Impulsan un centro de selección genética de la abeja autóctona en el Xurés

Procuran abejas más resistentes a enfermedades como la varroa y con una alta producción de miel. En el proyecto desarrollarán una aplicación móvil y dispositivos especiales en las colmenas para hacer el seguimiento de las abejas

Publicidade
Impulsan un centro de selección genética de la abeja autóctona en el Xurés

Están dándose ya los primeros pasos para la creación de un centro de selección genética de la abeja autóctona en los montes del Xurés (Ourense). Se trata de un proyecto piloto con el que mejorar los recursos apícolas del parque natural a través de la selección de las mejores colmenas y la cría posterior de reinas procedentes de ellas.

En el proyecto, que cuenta con financiación europea, participan la Asociación Apícola de Bande, junto con la Asociación Sectorial Forestal Gallega (Asefoga) y la Universidad de Vigo. Serán los propios apicultores del Xurés los que se encarguen de gestionar el centro con el apoyo y asesoramiento tanto de la Universidad como de Asefoga.

El centro de selección genética surge como la herramienta para lograr localizar y preservar la abeja autóctona, mejor adaptada al ecosistema del parque. Además, en este proceso de selección también buscan lograr colmenas con una mayor producción y más resistentes a enfermedades como la varroasis, principal amenaza de los colmenares.

En esta fase inicial, los apicultores están localizando aquellas colmenas que puedan tener abejas autóctonas. «Estamos contactando con los apicultores más veteranos que no hayan comprado reinas y acercándonos a aquellos pueblos más remotos para procurar colmenas autóctonas», explica Xurxo Domínguez, presidente de la Asociación Apícola de Bande, uno de los socios del proyecto.

Colmenar experimental

Una vez localizadas y adquiridas estas colmenas, será la Universidad de Vigo la que se encargue del análisis morfológico y genético para identificar aquellas abejas locales con mejores características. De las colmenas seleccionadas se obtendrán reinas con las que crear un colmenar experimental ya en esta próxima primavera.

Precisamente, una de las fases más complejas es la cría de las nuevas colmenas de abejas autóctonas, puesto que se trata de una fecundación controlada sólo con las abejas seleccionadas. «Estamos buscando espacios aislados donde colocar estas colmenas y que nos sirvan para reproducir las colmenas y obtener reinas con todas las garantías», apunta Domínguez.

Contarán con una aplicación móvil y con colmenas con sensores para facilitar la monitorización de las abejas

En el colmenar experimental, los propios apicultores se encargarán del seguimiento y recogida de datos de las abejas. «Se medirá la afección de varroa y al final de la campaña la producción de miel», detalla el apicultor. En esta fase del proyecto contarán con el apoyo de Asefoga, que se encarga del diseño de una aplicación móvil y de colmenas con sensores para facilitar la monitorización de las abejas. Además de las colmenas monitorizadas en el colmenar experimental, se repartirán otras colmenas con estos sistemas de seguimiento entre algunos de los apicultores que participan en el proyecto. «De este modo obtendremos datos más variados y no sólo de una zona determinada», concreta el apicultor.

Al final de la campaña 2022 esperan tener ya realizada una selección de las mejores colmenas, aquellas abejas autóctonas con mayor resistencia y producción, por lo que en el segundo año del proyecto el objetivo es reproducir masivamente estas colmenas para repartirlas entre los apicultores voluntarios de la comarca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información