Ganadería A Touza, una pionera de la raza Limusín en Galicia

Situada en la parroquia de Cabreiros, perteneciente al municipio lucense de Xermade, Vicente Prieto mantiene una explotación de 80 cabezas en ecológico con un alto nivel genético, lo que le permite vender todos los animales para vida y obtener una mayor rentabilidad

Ganadería A Touza, una pionera de la raza Limusín en Galicia

Vicente Prieto, propietario de la Ganadería A Touza.

Vicente Prieto comenzó en la ganadería en 1984 con una explotación de leche con medio centenar de cabezas junto con un hermano y hace ya 20 años se deshizo de las vacas de leche y se pasó a la raza limusín. Fue de las primeras explotaciones en Galicia en apostar por esta raza de carne «por su facilidad de parto», explica Vicente. Comenzó con 15 terneras traídas de Francia y fue recriando y mejorando genéticamente su cabaña.

Hoy todos sus animales están inscritos en la Federación Española que agrupa a los criadores de raza limusín y su ganadería, A Touza, forma parte del Programa de Valoración Genética de la asociación. Esta alta pureza y calificación le permite vender todos cuántos animales salen de la explotación para vida, tanto becerras para recría como machos para sementales. Otras explotaciones gallegas, e incluso de León o Portugal, los compran para mejorar sus explotaciones.

Algunos de los terneros de la explotación.

Algunos de los terneros de la explotación.

«En los últimos años aumentaron mucho las ganaderías 100% limusín en Galicia, pero cuando nosotros comenzamos no había ninguna», rememora Vicente, que recuerda que «aquellos primeros animales que trajimos tenían un problema de carácter pero hoy se mejoró mucho en eso a nivel de raza y son animales muy fáciles de manejar, tan dóciles como puede ser una rubia galega», cuenta.

La venta en vida le permite a Vicente obtener un mayor rendimiento a las 50-60 madres que tiene en la actualidad. Llegó a contar con más de un centenar, pero tuvo que reducir casi a la mitad la carga de animales para pasarse a ecológico hace ya case 10 años. «Tanto las hembras como los machos que nacen en la explotación son vendidos para vida, sólo son enviados al matadero si tienen problemas de patas o de carácter», explica su propietario.

Pero son casos muy contados. «El ternero que matamos para casa lo compramos, con decirte eso está todo dicho», cuenta. Por eso, aunque tiene venta directa de canales a través de la página web para aquellos animales que no se venden en vida, normalmente no tiene nada que sacrificar.

140 hectáreas certificadas en ecológico

Vicente reconvirtió la granja de las vacas de leche para almacén de forraje y hace también ensilado en aquellas parcelas que no se adaptan para pasto. «Tenemos una carga de menos de 2 vacas por hectárea, por lo que es raro que tengamos que comprar forraje. Nos llega lo que hacemos, sobre todo rollos de silo de hierba y alguno de hierba seca, sólo para darles a los terneros pequeños cuando se destetan, allá por los 7 o 8 meses de vida en primavera y algo más temprano cuando coincide con el invierno, explica.

becerros-na-pradeira-A-Touza-

En total, A Touza cuenta con 140 hectáreas certificadas en ecológico, 75 de ellas de pradera y el resto de pasto arbustivo. Tanto las vacas como las crías están todo el tiempo en pastoreo, por lo que la necesidad de superficie aumenta. Por eso Vicente tiene también una finca alquilada de 48 hectáreas que está plantada a eucaliptos y que usa para descansar sus parcelas en invierno. Para aumentar el tamaño de las parcelas donde pasta el ganado compraron fincas y hicieron permutas con vecinos.

«La pradera ecológica tiene mayor dificultad de implante cuando se hacen las renovaciones, pero aguanta mejor en épocas de sequía»

El hecho de estar en ecológico también condiciona la necesidad y uso de la pradera. «En ecológico precisas más superficie porque el pasto crece menos al no usar abonos químicos», cuenta Vicente, que explica que «la pradera ecológica tiene mayor dificultad de implante cuando se hacen las renovaciones, pero aguanta mejor en épocas de sequía».

Para controlar la competencia de las malas hierbas en ganadería A Touza echan mano de los desbroces. «Les pasamos una vez al año a todas las parcelas como mínimo y si son fincas con muchos helechos les pasamos dos veces porque el helecho sale más rápido y hay que estar más encima. Antes habíamos traído 14 caballos de pura raza gallega, pero venían de una comunidad de montes acostumbrados a estar libres y eran malos de manejar porque no dejaban acercarse y se escapaban continuamente», cuenta.

Las parcelas de esta ganadería están en la mayoría de los casos rodeadas de monte, algo que les sirve de barrera natural para evitar la contaminación cruzada de otras fincas próximas trabajadas en agricultura convencional.

A pesar de los condicionantes que le supone, Vicente se mantiene en ecológico de manera consciente. «Al no vender animales para carne realmente no nos aporta nada estar en ecológico, pero más que los posibles beneficios es una manera de pensar distinta», argumenta. «Estoy convencido de que ese es el camino por el que hay que ir, porque hoy el consumidor le da cada vez más importancia a comer sano», dice.

Monta natural con toros testados

Usan monta natural para las inseminaciones con un toro comprado a Genética Fontao, porque «en pastoreo se escapan muchos celos», dice Vicente. Para mantener el nivel genético actual de la explotación todos los toros usados en ganadería A Touza son toros testados en Aranjuez, donde se encuentra el centro de referencia a nivel estatal para la raza Limusín y al estar también en el Programa de Valoración Genética tienen que inseminar un 10% con toros franceses.

El control es exhaustivo en todo momento. «Por ejemplo, si queremos llevar un macho nuestro a una subasta para venderlo como semental tenemos que mandarlo tres meses a Aranjuez al testaje, no podemos mandar ningún animal a subasta por libre», explica Vicente.

Una vez destetados, los becerros están en la granja hasta que aparece un comprador.

Una vez destetados, los becerros están en la granja hasta que aparece un comprador.

Los terneros y terneras están en el pasto con las madres hasta que son destetados. Después van para el establo a la espera de que aparezca un cliente a quien venderlos. En la granja son alimentados con silo presecado, pienso y hierba seca.

 

Aprovechar las nuevas tecnologías

«La información es algo básico», asegura el propietario de la ganadería A Touza. «Vas a muchas explotaciones en las que el ganadero te dice que él conoce muy bien sus vacas. Pero eso no llega, hay que tener datos objetivos y para eso los ganaderos tenemos que aprovechar las posibilidades que nos dan las nuevas tecnologías», dice convencido.

Una de las herramientas que Vicente usa a diario es la aplicación del programa Isa Carne de Isagri. «Es una aplicación para el móvil que permite introducir datos en el historial de la vaca y los sincroniza directamente con el ordenador, por lo que es muy útil, porque no andas con papeles y tienes en todo momento los datos que precisas. Por ejemplo, anotas vía móvil tratamientos o vacunaciones en el prado en el momento en el que estás pinchando al animal y directamente pasa a su ficha informática. También sirve para escoger los toros en función de la consanguinidad, te da el trabajo hecho. También es útill a la hora de seleccionar la recría o para hacer descartes y detectar vacas con historial de cojeras u otros problemas. Así que esta herramienta informática simplifica la información y la gestión de la explotación y facilita la toma de decisiones», asegura.

Pesajes cada tres meses

Vicente usa la báscula como herramienta de trabajo habitual para la toma de decisiones. Hace pesajes cada tres meses en una báscula móvil de la cooperativa de la que forma parte. «Los animales se pesan al nacer con cinta y después se hace otro pesaje a los 3 meses de vida y otro al destete, donde también son clasificados», explica.

Durante años la selección de la raza Limusín se hizo en base al peso de los animales. Era la herramienta básica para estandarizar datos como facilidad de parto y capacidad lechera de las madres o capacidad de engorde o índice de conversión de los becerros. Pero hoy por hoy la Federación emplea como complemento el sistema Iboval para captar, manejar e interpretar los datos. «Es el sistema que lleva la Federación para la valoración genética de los animales y se cruzan los datos con Francia», cuenta Vicente.

«Al vender para vida sacas un poco más de rendimiento, pero tiene también otros gastos que no tiene vender para carne, como más control en los animales, más gastos de manejo o más gasto en genética», explica. A Touza tiene un remolque para hacer el transporte de los animales y ponerlos en la explotación que los compró.

«También damos mucha importancia al tema sanitario», relata. «Se sangran todos los animales a partir de los 9 meses y cada vez que vendemos una ternera o un ternero les sacamos las pruebas todas de antígenos y anticuerpos para garantizar que salen sanos de aquí», explica. No tuvieron ninguna vaca positiva en IBR o BVD a pesar de que no vacunan para eso. La explotación forma parte de la ADS Trimaz, de la que Vicente es el presidente desde hace un año.

novo-peche-nunha-das-parcelas-A-Touza-

Uno de los nuevos cierres en una de las parcelas de A Touza.

Atiende él sólo la explotación con un refuerzo puntual durante varios meses en verano, cuando hay más trabajo. «Aunque hay muchas empresas externas de trabajos agrícolas, procuramos contratar a alguien y hacer las distintas labores con maquinaria nuestra, de este modo creamos un puesto de trabajo», defiende. La persona contratada le ayuda a recoger el forraje y arreglar los cierres, una tarea que una persona sola no sería capaz de hacer.

Tándem burro-mastín contra el lobo

La burra Kika contribuye a evitar la incursión del lobo en la fincas y daños al ganado.

La burra Kika contribuye a evitar la incursión del lobo en la fincas y daños al ganado.

«Aquí nunca fue zona de lobos y ahora se ven de día y van a matar terneros al pie de las casas», dice el propietario de esta ganadería. Para luchar contra el lobo tiene seis mastines, que también son útiles contra el jabalí. «Normalmente los tenemos en las fincas donde están los becerros y desde que tenemos los perros, hace ya dos años, no tuvimos ninguna pérdida, antes teníamos bajas de vacas y también de terneros, incluso a tres juntos», cuenta.

«Desde que tenemos los mastines no tuvimos ninguna pérdida. Antes teníamos bajas de vacas y de terneros, incluso a tres juntos»

Para los mastines sirve el mismo cierre de las vacas. «Podrían marchar si hubiesen querido, pero no se van de junto de las vacas, no salen de la finca, dice. «Siempre están pendientes, los perros notan cuando un ternero tiene dificultades y están con ellos, sin marcharse de su lado», añade.

Vicente compró sus mastines a un ganadero de León. Trajo dos perras adultas a partir de las que fue criando. Ahora va a comenzar a vender camadas de mastines para compensar un poco los gastos de tenerlos, como los de alimentación. Les da carne porque el pienso se lo comían las vacas y la burra.

Porque en la ganadería A Touza tienen también una burra comprada en Asturias que comparte fincas con los mastines y los terneros limusín. «La compré antes de tener los mastines, pero con la burra sola no llegaba, porque la burra alerta, pero no repele el ataque». Ahora se complementan a la perfección: la burra Kika avisa a los perros y los mastines espantan al lobo.

En el barrio de A Touza, perteneciente a la parroquia de Cabreiros, quedan sólo dos explotaciones de carne y ninguna ya de leche. A Vicente no le viene de familia la actividad ganadera. «Mi padre no tenía vacas y las fincas eran de unos tíos míos, pero a mí me gusta esto y tengo un niño de 8 años y no puedo negar que me gustaría que él siguiese con la actividad», reconoce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información