican e instalan en Exfopino

Un ejemplo de las estructuras de madera a medida que fabrican e instalan en Exfopino

Exfopino es una de las principales empresas especializadas en castaño en el sector maderero gallego. Dentro de su departamento de I+D+i trabajan en el desarrollo de nuevos productos, como vigas laminadas de castaño, lo que permite un mejor aprovechamiento del árbol, ya que para su elaboración se emplean los restos sobrantes que de otro modo no tendrían utilidad.

Pero en este aserradero ubicado en Antequeira, en el municipio de Rois, donde han avanzado en procesos de segunda transformación, elaborando frisos, tarimas, puertas o guarniciones, están apostando también por el uso del pino como madera estructural. «Pensamos que hay demanda y mercado», afirma Ramón Tojo, su responsable.

Llevan años trabajando en soluciones innovadoras, creando, por ejemplo, el laminado de madera de castaño maciza, lo que permite optimizar el aprovechamiento completo de los árboles

En sus instalaciones hacen vigas macizas y laminadas, tanto de pino como de castaño, y en este momento se encuentran en pleno proceso de tramitación del certificado de madera estructural para estas dos especies. «El de pino va a ser más rápido que el de castaño, que es algo más complicado de lograr», explica.

Soluciones personalizadas a medida

Sus estructuras a medida, de hasta 12 metros de largo, permiten dar soluciones personalizadas tanto en la rehabilitación de viviendas como en la construcción de obra nueva. En el caso de las vigas de pino, dice, «es un producto que viene todo de fuera en este momento».

La empresa de Rois pretende enfocar una de sus líneas de negocio a la fabricación de madera laminada estructural de pino

Ramón asegura que «hay un problema de suministro de pino importante» porque cada vez se pone menos en los montes, donde el eucalipto va ganando terreno, y espera que los nuevos usos constructivos consigan revertir la situación. «A ver si se empieza a cuidar un poco más la madera de pino en el monte», reclama.

Abel Castro (Maderas Hermanos Castro)

«En tres meses vamos a triplicar la producción termotratada»

Cabanas de Outes cuxa madeira foi subministrada por Maderas Hermanos Castro

Cabañas en el ayuntamiento coruñés de Outes, cuya madera termotratada fue suministrada por Hermanos Castro

Con décadas de retraso, el sector transformador gallego se acerca a lo que se hace en Europa, tanto a nivel de fabricación como de tratamiento de la madera. En países como Suecia o Finlandia el secado a altas temperaturas de coníferas para mejorar sus prestaciones de durabilidad es algo habitual desde hace mucho tiempo, mientras que en Galicia lleva haciéndose solo un año.

La empresa Maderas Hermanos Castro, de Ponteareas, instaló una cámara de termotratamiento de la que salió el material para la construcción, entre otras, de las cabañas de madera instaladas en distintos emplazamientos del municipio coruñés de Outes, una iniciativa turística cuyo diseño constructivo ha cosechado un buen número de premios, el más reciente el Premio Nacional de Arquitectura 2020 otorgado por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España.

De este secadero de Ponteareas salió la madera para construir las premiadas cabañas en los árboles del ayuntamiento de Outes

«Somos aserradero y hacemos también procesos de segunda transformación. Desde hace 15 años teníamos autoclave para tratamiento para exterior y hace un año instalamos una cámara para termotratamiento de madera. Vimos nicho de mercado porque solo hay tres plantas en toda España que lo hagan. De este modo cerramos el círculo, porque transformamos y tratamos madera de nuestro propio aserradero, fundamentalmente de pino, aunque también termotratamos a otras empresas del sector otras variedades de madera, como castaño, roble o eucalipto», explica Abel Castro.

Con su propia marca

La iniciativa resultó todo un éxito y Maderas Hermanos Castro decidió ampliar ya sus instalaciones de termotratamiento. «En tres meses vamos a triplicar la producción con una cámara el triple de grande que la que tenemos ahora con capacidad para termotratar 40 metros cúbicos de madera semanales de todos los grosores y todo tipo de especies, aunque nosotros nos orientamos al pino», avanzan.

Podemos termotratar todos los grosores y todo tipo de especies, como castaño, roble o eucalipto, pero nosotros nos orientamos al pino

Esta empresa de Ponteareas creó su propia marca, ThermoTea, y ya está comercializando producto, aunque a pequeña escala. «No damos abasto y preferimos no meter mucho producto en el mercado hasta tener producción suficiente para poder tener garantizada la capacidad de suministro», reconoce Abel.

Su clientela de momento es prácticamente toda gallega, aunque ya hicieron también tres o cuatro obras en Madrid y esperan poder llegar al mercado peninsular. «Este tipo de madera tiene una salida abismal para revestimientos y fachadas, está siendo muy demandada ya por arquitectos tanto para la construcción de casas particulares como de hoteles u otras edificaciones», asegura.

Ecoconstrución

El termotratamiento es un tratamiento natural a base de temperatura, sin productos químicos, (a diferencia del autoclave, que es un proceso químico con sales de cobre), que consigue estabilizar la madera y darle durabilidad, por lo que es un material apto para emplear en las nuevas tendencias de bioconstrución. «Existe un nicho de mercado ecológico en el que la madera juega un papel esencial», pronostica Abel.

Hoy se busca una huella de carbono cero y nosotros lo logramos, porque no es madera que traemos de Suecia o de Finlandia. Nuestro objetivo es termotratar el pino de aquí y darle un valor añadido para que se pueda pagar más y la gente pueda seguir plantándolo»

«Hoy se busca una huella de carbono cero y nosotros lo logramos, porque es madera cortada en montes gallegos y serrada y tratada en nuestras instalaciones. No es madera que traemos de Suecia o de Finlandia, porque nuestro objetivo es termotratar el pino de aquí y darle un valor añadido para que se pueda pagar más y la gente pueda seguir plantándolo», defiende.

Pino apto para exteriores

El tratamiento térmico de la madera tiene un origen muy antiguo (la madera de los barcos vikingos era tratada térmicamente para aumentar su durabilidad y también en Japón empleaban esta técnica de manera ancestral) y es de uso frecuente en países como Suecia o Finlandia, donde llevan termotratando muchos años, aunque en Galicia era un método no empleado hasta ahora.

Somos aserradero y hacemos también procesos de segunda transformación. De este modo cerramos el círculo, porque tratamos madera de nuestro propio aserradero

El sistema consiste en someter a la madera a un tratamiento térmico con temperaturas comprendidas entre los 160 y los 260ºC, en función de la especie y de las dimensiones de la pieza, en una atmósfera inerte o con bajo contenido en oxígeno que evita la combustión. En el caso de Maderas Hermanos Castro, su secadero a altas temperaturas llega a alcanzar los 212 grados centígrados, cuando en los secaderos convencionales lo habitual son 70, 80 o 100 grados como mucho.

La estructura interna de la madera de pino termotratada es más estable, homogénea y duradera, lo que permite emplear el pino en exterior para usos antes restringidos a maderas tropicales de importación

El resultado es un producto natural, libre de tóxicos y de productos químicos que garantiza durabilidad y estabilidad. «Los problemas de torceduras desaparecen y madera que de otro modo en dos años comienza a estropearse aumenta su vida hasta los 15 o 20 años en las peores condiciones», dice Abel.

De este modo, se posibilita el uso de la madera de pino en revestimientos exteriores o sometida a ambientes húmedos, como puertas y ventanas, encimeras, revestimientos de fachada, mobiliario urbano, pavimentos de exterior en jardines o piscinas, saunas, embarcaderos, etc.

Finsa está impulsando una instalación de termotratamiento propia y Losán dispone de un secadero de este tipo en su aserradero de Soria

La madera termotratada absorbe menos agua, por eso es más estable frente a la humedad y a las condiciones climáticas variables. Debido a la merma de la conductividad, se incrementa su aislamiento térmico, por lo que usada en ventanas, por ejemplo, tiene un comportamiento semejante al de las maderas tropicales. También en su estabilidad dimensional, pues no se contrae ni se dilata y no se recalienta con el sol.

Ismael Olveira (Finsa)

«Van a hacerse en Galicia dos proyectos residenciales icónicos con madera»

Unha das vivendas con revestimento de madeira que formarán parte do complexo residencial Paraíso Oleiros

Una de las viviendas con revestimiento de pino gallego que formarán parte del complejo residencial Paraíso Oleiros

La principal empresa para la transformación de pino en Galicia es Finsa. Tiene en la actualidad 4 plantas productivas en la comunidad (en Santiago, Ourense, Padrón y Rábade) y 6 más en España, Portugal y Francia.

La compañía, fundada en 1931 a partir de un pequeño aserradero, fue pionera en la fabricación de tableros aglomerados y de densidad media (MDF) en la Península y ahora quiere abrir una nueva línea de negocio con la madera estructural, complementaria a sus gamas tradicionales de tablero y tabla de pino, con un amplio catálogo de productos con distintas soluciones para pilares, forjados y paredes.

Finsa pretende abrir una nueva línea de negocio con madera estructural, complementaria a sus tradicionales líneas de tablero (aglomerados, MDF) y tabla de pino

La compañía con sede en Santiago está embarcada en este momento en dos iniciativas industriales complementarias en la comunidad, una planta de tablero contralaminado y una cámara de termotratamiento. «Nos permitirán hacer proyectos a medida y dar soluciones finales, ahí es donde está la riqueza de estas inversiones que estamos haciendo», asegura Ismael Olveira, director del negocio de madera maciza de Finsa.

En la puesta en marcha de estos nuevos proyectos industriales, la empresa compostelana está apoyándose en otras empresas del sector. «Estamos llevando a cabo un proceso de colaboración con muchas empresas de Galicia, buscando crear un ecosistema alrededor de la madera de pino y de la madera maciza para construcción», indica Ismael. La unión con esos otros socios busca un enfoque de mercado que aporte soluciones concretas a los clientes.

Lo importante no es tanto la tecnología como la aproximación al mercado

«Lo importante no es tanto la tecnología como la aproximación al mercado. En dos años habrá en Galicia más cámaras de termotratamiento que de autoclave pero para darle valor de verdad a esa madera hay que ir por la vía de las soluciones de colocación, para aportar utilidad a la madera de pino en exterior. La tecnología lo único que permite es el resto, que es realmente lo importante», considera Ismael.

Las aplicaciones de estos nuevos productos serán múltiples y variadas y comenzarán a verse en breve en dos proyectos de construcción de viviendas residenciales que hay ya en marcha en Galicia, uno en la zona de A Coruña y otro en la de Vigo. El que se encuentra en fase más avanzada es Paraíso Oleiros, que construirá en Santa Cristina 13 chalés y 30 pisos en su primera fase (y otros tantos en la segunda) con fachadas de madera de pino gallego.

El CLT no es tan exigente, pero para el termotratamiento necesitas partir de madera limpia o semi limpia, de muy buena calidad, porque es un tratamiento agresivo en el que no puede haber nudos

«Este tipo de construcción con envolvente de madera era hasta ahora algo testimonial en España, pero estos dos proyectos que se van a hacer en Galicia van a ser icónicos», afirma el responsable de esta nueva línea de negocio de Finsa, que espera que este tipo de «obras faro» sirvan para poner en valor la madera de calidad de Galicia, esa que procede de montes con silvicultura, en una aplicación hasta ahora poco conocida en España, como es la de las fachadas en madera, y que esto pueda servir para romper reticencias en forma de espejo en el que mirarse para otros proyectos.

«El futuro va a estar en la construcción sostenible, es un buen aliado para el sector», asegura Ismael, porque va a servir, dice, para valorizar la producción forestal e industrial. «Son productos de alto valor añadido que pueden llegar a los 1.000 euros el metro cúbico y para los que se precisa partir de materia prima de calidad, más en el caso de la madera termotratada, que no puede tener nudos, que del tablero CLT», aclara. Según la oferta hecha hace meses por la propia empresa para la rolla de más calibre, esta llegaría a los 100 euros / tonelada en monte, en las primeras trozas de mayor diámetro y limpias de nudos.

CLT, madera técnica para construcción

Al contrario de lo que sucedía en las estructuras, donde lo predominante era el castaño, en las casas gallegas, antes de la llegada del ladrillo y posteriormente de la escayola y el pladur, los falsos techos, así como las divisiones interiores, eran habitualmente de madera de pino (en el caso de los tabiques, muchas veces, de tablilla con barro y paja o con cal). Después de años (décadas) apartada, esta madera vuelve a ocupar ahora su lugar en muros o forjados.

Los responsables son los nuevos tableros contralaminados, conocidos como Cross Laminated Timber (CLT), un producto técnico conformado por láminas de madera encoladas que está experimentando importantes crecimientos de la demanda tanto en Europa como en los EEUU y que en el plazo de un mes comenzarán también a fabricarse en Galicia, en concreto, en la planta que Finsa y Maderas Goiriz están poniendo en funcionamiento en el polígono industrial de Coirós bajo el nombre de Xilonor.

Hasta ahora los tableros contralaminados de pino existentes en el mercado español eran de fabricación vasca o de origen europeo

El montaje de esta planta, que va a ser la primera de Galicia y la segunda de España, está ya finalizada y se están haciendo en este momento en las instalaciones las pruebas de puesta en funcionamiento, que se llevarán a cabo en marzo. «En abril tiene que haber ya producto en el mercado», avanza Ismael.

Existía ya un tablero fabricado por Finsa, el SuperPan Tech, que se podía emplear en paredes y forjados, pero estos sistemas constructivos innovadores de entramado ligero tenían hasta ahora un uso aún poco extendido, excepto en viviendas y edificios singulares que buscan precisamente una diferenciación.

El reto y el objetivo en este momento es extender el uso de estos materiales de forma generalizada al mundo de la construcción y con la fabricación del nuevo tablero CLT de pino Finsa pretende abastecer a toda la península ibérica e incluso competir en el mercado europeo de madera estructural.

Fachadas de madera

Colexio Waldorf Aravaca, en Madrid, feito con Thermopine de Finsa pola empresa Medgon

Colegio Waldorf Aravaca, en Madrid, construido con Thermopine de Finsa por la empresa Medgon

Para poder emplear este tipo de tableros contralaminados de pino en exterior Finsa recurrirá al termotratamiento en una planta que se está montando en este momento. Participa en el proyecto junto a otra empresa gallega especializada en tarimas y revestimientos en madera y con experiencia en importantes obras a nivel español e internacional. «La principal orientación del proyecto son las fachadas de madera termotratada con soluciones a medida de montaje y celosías de madera laxurada, es decir, fachadas finalizadas», destaca Ismael.

La madera termotratada es un material renovable, económico y duradero, por lo tanto, un producto sostenible para hacer construcción responsable

La cámara necesaria para someter los paneles a termotratamiento en Galicia será una realidad en pocas semanas, pero Finsa lleva ya dos años trabajando el producto, una gama denominada Thermopine, para la que recurría a instalaciones externas para termotratar la madera.

Con esta técnica, basada en un uso controlado del calor y el vapor durante el proceso de secado, sin añadir ningún tipo de aditivo a la madera, se protege de patologías por hongos e insectos xilófagos de forma no biocida, por lo que se incrementa exponencialmente la durabilidad de la madera y su resistencia biológica.

Finsa ha llegado a un acuerdo con la empresa catalana Gradhermetic para substituir en sus celosías de madera el bambú chino o el cedro canadiense por pino termotratado gallego

Además, al exponer a la madera a elevadas temperaturas la resina desaparece y la madera es más ligera y fácil de transportar y se vuelve más resistente al fuego. La densidad de la madera tras el tratamiento disminuye entre un 5 y un 15% debido a la pérdida de humedad, pero también se vuelve menos elástica, lo que afecta a su comportamiento en estructuras, por ejemplo. Por eso, una de sus principales utilidades son los revestimientos exteriores de fachada.

Precisamente en este sentido, Finsa ha llegado a un acuerdo con la empresa catalana Gradhermetic, una de las compañías referentes en el sur de Europa en utilización de madera en fachadas, para el desarrollo conjunto del sistema Gradpanel de celosías de madera. Gradhermetic empleaba hasta ahora en sus productos madera de bambú china o de cedro de Canadá y comenzará a sustituir estos materiales por pino termotratado gallego.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información