La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Grano húmedo de maíz en vacuno de leche: Resultados de un estudio en 13 ganaderías gallegas

Grano húmedo de maíz en vacuno de leche: Resultados de un estudio en 13 ganaderías gallegas

Moliendo el grano húmedo antes de ensilarlo. Foto: Dekalb

La empresa de semillas Dekalb realizó en los últimos meses el primer estudio en Galicia sobre utilización de grano húmedo de maíz en la alimentación de ganado vacuno de leche y sus resultados a nivel productivo y económico.

El fuerte encarecimiento de las materias primas para elaboración del pienso, y en concreto de la harina de maíz, -ronda los 300 euros la tonelada en estos momentos y sin perspectivas de que baje a corto o medio plazo- está llevando a que cada vez más ganaderías de vacuno de leche abaraten la ración destinando una parte del cultivo de maíz a ensilado en forma de grano húmedo, un alimento de menor coste y más digestible que la harina de maíz.

“El grano húmedo es relativamente fácil de elaborar: Precisamos que el maíz esté un poco más maduro que para silo, entre 3 y 4 semanas más de maduración, y por tanto en fincas a las que pueda acceder la maquinaria en los meses de octubre o noviembre. Se recoge con una cosechadora de cereal equipada con un cabezal que separa las mazorcas y luego la máquina la desgrana. El grano se transporta hasta la granja, donde se muele con un molino y se mete dentro de una bolsa o salchicha donde fermenta”, explica Pablo Amado, asesor agronómico de Dekalb para la zona centro de la provincia de A Coruña.

“El resultado -añade- es un alimento que se transforma muy bien en leche: contiene entre un 60 y un 70% de materia seca y aproximadamente un 70% de almidón, que es más digestible y tiene una mejor degradación en el rumen, y por tanto mejor aprovechamiento por la vaca para transformarlo en leche, que la harina de maíz”.

Cuanto más tiempo de fermentación mayor digestibilidad:

Como punto de partida, el estudio realizado por Dekalb analizó si, al igual que sucede con el silo de maíz, la digestibilidad del grano húmedo se incrementa según el tiempo de conservación, y la conclusión es que si.

“Partimos de un ciclo de maíz Dekalb de entorno a 500 y comparamos varios silos de grano húmedo de la campaña 2021 con 1 mes de fermentación con otros que ya tenían 12 meses de fermentación. La conclusión es que se nota una importante diferencia en la digestibilidad en las primeras horas: a las 7 horas el más maduro tuvo una digestibilidad del 93,17% mientras que en el de 1 mes fue del 77,50%, por lo que nuestra recomendación es esperar lo más que se pueda para abrir los silos de grano húmedo”, explica Pablo Amado.

Fonte: Dekalb

Fonte: Dekalb

Parámetros que se analizaron en el estudio:

En el estudio realizado por Dekalb participaron 13 ganaderías gallega que empezaron a introducir el grano húmedo a partir de enero de este año.

Los parámetros que se analizaron fueron:

•Coste ración €/vaca/día
•Producción de leche (litros / vaca/ día)
•Concentración proteína leche (variación % proteína)
•Variación concentración grasa (variación % grasa)
•Variación coste litro de leche (€/litro).

grao humido dekalb 2

Coste medio de 155 euros tonelada y consigue abaratar 0,27 euros por día la ración

El coste del grano húmedo para las granjas -incluyendo todo, tanto el cultivo, como el procesado- es de unos 155 euros por tonelada.

Se comparó el coste económico antes y después de introducirlo en la ración, y al reducir la cantidad de concentrado, sobre todo de harina de maíz y de cebada, el coste diario de alimentación de las vacas, manteniendo la misma cantidad de kilos de materia seca, pasó de 5,53 euros diarios a 5,26 euros diarios, un 5,13% menos.

Variación en las calidades de la leche (grasa y proteína): 

Fonte: Dekalb

Fonte: Dekalb

Se analizó también en las 13 ganaderías que participaron en el estudio la variación de la calidades de la leche antes y después de introducir el grano húmedo de maíz en la ración.

El resultado fue que la proteína se mantuvo estable, con una concentración del 3,45% de media en las granjas, mientras que la grasa experimentó una ligera bajada del 3,75% al 3,69%.

Casi un litro más de leche por vaca y día

Sin embargo, el ligero descenso en el porcentaje de grasa se vio compensado con un incremento de la producción media de 0,9 litros más por vaca y día, gracias a la excelente digestibilidad del grano húmedo. En concreto, pasó de 36,71 litros por vaca y día a 37,61, lo que supone un incremento del 2,39%.

Fonte: Dekalb

Fonte: Dekalb

0,59 € más por vaca y día introduciendo el grano húmedo de maíz en la ración

En cuanto a los resultados económicos, el estudio de Dekalb calculó el impacto teniendo en cuenta el abaratamiento de la ración, el incremento de la producción y la leve penalización de la industria láctea por el descenso en la grasa de la leche.

Fonte: Dekalb

Fonte: Dekalb

El resultado es que la introducción del grano húmedo en la ración mejoró los resultados de media en las 13 granjas en 0,59 euros por vaca y día.

“No es un dato menor, pues son 216 euros más por vaca y año y si lo extrapolamos a una granja de 100 vacas en ordeño son 21.615 euros más al año”, destaca Pablo Amado, asesor agronómico de Dekalb para la zona centro de la provincia de A Coruña.

Conclusiones:

El estudio concluyó que el empleo del maíz en grano húmedo en las ganaderías de vacuno de leche es:

-Una muy buena opción para producir energía sin depender del maíz importado de terceros países.

-Es un alimento de excelente calidad por su alta cantidad de almidón y elevada digestibilidad.

-Permite cultivar fincas más alejadas de la explotación.

-Reducimos costes de transporte: En un sólo remolque se transporta el grano de una finca de maíz que si se ensila todo el forraje serían 3 o 4 cuatro.

-Protección del suelo durante el invierno: Todo el tallo y hojas del maíz quedan en forma de capa sobre el suelo protegiéndolo de las heladas y de la erosión por la lluvia.

-Aporte de materia orgánica al suelo: Todos esos restos incrementan la materia orgánica del suelo y, por tanto, mejoran su estructura.

-Reducción de la huella de carbono: La descomposición de esos restos vegetales permite secuestrar carbono en el suelo.

-Reducción de carga ganadera.

-Mejora de la rentabilidad.

“A las ganaderías que tengan fincas disponibles, les diríamos desde Dekalb que este es un año óptimo para hacer grano húmedo y mejorar así sus resultados económicos”, concluye Pablo Amado.

Resultado de una analítica de una de las variedades cultivadas en el estudio (Dekalb DKC 5741):

Fonte: Dekalb

Fonte: Dekalb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información