Ganadería Casa de Polo SC, las ventajas de compatibilizar robot y sala de ordeño

Mantener los dos sistemas supone mayor coste pero permite eliminar casi por completo los retrasos en el lote automatizado sin tener que hacer descartes en el ganado. Hablamos con los socios de esta explotación de Barreiros para que nos cuenten cómo trabajan

Tino, María José e Toño, na parte do establo na que instalaron o robot de muxido

Tino, María José y Toño, en la parte del establo en la que han instalado el robot de ordeño

En los últimos años el número de explotaciones que han optado por incorporar robots de ordeño se han multiplicado por toda Galicia, buscando en muchos casos una flexibilidad que la sala no permite y suponiendo de este modo una mejora en la calidad de vida en las granjas.

En la Ganadería Casa de Polo SC de Barreiros es algo que han notado. «Ahora acabamos antes por la noche, entre las 8 y media y las 9 tenemos todo listo. Hemos adelantado una hora con respecto a antes. Y por la mañana también acabamos antes y eso te permite hacer otras cosas. Hasta ahora la persona que estaba ordeñando hasta las 11 de la mañana no conseguía salir de la sala», recuerda María José Díaz, que junto a su hermano Faustino y a su marido Antonio Dorrego conforman esta explotación familiar de Vilamar.

«Llevábamos dos o tres años pensando en colocar el robot, porque la sala que tenemos es la primera que se puso, de solo 10 puntos, y con 100 animales en producción el tiempo de ordeñar se alargaba y eran más de dos horas y media a cada ordeño. Así que teníamos que decidir: o ampliar la sala o pasarnos al robot. Económicamente era más barata la ampliación y mejora de la sala, pero pensamos que podía ser un mayor alivio en la carga de trabajo el robot, por tiempo libre y por libertad horaria», añade Tino.

Vimos que el robot podía suponernos una mejora en el aspecto personal para tener más disponibilidad y acortar los tiempos de trabajo

Una de las características diferenciales de esta ganadería es que, a pesar de haber instalado el robot desde hace meses, siguen manteniendo también la sala en funcionamiento, dado que el número de cabezas actual no les permite poder prescindir de ella por el momento.

«Nos movemos entre 95 y 100 vacas en producción y las tenemos en dos lotes, 63 están en el robot y otras 30 o 35 las ordeñamos en la sala. Si la explotación sigue teniendo rentabilidad no descartamos instalar otro robot en la otra parte de la nave, pero implicaría hacer obras para ampliar la capacidad actual, porque en esa parte tenemos solo 40 cubículos y solo con esos animales sería poco ganado para sacarle partido al segundo robot. Pero poner los dos robots de golpe abultaba mucho la inversión necesaria y por eso decidimos poner inicialmente sólo uno», explica Tino.

El tiempo de ordeñar se ha reducido de dos horas y media a una hora

Seguen muxindo un terzo das vacas na sala de 10 puntos montada fai 20 anos

Siguen ordeñando un tercio de las vacas en la sala de 10 puntos montada hace 20 años

Por el momento lo que hacen es mantener el doble sistema de ordeño y distribuir las tareas. «Seguimos manteniendo los horarios de ordeño en torno a las 7 de la mañana y a las 7 de la tarde. Antes empezábamos antes por la tarde porque nos llevaba más tiempo, pero ahora lo que hacemos es que mientras una persona inicia el proceso de ordeño en la sala otra atiende el robot, hace el mantenimiento de las camas y da la leche a los terneros. Ahora el tiempo de ordeñar es sólo una hora y eso nos permiten flexibilizar un poco los horarios, aunque procuramos que no sea más de media hora la diferencia de un día con otro», cuenta María José.

Si la explotación sigue teniendo rentabilidad no descartamos instalar un segundo robot en la otra parte de la nave, pero colocar los dos robots de golpe implicaba tener que hacer obras de ampliación y abultaba mucho la inversión

Al tener los dos equipos funcionando los costes también se incrementan, reconoce Tino, porque, por ejemplo, «los productos de lavar la sala son los mismos con 33 vacas que con 100», dice. Pero también tiene otras ventajas, como la de poder escoger los animales que se envían al lote de ordeño automatizado.

No solemos hacer muchos cambios, la vaca que pasa al robot procuramos mantenerla en ese lote y no moverla después a la sala

«No solemos hacer muchos cambios, la vaca que pasa al robot procuramos mantenerla en ese lote y no moverla después a la sala, pero en un primer momento sí que seleccionamos todos aquellos animales más jóvenes y separamos los descartes de desvieje y las vacas que estaban acostumbradas a la oxitocina o que tenían algún otro inconveniente para estar en el robot», cuentan.

Buena adaptación

Contan cun cento de vacas en produción divididas en dous lotes: o do robot e o da sala

Cuentan con un centenar de vacas en producción divididas en dos lotes: el del robot y el de la sala

De este modo, «la adaptación fue muy aceptable», afirma Tino, «bien es cierto que los instaladores nos incidieron mucho en que había que ser prudentes y esperar un tiempo a que los animales entraran bien al robot a comer el pienso sin ordeñarse para ponerlo a funcionar», matiza.

«Estuvimos tres semanas con las puertas del robot abiertas para que las vacas pasaran y al entrar se les dispensaba una pequeña cantidad de pienso. Empezamos con 57 animales y cuando vimos que el paso diario por el robot ya era continuo lo pusimos a funcionar, pero hasta entonces no las ordeñábamos en el robot, lo seguíamos haciendo en la sala. Cuando tienes el robot instalado lo que quieres es verlo funcionando lo antes posible, pero a veces no es conveniente apurarse», recomienda Tino en base a su experiencia.

Estuvimos tres semanas con las puertas del robot abiertas para que las vacas entrasen a comer el pienso pero las seguíamos ordeñando en la sala. Cuando tienes el robot instalado lo que quieres es verlo funcionando lo antes posible, pero a veces no es conveniente apurarse

En la mayoría de los casos la adaptación al sistema de ordeño automatizado es un periodo largo y muchas veces traumático para muchas ganaderías, algo que no fue así en Casa de Polo. «Durante esas tres semanas mirábamos en el ordenador que hubiese entradas al robot a todas horas, no solo cuando nosotros estábamos aquí. Cuando las entradas ya estaban repartidas durante el día y la noche lo pusimos a funcionar y las vacas aceptaron perfectamente el sistema de ordeño en el robot. No tuvimos que pasar noches aquí sin dormir, lo único que hicimos después durante dos semanas fue adelantar por la mañana una hora la llegada al establo y volver después de cenar a revisar antes de irnos para cama», relatan.

Un modelo con circulación guiada

Na primavera instalaron un robot de muxido da marca Delaval con porta selectora

La pasada primavera instalaron un robot de ordeño de la marca DeLaval con puerta selectora

Tino, Toño y María José consideran que el éxito de esta ganadería en el cambio de sistema es un mérito compartido, por su paciencia y espera a la hora de la adaptación de los animales y por la mejora y evolución que han logrado los robots de ordeño en los últimos años. «Lo que podemos decir es que los últimos modelos de robot ya han conseguido grandes avances en colocación. Hoy los robots son capaces de ordeñar a todos los animales, a no ser que tengan grandes defectos en la conformación de la ubre, pero es muy raro que el robot no logre colocar, porque lo intenta y lo intenta hasta que lo consigue», describe Tino.

En su caso, ellos han optado por un modelo de la marca DeLaval con puerta selectora que bajo su punto de vista «hace que el trabajo del robot sea más efectivo, porque no tiene que perder tiempo en rechazar a ningún animal que entra, porque las vacas van ya preseleccionadas, por lo que puede asumir más carga de animales que con tráfico libre. Yo pienso que quizás para las vacas sea más cómodo el tráfico libre, pero la circulación guiada es una ventaja para el ganadero porque reduce los retrasos. No sé si esto pudo influir también en que el tiempo de adaptación al principio fuese menor en nuestro caso, porque la puerta manda a las vacas que tienen permiso para ordeñarse a la sala de espera y eso hace que obligatoriamente tengan que pasar a ordeñarse y eso puede ayudar a evitar los retrasos», argumenta.

La puerta selectora hace que el trabajo del robot sea más efectivo. Nosotros mantenemos siempre entre 60 y 63 vacas en el robot y trabaja con un 20% de tiempo libre

En Casa de Polo mantienen una media de entre 60 y 63 vacas en el lote de ordeño automatizado y el robot trabaja con un 20% de tiempo libre, por lo que tiene margen de sobra para recuperar los retrasos puntuales que se producen. «Los permisos de ordeño los fija el ganadero a su criterio y nosotros los tenemos puestos en función de tres parámetros: producción, días en leche y horas transcurridas desde el último ordeño, haciendo una distinción entre las primerizas y el resto de los animales», detalla Tino.

Efecto limitado sobre la producción

As camas son dunha mestura de carbonato cálcico, serrín e cascarilla

Las camas son de una mezcla de carbonato cálcico, serrín y cascarilla

En esta ganadería de Barreiros el efecto de la instalación del robot sobre la producción no ha sido especialmente destacable, en parte también porque siguen ordeñando en la sala a aproximadamente un tercio de los animales en lactación, pero también porque ya partían de medias de producción altas. «En la sala y con dos ordeños estábamos en 38-39 litros y en la actualidad con el robot haciendo medias de 2,7 ordeños estamos en 41 litros. No hemos notado un incremento muy elevado. A nivel de tanque la media ha subido un litro y pico contabilizando el total de las vacas», explican.

A nivel de tanque la media ha subido un litro y pico contabilizando el total de las vacas. En la sala y con dos ordeños ya estábamos en 38-39 litros

Uno de los aspectos por los que destaca Casa de Polo es por el minucioso manejo del ganado. Procuran secar a las vacas a los 7 meses de preñadas para garantizarles el tiempo necesario de descanso y recuperación antes del parto y la tasa de reposición está situada en el 22%. «Siempre que la vaca no llegue con una producción muy excesiva procuramos respetarles 60 días de periodo seco y en las que llegan al secado con mucha leche les bajamos a 45 días. Pasamos de las 2,5 lactaciones de duración en el establo, en el último Control Lechero estábamos en 2,6 partos de media», detalla Tino.

Las camas son de una mezcla de carbonato (65%), serrín (25%) y cascarrila (10%) y el nivel de células somáticas oscila a lo largo del año entre las 160 y las 180.000. En cuanto a calidades, en invierno se sitúan por encima del 3,90% de grasa y 3,35% de proteína, con una media de todo el año 2019 de 4,23% y 3,18% respectivamente, según la última memoria de Africor para un total de 12.632 kilos por vaca de promedio de producción.

Adaptando la genética

Contan cunha cualificación morfolóxica media do rabaño de 81 puntos

Cuentan con una cualificación morfológica media del rebaño de 81 puntos

Casa de Polo lleva décadas trabajando la genética, una labor ya iniciada por el padre de Tino y María José y luego continuada, manteniéndose hoy como una de las ganaderías de la provincia de Lugo con una calificación morfológica media por encima de los 81 puntos y con una cabaña en la que destaca la uniformidad de los animales.

Entiendo que la morfología es algo importante pero aspectos que antes se le llamaban secundarios, como los sólidos o las células, hoy te permiten valorizar la leche

Sin embargo, en los últimos años están modificando los criterios de selección. «Entiendo que la morfología es un aspecto importante pero están cobrando más importancia otros aspectos a los que antes se les llamaba secundarios y que a día de hoy no lo son tanto, como son los sólidos, las células o las proteínas de la leche. Por eso ahora, sin olvidar la buena conformación y morfología de los animales, les estoy dando más importancia a esos otros factores que te permiten valorizar más la leche. Y ahora con la instalación del robot miro también pezones y velocidad de ordeño, que cuando ordeñábamos en sala no tenía tanto en cuenta», explica Tino.

A las primerizas les ponen semen sexado cuando tienen 13 meses y la gran mayoría paren sin haber cumplido los dos años de vida

La mayor parte de las novillas las inseminan con semen sexado y en épocas del año con buena fertilidad también lo usan en las vacas de primer parto. «A partir del segundo parto ya casi todo es angus y azul belga, en el momento de inseminar descartamos muchos animales para ponerles cruce», añade.

Al igual que las inseminaciones, la recría también la hacen ellos mismos en la explotación. «Entre las 10 y las 11 semanas destetamos y la primera inseminación la hacemos entre los 13 y los 13 meses y medio, por lo que un porcentaje elevado, ahora mismo la mayoría, de las primerizas paren sin haber cumplido los dos años de vida», cuentan.

Carro de Clun para la ración de leche

Os silos da explotación e unha das pradeiras de raigrás

Los silos de la explotación y una de las praderas de raigrás. Manejan en total 50 hectáreas de terreno. 

Esta explotación de A Mariña es socia de la Cooperativa Os Irmandiños, una de las que integró Clun, que les presta el servicio de carro mezclador para hacer la ración diaria de alimentación de los animales en producción. «El carro de Clun tiene un recorrido por esta zona y llega a nuestra explotación sobre las 11 de la mañana. Hacemos dos raciones diferentes para las vacas de leche en función de si se ordeñan en el robot o en la sala. Los componentes son los mismos pero varían los porcentajes y la cantidad de concentrado. A las que se ordeñan en sala les damos 23 kilos de silo de hierba, 24 de sillo de maíz y 11,5 de pienso y a las del robot 19 de silo de hierba, 22 de silo de maíz y 7,5 de pienso, más los 6 kilos de punteo medio del robot», detallan.

Para el ganado que no está en producción no emplean carro mezclador. «A las secas y a las novillas les damos nosotros. En este momento no tenemos instalaciones para tener todos los animales agrupados, por lo que salen a las fincas con pasto y en las épocas en las que escasea suplementamos con concentrado y rollos de hierba seca», explican.

El trabajo diario de la explotación lo hacen entre los tres socios y cuentan con el refuerzo de un empleado para organizar las libranzas

Casa de Polo SC maneja 50 hectáreas de superficie total, de las que 6 son de pasto permanente para secas y novillas. En otras 20 hectáreas echan maíz y el resto son praderas de raigrás para ensilar. La mayor parte de los trabajos agrícolas los hacen ellos mismos, excepto el cosechado de maíz y hierba para ensilar y la siembra, que subcontratan. «La mayor parte del laboreo de fincas lo hacemos nosotros, pero dependiendo de cómo vengan las campañas y el tiempo echamos mano de empresas externas para adelantar los trabajos», indica Toño.

El trabajo diario de la explotación lo hacen entre los tres socios y tienen organizados los turnos de libranza para que puedan coincidir Maria José y Toño. «Descansamos cada segundo domingo y cada segundo festivo. Cuando yo libro quedan ellos dos y cuando libran ellos tenemos un refuerzo de un empleado que me viene ayudar para de este modo quedar siempre dos personas en la ganadería», explica Tino.

Casa de Polo SC (Barreiros) Tino, Toño e María José«Sufrimos una bajada de un céntimo y medio este año en el precio de la leche que si no hubiese sido por la covid-19 seguramente no se habría producido»

Casa de Polo SC entrega a Lactalis desde hace 8 años y cuenta con certificación de bienestar animal. «Lactalis está dejando de recoger a las ganaderías que no estén certificadas. Hace años esto parecía que era solo para explotaciones de élite pero hoy cada vez somos más los que tenemos este tipo de certificados. Yo veo positivas las certificaciones, porque es una manera de oficializar y reconocer lo que ya se estaba haciendo bien en las ganaderías y es un estímulo para mantenerse en el lugar óptimo. Hoy importa la calidad del producto, pero va a tener tanta importancia o más también la imagen de las ganaderías y el entorno. Estamos en manos del consumidor y tenemos que dar la imagen que los consumidores nos piden», argumenta Tino.

Estamos en manos del consumidor y tenemos que dar la imagen que los consumidores nos piden

Él destaca la profesionalidad con la que trabajan los productores de leche en Galicia y espera que las industrias valoren ese esfuerzo a través del precio de la leche. «Tengo esperanza en que las empresas que se están asentando en Galicia, como Inleit o Entrepinares, ayuden a subir la media del Observatorio Lácteo y que los niveles de precios más bajos que siempre tenemos los ganaderos gallegos se vayan recuperando», dice, a pesar de las bajadas producidas este año en los contratos.

«Nosotros sufrimos un descenso de un céntimo y medio que si no hubiese sido por la covid-19 seguramente no se habría producido. No sé si se aprovechó esta situación de la pandemia para bajarnos la leche. Por ser un sector esencial los ganaderos no notamos el confinamiento en nuestro trabajo pero sí en los canales de venta, porque además de la bajada en el precio de la leche lo notamos mucho en los terneros y en las vacas de desvieje», recuerda.

Tengo esperanza en que las empresas que se están asentando en Galicia, como Inleit o Entrepinares, ayuden a subir la media del Observatorio Lácteo que siempre hemos cobrado más baja aquí los ganaderos

De cara al 2021 Tino espera «una situación aparentemente tranquila en el precio de la leche» pero alerta de «noticias preocupantes por la escalada de precios exagerada en los cereales y las materias primas» y teme «los efectos que esto pueda tener en los próximos meses en los costes de producción de las explotaciones».

20 años de decisiones meditadas

Unha vaca na parideira de Casa de Polo SC

Una vaca en la paridera de Casa de Polo SC

Muchas veces en el tamaño no está la rentabilidad. Una explotación de tamaño medio, bien llevada, que minimice las cargas financieiras y las necesidades de mano de obra contratada, puede dejar a fin de mes tanto dinero como una muy grande, sobredimensionada para la capacidad de las instalaciones o de la alimentación disponible y que dependa de la compra de forrajes.

En Casa de Polo el crecimiento ha sido siempre paulatino y las decisiones meditadas. Los padres de Tino y María José tenían vacas de leche en A Pedreira y Toño también las tenía en su casa en San Xusto. Fue así como, cuando Toño y María José se casaron, surgió la necesidad de hacer un nuevo establo en el que poder juntar las dos ganaderías.

La explotación actual nació de juntar dos ganaderías, la de los padres de Tino y María José, en A Pedreira, y la que Toño tenía en San Xusto

Al proyecto se sumó también Tino, que entonces trabajaba de empleado para la cooperativa Os Irmandiños pero al que siempre le había tirado el interés por el ganado. De aquella unión nació la SC actual y aquellas instalaciones siguen siendo hoy la base de la explotación, aunque con mejoras y adaptaciones hechas en estos 20 años, como una ampliación acometida hace una década para acoger a las vacas secas pero que poco a poco se fue ocupando con vacas en lactación.

Cuando esta primavera colocaron el robot en esta parte del establo tuvieron que hacer una serie de cambios y de obras para adecuar las instalaciones a las necesidades del nuevo sistema, como ampliar el número de cubículos disponibles situando una parte de ellos encima del pozo de purín. En la otra ala de la nave quedó la sala de ordeño, que siguen usando a diario mientras no deciden poner el segundo robot. Requeriría también de obras de ampliación pero vista la experiencia positiva con el primero de los robots instalados Tino, María José y Toño trabajan ya con esa perspectiva de futuro.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información