Ganadería extensiva e incendios, una ecuación a invertir

Medio Rural reconoce que en la zona sur de Galicia, los montes con más ganadería presentan más incendios forestales. Pretende llegar a acuerdos con productores y comunidades de montes para cambiar esa tendencia y convertir el ganado en un aliado de la prevención

Publicidade
Ganadería extensiva e incendios, una ecuación a invertir

La ganadería extensiva bien gestionada contribuye a la prevención de incendios.

El ganado actúa en el monte como una desbrozadora. Vacas, cabras y ovejas en extensivo contribuyen a mantener el terreno con una menor carga de matorral, por lo que su presencia en el monte es sinónimo de menos combustible que pueda arder si se declara un incendio. Los pastizales de hierba verde actúan además a modo de cortafuegos. Esa es la teoría para cuando hay una buena gestión, pero ¿qué sucede cuando las cosas se hacen mal?.

Cuando hay un mal manejo del ganado y del monte, la ecuación se invierte. El territorio con más ganado se convierte en una zona con más incendios, pues el fuego se emplea para generar pastos. Medio Rural reconoce que tal problema se da en buena parte de los montes con ganado de la mitad sur de Galicia, en especial en la provincia de Ourense y en algunos municipios del interior de Pontevedra.

«En los puntos conflictivos, hablaremos con las partes e impulsaremos acuerdos entre propietarios y ganaderos» (Tomás Fernández Couto)

Para afrontar el asunto, la estrategia de la Consellería pasa por mejorar el manejo del ganado en el monte. “En las áreas conflictivas, vamos a analizar qué ganaderías hay, qué comunidades de montes o qué organización de la propiedad tenemos, y hablar con todas las partes para impulsar acuerdos y regularizar el aprovechamiento de los montes”, explica el director xeral de Ordenación e Producción Forestal, Tomás Fernández Couto. “Queremos que en los montes con ganadería se implanten pastizales, que haya cercas, pasos canadienses y mangas de manejo”, enumera.

Con esa filosofía, las primeras actuaciones se desarrollaron en los últimos años en la comarca del Barbanza (A Coruña), que Fernández Couto considera que puede servir de ejemplo para otras comarcas con el mismo problema.

La progresiva implantación de pastizales en los Ancares convirtió los incendios en una anécdota

O Barbanza, una zona a caballo de las rías de Arousa y de Muros, registra cada verano episodios de reiterados incendios, los últimos graves en Porto do Son el verano pasado, pero Medio Rural piensa que esa tensión irá desapareciendo, al menos en lo que atañe a los fuegos vinculados a la ganadería.

El caso de los Ancares
Otro ejemplo de los efectos positivos que implica una buena gestión de la ganadería suele contarlo el presidente de la Sociedade Galega de Pastos e Forraxes, Eloi Villada, que durante más de tres décadas fue funcionario de Extensión Agraria y de la Consellería: “Cuando yo llegué por primera vez a los Ancares, había fuegos todos los veranos, hasta el punto de que un funcionario llegó a decirme ‘Esta gente lleva el fuego en la sangre”, cuenta.

Tiempo después, a medida que Extensión Agraria fue promoviendo la implantación de pastizales en los montes vecinales, los incendios en los Ancares remitieron y hoy son casi una anécdota. “Parece que el problema no era que la gente llevara el fuego en la sangre”, concluye Villada.

Asturias levantó el veto al pastoreo en zonas quemadas

La relación entre ganadería en el monte e incendios es extensiva a toda la Cornisa Cantábrica, donde cada primavera hay incendios ligados a los pastos. Esta campaña, los principales problemas se registraron en Asturias, una comunidad en la que el Gobierno autonómico decidió levantar la prohibición de pastorear en terrenos quemados.

La medida de suprimir los acotamientos de zonas calcinadas para el pastoreo desembocó, según los agentes medioambientales, en un aumento de los incendios. En Galicia, la legislación autonómica prohíbe que durante dos años se pastoree en terrenos quemados, si bien el grado de cumplimiento de la medida es desigual.

Desde el sector ganadero también advierten de que no se debe penalizar a granjas que nada tuvieron que ver en los fuegos. Hay casos de incendios forestales que afectan a miles de hectáreas en las que es seguro que ganaderías que están a kilómetros del foco inicial no guardan relación con el fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información