GAEC Des Sentiers, una ganadería bretona con un coste de alimentación de 11 céntimos por litro de leche

Esta explotación de 130 vacas en ordeño, surgida en 2006 de la unión de tres ganaderías familiares, trata de abaratar al máximo los costes a base de dar hierba verde a las vacas y producir sus propios cereales. El bienestar animal y la reducción de emisiones son otros de sus objetivos para “avanzar en sintonía con la sociedad”

De esquerda a dereita: Laurent, Michel, Sara e Serge, na nave de produción da gandería

De izquierda a derecha: Laurent, Michel, Sara y Serge, en la nave de vacas en producción de la ganadería

En zonas como la Bretaña francesa las explotaciones lecheras están desandando el camino andado en décadas anteriores, el de la intensificación productiva, el mismo que siguen aún hoy la mayoría de las ganaderías de leche gallegas.

GAEC Des Sentiers da tres veces menos pienso que la media habitual en Galicia y logra con esto que el coste de alimentación por litro de leche sea de solo 11 céntimos, la mitad que en muchas granjas gallegas. «Hay que diversificar para ganar más», dicen.

Ubicada en La Charpenterie, en la comuna de Coësmes, perteneciente al departamento francés de Ille et Vilaine, uno de los cuatro que forman la región de la Bretaña, el Grupo de Agricultores en Común (GAEC) Des Sentiers está formado por tres familias que decidieron asociarse y juntar su ganado.

La figura de los GAEC, bajo la que operan una de cada tres explotaciones bretonas, sería el equivalente a las SATs gallegas

Los tres socios actuales, Laurent Cherruault, Serge Tramhel y Michel Gadby, tomaron el relevo de sus padres en sus respectivas ganaderías familiares en el año 1989, 1994 y 1997 y en 2006 decidieron juntarse en un GAEC de segunda generación en busca de mayor eficiencia productiva y calidad de vida. Atienden la granja los tres, sin mano de obra contratada, y libran un fin de semana cada tres con una semana de vacaciones al año.

Asegurar el relevo generacional

Una de sus principales preocupaciones de cara al futuro es asegurar el relevo generacional en la explotación a medida que ellos tres se acercan a la edad de jubilación (Michel tiene 58 años, Laurent 55 y Serge 52).

“Estamos en un período de reflexión sobre el futuro de la explotación. En un plazo de un año o dos como mucho tendremos que tomar una decisión: o bien optar por la robotización o por un cambio en las dinámicas de trabajo”, asegura Serge.

En Bretaña a día de hoy por cada tres jubilaciones de la actividad agraria tan sólo se produce una nueva incorporación

Él tiene un hijo de 24 años que trabaja en una empresa de servicios y que estudió en la Maison Familiale Rurale (MFR), una entidad asociativa de carácter formativo en el ámbito agrario que opera en toda Bretaña con 30 centros educativos.

Podría ser quien se hiciera cargo de la explotación de cara a un futuro próximo pero con una configuración distinta de la actual. “En Bretaña en este momento hay 3 jubilaciones por cada incorporación a la actividad agraria. El sector evolucionará hacia granjas más grandes robotizadas o atendidas por personal asalariado”, considera Serge.

130 vacas en producción y 205 hectáreas de superficie

Sementan 50 hectáreas de millo para alimentación do gando e 70 de trigo para vender

Siembran 50 hectáreas de maíz para alimentación del ganado y 70 de trigo para vender

La explotación cuenta en este momento con 230 cabezas totales, de las que 150 son vacas adultas (130 en producción) y el resto novillas y terneras de recría. Para alimentarlas cuentan con 205 hectáreas de superficie, en las que cultivan maíz (50 ha), trigo (70 ha), colza (26 ha), cebada (8 ha) y trébol violeta (4 ha) y el resto, unas 40 hectáreas, las mantienen la pradera con una mezcla de raigrás inglés y trébol blanco.

Por su tamaño en cuanto a número de cabezas y superficie podría considerarse una explotación media estándar a día de hoy en Bretaña

Las vacas secas y la recría salen a fuera y para las vacas en producción les hacen carro mezclador con silo de maíz, grano húmedo, colza y soja. A lo largo del día les siegan también hierba verde en las praderas para echarles en el pasillo de alimentación durante tres meses en primavera y 2 meses en otoño (de marzo a junio y de finales de septiembre a diciembre).

“La calidad de la leche mejora notablemente, los perfiles de ácidos grasos son diferentes, varían con la hierba fresca, y para el sistema metabólico del animal la hierba verde también es fantástica”, explican. El resto del año suplen la hierba verde con silo de hierba en la ración unifeed.

Cruces de frisona con normanda

GAEC Des Sentiers (Bretaña) cruce normanda

Emplean semen sexado y ponen un 30% de cruces cárnicos con azul belga para rentabilizar los terneros

Para mejorar la calidad de la leche, pero sobre todo la fecundidad, hacen cruces F1 de frisona con normanda. “De este modo las tasas de reproducción son mejores”, asegura Michel, que es quien se encarga de la inseminación. Utilizan semen sexado en las primerizas y ponen un 30% de cruces cárnicos con azul belga para incrementar los ingresos por la venta de terneros.

La longevidad media por vaca es de 2,8 lactaciones

La organización del trabajo hace que entren en distintos horarios en función de los turnos de la sala de ordeño. El responsable del ordeño es Laurent y los horarios están fijados para las 5 de la mañana y las 5 de la tarde. En el día a día lo primero siempre es ordeñar y atender la recría, y después la alimentación del ganado y los trabajos agrarios en función del momento de la campaña.

Forman parte de una CUMA, pero el 80% de los trabajos los hacen ellos mismos con maquinaria propia, excepto la recogida de forraje y sacar el purín, para lo cual echan mano de los servicios del grupo de maquinaria compartida.

Cobran la leche a 42 céntimos

Fan a recría na propia granxa, cunha alimentación a base de cereais nas fases iniciais e con pasto unha vez preñadas

Recrían las terneras en la propia granja, alimentadas con cereales en las fases iniciales y con pasto una vez preñadas

La producción total de la granja se sitúa en 1 millón de litros de leche al año, que facturan a través de la cooperativa Agrial, la gran cooperativa de Bretaña, formada por unos 14.000 socios. Sin embargo, el destino final de la leche es la planta de ingredientes lácteos que la multinacional francesa Lactalis tiene en Retiers, situada a unos 4 km de la granja, y en la que se procesan 1,2 millones de litros de leche al día.

Tienen un contrato que los vincula con la cooperativa Agrial y que se renueva cada 5 años, pero la leche va para la mayor planta que Lactalis tiene en Europa, situada a 4 km de la granja

El precio al que cobran la leche actualmente está fijado en 40,5 céntimos de precio base con un 3,8% de grasa y un 3,2% de proteína, que con las primas por calidades, bienestar y medio ambiente resulta en 42 céntimos de precio final.

Desde la desaparición de las cuotas lácteas en el año 2015 han firmado un contrato que los compromete con la cooperativa y que se renueva cada 5 años. En él se fija la producción y los precios, negociados a nivel global, pero que fluctúan en función de la evolución del mercado.

Producción diferenciada y diversificación

Forman parte dunha CUMA pero o 80% dos traballos agrarios fanos eles mesmos

Forman parte de una CUMA pero el 80% de los trabajos agrarios los hacen ellos mismos

La cooperativa Agrial demanda a sus miembros una producción diferenciada y GAEC Des Sentiers está comprometida con lograr leche con omega3 y omega6, por eso comenzaron de nuevo a dar hierba verde a las vacas. “El perfil de ácidos grasos naturales de la leche varía”, explican.

Somos conscientes de que no tenemos derecho a producir cosas que el mercado no demanda

“Somos conscientes de que no tenemos derecho a producir cosas que el mercado no demanda y nosotros tratamos de adaptarnos permanentemente a las demandas del consumidor”, dice Serge, aunque matiza a continuación que “es necesario buscar un punto de equilibrio entre esas demandas de la industria y de la sociedad y la rentabilidad económica de la granja”.

Una de las estrategias que Serge, Laurent y Michel siguen para aumentar la rentabilidad de la explotación, además de reducir los costes de alimentación del ganado, es la de diversificar los ingresos. En sus 205 hectáreas de superficie siembran cereales y forrajes para alimentar a su ganado, pero también para poder vender los excedentes de materias primas al mercado en función de la cotización semanal en las lonjas de Rouen, Dunkerke, La Pallice o Burdeos. En su caso, venden sobre todo trigo.

Los altos precios de venta de los cereales compensan el estancamiento del precio de venta de la leche

El precio en este momento es alto, tanto que muchas ganaderías de esta zona de la Bretaña, que linda ya con Normandía, están sacrificando la producción de leche en favor de la de cereales como el trigo, el maíz o la cebada y de oleaginosas como la colza. “Este ha sido un año con mucha sequía en primavera”, explica Serge. En Bretaña el regadío no es tan habitual como en otras zonas. Ellos cuentan tan sólo con unas 20 hectáreas dedicadas a maíz.

28 litros por vaca y día con 3,5 kilos de pienso

Moxen ás 5 da mañá e ás 5 da tarde

Ordeñan a las 5 de la mañana y a las 5 de la tarde en una sala de 16 puntos

En GAEC Des Sentiers no miran tanto los litros por cabeza como el margen por litro de leche. La producción anual por vaca se sitúa en 9.000 litros, con una media de entre 27 y 28 litros diarios. Para lograr esa producción, tan sólo emplean 3,5 kilos de concentrado en la ración y un kilo más que dan como suplemento tan sólo a las vacas más productoras. “Es lo único que compramos, el resto lo producimos todo nosotros y logramos con eso un coste de alimentación de tan sólo 11 céntimos en litro”, detallan.

Hace 10 años estábamos en una dinámica mucho más intensiva, pero la subida del precio del pienso nos hizo reflexionar

“Podríamos aumentar la media de producción por animal por encima de los 9.000 litros a base de dar más pienso, pero no es rentable. Hace 10 años estábamos en una dinámica distinta, mucho más intensiva, con más producción pero a base de dar más concentrado, porque era más barato, pero la subida de su precio nos hizo reflexionar”, asegura Serge.

Presión social en aumento

As vacas secas próximas ao parto están en cama quente de palla e as de produción en cubículo de colchoneta

Las vacas secas próximas al parto están en cama caliente de paja y las de producción en cubículo de colchoneta

Además del aumento del precio del pienso, la reconversión de la granja en los últimos años hacia un modelo menos intensivo está también motivada, reconocen, «por la creciente presión por parte de la ciudadanía, con mayor conciencia ecológica y de defensa del bienestar animal».

Los agricultores y ganaderos tenemos que escuchar al consumidor y después buscar un equilibrio entre sus demandas y la rentabilidad de la granja

“Existe presión social sobre las producciones agrarias. La población, sobre todo de los ámbitos urbanos, busca granjas más sostenibles y nosotros, los agricultores y ganaderos, tenemos que escuchar al consumidor”, dice Serge.

Buscar el equilibrio entre sostenibilidad y rentabilidad

Un letrero a la entrada de la granja anuncia también que la explotación forma parte del programa estatal para la reducción de la huella de carbono de la ganadería francesa y la mejora del bienestar animal es otro de los ejes de su trabajo diario.

Como la mayoría de los establos en Bretaña, la estructura de la nave está construida en madera y GAEC Des Sentiers forma parte del programa estatal francés para la reducción de la huella de carbono en la ganadería

La última reforma de las instalaciones tuvo lugar en el año 2007 y las camas de las vacas en producción son de colchoneta con carbonato y sal como secante. Las vacas secas y la recría están en cama caliente de paja, pero en los cubículos de lactación decidieron dejar de usar paja para lograr un purín más homogéneo que facilite su distribución. “La aplicación de purines mediante plato o abanico está prohibida y tan sólo pueden emplearse sistemas de inyectores o tubos colgantes”, detallan.

Limitaciones al nitrógeno

Fosa de purín da explotación. En Bretaña a maioría son redondas

Fosa de purín de la explotación. En Bretaña la mayoría son redondas

“Aquí toda granja tiene que tener un plan de distribución de purines y estiércoles, está reglamentado a nivel del departamento porque aunque la norma nacional es la misma, la aplicación regional y departamental tiene diferencias y particularidades”, explica Serge. 

Uno de los condicionantes que las ganaderías francesas tienen para incrementar su producción de leche es la normativa que limita la utilización de nitrógeno, tanto de origen químico como orgánico, en las tierras de cultivo y praderas.

En aplicación de la Directiva europea de Nitratos de 1991 y de los distintos programas regionales aprobados desde entonces, los ganaderos bretones no pueden emplear, de media, más de 170 kg de nitrógeno de origen animal por hectárea, con 220 kg como límite máximo para el conjunto de la explotación teniendo en cuenta las enmiendas químicas.

Pueden utilizarse 220 unidades totales de nitrógeno por hectárea, de las que como máximo 170 podrán ser de origen orgánico y 50 de origen químico

Es obligatorio además, llevar un registro actualizado dentro del cuaderno de fertilización y las ganaderías deben efectuar una declaración anual del número de animales, y por lo tanto de las unidades de nitrógeno orgánico generadas, así como de las compras de fertilizante químico.

“Aquí se preocupan más por ser sostenibles, no les importa tanto producir, como pasa en Galicia”

Un letreiro á entrada da granxa informa de que forma parte do programa francés de redución de emisións

Un cartel a la entrada de la granja informa del programa francés de reducción de la pegada de carbono

Sara González es una joven de Curtis que está estudiando en la EFA Fonteboa y acaba de pasar una estancia formativa de tres semanas en esta granja bretona. De su experiencia destaca que “las ganaderías en Bretaña se preocupan más por la sostenibilidad que nosotros y no están tan centradas en la producción de leche como lo estamos en Galicia”.

Sara tiene vacas en casa, unas 40 de leche entre frisonas y cruce con azul belga, y otras 15 de carne, de raza limusín. La explotación, que está a nombre de su abuelo Emilio, está en la aldea de A Cabana, en la parroquia de Fisteus, y emplea un sistema de manejo en pastoreo para la alimentación y ordeña aún en circuito.

Mis padres decidieron en su día no seguir con la granja pero quiero cogerla yo dentro de dos años

Sara ha decidido tomar el relevo en cuanto acabe de estudiar. “Mis padres decidieron en su día no seguir con la granja pero quiero cogerla yo dentro de dos años, cuando acabe de estudiar y coja algo de experiencia”, dice.

Ha pensado en construir nuevas instalaciones y modernizar el ordeño instalando un robot pero quiere valorar antes las distintas opciones y estancias como la que la llevó a Francia le sirven “para ver otras realidades”. “Conocer otras explotaciones te permite decidirte por el modelo de granja que mejor se adapta a las condiciones de producción que tienes”, afirma.

Programas de intercambio

Bretaña MFR Janzé

GAEC Des Sentiers participa todos los años en un programa de recepción de estudiantes extranjeros impulsado por la MFR de Janzé al amparo de los programas europeos Erasmus+. Serge era a primera vez que recibía en su granja a un estudiante procedente de Galicia y destaca el alto nivel mostrado por Sara.

Pone en valor la importancia que las Maisons Familiales tienen en Bretaña, como centros de formación de referencia con una vinculación clara con el territorio. Funcionan como entidades asociativas en las que participan los propios ganaderos y agricultores de la zona, que hacen una labor de acompañamiento de los jóvenes en su formación.

Además de ganadero, Serge Tramhel es el responsable del sindicato de agricultores de la zona y el presidente de la MFR de Janzé

Serge es una persona muy activa en la defensa del mundo rural y es también el responsable del sindicato de agricultores de la zona. Históricamente, los productores bretones se han involucrado colectivamente en la defensa de sus intereses y en la puesta en marcha de proyectos que redunden en el desarrollo del territorio. “Somos capaces de participar en la vida política y de aportar nuestra visión del modelo a construir para el mañana. La agricultura es una de las actividades más relevantes en Bretaña y aún lo será más en el futuro. Vistos los acontecimientos actuales a raíz de la pandemia y de la guerra en Ucrania se ha demostrado una actividad esencial para nuestra independencia alimentaria”, argumenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información