La falta de agua empieza a afectar al viñedo y adelantará la vendimia

Publicidade
La falta de agua empieza a afectar al viñedo y adelantará la vendimia

Hoja con síntomas de estrés hídrico. Foto: Estación de Areeiro

La Estación Fitopatológica de Areeiro, centro dependiente de la Diputación de Pontevedra, acaba de publicar su informe fitosanitario, en el que actualiza la situación de los viñedos de la provincia durante los últimos días.

La progresión de la maduración de las uvas debido al calor de este mes apunta a que puede adelantarse la vendimia de seguir así las condiciones del tiempo, lo cual en principio parece que va a suceder. En todo caso, los técnicos de la estación pontevedresa advierten de que “si no llueve, en las plantas con déficit hídrico puede haber algunos problemas para que este proceso sea el adecuado”.

En cuanto a las principales enfermedades fúngicas esta es la situación durante los últimos días:

Mildio:

Va a rematar un mes en el que no hubo precipitación alguna, caracterizado además por humedad relativa baja en general y temperaturas máximas muy elevadas, por lo que hay unas condiciones muy desfavorables a la enfermedad del mildio.

De este modo, ni en las fincas tratadas, ni en los viñedos de la Estación Fitopatológica de Areeiro no tratados desde el 18 de junio, ni en las abandonadas aparecen siquiera síntomas en los brotes nuevos.

Ademáis, los técnicos recuerdan que “los racimos ya empiezan a estar libres de poder ser afectados debido al estado fenológico actual, pero no así la hoja y los pámpanos, y con el estrés de estos días las plantas no pueden perder más hoja de la que ya está cayendo por la climatología debido a que puede interferir en la buena maduración de la uva”.

Las previsiones tampoco apuntan a que pueda haber afectación del mildiu, ya que “las diferentes agencias consultadas, a día de hoy, dan hasta 15 días más de tiempo seco y soleado aunque con mayor presencia de nubes algunos días”. “Por lo tanto -aconsejan- no es necesario renovar los tratamientos”.

Oídio:

El patógeno responsable de esta enfermedad no precisa tanta humedad como el causante del mildio para desarrollarse y así en la revisión de esta semana los técnicos de Areeiro siguieron observando “focos de racimos afectados en las viñas que vienen arrastrando síntomas”. “Estos focos son en general de pequeña superficie, y afectan a los racimos donde primero se desarrolló la enfermedad y más a los próximos, pero en caso alguno son muy evidentes”, precisan.

Las condiciones climáticas actuales de alta iluminación y baja humedad relativa no le son favorables al hongo. Sin embargo, avisan de que aunque no se prevén lluvias para las próximas jornadas, “sí que se prevé un incremento de las nubes y de la humedad relativa, lo que puede favorecer a este hongo”.

Por este motivo, y aunque ya no hay tanto riesgo de pérdida de racimos al estar en el pintado, la recomendación de la estación pontevedresa es “mantener la vigilancia en los predios donde se haya detectado la enfermedad en la campaña (en los que no la tengan sería muy difícil que aparecieran a estas alturas)”.

Black-rot:

Al estar la campaña tan avanzada ya los racimos son inmunes a la enfermedad, pero aún podrían tener lugar contaminaciones en las hojas en las viñas con presencia del hongo de producirse lluvias, lo que parece que no sucederá en los próximos días.

Botritis:

“Conforme las uvas se acercan a la madurez son más sensibles a este patógeno. Pero también es cierto que es un hongo que precisa humedad y temperatura para desarrollarse, y en este mes no se van a dar estas condiciones conjuntamente, ni parece que en los próximos días”, avanzan desde la Estación Fitopatológica de Areeiro.

En todo caso, apuntan que “también la presencia de podredumbre está relacionada con la existencia de heridas en las uvas, y a día de hoy los granos en general están bastante sanos, incluso aquellos de variedades más sensibles, pero hay que seguir con atención la evolución de los racimos en las próximas semanas, porque pueden producirse daños a partir de las perforaciones de las polillas, de desgarros accidentales por desbroces, etc”.

Polillas del racimo :

Aún manteniéndose en niveles sumamente bajos las capturas de machos en las trampas, los técnicos de Areeiro informan de que en la practica totalidad de venías visitadas hay presencia de algunas penetraciones de Lobesia botrana, “pero en una de ellas la situación observada esta semana fue diferente, y de hecho sabemos que las poblaciones del insecto pueden ser muy variables entre predios próximos”.

Los daños directos de esta plaga no suelen ser graves pero las heridas o penetraciones de las orugas son vías de entrada para el hongo de la podre (y por eso los umbrales de tratamiento guardan relación con la sensibilidad de la uva al patógeno).

Por tanto, aconsejan que “es fundamental hacer seguimientos específicos en cada predio para decidir sobre la conveniencia o no de realizar una intervención” y recuerdan que “no deben ser intervenciones injustificadas para proteger a la fauna beneficiosa que existe en las viñas”.

Otras incidencias:

Continúan las mismas referidas en las últimas semanas: plantas con síntomas de alteraciones de madera, racimos con golpe de sol y síntomas de déficit hídrico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información