La ganadería de vacuno de carne bordea el K.O

Ourense acoge este miércoles una nueva concentración de productores, tras la celebrada en Ortigueira el pasado viernes. Los ganaderos reclaman medidas que enfrenten la subida de costos y que permitan recuperar precios de los becerros. Advierten además de la necesidad de controlar la fauna salvaje

La ganadería de vacuno de carne bordea el K.O

Ganadería de vacuno de carne. / Archivo.

Las granjas de vacuno de carne acumulan una sucesión de duros golpes en los últimos dos años. Primero fue la Covid, en el primer trimestre del 2020, que tiró con los precios de los becerros. Después, el aumento de costes, en especial de los piensos de cebo, sin que los precios del ganado se hayan llegado a recuperar, y a eso hay que sumarle el aumento de los problemas con la fauna salvaje. El diagnóstico es claro, pero la ausencia de medidas para enfrentar la situación deja a las granjas al borde del K.O.

En demanda de medidas, Unións Agrarias está promoviendo una campaña de concentraciones comarcales. Tras los actos celebrados en Santiago, Lugo y Ortigueira, este último el pasado viernes, Unións prevé este miércoles una nueva concentración en Ourense. El objetivo de la organización agraria es que las Administraciones pongan soluciones encima de la mesa.

«Cebar un becerro a final del 2021 representa para las granjas un coste añadido de 200 euros, en comparación con enero del 2020» -explica José Ramón González, responsable de Ganadería Extensiva en la organización agraria-. «El aumento de costes, sobre todo pienso, pero también gasóleo y otros, representa 150 euros más por ternero, en tanto que las granjas cobran a día de hoy por los becerros 20 céntimos menos por Kg. canal en comparación con enero del 2020. En conjunto, hablamos de una pérdida de 200 euros por animal», calcula.

«Con la subida de costes y la bajada de precios de los animales, cada granja pierde 200 euros por animal en comparación con hace dos años» (José Ramón González)

Para enfrentar la pérdida de rentabilidad de las granjas de vacuno de carne, Unións aboga por medidas de las Administraciones que hagan cumplir la Ley de la Cadena Alimentaria. «No se pueden vender los becerros por debajo de los costos de producción. Las industrias y los consumidores tienen que ser conscientes de que la carne de calidad hay que pagarla. A nadie se le ocurre que vaya a encontrar una botella de Rías Baixas en el supermercado por 1,80 euros», compara José Ramón González.

Lobo y jabalí
A la situación de falta de rentabilidad, se añade el malestar de las granjas por la escalada de daños que perciben en la fauna salvaje, con la «connivencia de Administraciones y sociedad»: «El jabalí nos deshace los prados un día sí y otro no. Con el lobo, hasta el momento no éramos una comarca de mucho problema de lobo, lo sabéis como yo, eran unos casos pero nada más, pero desde hace un año esto es un desastre», expuso la ganadera local Rosa Carrodeguas en la concentración realizada por Unións en Ortigueira.

La ganadera compara la protección que percibe sobre la fauna salvaje con la indefensión que sufren las granjas. «Bienestar animal, nosotros tenemos que tener los becerros como si estuvieran en un hotel de cinco estrellas, pero si me aparece un becerro con un cuarto de atrás comido por el lobo, eso no es un problema», critica Rosa Carrodeguas, que pide que se pongan soluciones encima de la mesa.

«Tenemos que tener a los terneros como en un hotel de cinco estrellas, pero si me aparece uno medio comido por el lobo, eso no es un problema» (Rosa Carrodeguas, ganadera)

Unións insiste en la necesidad de controles poblacionales tanto de lobo como de jabalí. «El lobo no puede estar metido en las casas porque cualquier día tendremos una desgracia» -cuestiona el responsable de Desarrollo Rural de Unións, Jacobo Feijoo-. «Ya tuvimos ataques de jabalís a personas, como el que se vivió en Ferrol hace unos días, y antes o después pasará también con el lobo», pronosticó.

Jacobo Feijoo considera que será posible cazar el lobo, sea una especie de especial protección o no. «Cuando veamos necesarias intervenciones de caza, las pediremos y actuaremos jurídicamente si es necesario», avanzó.

«El lobo no puede estar metido en las casas porque, antes o después, habrá una desgracia» (Jacobo Feijoo)

En cuanto a los ataques de lobo sobre el ganado, que se siguen sucediendo a diario, el responsable de Unións le pidió a los ganaderos que sigan dando aviso a la Xunta. «La actual orden de ayudas está caducada, pero se siguen haciendo las inspecciones para cubrir las indemnizaciones con la siguiente orden. Tenemos el compromiso de la Consellería de Medio Ambiente de que se publicará y no pararemos hasta verla publicada», señaló Feijoo, que criticó el pasado viernes en Ortigueira el amago que había hecho Medio Ambiente de eliminar el pago de indemnizaciones por ataques de lobo al ganado.

Veterinario en Ortigueira
La concentración de Ortigueira se cerró con una cuestión local, «la ausencia de un veterinario en la Oficina Comarcal Agraria desde hace más de dos años», según expuso el responsable de Acción Sindical de Unións, Félix Porto.

En tanto los concentrados le entregaban el pasado viernes a la Oficina Agraria un nuevo escrito en demanda de soluciones a la falta de veterinario, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo estaba inaugurando esa misma mañana en el ayuntamiento de Touro una Oficina Agraria Móvil, que la Xunta señala que completará los servicios de la actual red de oficinas comarcales, que asegura estar potenciando.

Debate en el Parlamento sobre posibles ayudas
También el pasado viernes, durante la concentración de Ortigueira, se debatió en la comisión de Agricultura del Parlamento una propuesta del grupo socialista para abrir una nueva línea de ayudas para la ganadería de vacuno de carne. Los socialistas proponían similares apoyos a los lanzados el año pasado para paliar los bajos precios de los becerros a causa de la Covid.

El grupo socialista advirtió de que los precios no se habían recuperado a niveles pre-Covid, por lo que consideraba preciso convocar nuevamente este año ayudas para las granjas, si bien el grupo popular se opuso y le echó en cara a los socialistas la medida adoptada por el Ministerio de Transición Ecológica para aumentar la protección del lobo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información