La guerra de Ucrania genera tensiones en el mercado de la madera

El Foro Esenciales en Bioeconomía, que se ha celebrado en Santiago, abordó el posible impacto del conflicto de Ucrania en el sector forestal. Rusia, Bielorrusia y Ucrania exportaban cada año a la UE madera serrada, contrachapados, pasta de papel y rolla por importe de 2.500 millones de euros

La guerra de Ucrania genera tensiones en el mercado de la madera

Genoveva Canals (derecha), de Unemadera, durante su intervención en el Foro Esenciales en Bioeconomía.

El sector de la madera acumula más de medio año de fuertes tensiones de mercado, con una demanda internacional creciente, lo que llevó a que se hayan disparado los precios en toda la cadena de la madera, sobre todo en el mercado de coníferas. En el sector, existe temor a que la guerra de Ucrania agrave el escenario. Si hay más escasez de madera y los precios de la materia prima continúan al alza, las empresas pueden verse en dificultades, según advierten ya asociaciones europeas de la industria de la madera.

En Galicia, la situación se analizó estos días en el Foro Esenciales en Bioeconomía, que abordó las tendencias de presente y futuro en la industria forestal y de la madera. En el Foro, Genoveva Canals, coordinadora de Unemadera, la confederación de asociaciones empresariales del sector, abrió un debate a partir de los datos de mercado de FAOstat.

Importaciones
Desde Rusia, Ucrania y Bielorrusia, la Union Europea (28) venía importando madera y productos forestales por un importe superior a los 2.500 millones de euros anuales. Las principales partidas en valor correspondían a la madera aserrada, principalmente de coníferas, y a los contrachapados, en tanto en volumen destacaban los más de 3 millones de toneladas de madera en rollo (coníferas y frondosas) que exportaba Rusia cada año, principalmente con destino a Finlandia. A esos productos le hay que añadir, en menor medida, pasta de papel, chapas y leñas.

Los paises con mayores relaciones comerciales eran Finlandia, Polonia, Alemania y Estonia, con un total de 10 paises de la UE con importaciones superiores a los 100 millones de euros. Pero independientemente de los paises y sectores que son los primeros afectados, desde el sector se advierte de que la interrelación natural de los mercados de la madera hace que la propagación de los efectos sea muy compleja, con lo que zonas lejanas como Galicia podrían verse afectadas.

Tras el inicio de la guerra de Ucrania, las sanciones sobre las exportaciones rusas y bielorrusas, con las correspondientes contrasanciones que se esperan de Rusia, bloquean esas exportaciones. Tal escenario supone una nueva vuelta de tuerca en el mercado de la madera, si bien, también hay que precisar que desde enero de 2022 las exportaciones rusas ya estaban muy restringidas.

Dadas las tensiones en el mercado de la madera, Rusia había prohibido a partir de enero la exportación de madera en rollo (troncos) y había aumentado los aranceles para la exportación a la Unión Europea de madera aserrada.

Trazabilidad, energía y bioeconomía
En el Foro Esenciales en Bioeconomía, Genoveva Canals, de Unemadera, propuso tres cuestiones a debate. Primera, el aumento de las exigencias que previsiblemente habrá sobre la trazabilidad de la madera, de cara a garantizar el cumplimiento de las restricciones sobre el mercado ruso. En segundo lugar, Canals aludió al impacto que puede tener en la madera una crisis energética en Europa, pues ese escenario podría llevar a que se destinara más madera para biomasa, es decir, para quemar, con el consiguiente impacto en la disponibilidad de materia prima de la industria, en especial de la de tablero.

Por último, un tercer interrogante apunta a una cuestión más estratégica, el impacto de la crisis en la economía general y en el consumo de productos forestales. ¿Será la bioeconomía y la lucha contra el cambio climático una víctima del conflicto?, se preguntó Canals.

Entre las ponentes que intervinieron en el debate, se subrayó la importancia de mantener el actual aprovechamiento sostenible de los montes europeos, un modelo de aprovechamiento que, a partir de un mayor cuidado sanitario de las masas y de la ejecución de clareos adecuados, puede permitir una cierta mayor disponibilidad de madera.

Asistentes al primer día del Foro, que se celebró este jueves y viernes en Santiago.

Asistentes al primer día del Foro, que se celebró este jueves y viernes en Santiago.

Galicia espera por fondos Next Generation para la planta de fibras textiles a partir de madera

El Foro Esenciales en Bioeconomía contó durante dos días en Santiago con un destacado panel de profesionales a nivel internacional. Con la organización de XERA, Axencia Galega da Industria Forestal, el encuentro tenía por objetivo abordar lo que el sector forestal representa en la bioeconomía desde el punto de vista de las mujeres profesionales que trabajan en esta industria.

Durante el Foro, intervino el conselleiro de Economía, Francisco Conde, quien destacó que lo forestal, a través de la bioeconomía, puede desempeñar un importante papel para el desarrollo de la economía circular. Así, subrayó que el sector textil prevé que las fibras de madera supongan el 30% de su materia prima en el 2040; que la construcción está apostando también por la sostenibilidad de las edificaciones, empleando madera y nuevos materiales derivados; y que cada vez hay más envases y embalajes fabricados de fibras y madera.

En ese marco de la bioeconomía, Conde recordó que Galicia espera por Fondos Next Generation para impulsar el proyecto de una planta de fibras textiles a partir de la madera. La idea es que esa planta tenga una capacidad de producción de alrededor de 200.000 toneladas anuales. El proyecto, liderado por la pastera lusa Altri, contará también con socios industriales gallegos y como ubicación, se barajan emplazamientos en la Mariña de Lugo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información