«La gestión conjunta del minifundio forestal mejorará la rentabilidad, pero también la biodiversidad del monte»

Las asociaciones de propietarios forestales de la Mariña lucense (Promas) y la Asociación Forestal de Galicia trazan una hoja de ruta para impulsar una gestión más sostenible del cultivo del eucalipto. "El monocultivo del eucalipto no es interesante para la comarca", concluyen

Publicidade
«La gestión conjunta del minifundio forestal mejorará la rentabilidad, pero también la biodiversidad del monte»

Imagen de grupo de los representantes de las asociaciones de propietarios forestales que se han reunido en Viveiro.

¿Cómo articular producción forestal y conservación del medioambiente?. Ese es el debate que se está iniciando entre las asociaciones de propietarios forestales (Promas) del norte gallego. Los colectivos de silvicultores son conscientes de que el monocultivo de eucalipto en las comarcas del norte llegó a un punto en que «no es interesante» y están abordando las oportunidades de mejora.

En un primer encuentro organizado en Viveiro por Promavi, Promagal y la Asociación Forestal de Galicia, las asociaciones de propietarios han trazado una hoja de ruta para impulsar una gestión más sostenible del monte. «Tenemos oportunidades de mejora importantes» -enuncia el presidente de Promavi, Manuel Galdo-. «Una cuestión a la que tenemos que atender es la de la biodiversidad del monte. Con la gestión conjunta del monte, las Promas podemos mejorar la comercialización de la madera, pero también la biodiversidad», valora.

Las Promas ven factible en la Mariña lucense un aumento de la plantación de pinos, «que alcanzó precios interesantes para el propietario», y consideran preciso asímesmo introducir franjas de frondosas caducifolias, en especial en el entorno de cauces fluviales, así como alrededor de los núcleos de población.

«Es necesario que mejoremos la gestión de las distancias de plantaciones forestales a ríos, carreteras y viviendas, evidentemente con la colaboración de la Administración, que nos tiene que apoyar para atender estas zonas que no se dediquen a la producción de madera», señala Manuel Galdo.

Tala y saca de madera
El sector espera que la Consellería de Medio Rural lance una línea de ayudas que apoye a las Promas en la mejora de la gestión del monte. Con esos apoyos, aspiran a optimizar también cuestiones como la tala y saca de madera. «En la actualidad, hay equipos de tala más respetuosos y otros menos. Nuestro objetivo tiene que ser que el monte cuando concluyan los trabajos de tala quede en las condiciones de inicio», valora Galdo.

Para lograr ese objetivo, las Promas apuntan la necesidad de mejorar las infraestructuras forestales de la Mariña lucense. Con la actual maquinaria forestal, señalan que es preciso mejorar las pistas forestales públicas, ensancharlas y dotar al monte de las adecuadas infraestructuras (cargaderos, puntos de agua para la defensa contraincendios, etc.).

Reunión de las asociaciones de propietarios en Viveiro.

Reunión de las asociaciones de propietarios en Viveiro.

Gestión frente al abandono
La reunión que celebraron ayer las Promas de la Mariña en Viveiro se presenta como un primer paso para relanzar a las asociaciones de propietarios forestales del norte lucense. Los colectivos llegaron al convencimiento de que la gestión conjunta es la vía para la mejora del monte, si bien ahora queda la parte más complicada, la de llegar a los silvicultores y convencerlos de las oportunidades que hay, tanto de mejorar la rentabilidad, por ejemplo con ventas en coto redondo, como de mejorar la biodiversidad y lograr un monte más resiliente a los incendios forestales.

Francisco Dans y Manuel Galdo.

Francisco Dans y Manuel Galdo.

Desde la Asociación Forestal de Galicia, su director, Francisco Dans, subraya que si bien la Mariña tiene que mejorar la gestión de la prevención de incendios, se trata de una de las comarcas de Galicia con menor incidencia de fuegos. «En los años 80, la Mariña lucense era territorio de incendios continuos. Lo que cambió eso fue la gestión forestal. Hoy estamos ante un territorio gestionado, que es la mejor prevención contra los incendios forestales. Cada año se cortan en la Mariña alrededor de 2.500 hectáreas de eucalipto, lo que crea numerosas discontinuidades de biomasa en el monte» -explica-. «El monte sólo se cuida si da ingresos. Esa es la mejor vía de evitar el abandono y la selvatización del territorio», concluye.

Precios y sanidad forestal
La reunión de las Promas de la Mariña en Viveiro sirvió también para abordar otras cuestiones que siempre preocupan a los propietarios, como los precios de la madera y la sanidad forestal de las masas. Se constató que los precios del eucalipto están en la actualidad en un buen momento, con valores que rondan los 35 euros por tonelada (madera en pie con corteza).

En cuanto a la sanidad forestal, superados los años de peores ataques del gorgojo del eucalipto, ahora preocupa la «Mycosphaerella», un hongo que afecta a las plantaciones juveniles en toda la Mariña, tanto a eucalipto globulus como al nitens. Las Promas apuntaron que hay ya viveros que comercializan plantas de nitens más resistentes a la Mycosphaerella, pero advirtieron de la necesidad de que continúe la mejora genética de la especie para encarar esta enfermedad.

El impacto de la Mycosphaerella está llevandola que el eucalipto regnans tenga ya un cierto éxito en las nuevas plantaciones de la Mariña, pues se trata de una especie resistente tanto a este hongo como al gorgojo. De todas formas, las Promas coinciden en señalar que en general el eucalipto nitens continúa siendo el más empleado en las plantaciones de toda la comarca.

Los esfuerzos de ciertas Promas en la lucha biológica contra el gorgojo del eucalipto, acompañadas también de la lucha paralela de la Administración, lleva a que en algunas zonas se mantenga una orientación mayor al eucalipto globulus, pero el nitens se ha convertido en el más llamativo para los propietarios, tanto por su mayor resistencia al gorgojo como por su alta productividad.

Moratoria del eucalipto
A preguntas de los periodistas sobre la moratoria del eucalipto, las asociaciones de propietarios inciden en la necesidad de tener una norma clara antes de que acabe la actual moratoria, en diciembre del 2025. «Nuestro objetivo es conseguir una norma clara, con criterios técnico – científicos, que regule donde asentar nuevas plantaciones de eucalipto. Los silvicultores precisamos reglas de juego claras, lo que no puede ser es que se diga que en un ayuntamiento sí y en otro no», cuestiona el director de la Asociación Forestal de Galicia, Francisco Dans.

«Tenemos entre las manos el reto de lograr una normativa que satisfaga a todos» -valora Manuel Galdo, de Promavi-. «Si en Galicia tenemos cerca de 1,5 millones de hectáreas arboladas, creo que algo que sería aceptable a nivel de toda la comunidad es tener alrededor de un tercio de esa superficie con eucaliptos, un tercio con pinos y un tercio con frondosas», sopesa.

Para el otoño, se espera el primer avance del Inventario Forestal Continuo de Galicia, y entonces se sabrá cuál es la distribución actual de especies forestales en la comunidad. Esa será la base sobre la que el sector y la Administración se sentarán para definir la futura normativa forestal de Galicia.

Presentación del informe forestal del eucalipto en Galicia y en la Cornisa Cantábrica

El polémico proceso judicial que había impulsado el Concello de Teo para buscar la declaración del eucalipto como especie invasora se saldó el pasado año con una sentencia judicial contraria a tal petición, pero el proceso dejó preocupación entre los propietarios forestales. Por ese motivo, la Confederación de Organización de Selvicultores de España (Cose) ha editado un informe sobre el eucalipto en el que recoge una síntesis de las evidencias científicas sobre la especie.

El objetivo del informe, presentado ayer en Viveiro, es el de desmontar los mitos que asocian al eucalipto con una serie de impactos ambientales negativos.

Aparte de abordar cuestiones como la eficiencia de la especie en el consumo de agua o los incendios, el informe pone el foco sobre la oportunidad ambiental que representa el eucalipto en el marco de la bioeconomía. Se destaca que el eucalipto es una de las especies que más CO2 captura de la atmósfera, lo que contribuye a la mitigación del cambio climático. Como ejemplo, se señala que un eucalipto en sus primeros 20 años de vida captura ocho veces más dióxido de carbono que un roble.

Una segunda cuestión a tener en cuenta es el papel que tiene la madera de eucalipto a la hora de subtituír productos de origen fósil con una mayor huella de carbono, como los plásticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información